Tag Archives: Ramiro Grau Morancho

LOS GOLPES DE ESTADO DEL 23 DE FEBRERO DE 1981 Y DEL 1 DE OCTUBRE DE 2017

21 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

A lo largo de mi vida he vivido dos golpes de estado en España: el del 23 de febrero de 1981, creo recordar, que me cogió realizando el servicio militar, y el nonato golpe de estado que encabeza la Generalidad catalana, es decir, una institución básica del Estado.

En el primero de ellos, un grupo de patriotas españoles, bien intencionados, pero posiblemente equivocados y, desde luego, engañados por el Rey, intentaron dar un golpe de timón a la catastrófica situación de nuestra Patria, que iba camino del desguace, en manos de una UCD totalmente dividida, con baronías territoriales que hacían de su capa un sayo.

Los asesinados terroristas se sucedían un día sí y otro también, e íbamos camino de los mil muertos e inválidos, la mayoría de ellos guardias civiles, que fue el cuerpo que más ha sufrido en sus carnes a estos criminales de la Eta.

Un teniente coronel de la guardia civil, creyendo obedecer las “órdenes” del Jefe del Estado (no olvidemos que uno de los cabecillas del golpe fue el 2º. Jefe del Cuarto Militar del Rey, nada menos), intentó que un gobierno militar se hiciera cargo de la situación, con la idea de acabar con el terrorismo etarra y poner freno a las pretensiones independentistas de algunas regiones de España…

Todos ellos cedieron sus armas, se entregaron voluntariamente, sin oponer resistencia, y penaron con muchos años de prisión los delitos cometidos. Y ello a pesar de la posibilidad ofrecida a los cabecillas de marchar al extranjero, con un avión que se había preparado y un maletín con trescientos millones de pesetas, para poder rehacer sus vidas, y vivir dignamente.

Prefirieron arrostrar las consecuencias de sus actos, con la caballerosidad propia de los generales, jefes y oficiales del Ejército Español.

Y en el caso de los suboficiales y miembros de la guardia civil, se entendio que era aplicable la eximente de obediencia debida, ya que los mentados oficiales lo primero que negociaron fue los derechos de sus subordinados, aceptando ellos toda la responsabilidad sobre lo sucedido, en un gesto que les honra, y les honrará siempre.

Pero lo que es importante destacar es que ninguna institución se rebeló contra los poderes constitucionalmente establecidos, sino que fue un grupo de personas, que creían actuar obedeciendo los deseos del Rey, para enderezar la situación.

Huelga decir que el Borbón, como siempre, les dejó a los pies de los caballos…

El nonato golpe de estado de la Generalidad catalana tiene una gravedad muy superior, pues es una de las Instituciones básicas del Estado la que se rebela contra el mismo.

En efecto, las comunidades autónomas son partes sustanciales del Estado, y están constituidas –en el caso catalán- “por provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes”, tal y como establece el art. 143 de la Constitución vigente, de 1978. Al presidente de la comunidad autónoma le corresponde –art. 152, 1- “la dirección del Consejo de Gobierno, la suprema representación de la respectiva Comunidad y la ordinaria del Estado en aquélla”.

Es decir, que uno de los órganos básicos del Estado se dedica, desde hace años, a organizar un golpe contra el propio Estado del que emana toda su legitimidad política…

El Gobierno de PP, en un alarde de imbecilidad y cobardía manifiesta, ha dicho por boca de los portavoces oficiales del PP, que no piensa aplicar el artículo 155 de la Constitución, ¡por falta de tiempo!, y supongo que por razones de oportunidad o estrategia, suponiendo que esa recua de cobardes tenga alguna…

El art. 155, 1, de la Constitución establece que: “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España (como sucede en el caso que nos ocupa), el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado (creo recordar que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado), podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”.

Un destacado político y patriota español, don Alejo Vidal-Cuadras, ex vicepresidente del parlamento europeo, nada menos, por el PP, y posteriormente casi eurodiputado por VOX, hace ya tiempo que propugna una solución consistente en hacer que los Mozos de Escuadra (el brazo armado de los separatistas catalanes) pasen a depender directamente del Gobierno de España, por mediación del Ministro del Interior, situando a su frente a un Director General, con rango de Teniente General o General de la División de la Guardia Civil, con su Estado Mayor, del mismo Cuerpo, formado por Generales, Jefes, Oficiales y Suboficiales.

Y el que no obedezca, expediente disciplinario, deducción de testimonio a la vía penal, y a la puta calle.

A grandes males, grandes remedios.

Una última conclusión: los golpistas de 1981 asumieron gallardamente y con hombría todas las responsabilidades penales y disciplinarias, y su principal –por no decir única- preocupación fue librar de responsabilidad alguna a todos sus subordinados, de teniente para abajo, mientras que estos políticos golpistas son unos cobardes, que tienen miedo a las consecuencias jurídicas de sus actos, y pretenden cargar todas las responsabilidades sobre la muy digna carrera de los funcionarios a sus órdenes, mozos de escuadra, etc.

Precisamente para salvar sus previsibles responsabilidades futuras, mi consejo jurídico es pedir todas las órdenes por escrito, y con registro de salida, firma y sello del político golpista responsable, etc.

¡Habrá que ir pensando en construir nuevas cárceles en Cataluña, pues van a hacer falta, de seguir así las cosas!

PENSIONES DE PRIVILEGIO PARA ALTOS CARGOS

17 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La crisis actual, una vez más, vamos a pagarla el pueblo llano, las clases pasivas, los funcionarios, y los contribuyentes en general –que somos todos- mediante el incremento del IVA y otros impuestos, que ya se anuncia…

La clase dirigente (por llamarla de alguna manera, aunque realmente habría que denominarla la clase inepta) se librará de la quema, y seguirá usando y abusando del Estado y las diversas Administraciones Públicas, en provecho propio. Y para muestra, un botón.

Al comienzo de la transición, esa que ahora se quiere enterrar, por mor de volver a las luchas fratricidas y enfrentamientos entre hermanos, que fueron el preludio de la guerra civil, se organizó una gran polémica con las pensiones vitalicias de que disfrutaban quienes habían sido ministros en los diversos gobiernos de Franco (alrededor de un centenar de personas), y que les permitían vivir con dignidad a quienes habían descuidado su vida profesional, o, simplemente, la habían abandonado, por el servicio público. Al final, y tras mucha polémica, se llegó a una solución de consenso, consistente en dejarles una paga durante dos años, que les permitiera rehacer su actividad laboral, una vez cesados, pues ya sabemos que aquí no dimite nadie o casi nadie.

¿Qué sucede ahora? Los socialistas introdujeron hace algunos años una modificación legal en la ley de acompañamiento a los presupuestos generales del Estado, en virtud de la cual todos los directores generales que hayan ocupado el cargo durante más de dos años, disfrutarán del complemento específico de alto cargo hasta que se jubilen, por el simple hecho de haberlo sido. Y una vez jubilados, pasan a disfrutar de la pensión máxima de nuestro generoso sistema de clases pasivas.

¿Y qué pasa con los profesionales liberales, empresarios, trabajadores autónomos y por cuenta ajena, etc., que hayan sido nombrados directores generales, en los pocos casos en que es posible ocupar el cargo sin ser funcionario? Pues que se joroben… Ellos no tienen derecho alguno, una vez cesados, por no ser funcionarios.

Esta medida, claramente UN PRIVILEGIO PARA LOS ALTOS FUNCIONARIOS (y cargos asimilados a directores generales, delegados del gobierno, rectores de universidades públicas, etc.), pretendía compensarles por el esfuerzo y la dedicación al cargo. Rápidamente los ex directores generales de las 17 comunidades comenzaron a acudir a los tribunales, diciendo que ellos no eran menos directores generales que los de la administración central del Estado, y consiguieron idéntico beneficio…

Multiplíquese el número de ministerios –muchos de ellos inútiles- por los numerosos directores generales existentes en cada uno de ellos, las consejerías de las 17 comunidades autónomas por los varios altos cargos existentes en cada una, a un promedio de diez a quince departamentos por autonomía, el alrededor de medio centenar de universidades públicas, etc., y nos encontraremos con VARIOS MILES DE FUNCIONARIOS disfrutando del complemento específico de alto cargo, y camino de una jubilación millonaria, en su día.

¿Puede España seguir soportando este despilfarro? Evidentemente, NO.

(Las Cortes de Aragón han aprobado recientemente un Acuerdo, por unanimidad, faltaría más, por el que extienden este privilegio a sus 67 diputados. ¡Y es que con las cosas de comer no se juega! Por supuesto los podemistas fueron los primeros en votar a favor…).

CADA VEZ HAY MÁS CENSURA EN ESPAÑA: USUARIO DESACTIVADO

1 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO.

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Hace años descubrí el mundo de los diarios digitales, la posibilidad de comentar las noticias, así como de leer las opiniones de otros lectores (muchas veces mejores que los artículos, dicho sea de paso), y me enganché a ese mundo, cansado de ver como en el Heraldo de Aragón, por ejemplo, se censuran hasta los comentarios…

Empecé a leer El Confidencial Digital, por ejemplo, pero tras hacer varias críticas a políticos nacionales y aragoneses, fui bloqueado, es decir, me impedían hacer nuevos comentarios, e incluso votar positiva o negativamente a los ya existentes. Vamos, pase a ser un “lector non grato”.

Tras escribirles pidiendo explicaciones, recibí un correo explicando que mis críticas eran excesivas, injuriosas o insultantes (lo que no es cierto, y la prueba es que a pesar de haber escrito y publicado miles de artículos en la prensa, en la vida he sido llevado a un juzgado por este motivo), pero que esperaba un tiempo, para que meditara que no había sido un niño bueno, y que posteriormente podía solicitar la rehabilitación de mi cuenta, si prometía no volver a reincidir en el futuro.

Excuso decirles que les envié un nuevo correo en el que me despaché a gusto, mandándoles a tomar por el culo.

Obviamente no he vuelto a entrar en ese diario, por lo que hasta desconozco si sigue existiendo.

Al marcharse don Jesús Cacho de ese diario, y crear Voz Pópuli, sobre el 2011, rápidamente me enganché a ese diario, y la verdad es que he pasado muchas horas leyéndola, y comentando muchos de sus artículos, generalmente con bastante sentido crítico. (Los que me conocen, ya saben cómo soy).

Nunca tuve problema alguno, pues el diario es, o por lo menos era, un oasis de libertad, donde cada uno decía lo que le venía en gana…

En varias ocasiones han publicado artículos míos como colaborador del diario, y pueden verlos si ponen en Internet mi nombre y apellidos, antes o después de Voz Pópuli.

Recientemente fue invadido por un “ejército” de podemitas, fácilmente reconocibles, pues se dedican a insultar a todo el que les lleva la contraria, y a poner a parir al PP, tanto por lo que hace como por lo que no hace, es decir, siempre.

Yo me quejé en varias ocasiones de esa ocupación y, por supuesto, nadie me hizo caso.

A primeros de este mes intenté entrar en algún artículo, pero el sistema informático me avisaba de que era un usuario desactivado, es decir, me habían bloqueado también, al viejo estilo de El Confidencial Digital.

Escribí directamente a don Jesús Cacho, y la verdad es que, con una gran amabilidad, ordenó que me activasen de nuevo, diciendo que la causa habían sido mis críticas –su correo hablaba de insultos, pero no es cierto- a una periodista, de origen venezolano, que debe de ser la protegida de la casa, y a la que con ocasión de varios artículos sobre la guerra civil española, y temas culturales que evidentemente desconoce, le recomendé que se dedicara a escribir de toreros y folklóricas, que era y es lo suyo, y dejara los temas serios a personas con la suficiente madurez, experiencia y poso intelectual, que no hayan tenido la desgracia de ser víctimas de la Lode, la Logse y las facultades de periodismo, que no sé qué es peor…

Retorno a la lectura de Voz Pópuli y los comentarios correspondientes (que solo en los últimos tiempos habían recibido unos cinco mil votos positivos), pero a los pocos días, creo que menos de una semana, vuelvo a estar bloqueado (o desactivado, si lo prefieren).

Haciendo memoria, solo veo dos posibles motivos de censura:

  • Mis críticas a la comparecencia de Rajoy, y a su actitud (más bien pasotismo) en relación con el “problema catalán”, que se va agravando por momentos, dada la natural tendencia del rajao a pasar de todo… (y las continuas meteduras de pata de la vice enana que se cree que por tener mucha memoria ya es inteligente, y da la casualidad de que no es lo mismo), o
  • Un comentario muy crítico sobre los líos de la doctora Elisa Pinto y López Madrid –de aquellos “polvos” vinieron estos lodos-, diciendo que Voz Pópuli debía preocuparse de temas serios y no de chorradas, que no interesan a nadie (aunque en este país de porteras seguro que esa historia interesa mucho más que el terrorismo, la deuda pública o el paro, por ejemplo).

Como no voy a seguir rogando que me activen de nuevo, para volver a desactivarme cuando no sea capaz de auto censurarme (uno ya tiene una edad, y siempre he tenido dignidad, hasta en los momentos más difíciles), ésta ha sido mí despedida de Voz Pópuli:

“Entro en VP para leer algún artículo que no he tenido tiempo de ver por la mañana, y al intentar hacer u comentario, veo que vuelvo a estar desactivado.

No sé qué pasa ahora.

De cualquier forma, y por las razones que fueren, es evidente que ustedes han pasado a ser como El Confidencial Digital, del que también tuve que marcharme, pues me bloqueaban los comentarios, sobre todo contra políticos.

En fin, no le voy a pedir que me vuelvan a activar. No me gusta comentar en sitios donde se censura tanto.

Que les vaya muy bien.

Cordiales saludos de Ramiro”.

Libertad de expresión “a la española”, siempre que no critiques a nadie importante, o protegido por el medio (redactores incluidos).

LA JUSTICIA DE JUANA

29 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO.

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Estos días las feministas han encontrado un nuevo filón con el que atacar a sus enemigos naturales, los varones, y seguir destruyendo familias, sumiendo en la infelicidad a los hijos de esos matrimonios, y a toda clase de trastornos psicológicos y mentales, presentes y futuros: el caso de doña Juana Rivas.

Evidentemente, desconozco los pormenores procesales del asunto, pues toda la información que poseo es por la prensa: una juez decreta que la madre tiene que entregar los hijos al padre, no sé si temporal o definitivamente, padre que lleva años sin verlos, dicho sea de paso.

La madre dice que de eso nada, que por sus ovarios no va a hacer ni puto caso de la resolución judicial firme, dictada por una juez, repito, y en un procedimiento en el que ella habrá comparecido, supongo, y hecho valer sus argumentos y alegaciones, presentado pruebas, etc. Es decir, de forma pública y contradictoria, con todas las garantías de la ley.

Pero claro, esa ley y esa resolución judicial firme, repito, no me satisface, pues no me da la razón, y por lo tanto haré lo que me dé la gana… En primer lugar, la voy a incumplir, de forma clara y terminante. Y no solo eso, sino que lo digo públicamente, que me paso por el c… la resolución judicial, y escondo a mis hijos, y a mí misma, para evitar tener que ejecutar la resolución judicial, firme, repito, pues no me satisface en absoluto.

Si todos los presos que están cumpliendo condenas hicieran lo mismo, nuestras cárceles estarían vacías…

Pero eso sí, una señora con pintas de bastante lela, la verdad, la jefa del área de mujer o lo que sea del Ayuntamiento de Maracena (Granada), ha tenido su minuto de gloria, saliendo por todas las televisiones y diciendo que ella también se pasaba la resolución judicial por el c… ¡Y dice ser letrada, aunque en este caso más bien parece iletrada!

¿Qué Estado de Derecho es éste, en el que cada cual hace lo que le da la gana, y solo estamos dispuestos a cumplir las resoluciones judiciales cuándo nos favorecen, pero no cuándo nos perjudican…?

La ley es la ley, y las sentencias y autos judiciales deben de ser cumplidos siempre, por lo menos cuando se han agotado los recursos ordinarios, y han adquirido firmeza.

Creo que hasta la Junta de Andalucía ha hecho alguna declaración a su favor. ¡Claro, que se puede esperar de una Autonomía cuya presidenta tardó veinte años en acabar la carrera de Derecho, sabe Dios como (aunque puedo suponerlo)!

Mientras tanto millones de burros y burras (que gran verdad es que en España no cabe un tonto más) cuelgan una pancarta en las redes sociales diciendo algo así como YO SOY JUANA, o EN ESTA CASA VIVE JUANA.

En decir, incitan a la desobediencia de las resoluciones judiciales, como si fuera la cosa más natural del mundo…

Yo creo que tendrían que cambiar el texto y poner otro, más o menos con la frase siguiente: YO TAMBIÉN HAGO LO QUE ME SALE DE… (admite dos variantes, la masculina y la femenina).

Y así, poco a paso, pero con paso firme, vamos camino de Venezuela…

ESPAÑA, UNA DEMOCRACIA APARENTE

28 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO.

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com

Ramiro Grau Morancho

Llamamos democracia a aquel sistema político en el que el gobierno se realiza por representantes elegidos por el pueblo. Es decir una forma de gobierno en el que la soberanía reside en el pueblo, y los políticos son meros mandatarios, que actúan en nombre y representación de sus electores, el pueblo soberano.

¿España es una democracia? Parece evidente que no. Los políticos constituyen una clase aparte, una casta de intocables, absolutamente profesionalizados, que hacen de la política su única ocupación, y que van saltando de cargo en cargo, hasta la jubilación, como cualquier otro trabajador. Y, para más inri, muchos de ellos nunca han ejercido profesión u oficio que no sea la política, por lo que tienen un desconocimiento, total y absoluto, de la realidad social.

Por no hablar de la escasa preparación intelectual y académica de una buena parte de nuestra clase política, que es inferior a la de cualquier demandante de empleo en el Inem, pese a lo cual se les nombra ministros o consejeros de estado, sin rubor alguno por parte de quien les nombra.

El resultado está a la vista: ocurrencias y chorradas por doquier, estupideces dichas con voz grandilocuente, generalidades y vaguedades dichas sin ton ni son, y demagogia, mucha demagogia, convencidos como están de que el pueblo es todavía más tonto que ellos, que ya es decir. Confío y espero que tras el batacazo electoral del pasado día 24 de mayo, los dirigentes del PP se hayan dado cuenta de que los electores no son tan cortos como ellos suponían, aunque haya que elegir entre Guatemala-PP o Guatepeor-PSOE, teniendo en cuenta el sistema bipartidista que existe en España, pienso que por poco tiempo, pues vamos a pasar a un modelo de cuatro partidos estatales, incluyendo a Podemos y Ciudadanos.

Tanto el legislativo como el ejecutivo tienen las mismas carencias de formación, y persiguen la búsqueda no del interés general, sino el interés particular, propio y privativo, de los respectivos partidos políticos, salvo honrosas excepciones, que también las hay. Pero excepciones, al fin y al cabo.

¿Y el poder judicial? Pues ni está ni se le espera. La administración de justicia ha pasado a ser eso, una administración más, con un buen número de jueces y fiscales que saltan alegremente de la política a la justicia y de la justicia a la política, siempre de la mano de un partido político al que deberán sus ascensos y cargos. Y las deudas hay que pagarlas… Menos mal que todavía quedan jueces y fiscales independientes, y auténticamente profesionales.

Una Cataluña insolidaria con el resto de España, unas comunidades autónomas disfrutando de privilegios fiscales heredados del franquismo, como el País Vasco y Navarra, y dos focos separatistas en Cataluña y Vascongadas, sin que el Gobierno se atreva a coger el toro por los cuernos…

Mientras tanto las competencias sanitarias, educativas e incluso policiales, se han ido dejando en manos de las autonomías, algunas de las cuales están creando auténticos cuerpos armados, que Dios quiera no utilicen algún día para defender su “independencia”

¿Tiene solución España? La verdad es que lo dudo.

ESPAÑA Y CATALUÑA: EL PEDREGAL Y LA TIERRA FÉRTIL DE ARTUR MÁS

26 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Dice el señor Mas que “hay que pasar el desfiladero sabiendo que no nos lleva al pedregal (España), sino a la tierra fértil” (una Cataluña independiente).

La verdad es que muchos ya votaríamos a favor de que se vayan y nos dejen en paz. Pagando antes, eso sí, la parte alícuota que les corresponda de la lifara autonómica en que se han convertido los últimos treinta años de la historia de nuestra Patria, que no se trata de marcharse sin pagar la fiesta.

Tengo parientes en Cataluña, pero ya hace años que me resulta duro ir a visitarles. Desde la rotulación solo en catalán, como si los castellano hablantes no existiéramos, hasta esa mala educación que tienen muchos catalanes de creerse el ombligo del mundo, hablándote en catalán, a pesar de que tú les contestes en español, o les digas que no les entiendes, lo que supone una auténtica imposición de su idioma. Un gran idioma que es la lengua oficial de un solo país del mundo, Andorra, con una población de treinta mil habitantes…

Los habitantes del resto de España no podemos acceder a empleos públicos en la justicia, sanidad o educación catalana, pues se exige como requisito básico el conocimiento del catalán –y en el caso de la administración de justicia del derecho propio autonómico-, pero ellos si pueden ocupar plazas en todas las zonas de España dónde no hay lengua propia, o sus gobernantes tienen la sensatez de no exigir su conocimiento preceptivo, o sobrevalorar su utilización, como sucede en Cataluña.

En el ámbito de la justicia, que por razones de deformación profesional es el que más conozco, se prima tanto el idioma y el derecho catalán, que prácticamente se ha conseguido “expulsar” a los jueces, fiscales, secretarios y funcionarios no catalanes…, salvo que hayan optado por pasar por el aro, y aprender el idioma. Da igual que no sepan derecho, lo que importa es que sepan catalán. Lo mismo sucede con los médicos forenses. En una determinada plaza para el Valle de Arán, por ejemplo, se valoraba más el catalán que un doctorado en medicina. Claro que el aspirante tenía la ventaja de que los muertos no se quejan nunca del forense que les hace la autopsia.

Esa creencia de considerarse el ombligo del mundo, o simple, lisa y llanamente, mala educación, hace que en ocasiones los asistentes a actos organizados en Cataluña hallamos sentido vergüenza ajena.

Recuerdo un congreso nacional de derecho del trabajo y seguridad social, celebrado en Barcelona sobre los años mil novecientos noventa y tantos. El acto de apertura o de clausura, no recuerdo con exactitud, era presidido por el consejero de trabajo de la Generalidad, creo recordar que un tal señor Fabregat, o apellido similar.

Se celebró en el magnífico salón de actos del Colegio de Abogados de Barcelona, y el consejero comenzó su intervención en catalán, lo que no nos importó, pues eran unas palabras de saludo y presentación del acto, que todos entendimos, y además estábamos en Cataluña. Pero, para nuestra sorpresa, continuó su intervención en catalán, hasta que muchos de los asistentes abandonábamos el salón, en callada señal de protesta, saliendo a la rotonda que circunda el salón, y cuando vio que se estaba quedando sólo, empezó a hablar en castellano, aunque la verdad es que la mayoría no volvimos a entrar, pues no decía más que las típicas chorradas políticas al uso: hablar mucho y no decir nada.

¿Cómo se puede ser tan maleducado de dirigirse a un congreso nacional, dónde los asistentes catalanes escasamente serían un quince por ciento, enteramente en su idioma vernácula, obviando que la mayoría éramos del resto de España, y no entendíamos el catalán…?

Así son muchos catalanes, al menos la clase dirigente. Y así les va. Que no echen a nadie la culpa de sus propios errores.

LA CARA DURA DE LOS DIPUTADOS ARAGONESES

24 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Los ya ex diputados aragoneses han aprobado auto concederse una prestación de tres mil euros por año de servicios, como ayuda económica para aquellos que vuelven al paro…, de donde nunca debieron salir muchos de ellos. Que jeta y que morro tienen.

Estoy hablando de los 67 diputados autonómicos, o diputados aldeanos, en acertada expresión de don Miguel Bernad Rato, para distinguirles de los diputados nacionales.

Estos señores son los mismos que hace ya bastantes años aprobaron, también por unanimidad, fijarse un salario, de alrededor de quinientas mil pesetas de las de entonces –tres mil euros-, y ello a pesar de que el periodo de sesiones de las Cortes de Aragón duraba solamente cuatro meses del año. Tanto el PP, como el PSOE, IU y el PAR, que creo eran los partidos que tenían entonces representación parlamentaria, votaron a favor, faltaría más.

Ahora, antes de cesar, y para tener una ayudita con la que emprender alguna actividad, o subsistir hasta que cambien las tornas, y puedan volver a chupar del bote –es decir, los presupuestos-, han acordado, con el mayor secretismo, auto concederse una ayuda de 3.000 euros por año de servicios, hasta un máximo de dieciséis años, lo que hace un total de 48.000 euros.

Y ello con independencia del cobro del desempleo, al que tendrán derecho, en función del tiempo cotizado como diputado aldeano.

Pero es que todavía hay clases. Y no pueden vivir con lo que tiene que hacerlo un parado normal y corriente. Ellos necesitan más, pues son la jet set de la política.

¿Es que todavía no se han enterado de que la ciudadanía esta hasta las narices, por no decir una ordinariez, de sus chanchullos?

Por supuesto, el resultado de la votación ha sido unánime. Y es que con las cosas de comer no se juega.

Estos individuos son los mismos que están “trabajando” para aprobar una ley de memoria histórica (más bien de desmemoria histérica) en Aragón, en virtud de la cual se impondrán multas de hasta 150.000 euros por cantar el “Cara al sol”, o dar “vivas” al General Franco… ¡Todo muy democrático, si señor!