Tag Archives: PP

EL ENTIERRO DE LA SARDINA, DIGO DEL PP

9 Abr

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Este fin de semana el PP ha escenificado el entierro de la sardina, después del Carnaval, en realidad su propio entierro, “en diferido”.

Es verdad que el Carnaval es una fiesta pagana, pero a un partido –o partida- que defiende el aborto, la ley de la memoria “histérica”, que es incapaz de defender la enseñanza en español en Cataluña, es decir, en España, le viene como anillo al dedo…

Hace unos meses ya auguré en algún artículo anterior que a Rajoy la “cuestión catalana” podía suponerle su muerte política, y no me equivoque.

Es lo que pasa cuando no se ha atrevido a decapitar a su número dos, la virreina de Cataluña, y “gran estratega” de la actuación gubernamental, con los resultados que están a la vista de todos.

Al final vamos a tener un dos por uno.

Además del asunto catalán, realmente penoso, pues nadie en su sano juicio podía pensar que las puñaladas nos vinieran precisamente de Alemania, nuestro “gran aliado”, con el remate de las declaraciones de la ministra de justicia, diciendo que la decisión era muy acertada, y además era la que ella esperaba (como ven, allí hay tanta separación de poderes como aquí…), Cristina Cifuentes, esa señora con una cara dura de hormigón armado, se paseó “triunfante” por la convención, aunque supongo que la procesión iría por dentro.

Rajoy la besó en las dos mejillas, el beso de Judas, y dijo que confiaba en ella, pero que había que estar a lo que decidiera la justicia, más o menos.

En otras palabras, la entregó a los leones, digo a los jueces, o a sus aliados de Ciudadanos, que andan locos por tocar poder, porque hoy por hoy, prácticamente no pueden “comisionar” nada, pues no mandan ni en su casa.

Vivimos en una época en permanente zozobra; no puedo irme al pueblo, pues allí no tengo Internet, y no quiero perderme un solo episodio de esta comedia bufa que es la caída del imperio romano, digo de los mangantes del PP.

No todos, a Dios gracias. Los honrados hace ya años que han sido marginados de los puestos importantes, y militan en puestos de segunda y tercera fila…

En fin, lo siento mucho, pero para que las cosas cambien, no sé si a mejor o a peor, hace falta destaponar la situación, y es obvio que hoy por hoy el PP no es un dique de contención del separatismo, de la corrupción, ni de nada.

A grandes males, grandes remedios…

Anuncios

EL PNV CHANTAJEA AL GOBIERNO DE ESPAÑA

2 Abr

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Es posible que me equivoque, pero barrunto adelanto electoral en 2019, o incluso antes, coincidiendo con alguna de las elecciones, municipales y autonómicas, pendientes.

Es posible que incluso las tres elecciones juntas, aunque en este caso los españoles, cada día más tontos, “gracias” al exceso de televisiones, públicas y privadas, y una enseñanza cada día peor, podríamos hacerlos fácilmente con la picha un lío, y votar a Rajoy para alcalde del pueblo, y al candidato a alcalde para el parlamento nacional, que cosas más raras se han visto.

Y eso en el supuesto que Rajoy vuelva a ser candidato, que lo dudo mucho, salvo que además de vocación de registrador de las propiedades ajenas, la tenga también de enterrador de partidos políticos, en este caso concreto, del PP.

Las sucesivas promesas a todo el mundo, subida de sueldos a los médicos, equiparación salarial de los guardias civiles y policías nacionales con los mozos, ertzainas y policía foral navarra, que ganan tanto como los médicos, dicho sea de paso, incremento de las pensiones –aunque el sistema esté en quiebra-, y, por supuesto, sin molestarse en reformarlo, etc., en fin parece la jugada maestra de un tahúr político, propio de aquellos tiempos del “puedo prometer y prometo”, o “prometer y prometer, hasta meter, y luego, si te he visto, no me acuerdo”…

En definitiva, que no es lo mismo dar que prometer, y que los gobiernos difícilmente pueden competir con los partidos de la oposición, sobre todo a la hora de prometer lo posible, y hasta lo imposible.

Esto me recuerda a un viejo candidato cunero, de la época del Conde de Romanones, más o menos, a quien su asesor, que era un lelo, como la mayoría de los asesores, le susurró que tenía que prometer un puente en una determinada población… Así lo hizo, pero los lugareños se quedaron estupefactos, pues era un pueblo de secano, y por allí no pasaba río alguno.

Al manifestar alguno su extrañeza ante el candidato, pues no tenían río, éste contesto ufanamente, ante el público: “pues os traeremos un río”.

¿Será por dinero, debió de pensar el ilustre prócer? Al fin y al cabo, a él lo único que le interesaba es que le votaran, y si tenía que prometer lo imposible, pues se prometía, y santas buenas pascuas, que hay más días que longanizas.

En definitiva, lo que quiero decir es que el PP ha emprendido una carrera hacia el populismo, que no le superan ni los podemistas.

Pero se ha encontrado con la horma de su zapato, que se llama el PNV, con sus 6 diputados, es decir menos de un dos por ciento del Congreso, que son 350 diputados, o más bien medio centenar de miembros, y unos trescientos culoparlantes, o más bien culovotantes.

El PNV exige –en realidad chantajea- al gobierno con que debe retirar la aplicación del artículo 155 de la Constitución a sus amigos separatistas catalanes, o, caso contrario, no apoyarán los presupuestos generales del Estado, con lo cual el PP solo podrá gerenciar España, pero no aumentar el gasto público, y por ende la recaudación –más bien extorsión- fiscal.

¿Qué nos deparará el destino…?

Pronto lo sabremos, aunque del PP actual, y de Rajoy, en particular, no espero nada bueno….

EL PP SE HUNDE COMO EL TITANIC

22 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La realidad es que en España la corrupción no pasa mucha factura, pero alguna pasa.

Somos un país de corruptos, quien más y quien menos, y aquí al corrupto se le considera inteligente, o muy inteligente, y todos aspiramos a emular sus “éxitos”.

Pero la corrupción institucional, puesto en macha durante décadas por el PPSOE, las dos caras de la misma moneda, creo está llegando a unos límites que son realmente insoportables.

  1. El PP debería cerrar su sede nacional de Génova, 13, en Madrid, y proceder a su desinfección, con Zotal, ese producto de tanto éxito en las granjas de animales, aunque ahora creo que está prohibido, pero siempre pueden utilizarse alguno similar.
  2. También debería despedirse, preferiblemente a patadas, a las “jovenes promesas”, esos que ya pasan de los 60 años, tipo Arenas el andaluz, tan gracioso él –y tan inútil-, la mema de empleo, perdón, quería decir la ministra del paro, o los incompetentes ministros de interior, fomento, etc. Y, por supuesto, la primera a la que habría que dar la patada en el culo sería a la gobernadora general de Cataluña, Conde Duque de Olivares, según el chepas, o alguno de sus secuaces, e incompetente total, y a las pruebas me remito.
  3. En realidad el problema viene por arriba, y desde arriba, y se llama Rajoy, un hombre designado digitalmente por Aznar, igual que él fue nombrado a dedo por Fraga, y a Fraga le eligió Franco como alto cargo del régimen: “este chico vale mucho”.
  4. Esa forma de designar a los jefes, más propia de la Iglesia que de un partido político, encierra estos problemas: muchas veces el designado es un inútil con piernas, y únicamente se ha caracterizado por hacer la pelota al jefe correspondiente, dándole siempre la razón, y sin llevarle nunca –y he dicho nunca-, la contraria.

De esos polvos vienen estos lodos.

Y claro, luego pasa lo que pasa…

En mi opinión el PP solo tiene dos alternativas:

  1. Hundirse todos juntos, al mando del aguerrido grumete, Rajoy, con ínfulas de capitán ,mientras sigue tocando la banda, o
  2. Echar a todos los inútiles, y jóvenes promesas sesentonas, es decir a la mayoría de la cúpula actual, y empezar a buscar gente nueva, preparada y competente, preferiblemente con una vida profesional fuera de la política.

Que ya sabemos que los políticos profesionales, o más bien profesionalizados, se venden por un plato de lentejas, es decir por un buen salario, un gran despacho, un coche oficial y una secretaria (o secretario) de buen ver.

De cualquier forma, y a este paso, pronto asistiremos al hundimiento del PP, mientras sigue sonando la música…

Montoro, alcalde de Madrid

28 Nov

Antonio Tejedor García. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

 El Ayuntamiento de Madrid reduce su deuda en 2.000 millones de euros”.

La noticia pilló por sorpresa a media España (la otra media estaba durmiendo o en quehaceres distintos a escuchar al ministro). Abc, El Mundo, El País y TVE no, su imparcialidad se mide con distintos parámetros, pero algunos medios habían llevado a sus primeras páginas algo insólito en nuestro suelo patrio durante los últimos años: varios ayuntamientos, entre ellos el de Madrid con la señora Carmena a la cabeza, habían reducido la deuda y además –como quien clava la uña y la gira con saña para que produzca más dolor- tienen superávit. Incluso uno de ellos, el de Zamora, con alcalde de IU, declaró en marzo que la había eliminado por completo. ¿No te habías enterado? Ese día no leerías los titulares de El País y compañía, una lástima. En solo dos años han demostrado al PP que hay alternativas a sus políticas de austeridad, que la gestión de Botella y Gallardón en Madrid fue nefasta y que de los casi 6000 millones que habían dejado de deuda, unos 2.000 ya han sido amortizados. Y 1.000 más de superávit. Una bofeteada de tal magnitud a quienes se han considerado ñíderes de la gestión económica que no podía soportar el PP y menos aún el sr. Montoro, que pretende dar lecciones cada día en este tema. Por cierto, ¿de dónde sacan estos señores la aureola de buenos gestores con la corrupción que les gangrena? Con tanta evasión fiscal es difícil que le salgan las cuentas.

No me queda otro remedio que formular un par de preguntas: Se ha vuelto loco el Sr. Montoro? ¿Es tanta la inquina (por decirlo con suavidad) que tiene a estos ayuntamientos que ante su triunfo económico haya optado por la intervención en contra de toda lógica?

Yo contestaría NO a ambas preguntas, ni la locura ni la animadversión han llevado a Montoro a la intervención de las cuentas del ayuntamiento de Madrid. ¿Qué ha pasado, pues? Algo muy sencillo: como las cuentas que él, como Ministro de Hacienda, ha de presentar a Bruselas no son todo lo bonitas que le gustaría y de esa manera demostrar sus méritos, se apropia de los éxitos ajenos –en este caso de los del ayuntamiento de Madrid- para que le cuadren los números ante la Comisión Europea. Allí no miran de qué partidas proceden los déficits o los superávits, si del gobierno central, de las autonomías o de los ayuntamientos. Y el superávit del ayuntamiento de Madrid es bastante grande y le viene de maravilla a Montoro para maquillar sus cuentas, pues necesita 7.000 millones como sea. ¿Va a dejar pasar ese tren?

¿En qué se basa Montoro para intervenir el ayuntamiento sin el 155 de Cataluña? La disculpa es que gastan demasiado. El tope lo pone el propio ministerio y lo saca de aquel artículo 135 que pactaron PP y PSOE y cuyo fin es priorizar el pago de la deuda frente a cualquier otro tipo de gasto público. La primera que cobra, la banca. Neoliberalismo en estado puro. Dicho de otro modo: el ayuntamiento de Madrid no podrá invertir en políticas sociales su buena gestión económica; no podrá intentar una mejora en el bienestar de los ciudadanos. Eso que algunos llaman populismo –el poner la economía al servicio de la gente- prohibido. Los neoliberales –y Montoro es uno de sus adalides- no pueden permitir que el ejemplo de Carmena y demás neófitos triunfe, que todos lo sepan y caigan en la tentación de la mímesis. Su modelo de gestión pública choca frontalmente con el preconizado por el PP: las obras no sufren sobrecostes de mil millones, no se despilfarra en gastos inútiles, no se paga por trabajos no realizados ni se toman a relaxing cup of coffee en la plaza Mayor. Además, ninguno de sus concejales ha sido imputado por el juez ni acusado de quedarse con dinero. ¿Qué hay otros muchos ayuntamientos, comunidades autónomas y el propio estado que inculpen el techo de gasto? Da igual, en los demás no se interviene. Además, que hayan puesto de interventor al antiguo alcalde de Jaén, que dejó su ayuntamiento en quiebra, suena a sarcasmo. Y una pregunta: ¿hubiera intervenido Montoro a la Sra. Botella de regir ahora los destinos del ayuntamiento de Madrid? ¿O hubiera sido felicitada por su gestión?

Que alguien me explique por qué se castiga una gestión buena, transparente y que beneficia a la ciudadanía.

 

LA LUCHA POR LA VIDA

27 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Primero titulé el artículo la lucha contra el aborto, pero luego lo cambié al actual, pues refleja mejor lo que quiero decir, la necesidad de que el género humano luche por la vida, desde la concepción hasta la muerte natural. Creo que todas las personas de bien debemos implicarnos activamente en la lucha contra el aborto. No podemos permitir el asesinato de personas inocentes. Debemos presionar al gobierno para que los –ingentes- recursos que actualmente se destinan a pagar los abortos se utilicen para dar ayudas a las futuras madres. Una sociedad que permite el aborto marcha inexorablemente hacia su propia destrucción.

La familia es la base natural de la sociedad, y el aborto es un crimen contra el género humano, por mucho que la legislación positiva lo permita e incluso las feministas más recalcitrantes lo defiendan contra un derecho. ¿Es un derecho asesinar a otro ser humano, encima totalmente indefenso…? ¿En qué mentalidad –evidentemente tarada- puede albergarse semejante despropósito…?

He sido durante varios años miembro, e incluso directivo, de AINKAREN, asociación zaragozana dedicada a dar acogida a chicas que no desean abortar, pero que por las presiones sociales –la violencia estructural de la que habla el actual Ministro de Justicia-, se ven abocadas a dar ese terrible paso. Se les facilitaba –y se les sigue dando- casa, comida, ropa, formación, y, sobre todo, cariño y compañía, hasta que sus hijos tengan un par de años, para poder acoger a otras personas, de forma que la ayuda sea constante, a personas necesitadas, y rotatoria, buscando favorecer al mayor número posible de beneficiarias.

¿Ayudas de los organismos públicos? En la época en la que yo estuve allí, prácticamente ninguna. Para ser exactos, en una ocasión estuvimos hablando con el Servicio de Menores del Gobierno de Aragón, pues tenían interés en derivarnos las menores embarazadas, en situación de protección, ya que ellos carecían de un sitio adecuado para tutelarlas. No sé en que quedaría el asunto, pues tuve que pasar por la terrible situación de perder un hijo, y fue tal la depresión que me entró, que dejé de colaborar con Ainkaren.

Aunque lógicamente he seguido apoyando, personal y económicamente, otras iniciativas a favor de la vida, desde un planteamiento menos localista y más universalista, pues se trata de un drama, el primer problema del mundo actual, al menos desde mi punto de vista. Se trata de tejer una red madre de organizaciones que ayuden social, económica y laboralmente a las gestantes para que puedan traer al mundo a sus hijos. Y ello con independencia de la religión que profesemos o que tengan –o no- las futuras madres, pues es evidente que toda mujer, por el hecho de serlo, alcanza su plenitud vital con la maternidad, por mucho que les duela a las feministas. Al igual que los hombres alcanzamos nuestra realización personal con la paternidad.

Quiero decir con esto que si una buena parte de los recursos públicos que se destinan a fomentar el aborto, pagar a los centros privados que lo practican, auténticos “mataderos” del género humano, se destinasen a ayudar a las mujeres que no quieren abortar, tendríamos muchos más nacimientos todos los años, y muchos menos asesinatos.

¿Violencia estructural? Evidentemente sí. Los padres, por el que dirán los vecinos, el novio o amante, pues le es más cómodo hacer abortar a su pareja que apechugar con el futuro hijo, la empresa, que seguramente despedirá a la trabajadora en cuanto se entere de que está embarazada, si es fija, o simplemente no le renovará el contrato si es temporal, etc.

Al final sólo van a poder ser madres sin problemas las funcionarias, pues son las únicas a las que la empresa no va a represaliar…

Ojala el gobierno le apoye en su intención de destinar más recursos a las madres embarazadas, e ir reduciendo paulatinamente las subvenciones a los centros abortistas.

¡Tenemos que mirar al futuro con esperanza, no anclarnos en políticas que solo conducen a la desaparición del género humano!

Guardar

Guardar

–EL GOBIERNO MÁS INDIGNO Y COBARDE QUE HA TENIDO ESTA FALSA DEMOCRACIA

6 Sep

Por Miguel Bernad Remón. Jurista y Secretario General de Manos Límpias

Miguel Bernad Remón

Manos Limpias, desde el año 2012, con los primeros desvaríos del independentismo catalán, viene pidiendo la aplicación del artículo 155 de la Constitución, pues el proceso de sedición ha sido clamoroso y en crecimiento desde entonces.

Hasta en diecisiete ocasiones Manos Limpias instó al Gobierno de Mariano Rajoy a iniciar el proceso de aplicación de ese artículo, haciendo caso omiso a todas y cada una de las diecisiete peticiones…

La situación y circunstancias del delito de sedición se han consolidado, y pese a ello, el Gobierno del PP ha preferido aplicar un perfil de falsa y cobarde prudencia, delegando la “solución” del grave problema en el Tribunal Constitucional, que con todo respeto, entendemos que no está para eso, pues quien debe gobernar es el Gobierno de la Nación Española, no un Tribunal, por muy Constitucional que sea.

Las afrentas del independentismo catalán han sobrepasado hace mucho tiempo los límites de la tolerancia y de la prudencia. Nos encontramos ante un gobierno débil, pusilánime, cobarde, que no se atreve a aplicar la Ley, en el doble sentido de suspender cautelar y temporalmente la autonomía catalana, y de otro lado instar los correspondiente procesos penales como los instigadores de esta sedición, en todo regla, que no son otros que los máximos dirigentes de la Generalidad.

Resulta obvio, y lo ve un ciego, que los separatistas están cometiendo un delito continuado de sedición, previsto y penado en el Código Penal vigente. Además de otros posibles delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, posibles falsedades en documentos oficiales, desobediencia a las resoluciones judiciales, etc.

Manos Limpias representa al estado de derecho, en su defensa de la legalidad vigente y la lucha contra la corrupción, habida cuenta de que el ministerio fiscal no cumple con sus deberes constitucionales…, seguramente obedeciendo instrucciones del Gobierno al respecto.
Ante estas reiteradas peticiones del que suscribe, en nombre y representación legal de Manos Limpias, así como el sostenimiento de la acción penal contra la Infanta de España Cristina de Borbón y Grecia, Hija y Hermana de Reyes, la respuesta del gobierno fue fulgurante: matar al mensajero, encarcelándome e incautarse de los archivos de Manos Limpias, precintando la sede principal, e impidiendo así de facto la actividad del sindicato, con su líder en prisión preventiva, situación en la que he permanecido casi nueve meses, que se dice pronto, y ello a pesar de no tener antecedente penal desfavorable alguno, y mi avanzada edad…

¡Pero así se escribe la historia en España, mientras la población permanece impasible, pasando de todo, camino de la ruina económica, pues la moral hace ya tiempo que se ha instalado entre nosotros!

UN GOBIERNO COBARDE QUE HA SIDO INCAPAZ DE ASUMIR SUS PROPIAS RESPONSABILIDADES

28 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La bóveda de nuestro sistema jurídico español es la Constitución de 1978.

Su art. 149 establece que “El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:

1, 4ª. Defensa y Fuerzas Armadas.

29ª. Seguridad pública…”.

Con la finalidad de regular y articular estas competencias exclusivas, se promulgó la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, que dota de amplias facultades al presidente del gobierno en particular, y al gobierno de España, en general.

El art. 2 define el concepto de Seguridad Nacional: “A los efectos de esta ley se entenderá por Seguridad Nacional la acción del Estado dirigida a proteger la libertad, los derechos y bienestar de los ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos”.

La disposición adicional cuarta indica que: “El Sistema de Seguridad Nacional deberá contar con una política informativa para situaciones de crisis, cuya coordinación estará a cargo de la autoridad que ejerza de Portavoz del Gobierno”.

El actual portavoz del gobierno es el Ministro de Educación, Cultura y Deporte.

Pues bien, ante una situación de auténtica catástrofe nacional, que puede dañar muy gravemente a nuestra principal industria –por no decir la única-, el turismo, el Gobierno del PP ha sido incapaz de declarar que estamos ante una “Situación de Interés para la Seguridad Nacional” (art. 15, d), y actuar en consecuencia, asumiendo las riendas de la situación, poniendo a sus órdenes a los Mozos de escuadra y policías locales de Cataluña, nombrando a una Alta Autoridad para que ostente la representación del Estado (art. 24, d), y encargando a “Los Servicios de Inteligencia e Información del Estado” que proporcionen “elementos de juicio, información, análisis, estudios y propuestas necesarios para prevenir y detectar los riesgos y amenazas y contribuir a su neutralización” (art. 9, 2).

Nada de esto se ha hecho, y “toda” la labor del Gobierno de España ha consistido en ir a Barcelona a hacerse la foto, y decir que todo iba bien, y que no había problema ni roce alguno. (Lo que es totalmente falso, como es público y notorio).

La Generalidad ha asumido todo el protagonismo, y si yo fuera ciudadano o residente en Cataluña, y no tuviera muchas luces, pensaría, a bote pronto, lo siguiente:

  • Que los Mozos de escuadra son una maravilla, pues han dado el pasaporte a 8 de los 12 presuntos terroristas implicados.
  • Que la Generalidad gobierna muy bien Cataluña, y que a pesar de la total falta de ayuda del Estado, ha sido capaz de solucionar el problema.
  • Que Cataluña no necesita a España, pues en la práctica no le sirve para nada, y solo se dedica a “robarles” el dinero, por medio de los impuestos estatales…

Y para finalizar, en un alarde de mala educación, y grosería, que es congénita en la mayoría de los catalanes, el Parlamento autonómico ha optado por reconocer los servicios de los mozos de escuadra y de las policías locales, negando expresamente distinción alguna a la guardia civil y a la policía nacional, que como todos sabemos son “fuerzas opresoras” del Estado invasor…

Rajoy, mientras tanto, sigue repantigado en el sillón de su despacho presidencial, con los pies encima de la mesa, fumando puros y leyendo El Marca.

No pasa nada, y sí pasa, no importa…

A %d blogueros les gusta esto: