Tag Archives: Aragón

EL HUNDIMIENTO CATALÁN NO FAVORECE A ARAGÓN

14 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Yo pensaba, la ignorancia es muy atrevida, que la fuga de empresas de Cataluña iba a beneficiar a Aragón, pues dada la proximidad, muchas se trasladarían aquí, pero no ha sido así.

Más de tres mil empresas se han ido de Cataluña, por ahora, pero se pueden contar con los dedos de la mano las instaladas en Aragón.

Y no me extraña. Nadie quiere salir de Guatemala para ir a Guatepeor…

Un gobierno regional absolutamente inepto, formado además por un cuatripartito, en el que están Podemos (el perejil de todas las salsas), el PSOE, en el papel del tonto útil, IU, o lo que queda de ella, que no es mucho la verdad, y esa fantasmagórica CHA, Chunta Aragonesista, que no levanta cabeza desde que perdió el tirón electoral de Labordeta, por muerte natural, que todo hay que decirlo.

¿Quién puede fiarse de un gobierno autonomice que ha tardado más de tres años en renovar la Cámara de Cuentas regional, por ejemplo, y es incapaz de cambiar el Justicia de Aragón, que lleva casi 20 años en el cargo, y que aspira a ser vitalicio, a este paso…?

Una región donde disminuye el paro, a fuerza de aumentar el número de empleados públicos, pues el gobierno regional es el primer empleador, como por otra parte sucede en la práctica totalidad de los autonosuyas, en acertada expresión de don Fernando Vizcaíno Casas (a cada cual, lo suyo).

En Aragón sufrimos de hidrocefalia, pues tenemos una gigantesca urbe, con más de la mitad de la población: 700.000, para un total de 1.300.000 habitantes.

Y digo habitantes, y no contribuyentes, pues posiblemente los 300.000 que superan el millón son extranjeros, y la mayoría de ellos no contribuyen nada, sino que más bien viven de las ayudas sociales, fruto de nuestro estado de bienestar, por no decir estado de despilfarro…

Nunca he entendido que haya que ayudar a personas que no han aportado nunca nada, ni a hacienda ni a la seguridad y lo que es peor, tampoco piensan hacerlo, pues han venido a España no para vivir con nosotros, sino para vivir de nosotros, que no es exactamente lo mismo.

(Salvo honrosas excepciones, que también las hay, por supuesto, y todos conocemos extranjeros muy trabajadores. Yo me honro con la amistad de algunos de ellos, pero por desgracia, no son la regla general, sino la excepción).

Los empresarios catalanes que han huido de su región, con muy buen criterio, buscan tierras dónde haya seguridad jurídica, y estabilidad política –normalmente suelen ir unidas la una y la otra-, y obviamente no van a ser tan tontos de venir a Guatepeor.

Esta es, creo, la explicación del escasísimo traslado de empresas catalanas a Aragón, pese a la proximidad geográfica.

De cualquier forma, y como yo no estoy en posesión de la verdad, me gustaría oír opiniones más autorizadas que la mía al respecto, ya que yo manifiesto únicamente una opinión, pero no poseo datos concretos que la avalen, como podría ser la realización de encuestas a esos empresarios, etc.

Un buen campo de investigación para los sociólogos, por cierto…

Guardar

Guardar

Anuncios

VILLANUEVA DE SIGENA, O LA FUERZA DEL DERECHO

13 Dic

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com

Ramiro Grau Morancho

Villanueva de Sigena (y no Sijena, como se empeñan en escribir la mayoría de los medios), es un claro ejemplo de que en la lucha de David contra Goliat, a veces gana David.

Se trata de una pequeña localidad de la provincia de Huesca, con escasamente quinientos habitantes, pero mucha historia.

Hoy es noticia, y lo será durante algún tiempo, espero que durante mucho tiempo, pues han sido muchos años de batallar por lo suyo, por la recuperación de las obras mal llevadas a Cataluña, y apropiadas indebidamente por ellos, como se ha encargado de resaltar la Justicia. Administración de Justicia española que es lenta, pero segura.

Sobre 1980, más o menos, acudí por primera y única vez a la localidad (tan pronto como estén expuestas las obras volveremos, si Dios quiere), para recibir el nombramiento de Consejero Adjunto del Instituto de Estudios Sijenenses, una Institución cultural de primer orden, creada en la localidad de la mano de su fundador y promotor general, don Julio P. Arribas Salaberri, director y catedrático de la escuela de Comercio de Lérida, e interventor general de la diputación provincial, también de Lérida.

Disfruté de la amistad y compañía de don Julio, y recuerdo una solemne sesión en la iglesia parroquial, donde un pastor protestante de Suiza vino a pedir disculpas públicamente por el asesinato de don Miguel Servet, nuestro gran sabio, oriundo de la localidad.

Como este señor se expresaba en francés, un ilustre jacetano, don Juan Lacasa Lacasa, ofició de traductor, acreditando un excelente dominio del idioma francés.

Ambos dos, don Julio y don Juan, ya fallecidos, y los dos olvidados e ignorados en este Aragón que no se caracteriza, precisamente, por su gratitud hacia sus hijos más ilustres, dignos y sobresalientes.

Vaya este cariñoso recuerdo, en su memoria.

Hoy irá el presidente de Aragón a hacerse la foto, y ponerse la medalla, a pesar de ser un personajillo insignificante, absolutamente inútil, al que el cargo le viene grande, muy grande, como lo acredita, por ejemplo, que haya sido incapaz de renovar El Justicia o la Cámara de Cuentas de Aragón, instituciones ambas que llevan ya varios años en funciones… Pero así se escribe la historia.

La historia de Villanueva de Sigena es también el triunfo de la voluntad, la fuerza del Derecho, el tesón y coraje de un pueblo aragonés, que ha sabido luchar por lo suyo, contra viento y marea.

Nada nos es regalado en la vida, y es algo que deberíamos aprender todos desde nuestra más tierna infancia.

Pese al “modelo” educativo actual, consistente en que los niños tienen “derecho” a ser felices, lo cierto es que en la vida todo hay que lucharlo, sufrirlo y trabajarlo, y que los muy dignos, constantes y esforzados habitantes de Villanueva de Sigena han demostrado, con creces, ser dignos de volver a tener en su poder las obras que nunca debieron de salir de allí.

Y que la aplicación del artículo 155 de la Constitución, además de evitar la destrucción de España, ha servido también para solucionar de una forma pacífica y ordenada, este serio conflicto jurídico, que enturbiaba las relaciones entre los catalanes y los aragoneses.

Unas relaciones de vecindad, para lo bueno y para lo malo.

Hoy todo Aragón, y me atrevería a decir que toda España, somos Villanueva de Sigena.

Guardar

Guardar

EL GOBIERNO ESTUDIARÁ “DETENIDAMENTE” LA DEVOLUCIÓN DE LOS BIENES ECLESIÁSTICOS SUSTRAÍDOS A ARAGÓN

20 Nov

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Los catalanes independentistas reivindican más de cuatro mil kilómetros cuadrados de Aragón, que se dice pronto. Es lo que ellos llaman la franja, es decir las tierras oscenses y turolenses que lindan con Cataluña, y que “obviamente” son también suyas… (Se asemejan mucho a esa señora que se divorcia y pretende quedarse con todo, menos con las deudas).

Por suerte o por desgracia, yo procedo de la franja, concretamente de la localidad de Laguarres, en la Ribagorza altoaragonesa.

A 17 kilómetros de mi pueblo está Roda de Isábena, con su imponente Catedral románica, en su día arrasada por los musulmanes (esa religión de paz, según dicen), y vuelva a reconstruir por los cristianos.

Al expandirse el pequeño Reino de Aragón fuera de sus confines originales, y anexionarse el Condado de Barcelona, por ejemplo, el Papado entendió que era preferible trasladar el Obispado a las nuevas tierras reconquistadas a los musulmanes, ubicándolo en la ciudad de Lérida, Lleida para los catalanistas.

Ello supuso que se mantuviera la dependencia eclesiástica de un Obispado ubicado en otra provincia, ya que Roda, Ribagorza, etc., son parte de la provincia de Huesca, pero ya se sabe que no tienen por qué coincidir los límites civiles con los eclesiásticos.

Algunos Obispos ilerdenses, cuando acudían en visita pastoral a las parroquias del Alto Aragón, optaron por llevarse –se supone que en depósito-, los bienes más preciados de cada localidad, con el argumento de que en Lérida estarían más protegidos, ya que iban a crear un museo diocesano, dónde, además, podrían estar expuestos…

En aquella época, estoy hablando de mediados del siglo XIX, y principios del siglo XX, no hubo Sacerdote que se atreviera a contradecir la voluntad del Señor, es decir, del Obispo, y mucho menos los Alcaldes de los pueblos, la mayoría de los cuales ni siquiera se enteraron de este “traslado” de bienes.

Algún cura rural, como mucho, se atrevió a pedir un recibo del depósito, y gracias a esos recibos los tribunales han acabado reconociendo la legítima propiedad aragonesa de esos bienes, que posiblemente son solo una ínfima parte de los sustraídos…

Tras una ardua batalla en los juzgados y tribunales de varios y prestigiosos abogados, tanto en la jurisdicción eclesiástica como en la civil, el criterio unánime de ambas jurisdicciones es que deben retornar a sus lugares de origen, habiéndose construido incluso un museo para guardarlos, en la ciudad de Barbastro, sede del Obispado de Barbastro-Monzón, que ha venido a suceder al Obispado de Lérida, en la reforma de las jurisdicciones territoriales eclesiásticas, para hacerlas coincidir con los límites provinciales y autonómicos. (Todo esto contado a grandes rasgos, por supuesto).

En resumen, y como colofón, que las autoridades catalanas pasan de todo, e incumplen sistemáticamente las sentencias firmes correspondientes, a favor de Aragón.

El Juzgado de Huesca que lleva la ejecución ha pedido al Ministerio de Cultura que, a virtud del artículo 155 de la Constitución, asuma sus competencias, y disponga esa devolución, pues así procede en Derecho y, sobre todo, en Justicia.

Y la contestación del Barón de Claret y Ministro de Educación, Cultura y Deporte, ha sido antológica: “Que lo estudiará detenidamente”.

En otras palabras, y hablando en cristiano: que no van a hacer nada, siguiendo la costumbre tradicional del PP de actuar con la mayor cobardía del mundo.

Es lógico: los corruptos son cobardes, pues tienen muchas cosas que esconder. (Y no me refiero a una cobardía personal del señor Barón de Claret, contra quien nada tengo, sino del partido en el que milita, el PP de Rajoy).

Desde luego, si piensan contar con mi voto, les aconsejo que se sienten, para no cansarse esperando.

DON ANTONIO LASHERAS BALLARÍN, O LA HONRADEZ EN LA POLÍTICA

19 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

El reciente fallecimiento de don Antonio Lasheras Ballarín, Alcalde de Monesma-Cajigar, en la provincia de Huesca, durante 32 años, es decir, ocho legislaturas consecutivas, siempre con la práctica totalidad del censo electoral, a excepción de unos pocos discrepantes, que por supuesto estaban en su derecho, evidencian que no todos los políticos son iguales, ni mucho menos.

Y que hay personas que anteponen el servicio a los demás, la búsqueda del bien común a sus propios y legítimos intereses…

Es posible que pueda escribir desde el apasionamiento y la subjetividad, pues don Antonio Lasheras Ballarín era mi amigo, pero creo que lo hago con imparcialidad y la mayor objetividad posible.

Todos los que le conocimos somos conscientes de que era un Alcalde de todos y para todos, incluidos los que no le habían votado, o aquellas personas con las que hubiera podido tener algún encontronazo, como es típico y me atrevería a decir que hasta habitual, en todas partes.

Hace dos años escribía la necrológica de su hermano, mosén don Luís Lasheras Ballarín, y nada hacía presagiar que ahora tendría que escribir también la de su hermano, pero Dios escribe recto con renglones torcidos.

Antonio era un político nato, si por político se entiende la persona que se preocupa del bien común, del bienestar de su pueblo y de sus convecinos, y no esos trepas que tanto abundan hoy en día, por desgracia para todos.

Antonio era consciente de sus limitaciones, se encontraba muy a gusto en su pueblo y en su comarca, La Ribagorza, de la que también fue Consejero Comarcal, y nunca quiso aspirar a más, a pesar de que el Partido Popular, al que pertenecía y del que me atrevería a decir que había sido prácticamente uno de sus Fundadores en la provincia de Huesca, ya desde los lejanos tiempos de la antigua Alianza Popular, quiso promocionarle en ocasiones a Diputado Provincial, por ejemplo.

Pero Antonio no quería complicarse la vida, y aunque sus viajes a Huesca y Zaragoza eran frecuentes, siempre lo hacía para conseguir cosas para su pueblo natal, solucionar los problemas de abastecimiento de aguas, la mejora de la carretera de la localidad, la construcción del nuevo Ayuntamiento, con dos apartamentos para alquilar y obtener así unos ingresos complementarios para el municipio, etc.

En su primera etapa como alcalde tuvo que trabajar, y mucho, para evitar la desaparición del Ayuntamiento, con la “moda” de integrar varios Municipios en uno solo, para así reducir gastos del Estado central…, es decir, el chocolate del loro, sin sr conscientes de que así lo único que hacían era cargarse los pueblos y terminar con la escasa vida rural que quedaba.

Lucho, y mucho, para dignificar la figura y la función de los “secretarios habilitados”, que en las postrimerías del régimen franquista se habían nombrado, y la “tradicional” desidia a la hora de pagar las cotizaciones obligatorias a la Mutualidad de Funcionarios de la Administración Local por el anterior Secretario, lo que originó grandes quebraderos de cabeza y deudas casi imposibles de asumir para una Corporación pequeña, y que no nadaba en la abundancia, precisamente.

Con este cariñoso recuerdo a Antonio quiero reivindicar, también, la figura de los Alcaldes de municipios rurales, que la práctica totalidad han renunciado a percibir nada por su trabajo, y que únicamente cobran –y eso cuando lo hacen- por sus gastos de desplazamiento.

Antonio se “cargó” varios coches haciendo gestiones en favor de su localidad, por unas carreteras infames, y jugándose la vida, al tiempo que, posiblemente, descuidaba la atención a asuntos de su casa y familia, que a Dios gracias eran atendidas por sus hermanos y cuñada, Pilarín, la única supérstite, y espero que por muchos años.

Aragón, en general, y La Ribagorza en particular, pueden estar satisfechos de haber dado vida a dos personas sobresalientes, mosén don Luis y don Antonio, que tanto bien hicieron a sus semejantes.

Y el Partido Popular puede sentirse orgulloso de haber tenido un Alcalde y Consejero Comarcal con una trayectoria tan honesta e intachable de servicio público.

Tal era su grado de honradez, por ejemplo, que como me decía recientemente, nunca había querido tener una cuenta en Ibercaja porque era el banco con el que trabajaba el Ayuntamiento que presidía, y no quiso que alguien pudiera pensar que se aprovechaba de su cargo para obtener algún beneficio personal de la entidad, estableciendo así una nítida separación entre lo público y lo privado.

Su recuerdo permanecerá entre todos nosotros.

Antonio, nunca te olvidaremos, y siempre agradeceremos tu dedicación y entrega por el bienestar de las nobles, honradas y sufridas personas de Cajigar, Monesma y La Ribagorza.

Descansa en paz.

Guardar

El BOA publica la OPE extraordinaria

13 Sep

El Boletín Oficial de Aragón (BOA) publicó ayer el decreto por el que se aprueba la Oferta Pública de Empleo extraordinaria (OPE) de Salud. Se trata de las 1.483 plazas pendientes de convocar desde el 2014, que por fin se materializan. La OPE ya fue aprobada en el 2016 pero tuvo que ser paralizada tras un recurso del Gobierno central al Tribunal Constitucional. Los exámenes están previstos para el primer semestre del 2018.

Origen: El BOA publica la OPE extraordinaria – Aragón – El Periódico de Aragón

LA CARA DURA DE LOS DIPUTADOS ARAGONESES

24 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Los ya ex diputados aragoneses han aprobado auto concederse una prestación de tres mil euros por año de servicios, como ayuda económica para aquellos que vuelven al paro…, de donde nunca debieron salir muchos de ellos. Que jeta y que morro tienen.

Estoy hablando de los 67 diputados autonómicos, o diputados aldeanos, en acertada expresión de don Miguel Bernad Rato, para distinguirles de los diputados nacionales.

Estos señores son los mismos que hace ya bastantes años aprobaron, también por unanimidad, fijarse un salario, de alrededor de quinientas mil pesetas de las de entonces –tres mil euros-, y ello a pesar de que el periodo de sesiones de las Cortes de Aragón duraba solamente cuatro meses del año. Tanto el PP, como el PSOE, IU y el PAR, que creo eran los partidos que tenían entonces representación parlamentaria, votaron a favor, faltaría más.

Ahora, antes de cesar, y para tener una ayudita con la que emprender alguna actividad, o subsistir hasta que cambien las tornas, y puedan volver a chupar del bote –es decir, los presupuestos-, han acordado, con el mayor secretismo, auto concederse una ayuda de 3.000 euros por año de servicios, hasta un máximo de dieciséis años, lo que hace un total de 48.000 euros.

Y ello con independencia del cobro del desempleo, al que tendrán derecho, en función del tiempo cotizado como diputado aldeano.

Pero es que todavía hay clases. Y no pueden vivir con lo que tiene que hacerlo un parado normal y corriente. Ellos necesitan más, pues son la jet set de la política.

¿Es que todavía no se han enterado de que la ciudadanía esta hasta las narices, por no decir una ordinariez, de sus chanchullos?

Por supuesto, el resultado de la votación ha sido unánime. Y es que con las cosas de comer no se juega.

Estos individuos son los mismos que están “trabajando” para aprobar una ley de memoria histórica (más bien de desmemoria histérica) en Aragón, en virtud de la cual se impondrán multas de hasta 150.000 euros por cantar el “Cara al sol”, o dar “vivas” al General Franco… ¡Todo muy democrático, si señor!

EL FRACASO DE LA POLÍTICA EDUCATIVA DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

24 May

Por Santiago Molina García. Catedrático de Universidad y escritor

Manuel Santiago Molina, Catedrático de Universidad y escritor

Es evidente que cuando se habla de política puede uno centrarse en la teoría (es decir, en el sustrato ideológico) o en la práctica (es decir en las acciones que se llevan a cabo como consecuencia de una determinada ideología). A lo largo de este artículo no voy a analizar la ideología que sustenta la política educativa del actual gobierno socialista de Aragón, ni mucho menos a criticarla. Solo me voy a ceñir al análisis de las acciones concretas que desde la Consejería de Educación se han puesto en práctica porque, desde mi punto de vista, ese análisis pone de manifiesto de forma clara y contundente el fracaso de esas actuaciones. Probablemente, las actuaciones políticas que mencionaré a continuación no son todas las que están, pero sí están todas las que son.

Una de las primeras actuaciones de la consejera de educación, nada más tomar posesión de su importante cargo, fue denegar el permiso de apertura del colegio Ánfora (privado) ubicado en Cuarte de Huerva, a pesar de que en dicho pueblo existía una elevada carencia de aulas públicas que pudieran acoger la alta demanda de plazas escolares. Esa prohibición quedó anulada por un tribunal de justicia. Quizás como consecuencia de su frustración, la consejera no autorizó que dicho colegio fuera concertado, cuando a los pocos meses de estar funcionando, los propietarios del mismo solicitaron el correspondiente concierto educativo. Esta nueva prohibición también fue anulada por un tribunal de justicia. No contenta con esos dos fracasos, la consejera de educación trató de eliminar el concierto a una de sus aulas argumentando que no tenía un número suficiente de alumnos, lo cual era cierto ya que las familias se habían visto obligadas a buscar otros centros escolares para sus hijos ante el temor de que no fuera abierto. También en esta ocasión otro tribunal de justicia obligó a la consejería de educación a mantener concertada esa aula.

Por su parte, una actuación de la otra consejería del gobierno aragonés relacionada con la educación (la de Universidad) consistió en negar a la Universidad San Jorge (privada) la posibilidad de impartir la titulación de magisterio y del profesorado de secundaria, argumentando que lo prohibía la legislación vigente al existir esa titulación en la universidad pública, siendo que el propio gobierno aragonés había incumplido ese criterio aprobando que la Universidad de Zaragoza impartiera otras titulaciones que previamente existían en la Universidad San Jorge. Como no podía ser de otro modo, otro tribunal de justicia echó por tierra esa sectaria medida.

En el año escolar 2015-2016 la Consejería de Educación trató de reducir el horario semanal otorgado a la asignatura de religión, tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria. Otra vez la política educativa del gobierno de Aragón fue anulada por un tribunal de justicia.

Al inicio del año escolar 2016-2017, otro tribunal de justicia obligó a la Consejería de Educación a cumplir una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón del año 2014 que anulaba los criterios, aprobados por el gobierno anterior del partido popular, para la escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales en la ciudad de Huesca. Dado que la actual consejera de educación se ha pasado por el arco del triunfo dicha sentencia judicial, recientemente ha sido conminada por el TSJA a ejecutarla en un plazo máximo de un mes, advirtiéndole que en caso de no hacerlo podría entrar su comportamiento en el ámbito del derecho penal.

Yo entiendo que le resulte muy difícil a la consejera de educación cumplir esa sentencia, ya que el trasfondo de la misma consiste en echar a la calle a un elevado número de alumnos con necesidades educativas especiales de un colegio de Huesca en el que, según el criterio de la asociación de padres y madres, había una concentración excesiva de dichos alumnos, lo cual contradecía la normativa aprobada por el anterior gobierno de la señora Rudi. Por desgracia, ese afán de tratar a ese tipo de niños como simples números, o como si fueran apestados, se ha repetido en las tres capitales aragonesas. Personalmente, me parece increíble que los propios padres y madres promuevan ese tipo de medidas excluyentes, en lugar de exigir a la Consejería de Educación más recursos técnicos y más profesorado de apoyo en los colegios donde más abundan los alumnos con dificultades en el aprendizaje escolar, por razones sociológicas y por la nefasta legislación para la admisión de niños en los centros escolares. Máxime cuando está ampliamente demostrado que esos alumnos dejan de ser problema cuando reciben la asistencia individualizada que cada uno precisa en el centro escolar en donde están escolarizados.

Por último, después de múltiples intentos de negociación con Podemos para intentar aprobar los presupuestos de la región correspondientes al año 2017, el partido socialista tuvo que comprometerse a la anulación de más de una docena de aulas concertadas de colegios religiosos si quería el apoyo de Podemos (absolutamente necesario para la probación de dichos presupuestos). Unos pocos días antes de abrirse el plazo para la escolarización de los alumnos de las Escuelas Infantiles, la consejería de educación publicó la lista de colegios afectados. Nuevamente, otro tribunal de justicia anuló esa actuación. Lo más curioso del caso es que en medio del partido (es decir, cuando todavía estaba abierto el plazo para que los padres pudieran solicitar plazas escolares para sus hijos) la consejera de educación cambió las reglas y publicó la supresión de los conciertos en otras tantas aulas de colegios religiosos. Como no podía ser de otro modo, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón recientemente echó por tierra esa medida de forma cautelar.

Desde que las competencias educativas fueron transferidas a los gobiernos regionales no hay un solo caso en que un gobierno haya cometido tantos desatinos políticos en el ámbito educativo y, obviamente, jamás había ocurrido algo semejante en la región aragonesa. Yo creo que esos datos demuestran palpablemente el rotundo fracaso de las políticas educativas del gobierno socialista de Aragón. Ante tan contundente fracaso, no creo que nadie dude de que la única solución razonable y ética hubiera sido la dimisión de los responsables directos. Sin embargo, a mí me queda esta duda: ¿Quién debería haber dimitido; la consejera de educación, el presidente del gobierno aragonés que fue quien la nombró, o ambos a la vez?

Personalmente, solo conozco a la consejera de educación a través de las fotos y de las cosas que dice en los medios de comunicación y tampoco sé cuál es su profesión ni en qué consiste su trayectoria laboral y política. A pesar de ese conocimiento tan superficial, tengo la impresión de que es una buena persona, quizás con escasa formación cultural y política, pero a la vez muy leal con la persona que la ha puesto en ese importante cargo, lo cual me hace suponer que se limita a cumplir sin rechistar los dictados del señor presidente del gobierno aragonés, quien a su vez no ha tenido más remedio que plegarse a las exigencias que le ha impuesto el mandamás de Podemos en Aragón (el Sr. Echenique). Si ese retrato robot que acabo de hacer fuera correcto, entiendo que tanto ella como su jefe tendrían que haber dimitido hace bastante tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: