Tag Archives: Servicio Aragonés de Salud

CARTA ABIERTA DE UNA LIMPIADORA AL CONSEJERO DEL SALUD

22 May

Ana Cuevas
Ana Cuevas Pascual

Señor Sebastián Celaya:

No puedo encabezar esta carta con un formulismo protocolario porque no es un documento oficial ni nada que se le parezca.  Estas líneas están escritas con el corazón. Salen de él sin filtro alguno e intentan ser como un dardo que consiga conmover el suyo.

Hace décadas que nos conocemos. Desde que, casi adolescente, empecé a trabajar en la limpieza del hospital Lozano Blesa. No es usted pues, señor Celaya, un desconocido ajeno a la trayectoria de mi gremio ni de los avatares que hemos sufrido para intentar mantener la cabeza fuera del agua soportando recortes, abusos y tropelías de todo pelo por parte de las empresas contratadas y de la administración de turno.

En  el 2013, el colectivo de las limpiezas sanitarias de Aragón protagonizó una huelga que duró 49 días. Nos vimos obligados a ello por una consejería, entonces encabezada por el señor Oliván,  que dio carta blanca a las empresas para reventar nuestro convenio colectivo y dejar a las limpiadoras con el salario del hambre. Fue un duro conflicto en el que nos dejamos, literalmente, la piel en los huesos. Y usted, don Sebastián, tuvo conocimiento de los atropellos que padecíamos, de las maniobras marrulleras de las empresas  y del potencial peligro que, el deterioro de las limpiezas sanitarias, supone para la ciudadanía.

Usted tomó partido y se posicionó junto a las trabajadoras y trabajadores del sector. Acudió a nuestras concentraciones, manifestó públicamente su apoyo y se puso a nuestra disposición para intentar “mover hilos”.  Quiero creer que fue el resultado de un acto de nobleza, de solidaridad y repulsa a la injusticia. En definitiva, de sentido común.   Me niego a creer que el calor humano que nos mostró en ese momento fuera una mera estrategia política. Que fuimos para usted un instrumento oportunista para desprestigiar a la oposición a su partido. Sería muy triste. Muy decepcionante.Como ya le he dicho, escribo directo desde el corazón, ya me perdonará la impertinencia. Por eso me atrevo a preguntarle cómo es posible que el gobierno de Aragón haya echado tan mal las cuentas a la hora de garantizar los derechos de las plantillas y, en especial, las condiciones higiénico-sanitarias que merecen los pacientes. Hasta yo, que digo siempre que soy de letras para justificar mi inopia matemática, puedo ver que los presupuestos no cuadran. Que en el último concurso se aceptaron ofertas económicas que no cubren las necesidades elementales del servicio.

¿Y qué sucede entonces? Usted debería ya saberlo porque conoce nuestra historia y la de las empresas que sucesivamente brincan sobre nuestras espaldas. Pasa justamente lo que está pasando ahora. Que estas corporaciones, que evidentemente no tienen vocación de ong,s,  recortan  personal y calidad del servicio para obtener un jugoso beneficio. Ocurre que se está obligando a las trabajadoras a coger excedencias forzosas, de dudoso retorno, o a reducirse horas de su jornada previo chantaje de empezar a despedir aleatoriamente.  Pasa que las sobrecargas de trabajo son tan brutales que es imposible asegurar la asepsia imprescindible que necesitan los usuarios. Pasan cosas malas don Sebastián. Y ahora usted es el responsable de esta bomba de relojería que empieza a hacer: tic, tac… y que solo usted puede desactivar.   Así de sencillo.

Hace más de 30 años que nos conocemos y creo que existe cierta simpatía personal. Y porque nos conocemos, y conoce bien a nuestra gente, sabe que somos humildes pero luchadores. Que no vamos a resignarnos a ver impasibles como se avasalla a los nuestros por un criterio económico que menosprecia  el valor que tiene la limpieza. Que no vamos a permitir que nuestros conciudadanos corran ningún riesgo por la miopía de unos burócratas, sean del color que sean.

A veces, señor Celaya, el grito está en el suelo. Y cuesta oírlo cuando se está pululando por la estratosfera. Para la mayoría somos invisibles. Pero como decía el Principito: lo esencial (como ocurre con la limpieza) es invisible a los ojos.

Ténganos en cuenta. Piense con el corazón sin olvidar la cabeza y mire de vez en cuando para el suelo. Atienda el grito.

Los próximos días 23, 24, 25 y 26 de mayo entre las 11 y las 11,30 de la mañana, CGT ha convocado una serie de concentraciones en la puerta de los hospitales Lozano Blesa, Miguel Servet, Royo Villanova  de Zaragoza y Obispo Polanco en Teruel. Se han organizado en defensa de las plantillas y de la limpieza en los centros sanitarios. En defensa de la salud de todas y todos. No es solo un conflicto laboral. Sus consecuencias son graves para la ciudadanía en general. Medite sobre ello. Rectificar es de sabios. Con todos mis respetos, no sea necio.

Y sin más me despido. Disculpe por la osadía de esta mindundi. No hay mala intención en mis palabras. Solo es un consejo, señor consejero, de una vieja amiga.

Salud y un fraternal abrazo. Hasta la próxima.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

La perversión de las palabras en el mobbing

19 May

Por Delia Gi. Médico y autora de una serie de artículos sobre el mobbing en la sanidad aragonesa

No todo el mundo tiene conciencia de lo importantes que son las palabras en nuestro estado de ánimo. Pero las palabras, y el tono con que se dicen, nos pueden herir en lo más íntimo, nos pueden enfermar y hasta matar.

Con ellas nos podemos morir sin que nos toquen ni un pelo y eso lo saben muy bien, y a fe de Dios que lo aprovechan inmensamente, los que nos hacen mobbing.

Con las palabras, los perversos acosadores insinúan, mienten, hacen alusiones malintencionadas, engañan, nos humillan y nos amenazan.

Así entiende Benito Taibo la importancia de las palabras: “La gente le tiene muchísimo más miedo a las palabras que a los cañones. Las palabras han hecho revoluciones, puentes, caminos. Han logrado que la gente se enamore o se odie parra siempre. Hay palabras grandes como monocotiledónea o gastroenterólogo y pequeñitas pero poderosas como paz. Importantes como justicia, imprescindibles como vida, valiosas como sueño, muy poco significativas como dinero,,,Lo importante es como se usan y qué se quiere decir cuando se usan.”

Según Séneca: “Feas palabras, aún livianamente dichas ofenden”.

Y según George Steiner: “Palabras que son saturadas con mentiras o atrocidades no se recuperan fácilmente”.

Gran razón tiene Steiner, yo llevo ya trece años sufriendo el dolor de las palabras y todavía no me he podido recuperar. Aún sigo sufriendo sus consecuencias.

Palabras que se han ido pasando de los perversos Jefe y Director a todos los Jefazos del Salud y de aquí al Sistema Judicial.

Palabras escritas con la única intención de hacerme el mayor daño posible.

En el mobbing las palabras tienen un uso perverso y sirven como arma arrojadiza contra el cabeza de turco que se quiere eliminar; son un arma de destrucción psicológica.

Como dice M:F: Irigoyen: “Efectivamente, por medio de palabras aparentemente anodinas, de alusiones, de insinuaciones o de cosas que no se dicen, es posible desestabilizar a alguien, o incluso destruirlo, sin que su círculo de allegados llegue a intervenir. Él o los agresores pueden así engrandecerse a costa de rebajar a los demás, y evitar cualquier conflicto interior o cualquier estado de ánimo al descargar sobre el otro la responsabilidad de lo que no funciona: ¡No soy yo, sino el otro, el responsable del problema!”

Mediante las palabras el Jefe y mis pseudo-compañeros me han atacado sin piedad, una y otra vez, clavándome muchas puñaladas traperas por la espalda.

Si bien al principio del mobbing el Jefe me atacaba directamente a la cara, o más frecuentemente por teléfono, y a grito pelado, acusándome de no querer acabar mi trabajo cuando en realidad era él quien me lo estaba boicoteando, pasó más tarde a imponerme el vacío y la ley del silencio. Nadie podía hablar conmigo y dieron paso a las puñaladas traperas escritas, sin que yo tuviera constancia de ellas hasta que me abrieron los expedientes.

El Jefe dejó de hablar conmigo directamente y pasó a las acusaciones y denuncias por escrito a Dirección; era el mejor camino para preparar mis dos expedientes disciplinarios.

Y es que el perverso acosador conoce muy bien que las palabras tienen mucho poder y sabe manejarlas para satisfacer su ego y su ambición.

El machismo de Chanquete y los de su banda en Oregón (US)

24 Mar

Por Delia Gil. Autora de la serie de artículos sobre el mobbing en la sanidad

Delia Gil  El Mobbing, al igual que sus variantes de acoso como son el Bulling, la violencia de género y demás, es una cuestión de violencia machista pura y dura. Una violencia que siempre ha existido pero que ahora se ha convertido en una epidemia gracias a los políticos. Nunca como ahora, y desde hace ya bastantes años, habían sido los políticos tan violentos y tiranos con la población. Nos acosan por todos los lados, aunque muchas víctimas no se aperciban de ello. Sólo los que les lamen el culo, y se compinchan con ellos, salen bien parados.

Y antes de que los señores se me tiren al cuello, por no estar de acuerdo con ello, quiero haceros comprender que la violencia machista se aplica, y de hecho Chanquete lo ha hecho, igual a hombres como a mujeres.

Tan machista es el acoso que Chanquete ha practicado al hombre al que abrió dos expedientes, como el acoso que me hizo a mí su amigo el Director preventivista que me abrió también dos expedientes en el hospital de San José María Escrivá  en Oregón (US) .

Y no sólo practican la violencia machista los hombres sino también las mujeres, de hecho la NoNo es una gran experta en ello. La Noeno ha acosado a muchos hombres y a pocas mujeres, entre ellas yo. Pero la única razón, de que entre sus hazañas haya más hombres que mujeres, es porque hay más hombres en los puestos de relevancia.

O sea, tanto monta monta tanto, Chanquete como NoNo: los dos violentos y tal para cual.

Chanquete y los de su banda, se han ensañado con los que hemos denunciado las disfunciones, o el maltrato, del XALUD. Nos han atormentado y oprimido para hacernos callar, porque lo que no se denuncia no existe. Sus intenciones eran claras: torturarnos hasta la muerte, con la intención de que ésta fuera silenciosa. Torturarnos mental y físicamente para quitarnos de en medio y mejor por suicidio o infarto, que no dejan huellas de asesinato. Terror mental y psicológico diario, dejándonos totalmente impotentes e indefensos y encima acusándonos, a nosotros, como culpables de nuestro martirio.

Como muestra un pequeño botón de lo que he sufrido.

“Estaba yo desayunando, en mi momento de descanso y en la salita pequeña que teníamos para ese fin, cuando irrumpieron en ella furtiva y sigilosamente el Director, el Jefe de Personal y uno de mis pseudocompañeros. Estaba desayunando sola porque el Jefe había impuesto a todo el personal que me hicieran el vacío y no se acercaran a mí, ni hablaran conmigo. Entraron sigilosamente y sin que nadie los viera.

Acto seguido, el Jefe de Personal se puso delante de la puerta para que yo no pudiera salir de la salita. El Director se plantó delante de mí, y con una sonrisa sádica, empezó a decirme que el Jefe le había dicho que yo no quería trabajar y por ello me quitaba mis funciones. Lo repetía y lo repetía sin parar y sin que desapareciera la sonrisa sarcástica de su cara. Se veía que estaba disfrutando.

Lo repetía y lo repetía sin un momento de descaso. Yo intentaba decirle que era mentira lo que decía el Jefe, que yo trabajaba lo que él me había dicho que hiciera, pero en ningún momento quiso escucharme. Me dejó muy claro que me quitaba mis funciones y acto seguido, mi pseudocampañero dijo que ya se haría cargo él de ellas. Salieron tan sigilosamente como entraron y allí me dejaron temblando.

Al día siguiente el Jefe me dijo que ya no tenía ningún sentido que siguiera en mi puesto de trabajo y que me fuera para casa; algo que yo no hice.

Una de las cosas de las que posteriormente me acusaron, en mis expedientes, es de no ser productiva”

Curiosamente Celaya, que se apunta a un bombardero con tal de figurar, fue nombrado experto del Ministerio de igualdad; ya veis, él que es tan machista. Pero hay que reconocerle que equidad si que tiene: él imparte violencia a diestro y siniestro, igual le da un macho que una hembra.

Dice E. Punset, “experimentos efectuados en diversas universidades han puesto de manifiesto el impacto avasallador del desprecio hacia los demás. Para compensar en la persona el efecto negativo de un agravio, desmán, insulto o agresión verbal, se precisarán cinco iniciativas bienintencionadas. Lejos de que el agresor busque en el futuro la oportunidad para compensar el daño causado, se autoalimentan los niveles de violencia imperantes en las sociedades modernas”. Dice también que esto impide reducir adecuadamente los niveles de violencia.

Imagínese Sr. Chanquete cual puede ser el nivel de odio y violencia que usted está provocando en el XALUD.

Por eso ruego encarecidamente al Sr. Lambán que cese a Celaya, porque el XALUD no puede soportar más su nivel de desprecio hacia trabajadores y pacientes.

Ruego al Sr. Presidente: ¡CESE A CHNQUETE, para que se vaya!

Especialmente para Chanquete y sus amigos machistas, aquí dejo el enlace de un video francés sobre la violencia de género:

Ya me diréis que os parece, ¿creéis que puede hacer entender, a Chanquete y compañía, la vejación y sufrimiento que aguantan muchas mujeres?

NOTA DE LA REDACCIÓN: Este relato es pura ficción y cualuier parecido con la realidad es pura coincidencia. Los hechos suceden en una organización sanitaria  de Portland (Oregón (US)

¡QUÉ SE VAYA, Sr. Celaya!

10 Mar

Por Delia Gil. Autora de la serie de artículos sobre el mobbing en la sanidad aragonesa

Delia Gil

Si la moda del mobbing la comenzó Noeno, en su etapa de Consejera, Celaya siempre ha sido uno de sus ejecutores más fieles. Pero este hombre es de los que tiran la piedra y esconden la mano y por eso siempre ha salido bien parado.

¡Allá por donde vaya, arrasa el Sr. Celaya! Es como un ciclón, que consigue amargar la vida a trabajadores y pacientes y destrozar todo lo que toca a su paso. Actualmente se encuentra en plena faena de expoliar la sanidad pública de Aragón, cosa que logrará sino conseguimos retirarlo a tiempo.

Que Celaya es un trepa no cabe la menor duda, pues dejó pronto el trabajo de base para ir saltando de flor en flor: Subdirector del Área Quirúrgica del Clínico, Gerente del Royo Villanova, Gerente del Clínico, Gerente del Sector III, Gerente del CASAR y ahora Consejero. Su vida laboral no tiene desperdicio, se lo ha montado siempre bien para cobrar mucho y trabajar poco.

Como cualquier trepa, es una persona egoísta que no respeta a los demás. Sólo piensa en sí mismo y en conseguir lo que quiere a toda costa; caiga quien caiga.

La RAE define al trepa como arribista, es decir como una persona que progresa en la vida por medios rápidos y sin escrúpulos. Son maestros en el arte de desenvolverse socialmente en su propio beneficio, dando patadas a diestro y siniestro. Tienen una falta absoluta de escrúpulos y de vergüenza y están fuertemente dotados para el oportunismo.

Quienes padecen de arribismo son personas egocéntricas, con muy poca capacidad para empatizar con las necesidades de los demás, y por tanto de los trabajadores y pacientes, ya que son narcisistas y por ello se focalizan siempre en sus propios intereses. Su máxima es seguir la norma social de que tener dinero, prestigio y poder es una forma de triunfar en la vida. Triunfar a toda costa, por encima de cualquier principio moral.

Los arribistas forman parte de un grupo de gente, en este caso los políticos, que se creen que todos es válido para ellos.

Una de sus mejores actuaciones la tuvo Celaya durante el brote de legionelosis del Clínico del 2004, estando él como Gerente. Ese brote afectó a 32 personas y causó la muerte a 7 y, según el Periódico de Aragón, el Salud tuvo que hacer frente a 9 demandas por vía administrativa y otras 2 por lo penal.

La causa del brote de infección se asoció al sistema de refrigeración del hospital Clínico, cuando expertos en mantenimiento de sistemas de refrigeración de alto riesgo revelaron fallos en la limpieza de las torres.

Pues bien, la actitud de Celaya fue siempre la de negar la evidencia, cuando él como máximo responsable tendría que haber sido la persona más interesada en saber la verdad para solucionar el problema rápidamente

Celaya y su banda siempre negaron que una negligencia causara la epidemia, incluso cuando un registro de mantenimiento demostró que un operario había advertido unos meses antes el penoso estado de algunos elementos de la instalación, habiendo piezas rotas, sucias y llenas de algas y calcificaciones.

Fue gracias a un médico del Clínico, que denunció públicamente el mal estado de la instalación, que al final Celaya decidió arreglarla; pero mucho tiempo después. Es decir que Celaya reaccionó mal y tarde, causando enfermedad a muchos pacientes y provocando la muerte de siete.

Pero eso no le preocupó en absoluto porque la gente le importa un comino, pero si que hubo una cosa que le llegó al alma: el odio que cogió al médico que denunció las irregularidades cometidas por él.

Y decidió destruir al doctor y aún más, destruir a su mujer también. Decidió que los dos irían en el paquete.

Al médico le abrió dos expedientes obligándole a enrollarse en un sinfín de juicios, ganando el doctor, por justicia, la mayoría de ellos. A la mujer la echó del hospital, llegando, con sus tentáculos, a intentar impedir que le dieran trabajo en cualquier otro lugar.

Y es que los tentáculos del mal, de Celaya, son muy alargados.

Es por eso y por muchas cosas más, y sobre todo porque está destrozando la sanidad pública, que Celaya se tiene que marchar. Y esta vez se lo pido con rima, para que le suene más bonito.

¡Qué se vaya Sr. Celaya!

«El paciente no puede esperar un mes o más por una aguja»

13 Feb

El Presidente de la Soociedad Española de Diabetes Antonio Lorenzo Garmendia

El Presidente de la Soociedad Española de Diabetes Antonio Lorenzo Garmendia

Los diabéticos aragoneses alzaron la voz hace unos meses contra las agujas que deben utilizar para inyectarse la insulina. Hematomas, heridas y dolor son solo algunas de las consecuencias que denunciaron por el uso de un material que, según aseguran desde la Asociación de Diabéticos de Aragón, «no lleva ningún certicicado de calidad». El Departamento de Sanidad ha pedido explicaciones a la empresa adjudicataria y, mientras se soluciona el problema, está suministrando material de 4 milímetros —y no de 6 y de 8— de una entidad alternativa. Andoni Lorenzo Garmendia es el presidente de la Federación Española de Diabéticos (Fede) y conversa c sobre un problema que también atañe a otras comunidades.

—¿Qué opinión le merece, como presidente nacional del colectivo, la situación que están viviendo los diabéticos de Aragón con el tema de las agujas?

—Me parece algo inaudito que, a estas alturas, en pleno siglo XXI, todavía estemos hablando de problemas en una cuestión tan básica y necesaria como el material para el control de la patología crónica más prevalente en España. Este tema no es nuevo, desde la federación llevamos años reclamando que se tenga en cuenta en los concursos de licitación del material para pacientes, tanto la opinión de los profesionales sanitarios como la de los propios pacientes. Además, dar prioridad a los criterios que apuesten por la calidad del material de inyección porque, lo contrario, conlleva graves problemas para el buen control de la dolencia, derivando en complicaciones que pueden llegar a ser muy graves.

—Unas agujas de mejor calidad apenas cuestan tres céntimos más. ¿No le resulta ridículo que los gobiernos no puedan afrontar este gasto?

—Absolutamente. El gran problema es que, tal y cómo están establecidos este tipo de concursos, lo que prima por encima de la calidad es el precio. Mientras que lo primero tiene un peso de entre el 60%-70% de la valoración total, la calidad prima solo el restante 30%-40%. En el caso concreto de Aragón, los porcentajes son más parejos, de hecho, los criterios técnicos puntuaban hasta 49 puntos y el económico 51. En cualquier caso, esto no tiene ningún sentido, porque si se apuesta por la calidad, a medio-largo plazo van a suponer, sin lugar a dudas, un ahorro importante a la sanidad.

—En Aragón, los afectados se han reunido con el Salud y desde la Administración se ha dado la posibilidad de usar unas agujas alternativas. Sin embargo, los diabéticos dicen que nada ha cambiado y que el problema persiste. ¿Ve factible una solución a corto plazo?

—Nosotros confiamos en que el Ejecutivo aragonés tenga muy en cuenta las peticiones de las personas con diabetes. Normalmente es una comunidad que suele escuchar a los pacientes y que, en otras ocasiones y por cuestiones de otro tipo, se ha sentado a hablar con la federación. De hecho, tuve la oportunidad de conocer y charlar con el presidente Javier Lambán hace un año y me trasmitió una gran sensibilidad hacia nuestro colectivo, por lo que espero y confío en que su Gobierno sepa reconducir este tema. Ahora deben buscar medias inmediatas, porque el paciente con diabetes no puede esperar un mes o más por una aguja, la necesita para vivir y la necesita hoy. Es más, nos consta que en Aragón hay pacientes que han optado por comprar aquellas de mejor calidad de forma particular.

—¿Han contactado con la DGA o con la Consejería de Sanidad para abordar este tema?

—Estamos en ello. Desde la asociación aragonesa hemos cursado ya una petición a la consejería para que sustituyan estas agujas por unas de calidad. Debido a la gravedad del tema, confiamos en que nos den respuesta cuanto antes y convoquen sin demora.

—Las consecuencias de esta situación es que hay personas que no se pinchan por no sufrir los daños y, consecuentemente, repercute en su salud. ¿No cree que falta sensibilidad política y sobra interés económico?

—Totalmente de acuerdo. Como he señalado antes, es increíble que cuando hablamos de salud y de personas, se valore más lo económico que la calidad de vida. Pero, además, yo añadiría otra cosa y es que existe mucha desinformación sobre la diabetes. Y eso que, en nuestro país, la padecen cerca de 6 millones de personas. Aun así, es una patología crónica muy desconocida entre la población. Si todos los agentes implicados en esta toma de decisiones tuviesen los datos y la información adecuados no creo que las decisiones que tomasen fuesen las mismas, comprando material que se rompe, que causa dolor e incluso que no suministran la insulina de forma adecuada. Pero si no se cuenta con ella, esto es muy complejo y más si, a todo esto, se suma que no se cuenta con las que sí pueden proporcionarles esta información de primera mano: las asociaciones de pacientes.

Origen: «El paciente no puede esperar un mes o más por una aguja» – Aragón – El Periódico de Aragón

El abrazo de los idiotas

10 Feb

Delia Gil

Delia Gil

Si algo me ha quedado claro, en el tiempo que llevo sufriendo mobbing, es que la idiotez es contagiosa y en grupos cerrados como el Salud empieza un idiota, como el Jefe, con acciones psicopáticas y la estupidez se extiende como un reguero de pólvora en todos los individuos que atrapa por el camino. Da igual que sean subalternos, pseudocompañeros, sindicalistos, jefes superiores, instructoras de expedientes, el Justicia de Aragón, o jueces; todos caen en las redes de la idiotez. Todos bien unidos en un abrazo mafioso de idiotas.

Ahora más que nunca, reina el caciquismo en nuestro país y eso es extensible al Salud. Aquí no importa ser estúpido, lo que realmente importa es ser amigo de algún idiota; esto es lo que realmente te dará trabajo y si hay posibilidad te impulsará hacia arriba. Así resulta que el mando del Salud está totalmente en manos de perfectos idiotas.

Idiotas morales que no piensan ni razonan, no tienen empatía ni simpatía y por tanto no sienten ni padecen; son perfectos zombis. Lo que les une y les caracteriza es su apatía moral.

Y es que vivimos en una sociedad idiotizada, caracterizada por la ausencia de pensamiento. Actuamos como zombis, impulsados por la realidad cotidiana y estamos tan ocupados que no tenemos tiempo, ni ganas, para detenernos un momento a pensar y reflexionar sobre nuestra vida y comportamiento.

No queremos pensar, por ello no podemos soportar el silencio y llenamos nuestra vida de ruido; enganchados permanentemente a la música, o sobre todo a la caja tonta, no hay peligro de que se nos pase por la mente la idea de escucharnos, ni hay posibilidad de oír la voz interior que nos diga que no está de acuerdo con nuestros actos.

El Salud ha conseguido crear un rebaño de trabajadores serviles, borregos patológicos, que siguen el camino marcado por el pastor de turno. Son gente de perfil plano, capaces de seguir los protocolos establecidos por los mandamases, con la iniciativa adormecida y que sobre todo, no se salen del guión establecido y no protestan, ni cuestionan nada.

Son gente insensible que han eliminado de su ser toda tendencia natural a la empatía, siendo imposible cualquier relación de solidaridad entre trabajadores.

Lo siguiente, que dice Norbert Bilbeny, se puede aplicar perfectamente al Salud: “La sociedad apática rehúye la crítica y la reflexión. Cuanto menos piensa el idiota más se esfuerza en condenar el pensamiento. Nada es tan odiado en el totalitarismo como el ejercicio del pensamiento. La sociedad de la apatía moral sabe que tiene en la duda y la reflexión su virus destructor. Muchos no quieren verdaderamente reflexionar. No buscan más que eslóganes y obediencia. Repiten frases hechas. Sólo afirman y obedecen, no examinan ni comprenden”.

Sólo en este contexto se puede entender que dos amigos idiotas, como lo fueron el Jefe y el Director socialista, que me tocaron sufrir hace ya unos cuantos años, pudieran llegar tan lejos en el montaje del mobbing que me hicieron. Sólo en el contexto de la estupidez humana que envuelve al Salud, se puede entender que se añadieran engranajes a la cadena: primero mis pseudocompañeros, después Director pepero, Gerentes socialistas y peperos, Directores Gerentes socialistas y peperos, Consejeros socialistas y peperos, delegados sindicales, el Justicia de Aragón, jueces de lo penal y jueces de lo laboral; todos se fueron encadenando en un abrazo de idiotas.

Y es que ya lo dijo Einstein: la estupidez humana es infinita y esto lo tenía él muy claro.

Algún sabio ha dicho por internet, que nunca se ha de discutir con un idiota porque te arrastrará a su nivel y te ganará con la experiencia. Eso es algo que a mí me ha costado muchos años comprender.

Yo, al principio de todo, era una ingenua que pensaba que todo el mundo, excepto el idiota del Jefe, era capaz de razonar. Tendría que haber leído antes la sabiduría anónima que circula por internet y me habría ahorrado muchos disgustos.

Y es que cuesta creer que pueda haber tantos idiotas encargados del Salud y de la justicia.

Y es que los no somos estúpidos siempre subestimamos el poder maligno de los idiotas. Las personas no estúpidas no nos damos cuenta que el tratar con idiotas es un costosísimo error que en algún momento pagaremos con creces.

Los idiotas son peligrosos y funestos porque a las personas razonables nos resulta difícil imaginar y entender sus comportamientos inmensamente estúpidos.

El gran problema es que los idiotas morales nos gobiernan y se están convirtiendo en el gran azote de la humanidad.

Casi medio centenar de jefes del Salud trabajan aún en la privada… por poco tiempo

7 Feb

Desde el 2016, la ley obliga a estos profesionales a tener dedicación exclusiva en la sanidad pública

Los cargos ocupados antes de la entrada en vigor de la norma pueden seguir hasta que se renueven

Un total de 48 jefes del Salud siguen trabajando en la privada, a pesar de que, desde el año pasado, Aragón prohíbe esta compatabilidad. Se trata de cargos ocupados antes de la entrada en vigor de la nueva normativa, que permite que estos profesionales mantengan la duplicidad hasta que se renueve su jefatura.

Desde el 2016, cuando entró en vigor la incompatibilidad, se han convocado 68 jefaturas de servicio y 140 jefaturas de sección que ya sí tienen obligación de estar solo en la pública, aunque alguna de ellas todavía no se ha resuelto.

Según datos oficiales del Salud, en la actualidad hay 98 plazas de jefe de servicio ocupadas. De ellas, 20 tienen compatibilidad con la privada, otras 63 disponen de dedicación exclusiva a la sanidad pública y 15 están vinculadas a la Universidad de Zaragoza.

En lo que a los jefes de sección hace referencia –a los que también les afecta la nueva normativa–, de las 176 plazas ocupadas hay 28 que tienen compatibilidad con la privada, 130 son de dedicación exclusiva y 18 se encuentran vinculadas al campus público.

PROCESO // Hasta abril de 2010, las convocatorias para la provisión de este tipo de puestos las realizaba la gerencia del sector sanitario correspondiente al hospital en el que estaba convocado el puesto de jefatura. Se hacían basándose en normativa antigua del Insalud. Antes del 2001 porque no estaban transferidas las competencias y después, por no tener aún normativa propia del Salud en esta materia. No se requería dedicación exclusiva a la sanidad pública.

El 12 de abril del 2010 se publicó en el BOA la resolución por la que se regulaba provisionalmente el procedimiento de provisión y evaluación de los puestos de jefe de servicio y de sección de carácter asistencial. A partir de esa fecha, todas las convocatorias para este tipo de puestos se realizaban desde los servicios centrales del Salud y las firmaba el director gerente . Tampoco se requería dedicación exclusiva. Esta resolución fue derogada en el 2011 con un decreto que establecía que todos los puestos singularizados, entre los que se encuentran los de jefes de servicio y de sección de carácter asistencial, tendrían obligatoriamente el régimen de dedicación exclusiva al Salud.

En consecuencia, en todas las convocatorias realizadas a partir de marzo del 2011 se incluía la obligatoriedad de ese régimen de exclusividad. No obstante, el decreto establecía que los jefes ya nombrados en la fecha de entrada en vigor del decreto mantendrían el régimen que vinieran desempeñando con anterioridad.

A partir del 26 de enero de 2014, se suprimió de las convocatorias de los puestos de jefatura de servicio y de sección, la obligatoriedad de la dedicación exclusiva al Salud, pero a los jefes nombrados como consecuencia de convocatorias realizadas entre el 2011 y el 2014 se les aplicó el régimen de dedicación exclusiva, aunque aún no estuvieran resueltas en dicha fecha.

El último movimiento legislativo se remonta a la Ley 2/2016, de 28 de enero, de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad Autónoma de Aragón en su disposición derogatoria única, que tumbaba la disposición adicional novena de la Ley 2/2014, de 23 de enero, de Medidas Fiscales y Administrativas de Aragón.

En consecuencia, en las selecciones realizadas a partir de la fecha de publicación de esta ley, vuelve a figurar en las convocatorias de los puestos de jefatura de servicio y de sección, la obligatoriedad de la dedicación exclusiva al Salud. En este caso, las publicadas con anterioridad a la entrada en vigor de la ley que no se habían resuelto, se modificaron para incluir la obligatoriedad del régimen de dedicación exclusiva, pero en el caso de las que ya estaban resueltas, los jefes no tienen la obligación de la exclusividad

NORMATIVA ACTUAL // Así, aquellos que han sido nombrados con la condición de dedicación exclusiva al Salud, tienen ese régimen de dedicación y por lo tanto no pueden compatibilizar su trabajo en la sanidad pública con actividad en empresa privada ni en consulta privada.

El consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, ya dejó claras sus intenciones apenas unos días después de acceder al cargo. «Ya dijimos que íbamos a aplicar la incompatibilidad entre responsables de unidad o jefes de servicio y la sanidad privada. Respeto a la sanidad privada, en la que tengo compañeros y amigos, pero creo que un jefe de servicio tiene que distribuir recursos y eso es difícil que se pueda compatibilizar con la privada. Los ciudadanos exigen transparencia y creo que un jefe de Cardiología debe dedicarse exclusivamente a eso y no a la privada porque da mala imagen», indicaba en una entrevista en julio del 2015. Meses después, ejecutaba esa intención.

El Consejero de Sanidad Sebastián Celaya

El Consejero de Sanidad Sebastián Celaya

Origen: J. OTO. Casi medio centenar de jefes del Salud trabajan aún en la privada – Aragón – El Periódico de Aragón

El PSOE y Celaya a favor de la privada

Hay que recordar que no fue el PP sino el PSOE el que casi igualó el sueldo de los médicos con dedicación exclusiva de los que no la tenian. Fue el lobby Noeno & Celaya el autor de la fechoria. Muchos médicos que habian trabajado en régimen de dedicación exclusiva se indignaron y comenzaron  compatibilizar el ejercicio de la medicina privada.

Menos bla, bla, bla, Chano que se te ve el plumero