Tag Archives: Ramiro Grau Morancho

LA POLICÍA CATALANA UNA ESTRUCTURA DE ESTADO HUMO, HUMO, HUMO…

16 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

No suelo reseñar libros, pero hay ocasiones en que el libro lo merece, y este es el caso que nos ocupa y preocupa.

El titular del artículo es el título de un pequeño gran libro, publicado por Ediciones FIDES, de Tarragona, y escrito por un Mozo de escuadra desde 1994, es decir casi un cuarto de siglo, don Pep Sort, al que no le arriendo las ganancias por esta publicación…

Con 23 años dentro del cuerpo, parece evidente que conoce los intríngulis de la institución, y las conclusiones a las que llega son realmente preocupantes: “El Estado es el único con suficientes recursos humanos y materiales a fin de supervisar y/o gestionar una estructura del tamaño de una Policía de las dimensiones del cuerpo de Mossos d¨Esquadra con garantías suficientes” (pág. 87).

El autor nos dice que: “Voy a intentar explicar el porqué del posible fracaso de una estructura de Estado. Está de moda llenar páginas enteras de periódicos sobre los fundamentos de la posible nueva nación…

Hablamos de un territorio de 31.895 km2 con sus 580 Km. De costa. En Cataluña hay unos doce mil kilómetros de carretera, de los cuales casi mil son de autopistas altamente transitadas, que incluye la europista que va del sur al norte, atravesando el continente. Cerca de 1.600 Km. de vía de ferrocarril con enlace directo, en algún caso, al otro lado de la frontera (sólo diez comarcas del territorio catalán de las cuarenta y dos existentes con Moianès incluido, se encuentran sin estaciones y/o servicio ferroviario). Un aeropuerto internacional, dos de segunda división de carácter más turístico, y el resto podríamos decir que son aeropuertos de andar por casa. La costa catalana dispone de dos puertos importantes a todos los niveles, Barcelona y Tarragona, tanto por el tránsito de personas como por el de mercancías, con el añadido de ser dos referencias dentro de los puertos mediterráneos. Trescientas líneas de bus urbano e interurbano y el servicio de metro de Barcelona con sus 123 km de longitud hacen que Cataluña se convierta en un territorio donde cuidar de sus 7.512.982 ciudadanos (2014) más turistas y pasantes sea una función complicada. También se han de añadir a la función de vigilancia las 1.900 áreas industriales con un total de 35.000 hectáreas. Por lo tanto, y como ya hemos mencionado anteriormente, no vale distraerse… La Policía tiene que cumplir su papel dentro de la sociedad y, como tal, debe centrar sus esfuerzos en velar por el bienestar de los ciudadanos y sus bienes…”     (págs… 17-18).

Y continúa: “…un exceso de parentesco y/o amiguismo por metro cuadrado en la línea de mando de una organización es el camino a la perdición colectiva. Esto sucede, y mucho, en la estructura de la Policía catalana.” (pág. 20).

“…he aquí el gran invento del gran gobernante catalán: una estructura de Estado sin ni siquiera saber si las áreas de los cimientos están lo suficientemente preparadas y sí se tienen las miras lo suficientemente largas como para llegar a todas partes… El Estado español ha sido siempre un buen referente en cuanto a formación y capacitación de mandos de todas las armas, incluso como profesorado en centros de formación y perfeccionamiento fuera de nuestras fronteras… El Gobierno catalán aquí ya cometió el primero de sus grandes errores: buscar a gente afín políticamente, en lugar de afinar en la capacidad operativa de los escogidos… (Se refiere al profesorado de los futuros mozos).

…si en lugar de dar tantas alas a pájaros sin ninguna idea de volar, hubieran encerado las de los auténticos profesionales, aunque llegados de las Españas, todo habría funcionado mejor seguro, al menos en el apartado operativo. Pero no, como no hablaban catalán, no servían…”. (pág. 23).

“Hay quien dice que el despliegue de la Policía catalana no fue más que la creación de una guardia pretoriana de los mismos gobernantes de turno para estar bien informados de todo aquel o aquello que les interesara o se moviera por el país… Además de hacer mover los hilos de la estructura a conveniencia, para dirigir la utilidad de la misma hacia intereses propios”.

Y dice el autor: “Un Estado tiene la obligación en una de sus estructuras de velar por la seguridad de sus ciudadanos. En la declaración de los Derechos Humanos se deja constancia en varios puntos, de manera implícita, de la necesidad de una seguridad ciudadana que sea garante de estos derechos. La Policía no es como otros departamentos que se pueden quitar o poner según las necesidades puntuales de la sociedad, sino que debe estar en todo momento en igualdad de condiciones, al menos en cuanto a las necesidades de los ciudadanos…” (págs. 25-26).

Describe el penoso funcionamiento de la DAI, División de Asuntos Internos, totalmente politizada, como toda la estructura de los mozos, por otra parte: “Eres de la antigua CIU? ¿De la nueva Democracia y Libertad? ¿Tienes algún familiar en la estructura del cuerpo con un cargo con algo de importancia? ¿O de algún invento similar? ¿Formas parte del proceso “procés” hacia la independencia? etc. Porque, si es así, no hace falta que te preocupen estas siglas, escaparás de ser condenado y de sufrir la virulencia de las llamas de la hoguera. Pero si no eres de la familia la llevas clara…” (pág. 29).

Narra hechos delictivos, de una gravedad inusitada, que no entiendo como no han sido puestos en conocimiento de la Fiscalía o de la Autoridad Judicial: “Detenciones por ego. Retenciones a ciudadanos durante horas por no tener ni idea de lo que se tenía que hacer en una situación determinada… Tráfico de productos estupefacientes en las mismas celdas y con los mismos detenidos, incluso hay quien ha practicado sexo. Absolutamente de todo. Y los mandos como si no vieran nada, como si no fuera con ellos la cosa…” (pág. 32).

Sobre el funcionamiento del cuerpo, dice: “Las tonterías que llegue a ver en poco tiempo no tienen ni nombre. El libertinaje fue en muchos casos tal y con tanta impunidad, que era para pedir aquello de “que vuelva la Guardia Civil”, y os pediría que me perdonaseis si no hago una mención más objetiva de los hechos, comprenderéis que se debe dejar en el saco del secreto profesional…

Así que decidí hacer un cambio total, aunque fuera de manera temporal, y como tenía la suficiente antigüedad en la administración, opté por coger una excedencia voluntaria de dos años.

Uno de los motivos fue meditar la posibilidad de hacer unas oposiciones a un cuerpo de Policía estatal, una Policía de verdad…”.

En fin, termino ya, que está comprobado que cuanto más largo es un artículo, menos se lee.

Me gustaría haber logrado su interés por la lectura de este pequeño (por el tamaño) gran libro (por el contenido). Y mucho me temo que no lo verán en las bibliotecas públicas catalanas…

Su coste es de solo diez euros, pero vale mucho más.

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

RAJOY NO ES PRUDENTE, SINO COBARDE

13 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com

Ramiro Grau Morancho

Ayer asistí, como millones de españoles, a la declaración televisada de la independencia de Cataluña, por parte de Puigdemont, ese delincuente político y económico, que a estas horas ya debería estar en prisión, o por lo menos en los calabozos policiales, pendiente del pase a disposición judicial, en su caso.

Pero nada de esto ha sucedido. España está en estado de deshecho, en franca descomposición, y todo el mundo mira para otro lado, con tal de no hacer nada.

La sala de gobierno del TSJ Cataluña efectúa una declaración institucional, diciendo que ellos están con la Constitución y con las leyes…, pero no hacen nada.

Tres asociaciones de fiscales, creo que todas las existentes, a excepción de una asociación de fiscales y jueces sustitutos, a los que lo único que les preocupa son sus trabajos precarios, han dicho que ha habido un golpe de estado, pero nadie se anima a interponer la querella correspondiente… ¡Supongo esperarán órdenes¡

Y quien tiene que dar las instrucciones, el fiscal general, está a su vez a las órdenes del ministro de justicia, que solo hará lo que le diga Rajoy.

Pero ¿Quién es Rajoy? ¿Rajoy sigue vivo o pasa como con Franco, que decían que ya estaba muerto, pero seguía gobernando a España y a los españoles, bastante mejor que los pusilánimes actuales, dicho sea de paso?

Todos hemos pensado –a veces uno cree, aunque no quiera creer- que Rajoy era un hombre de estado, que tenía unos nervios de acero, que dominaba los tiempos, que solo actuaría cuándo no hubiera más remedio, que era el Bismark español, vamos que don Manuel Fraga a su lado era un aprendiz de gobernante y estadista…, hasta que nos hemos dado de bruces con la cruda realidad.

Rajoy no es prudente, entendiendo por prudente la persona que actúa con moderación y cautela, según el diccionario de la real academia de la lengua española.

En mi modesta opinión, Rajoy es más bien cobarde, entendiendo por tal, según la acepción primera del diccionario, la persona “Pusilánime, sin valor ni espíritu para afrontar situaciones peligrosas o arriesgadas”.

En efecto, y término ya con cuatro meditaciones u opiniones:

  • Requerir al Presidente de la Generalidad catalana para que le diga que es lo que dijo ayer, cuando toda España asistió atónita a la declaración unilateral de independencia, es propio de una persona prudente…, o más bien de un cobarde. –
  • Rajoy podría haber acudido a la declaración del estado de alarma (art. 116, 2, de la Constitución), pero no lo ha hecho pues es una facultad que tiene el Presidente del Gobierno, y este hombre quiere bañarse, pero sin mojarse, vamos, no quiere asumir responsabilidad alguna…
  • La Ley de Seguridad Nacional, promulgada en 2015, le permite declarar una situación de interés para la seguridad nacional, y adoptar numerosas medidas policiales, de orden público etc. Por ejemplo, intervenir y pasar a controlar de verdad a los sedicentes mozos de escuadra.

Pero tampoco lo ha hecho porque, en mi opinión, no solo es timorato y pusilánime, sino también cobarde. –

  • Mientras tanto, y cada minuto que pasa, la situación no solo no mejora, sino que empeora, pues la suspensión de la entrada en funcionamiento de la nueva república catalana, no se sabe por cuánto tiempo, no soluciona nada, pues estamos ante el nacimiento de UN NUEVO ESTADO, EN DIFERIDO.

Los golpistas consiguen ganar tiempo, mientras España, o más bien Rajoy, permanece inerme e inerte, e irán por el ancho mundo buscando el “reconocimiento” de países de tercera, muchos de los cuales “venden”, literalmente, sus votos en la ONU y otros organismos internacionales, por lo que no les será difícil conseguir media docena de reconocimientos, por lo menos…

Como los dirigentes de la Generalidad están acostumbrados a exigir cohechos, presuntamente, no les será difícil abonar estas “gratificaciones” a los gobernantes de los “países amigos”…

Decía ayer por televisión un ilustre político, ya retirado, que este golpe es mucho más grave que el del 23 de febrero, pues aquel solo pretendía acabar con la Constitución de 1978, pero éste quiere terminar con los más de quinientos años de historia en común de todos los habitantes de esta vieja piel de toro, que llamamos España.

Dios no lo permita, porque de Rajoy espero muy poco, la verdad.

Y del Rey, todavía menos.

Guardar

Guardar

ZAPATERO, EL GAFE TRAIDOR

11 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Si hay un animal que nos produce asco y repugnancia a la práctica totalidad de la población, son las ratas.

Puigdemont es un delincuente, eso está claro, y solo es cuestión de tiempo que vaya a la cárcel, aunque en este país con una administración de justicia totalmente contaminada por la política, todo es posible… ¡Hasta que no le pase nada!

Pero que es una rata, y una rata peligrosa, de las que siembran la miseria por donde pasan, propagan enfermedades y enfrentamientos entre las personas, no hay ninguna duda.

Pero la llegada a la situación en la que estamos, que dicho sea de paso y como jurista que soy (por lo menos aprendiz de jurista), sigo sin saber si Cataluña ya es un estado independiente, con forma de República, o sigue estando en España, pues es UN PAÍS EN DIFERIDO. (Se ve que la expresión de la señora de Cospedal ha hecho furor en la clase política).

Lo que está claro es que ese ESTADO EN DIFERIDO se ha alzado contra España, no voy a decir en armas, pero casi, a juzgar por los enfrentamientos de esos matones a los que llaman “mozos” con los policías nacionales y los guardias civiles, el pasado día 1 de octubre de 2017.

Una fecha muy triste para la Historia de España, al igual que el día de ayer, 10 de Octubre, que marca el inicio de la desintegración nacional…

Esta situación tiene unos autores: Pujol, el ladrón al por mayor, Arturo Mas, la rata de Gerona…, pero también hay unos cómplices, cooperadores necesarios para la perpetración de los graves delitos que se están realizando ante nuestros ojos, de una forma pública y notoria, y con una total y absoluta impunidad, al menos por ahora: Aznar, Rajoy y, sobre todo, un traidor a España y gafe, muy gafe, llamado Zapatero.

Zapatero es un personaje siniestro en la Historia de España, una simple nota a pie de página, pero que ha hecho mucho daño, y lo sigue haciendo.

Una buena parte de la situación se la debemos a él, con la aprobación en el Congreso de un estatuto de autonomía absolutamente inconstitucional en Cataluña, como se encargó de decirles el Tribunal correspondiente…, con solo siete años y medio de retraso, que las cosas de palacio van despacio., ¡Y tan despacio, sobre todo cuando el muy hideputa se dedicaba a presionar a la presidenta del Constitucional para que no tuviera prisa alguna en dictar la sentencia correspondiente…, para evitarse problemas con la Generalidad!

Y hablo de la Generalidad y no de los catalanes, pues los separatistas se han pretendido arrogar la total y absoluta representación del pueblo catalán, lo que no es cierto, y lo hemos visto claramente en los días pasados…

Pues bien, este traidor a España (“el concepto de nación es un concepto discutido y discutible”, su gran “aportación” al derecho constitucional; no me extraña que le echaran de la Universidad de León), además es gafe, y lo ha demostrado sobradamente, pues todo lo que toca, o aquello por lo que se interesa, lo acaba jodiendo.

Por eso temí lo peor cuándo me enteré de que iba a asesorar a Maduro, él, que no sabe hacer ni una o con un canuto… Y claro, así les va a los pobres venezolanos.

De cualquier forma, estoy dispuesto a encabezar con cien euros una suscripción popular para pagarle los billetes de ida a Venezuela, para él y su familia, con una sola condición: que no vuelva nunca más.

Guardar

UNA IGLESIA TOTALMENTE DESNORTADA

11 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La Iglesia católica tiene un Papa argentino, que como buen argentino, habla mucho y no dice nada, o lanza mensajes totalmente contradictorios, y opuestos entre sí, generando confusión en los fieles, cada día menos, por desgracia.

Mientras tanto otras religiones, como los musulmanes están ganando terreno en todo el mundo, con su fanatismo y total intransigencia, intentando que los gobiernos se adapten a sus principios, y no que se trate de dos mundos distintos, en los que sea posible convivir libremente, profesar otras religiones, ser agnóstico o ateo, etc.

España no está ajena a esta deriva de la Iglesia católica universal, y solo hay que ver la actuación de cuatrocientos curas separatistas catalanes, que desafían al orden constitucional del que nos hemos dotado todos, libre y voluntariamente, encabezados por el Obispo de Solsona, que a juzgar por su mirada y comportamiento, necesita urgentemente ayuda, no sé si psicológica o incluso psiquiátrica…

La actitud traidora de estos curas es realmente patética, pues cobran su sueldo del Estado español, por medio de las transferencias que anualmente se hacen a la Iglesia católica, a modo de compensación por las expropiaciones de sus bienes en la famosa desamortización de Mendizábal y Madoz, que no le fue a la zaga. ¡Creo que los españoles ya hemos abonado varias veces el valor de esos bienes, pese a lo cual les seguimos pagando, como una especie de deuda perpetua!

Pues bien, en lugar de procurar el bien común, la pacificación de la sociedad, evitar las asperezas y enfrentamientos que a nada bueno conducen, etc., estos curas “trabucaires” (pero cobardes) prefieren llevar a los catalanes y españoles a una nueva guerra civil…

¿Es qué la jerarquía católica, empezando por ese Papa absolutamente desnortado –y digo desnortado por no decir ido-, la Conferencia Episcopal española y el propio Cardenal Arzobispo de Barcelona, no pueden poner a ese Obispo y a esos curas separatistas en su lugar…?

¿Somos católicos o somos protestantes, dónde cada pastor hace lo que le sale de los cojones, hablando claramente?

Procuro escuchar la Cope, cuando puedo, o ver 13 TV (rece televisión), pero he visto que han pasado de puntillas sobre la cuestión catalana, el problema más grave al que se ha enfrentado España desde el pronunciamiento militar del 23 de febrero de 1981.Y digo pronunciamiento militar, en acertada expresión de “nuestro” buen Padre, don Jesús Calvo Pérez, pues los militares sublevados no pretendían ocupar el poder, sino dar un golpe de timón a la situación, evitando el hundimiento de España, mientras que los de ahora sí son auténticos golpistas, pues pretenden crear un nuevo Estado, desmembrando España, y autoproclamándose primer presidente de la república catalana ese sujeto al que a partir de ahora voy a llamar “la rata de Gerona” (y que me perdonen las ratas).

En fin, son días aciagos para España y los españoles, y la existencia de un Jefe del Estado de carácter muy débil, asistido por un gobierno de cobardes, trepas y marisabidillas, pero que no saben ni de la Misa la media, me hacen teme lo peor.

Que Dios nos coja confesados.

Guardar

UN ESTADO DE DERECHO NO NEGOCIA CON DELINCUENTES

9 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Ningún Estado serio del mundo negocia nada con los delincuentes. Simplemente se les aplica el código penal vigente, y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado proceden a su detención y puesta disposición judicial, y esa Autoridad Judicial es quien decreta si van a prisión preventiva o pueden permanecer en libertad provisional, con o sin fianza, y siempre a resultas del procedimiento penal incoado contra ellos.

Así sucede en todos los países civilizados, y que se rigen por el Derecho.

La legislación prevé, en el caso de los funcionarios públicos, la suspensión provisional de funciones, que lleva aparejada la suspensión de empleo y sueldo.

Pareced evidente que la misma previsión debe existir en el caso de los cargos públicos, es decir, políticos, que hayan sido cogidos con las manos en la aja, hayan incumplido sus obligaciones o pasen de todo, dedicándose a fumar puros y leer El Marca en su despacho oficial, repantingados en su sillón, y con los pies encima de la mesa, mientras España entera se desmorona…

¡Hace falta tener los cojones como el caballo de Espartero para actuar así, o lo que es peor, no tenerlos!

La ciudadanía está harta, estamos hartos, de esta situación, viendo como los que cobran por gobernarnos hacen dejación de sus funciones, por su cobardía, inutilidad o, lo que es peor, traición.

Hora surge un movimiento “espontáneo”, organizado por Potemos (no es un error), la Cup, o lesbianas al poder, los pro etarras del País Vasco, y con el acompañamiento coreográfico de cientos de miles de tontos útiles (que en España son millones), diciéndole al legítimo Gobierno de España “que hay que hablar”, “que hay que negociar”, y que “negociando” se solucionan los problemas…

¡Seguro que sí! Seguro que la violada si le dice al violador que hablen, este deja de penetrarla, o de exigirle que le haga una felación, con el cuchillo o la pistola en su cabeza. O que el atracador, al oír “vamos a hablar”, deja de atracarte, y te invita a tomar un café, para hablar de la brevedad de la vida, y de lo mal que va el mundo.

¿Pero en qué mierda de país vivimos, y siento decirlo, pues amo mucho a mi Patria?

En una Nación seria y civilizada, quienes no cumplen las Leyes por las buenas, la acaban cumpliendo por las malas.

Esa es la fuerza coercitiva del Derecho, que a diferencia de las normas morales que son de aplicación voluntaria, y además el sentido ético y moral cambia de unas a otras personas, en el caso de las normas jurídicas son un mínimo exigible a todo ciudadano, por las buenas o por las malas.

El Gobierno no puede hacer dejación de sus funciones. Y si son incapaces de llevar los pantalones bien puestos, y de tener coraje para enfrentarse a la situación, lo mejor que pueden hacer es dimitir.

Y lo mismo digo respecto al Rey.

Es cierto que hace unos días tuvo una intervención muy sensata, a la que rápidamente replicó “el cheposo” diciendo que él tenía cinco millones de votos detrás, y que al Rey no le había votado nadie… Y es verdad.

Pero lo que seguramente ignora “el chepas”, y toda la gentuza de su cuerda, es que la Constitución de 1978, que sí fue aprobada por la mayoría del pueblo español, establece en su art. 62, h). que “Corresponde al Rey: El mando supremo de las Fuerzas Armadas”.

Y el art. 8, 1, de la Carta Magna dice que: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

En esas estamos. Yo hubiera preferido ver a Su Majestad con el uniforme de Capitán General del Ejército, la verdad. Creo hubiera sido lo más apropiado, pues estamos ante un golpe de estado, por ahora incruento…, pero no sabemos por cuánto tiempo.

Guardar

EL GOBIERNO NEGOCIA LA RENDICIÓN DE ESPAÑA ANTE LOS HIJOS PUTATIVOS DE JORGE PUJOL. NUNCA TAN POCOS HICIERON TANTO DAÑO A ESPAÑA…

5 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

¿Recuerdan ustedes las primeras elecciones que ganó Aznar, creo recordar que en 1996, cuándo las juventudes del PP cantaban en la puerta de Génova: “Pujol, enano, habla castellano”.

Pensaban que iban a tener mayoría absoluta, y que no iban a necesitar a CIU para nada…, pero luego vino la dura realidad, y Aznar tuvo que reconocer “que hablaba catalán en la intimidad”, no sabemos si en el baño, cuando hacía sus deposiciones, o haciendo el amor con su señora…

Luego vivieron un sinfín de concesiones a Cataluña, para intentar apaciguarlos: se cortó, metafóricamente, la cabeza a Vidal Cuadras, no le gustaba al enano mandarín, pero gran ladrón, se hizo la vista gorda frente a la “ley de las comisiones”, se permitió la extorsión pura y dura a cualquier empresa que quisiera establecerse o marcharse del paraíso, digo de Cataluña, en fin, para que seguir.

Las nuevas generaciones se sumergieron de cabeza en un “educación” sectaria, totalmente en catalán, y enseñándoles desde la guardería a odiar a España y a los españoles.

Se reescribió la Historia, haciéndola a su gusto, y solo se estudió la geografía catalana, la literatura catalana, y hasta el sexo en catalán, que creo es una mezcla entre el francés y el dar por el culo, metafóricamente hablando, claro.

Asumieron las competencias sobre todo lo habido, cárceles, puertos, sanidad, policía, inspecciones administrativas, y se fueron poniendo las bases para la construcción de un estado soberano.

Todas las personas con dos dedos de frente lo veíamos, pero por lo visto Aznar, a pesar de que en su segundo mandato tuvo mayoría absoluta, seguía sin verlo.

Y Zapatero, el memo, tampoco. Éste inútil aprobó en el Congreso un estatuto de autonomía totalmente inconstitucional, como tuvo ocasión de declarar el tribunal constitucional con solo siete años y medio de retraso, y cuando ya se habían dictado numerosas leyes y normas reglamentarias de desarrollo del mismo.

Por cierto, que Alfonso Guerra, que tanto se rasga las vestiduras estos días, era presidente de la comisión constitucional del Congreso, y votó a favor.

Los seis años en el poder de Rajoy han sido la inanición más absoluta.

Un personaje absolutamente mediocre, gris, inútil, al que solo puede hacer sombra el propio Rey, pues son tal para cual, y lo estamos viendo estos días.

¿El resultado? No hace falta decirlo, pues está a la vista.

Los hijos putativos de Jorge Pujol, que no es lo mismo que hijos de puta, aunque hay de todo, estarán contentos, pues conseguirán librar a su “papá” de la cárcel, y morirá en la cama, de muerte natural, con nuestros tres millones de euros en sus bolsillos, y los de su prole.

Porque, y conviene no olvidarlo, estamos ante una obra de teatro, donde la mayoría de los personajes son simples marionetas, hábilmente manejadas por Jorge Pujol y el NOM, Nuevo Orden Mundial, que ha diseñado una España destruida, sin fuerza alguna, para poder defender el Sur de Europa dela invasión de los nuevos bárbaros…

Pueden estar contentos los políticos antes mencionados, y alguno más: a España entre todos la mataron, y ella solo se murió.

Ramiro GRAU MORANCHO,

Ex Fiscal, Abogado y escritor.

Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

www.ramirograumorancho.com

Etiquetas: .

Guardar

LOS ESPAÑOLES NO TENEMOS UN JEFE DEL ESTADO DIGNO DEL CARGO

3 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Dice la Constitución del 78 en su artículo 56 que “El Rey es el Jefe del Estado”.

El artículo 61 establece que al ser proclamado “prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas”.

Ante los graves acontecimientos producidos en Cataluña, y que solo son un preludio de los que se producirán en los próximos días, Dios no lo quiera, me pregunto: ¿Tenemos Jefe del Estado en España…, o estamos en un interregno?

Nada se sabe de don Felipe VI, a excepción de un par de comentarios, de pasada, en sendos discursos, como el que no quiere la cosa, procurando no mencionar en concreto a Cataluña, no vaya a ser que se enfaden, y se metan con él y con su familia…

No sé si este Señor aspira a ser Presidente de la República Catalana, o a repartirse los dos cargos, su esposa como Presidenta de la nueva República, y él, Rey de España. ¡Y ya de paso hacemos una confederación de pueblos ibéricos, e invitamos a incorporarle a Portugal! (Que, obviamente, nos mandarían a hacer puñetas, pues Portugal es un país pequeño, pero serio, no como España…).

Dicen que en las situaciones dramáticas es cuando se conoce el verdadero temple de las personas, o la falta de carácter, de decisión, de determinación, en definitiva, de hombría.

Creo que los españoles ya hemos visto, por desgracia, lo poco que podemos esperar del actual Jefe del Estado. Dicho sea con todo respeto, sin acritud, pero con una profunda tristeza y decepción.

Es evidente que vamos hacia una reforma constitucional, para intentar dar encaje en España al hecho diferencial catalán… Y después al vasco, al gallego, al murciano, al de Cartagena, de Jumilla, etc… (Y ya, puestos a pedir, exijo que se reconozca la independencia de mi pueblo natal, Laguarres, en el Alto Aragón).

Y teniendo en cuenta que la Jefatura del Estado puede ser desempeñada por un Rey o por un Presidente de la República, tal vez sería hora de que el pueblo soberano pudiera pronunciarse con total libertad al respecto, para ver si preferimos un presidente de la república, al que podamos echar pasados unos días, si demuestra su ineptitud y cobardía (o ambas cosas), o preferimos tener que aguantar a un Rey vitalicio. Y no solo a él, sino a su hija, y después a los sucesores correspondientes, hasta el fin de los tiempos, o el advenimiento de una revolución.

Aunque el voto es secreto, yo votaría por la república, visto lo visto (y lo que nos queda ver, por desgracia para todos).