Tag Archives: Ramiro Grau Morancho

CHAPUZAS BELLOCH

29 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Hace unos días se publicó que la Audiencia Provincial de Tarragona había condenado a doña Mari Cruz Soriano, la esposa de don Juan Alberto Belloch Julbe, ex biministro de justicia e interior, senador y Alcalde de Zaragoza, actualmente magistrado de la audiencia provincial de Zaragoza, por un delito contra el medio ambiente, al haber construido un chalet en Tarragona, en una zona donde estaba prohibido hacerlo.

Supongo que la sentencia será recurrida ante el Tribunal Supremo, por lo que no ha adquirido firmeza, y por la tanto la presunción de inocencia sigue existiendo.

Según Heraldo, ese diario que ojeo en los bares, tomando café, es decir, a bote pronto, el chalet había sido escriturado a nombre de una hija de la pianista…, aunque supongo que, a la hora de la verdad, la madre preferiría arrogar las consecuencias legales para librar a su hija, con toda una vida por delante, de una previsible condena penal. Es algo que le dignifica como madre, e incluso como esposa, pues el señor Belloch al parecer no ha tenido nada que ver con el asunto.

De cualquier forma, me resulta muy curioso que una señora que vive de su marido (o de sus rentas, patrimonio, etc.), no pare de comprar inmuebles en Valderrobles y comarca, por ejemplo, o que disfruten de un nivel de vida que ya querría para mí mismo, después de una vida de trabajo constante.

Es sorprendente la gran capacidad de los políticos “socialistos” para enriquecerse, mientras que las administraciones por las que pasan quedan al borde de la ruina o de la quiebra.

Así sucede, por ejemplo, con el Ayuntamiento de Zaragoza, cuyas deudas no van a poder pagar no ya nuestros hijos, sino ni siquiera nuestros nietos.

No se sí la Cámara de Cuentas de Aragón y el Tribunal de Cuentas han empezado a desentrañar la madeja de las cuentas (por no decir la ruina) de Ayuntamiento de Zaragoza, los latrocinios de la Expo del 2008 (a cuya contabilidad espero no le suceda lo mismo que a la de la Expo de Sevilla, de 1992, que “casualmente” se quemó la nave donde estaba almacenada), o la desastrosa gestión del famoso tranvía de Zaragoza, totalmente ruinoso y deficitaria, como ya ha constatado el Tribunal de Cuentas en su “Informe de Fiscalización del desarrollo, mantenimiento y gestión del Tranvía de Zaragoza”, aprobado el 6 de febrero pasado.

De dicho informe entresacamos algunos párrafos:

“Los estudios previos…advertían de los elevados costes que suponía la implantación de un tranvía, de la desproporción entre el interés social y el coste económico que ello suponía, así como de su impacto en términos de sostenibilidad por la importante inversión pública que precisaba, poniéndose de manifiesto los problemas de su establecimiento como sistema de transporte de la ciudad…”.

Pero eso, ¿a quién coñó le importa? “La PSOE”, siguiendo el modelo italiano, siempre se ha financiado con la implantación de tranvías, y ahí tenemos el tranvía de Jaén, el de Parla, y tantos y tantos otros, muchos de los cuales ni siquiera funcionan, pues no hay medios para poder sostenerlos. Pero mientras tanto, quien guisa se lleva la mejor parte…

“En los expedientes de los diversos contratos de asistencia técnica…, así como en los contratos de redacción de proyectos y de supervisión de la redacción del proyecto constructivo concertados por el Ayuntamiento de Zaragoza se ha detectado la concurrencia de incidencias e irregularidades que constituyen incumplimientos de la normativa de contratos del Sector público y de prácticas que no resultan conformes a los principios de publicidad, transparencia y objetividad rectores de la contratación pública”.

“A 31 de diciembre de 2015, según figura en el Boletín Estadístico del Banco de España, el citado Comité incrementó la deuda financiera efectiva mantenida por el Ayuntamiento en un importe de 256 millones de euros, como préstamo de asociación público-privada por la construcción del tranvía”.

Pero, ¿Qué más da, si la deuda del Ayuntamiento de Zaragoza es impagable…?

¡Qué curioso ver como estos “socialistos”, repito, son tan zotes gestionando el dinero público, pero tan listos para vivir como millonarios, y adquirir grandes patrimonios inmobiliarios!

La verdad es que da mucho que pensar, y nada bueno…

LIBERADOS… DE TRABAJAR

28 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Rajoy, el rajao, ha sido incapaz de limitar al máximo la presencia de liberados en las numerosas administraciones públicas existentes, no teniendo la gallardía de poner a los sindicatos de clase en su sitio, ante el espejo de sus propias contradicciones.

En efecto, se trata de sindicatos de clase, pues ellos son una clase superior, diferente, privilegiada: no pueden ser despedidos, son los últimos en abandonar las empresas, caso de expedientes de regulación de empleo, disfrutan de su salario integro, la empresa no puede vigilar que hacen en sus horas teóricamente dedicadas a actividades sindicales -lo tiene declarado la jurisprudencia sobre la materia, desde el Tribunal Supremo al Constitucional-, y si van a la huelga no se les descuenta nada, pues como no trabajan no se sabe si hacen huelga o no, etc.

En realidad para ellos hacer huelga sería trabajar, lo que se denomina técnicamente una huelga a la japonesa, pues es como hacen huelga los japoneses, trabajando más.

Es cierto que la figura del liberado tuvo su razón de ser y su sentido…, pero hace treinta años. En efecto, al comienzo de la transición, era necesaria una cierta profesionalización de los trabajadores negociadores de los convenios colectivos, puesto que los representantes de los empresarios eran profesionales del derecho laboral, graduados sociales y abogados, básicamente. Por consiguiente, al promulgarse el Estatuto de los Trabajadores de 1980, se acordó la inclusión en el mismo de una serie de garantías para el ejercicio del derecho de representación colectiva, entre otros el siguiente: “Podrá pactarse en convenio colectivo la acumulación de horas de los distintos miembros del comité de empresa y, en su caso, de los delegados de personal, en uno o varios de sus componentes, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración” (art. 68, in fine).

Las posteriores Sentencias del Tribunal Constitucional núms. 40/85, de 15 de marzo (BOE de 19 de abril) y 72/86, de 2 de junio (BOE de 17 de junio) confirmaron e interpretaron generosamente este derecho a favor de los representantes sindicales de los trabajadores, que con el tiempo, y por el excesivo uso –notablemente ampliado por diversos convenios colectivos-, se ha ido convirtiendo en un auténtico abuso

Son la nueva clase vividora. En mi época de profesor universitario un compañero se liberó –lo que fue un gran alivio para sus alumnos, dada su incompetencia docente, y, sobre todo su sectarismo ideológico-, y se dedicó a vivir la vida, lo que no le impedía participar en los órganos de gobierno del centro, en la comisión de los nuevos planes de estudio, en concursar para profesor titular, obteniendo la plaza correspondiente: ni el pudo llegar más alto ni la universidad más bajo, etc.

Alumnos que le conocían me comentaban que su señora también estaba liberada, en la DGA –entonces no se había puesto de moda llamarla el Gobierno de Aragón-, y eran un matrimonio feliz y liberal, sobre todo muy liberado, pues ninguno de los dos daba golpe.

Como alguien tenía que dar las clases, se contrato a una profesora sustituta, que rápidamente se quedó embarazada, por lo que hubo que contratar a una tercera persona, para que diese las clases que no podía dar la embarazada, pues estaba de baja, con lo cual la universidad tuvo que pagar tres sueldos, donde antes había uno solo. Esto es lo que yo llamo inventar empleo público…

Otro conocido, abogado de campanillas, es decir, con aires de grandeza, era funcionario de carrera, y prefirió embarcarse en la profesión liberal. Cuando descubrió que no todo el monte es orégano, que muchos clientes no pagan, y que a otros no los aguantan ni en su casa, solicitó el reingreso en la administración correspondiente, y el mismo día que se reincorporó, el sindicato al que pertenecía le “liberó”, de forma que únicamente volvió a la Administración a efectos de cobro y clases pasivas, pero no para trabajar, pues siguió cómodamente instalado en su despacho de Abogado, pero eso si, con la seguridad de cobrar su sueldo funcionarial a final de mes, además de lo que pudiera obtener de letrado. Como es un hombre con mucho desparpajo, decía en una entrevista en la prensa que había negociado con el sindicato su “liberación”, a cambio de llevarles pleitos, supongo que sin cobrar, o cobrándoles poco, pues no lo aclaraba…

En resumen, que la mayoría de los liberados son unos caras de campeonato, que utilizan su “liberalización” para no pegar golpe, seguir incordiando a la empresa en la que ya no trabajan e intentar así justiciar su –a todas luces- privilegiada situación.

Por supuesto que hay excepciones; pero son los menos.

LIBERADOS DEL SALUD. Los sustitutos de los 190 liberados sindicales de la DGA cuestan 4,7 millones de euros según la documentación que ha hecho pública el Ejecutivo, la mayor parte de los liberados se encuentra en el personal estatutario del Salud.

 

FALSOS EDITORES

24 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Desde mi particular punto de vista, hay tres clases de editores:

  1. El editor de verdad, especie humana extinguida, o por lo menos en vías de extinción, y que es la que recoge la acepción tercera del Diccionario de la Real Academia Española: “Persona que publica por medio de la imprenta u otro procedimiento una obra, ajena por lo regular…, multiplicando sus ejemplares”.

Es decir, es un tipo de empresa en la que se asume un riesgo económico al editor libros, propios o ajenos, aunque lo más normal es que sean ajenos.

Aunque también existe la figura del autor-editor, que publica básicamente sus propios libros. Yo soy uno de ellos, a través de Grau Editores (aprovecho para hacer publicidad gratuita de mis libros). Por cierto, me ofrezco también para editar libros de terceros, siempre que valgan la pena.

  1. La concepción anglosajona del editor, como la persona que recopila unos determinados textos, para reelaborar, estructurar, etc., una obra, generalmente de una o varias personas ajenas. Posiblemente a este tipo de editor responde la acepción cuarta: “Persona que edita o adapta un texto”.
  2. Y hay un tercer tipo de editores, o más bien de falsos editores, que son los que proliferan actualmente: el espabilado que hace de intermediario con las imprentas, encareciendo el producto, y que realmente aporta poco o muy poco al proceso editorial. Básicamente encarece el producto, y/o cobra comisiones de la imprenta “seleccionada”, que siempre es la que más dinero le da, obviamente… Una vez aparecido el libro, te deja las cajas llenas de ejemplares en tu casa, y desaparece.

Pero eso sí, algunos tienen hasta el cinismo de aparecer en las presentaciones, figurando como el editor, cuando son unos simples intermediarios o gestores en el proceso de edición, y poco más.

Y en muchos casos con un notorio desconociendo de lo que lleva entre manos, que no es baladí…

Yo me cansé de andar tratando con esos falsos editores, que lo único que hacen es encarecer el coste de los libros, sin ningún valor añadido, como no sea su tremenda cara dura y cinismo “editorial”, y opté por crear mi propia editorial, Grau Editores, para la publicación de mis libros, y espero que en un futuro próximo, los de mi hijo. Pueden ver en Internet la Web de la editorial, y la oferta existente, al día de hoy.

Nunca había sido tan fácil publicar un libro como ahora mismo. Lo difícil es venderlos. Más que difícil, es casi milagroso.

Todo el mundo (y al decir todo el mundo me refiero a familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.), se cree “con derecho” a que le regales un ejemplar. En el caso de que resida en otro localidad debes enviárselo, preferiblemente por correo certificado, no vaya a ser que se pierda, y dedicado, por si el imbécil éste llega a ser algo el día de mañana, y así podamos fardar de nuestra gran amistad.

Luego vas a las tiendas de viejo de libros y te encuentras con ejemplares dedicados amorosamente por el autor, y salvo casos de fallecimiento del destinatario, te dan ganas de averiguar quién es, para ir a decirle cuatro cosas.

Recuerdo mi libro, más bien folleto o librito, “Cuestiones Universitarias”, del que no se vendía ningún ejemplar, por la sencilla razón de que fue una edición no venal, y me dediqué a regalarlo a quien me pareció conveniente.

Pues bien, un día que entré en una de esas librerías de viejo me llamó mucho la atención ver que había varios ejemplares a la venta. ¡Serán hideputas, pensé, que lo reciben como regalo, y lo han “apreciado” tanto que lo han puesto a la venta!

Doy por bien hecha la venta si realmente necesitaban el dinero, pero caso contrario, me parece una villanía digna de todo desprecio.

Como me decía una librera amiga, Elena, “libro regalado, libro no vendido”, y así es. Además la gente tiende a no valorar lo que se recibe gratuitamente, pues confunden valor con precio. Es decir, como me lo han regalado, y no me ha costado nada, pues –se supone- que tampoco vale nada…

Así sucede, por ejemplo, con las ayudas sociales, que la mayoría de las personas que las reciben tienden a pensar “que tienen derecho a ellas”, sin darse cuenta de que lo lógico sería que hubiera algún tipo de contraprestación o exigencia de cumplir unos determinados requisitos: búsqueda activa de empleo, obligatoriedad de escolarizar a los hijos, etc.

En fin, termino ya. Simplemente un dato muy elocuente: más del 90% de los libros que se publican actualmente en España se realizan por este sistema de falsos editores, es decir, poniendo todo el dinero el autor, y no solo el dinero necesario, sino mucho más, para dar de comer al falso editor.

Hoy en día, el que no vive del cuento es porque no quiere.

Como dice don Fernando Sánchez Dragó: “cuándo encuentro a un amigo que está sin trabajo le digo que es porque quiere. Que monte una ONG, y se dedique a pedir subvenciones, que es lo que hacen todas”.

Y no le falta razón. Claro que también podría dedicarse a ser “editor”.

LA LEGISLACIÓN LABORAL ESPAÑOLA PERSIGUE LA CREACIÓN DE EMPLEO

22 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogador y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Tengo un buen amigo y ex alumno, graduado social, cuyo nombre no voy a citar porque le molesta (por lo visto no le gusta la publicidad gratuita), que me dice a todas horas que está “hasta los huevos” –y perdón por la expresión-, de Hacienda, de la Seguridad Social, del INEM, del INAEM y de toda su familia…

Su tesis es, y creo no le falta razón, que por lo menos la mitad de los funcionarios de esos organismos sobran, pues hoy en día todo hay que hacerlo informáticamente, y ni siquiera te atienden cuando vas allí, salvo que hayas pedido día y hora, como el que va al médico.

También le molesta mucho que a los profesionales, graduados sociales, gestores administrativos, abogados, etc., se les trate exactamente igual que a cualquier ciudadano, sin reconocer su condición de profesionales, y que su tiempo vale dinero, y por lo tanto cuanto más vueltas tengan que dar, o más impedimentos se les ponga, más dinero les acabará costando a sus clientes –y contribuyentes- los honorarios correspondientes.

De forma que es un gasto añadido, y cada día más elevado, además de los impuestos y cargas correspondientes, que tenemos que mantener a los cuatro millones de empleados públicos.

No hay ventanillas ni horarios especiales para ellos, ni disponen de algún interlocutor específico, que pueda solventar sus numerosas dudas, ya que la normativa cada día es más telegráfica, es decir más rápida, urgente…, e incoherente. ¡Vamos, que cada día se entiende menos, por no hablar de la pésima redacción de muchas normas jurídicas, fruto de la Lode, la Logse y demás experimentos educativos socialistas.

Recientemente otro amigo, profesor universitario, me dijo que en su comunidad (media docena de vecinos), tenían a una señora que limpiaba una hora y media a la semana, dos días, a razón de tres cuartos de hora cada vez.

Esta señora al parecer trabaja en una empresa de limpiezas, con un contrato a tiempo parcial, pero aparte hace algunos trabajos por su cuenta, cobrando en dinero negro, como el que nos ocupa.

Después del caso Echenique, el diputado podemista que también tenía a una empleada sin contratar ni asegurar (supongo que para dar ejemplo), mi amigo quiso dar de alta a la empleada de su comunidad de vecinos, de la que es presidente.

Transcribo a continuación su correo electrónico, que se comenta solo:

“Te mando también lo que me dijeron en una gestoría para contratar una persona de limpieza en una comunidad de vecinos que hace 6 horas al mes y se le paga 65 euros:

  • Alta de empresa en seguridad social,
  • Alta en mutua de accidentes,
  • Alta empleada en seguridad social,
  • Contrato de trabajo en el INEM:
  • Todo ello puede tener un coste de 210 euros, más el 21% de IVA.

Además es necesario:

  • Contratar un seguro obligatorio por convenio (anual), entre 40 ó 50 euros.
  • Contratar la prevención de riesgos laborales (anual), que puede variar entre los 200 a 400 euros.

Mensualmente la gestoría por hacer la nómina y seguros sociales cobraría 40 euros al mes (es decir, casi tanto como la empleada).

Y, por supuesto, pagar la nómina y la seguridad social de cada mes a la trabajadora.

Estaba alucinado cuando me decían todo esto, ¡vaya chupativa! Así es imposible crear puestos de trabajo. Tú qué sabes de estas cosas ¿no se te ha ocurrido escribir un artículo de este tema?

Así lo hago, Alfonso, aunque el artículo en realidad lo hemos escrito los dos, a medias. Tendremos que compartir los honorarios, que en este caso son ad honorem.

Pero tomaremos un café, con IVA, por supuesto, y no si también con retenciones por IRPF.

EL RÉGIMEN DEL 78, QUE YA AGONIZA. 40 AÑOS DE ENGAÑOS

19 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

         Estos días que los medios de comunicación del régimen, es decir, casi todos, nos bombardean con la maravilla de estos cuarenta años de paz y prosperidad (similar al eslogan franquista, por otra parte), pienso sobre este tiempo, que ha pasado en un abrir y cerrar de ojos, y que nos ha llevado de los 20 a los 60 años, prácticamente sin enterarnos…

         Y empiezo a pensar que los españoles hemos sido víctimas de un gigantesco engaño colectivo, en el que los que mueven los peones, es decir todos nosotros, eran plenamente conscientes de varias realidades innegables, que conviene no olvidar, a la hora de hacer balance:

  1. El régimen constitucional de 1978 sigue siendo franquismo, puro y duro. Una derecha económica, cavernícola, sigue ocupando el poder, mientras que la derecha ideológica, con valores y principios, prácticamente ha sido borrada del mapa.
  2. Seguimos igual que con las Leyes Fundamentales: unidad de poder y coordinación de funciones. No hay Estado de Derecho ni separación de poderes. El poder judicial está totalmente mediatizado por el poder político, es decir, el ejecutivo.
  3. Vivimos en un estado de alternancia entre los dos grandes partidos, el PP y el PSOE, que además se llevan estupendamente, pues se reparten la tarta, aunque a veces hagan ver que no, para disimular. Son las dos caras de la misma moneda: el sistema económico, que es el único y verdadero poder.
  4. Los Borbones, ¿Qué voy a decir de esta irreal familia, sin riesgo de ser denunciado por injurias graves y con publicidad? Sabemos ya muchas cosas, y una buena parte de los españoles solo esperamos la fecha en la que podamos librarnos de ellos, después de más de 300 años de mantenerles a cuerpo de reyes, y a cambio de nada, o casi nada.

Los episodios más chuscos y vergonzosos de nuestra historia han sido protagonizados por esta familia extranjera…

  1. La Constitución estableció una España formada por nacionalidades y regiones. Algunos hombres de Estado, como don Manuel Fraga, ya advirtieron de que eso iba a ser el germen de graves problemas futuros, y no se equivocaron. Pero se trataba de contentar a todos, dando chocolate a todo el mundo, es decir, autonomía. ¡Lo que me extraña es que no se reconociera la autonomía de Cartagena frente a Murcia, de Calatayud ante Zaragoza, o puestos a dar, la de mi pueblo natal, Laguarres ante Capella!
  2. Se ha visto, aunque con mucho retraso, que ha sido peor el remedio que la enfermedad. Ni Cataluña o el País Vasco, por ejemplo, se han sentido o se sienten satisfechas con este sistema, ni dar autonomía a todas las provincias, incluidas las varias uniprovinciales, ha servido más que para doblar o triplicar el gasto público, el número de empleados oficiales (¿o debería decir de enchufados?), etc.
  3. La asunción de competencias en materia de educación y sanidad por las autonomías ha servido para sembrar el independentismo en algunas regiones, al utilizar la enseñanza para adoctrinar a los niños, al tiempo que las tarjetas sanitarias nos impiden movernos libremente por todo el Estado, pues se ponen toda clase de obstáculos para poder acceder a los recursos del sistema.
  4. La invasión de millones de extranjeros ha producido una disminución del coste de la mano de obra, y una gran pérdida de derechos laborales para los trabajadores, es decir, para todos nosotros, pues lo que el español rechaza, el extranjero lo acepta sin rechistar.
  5. Una seguridad social al borde de la quiebra, que paga mensualmente la nómina a más de 10 millones de personas que se dice pronto, y de la que viven posiblemente más de un tercio de la población total española, es decir, unos 16 millones de personas… ¿Se imaginan ustedes que pasará cuándo ya no haya dinero para poder pagar las pensiones?
  6. Y, por último, un presidente del gobierno totalmente inane, que pasa de todo, y deja que los problemas se pudran solos. El caso catalán o la quiebra de la seguridad social son dos ejemplos paradigmáticos, pero hay muchos más, como la nula defensa de la integridad territorial respecto de Gibraltar, la invasión marroquí en Ceuta y Melilla, por no hablar de la ocupación de los barrios de nuestras ciudades por los musulmanes, a los que ya solo les falta imponer la sharia, etc.

En resumen, no veo motivo alguno para estar satisfechos, sino más bien todo lo contrario. Preocupados, muy preocupados…

ABUSOS BANCARIOS

14 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Un buen amigo ha sufrido la pérdida de un hermano, y recibido una determinada herencia.

Tras pagar el expolio fiscal correspondiente, que hay muchos políticos que mantener, está siendo “atracado” por algunos bancos, que confunden la velocidad con el tocino, y parece que sus errores de inversión tenemos que pagarlos sus clientes, no ellos mismos, es decir sus accionistas y directivos en general.

Pensaba titular este artículo “Los latrocinios bancarios”, pues eso lo que algunos bancos –prácticamente todos- están haciendo con sus clientes, pero al final me he moderado, y he puesto el título actual. Sin dejar de pensar que hubiera sido más correcto el proyectado…

Una de las cuentas heredadas corresponde a Ibercaja. En ella había alrededor de dos mil euros, pero vistos los abusos del banco, ha tenido que cancelarla, pues de seguir así las cosas, pronto iban a “limpiarle” todo.

Mi amigo tiene casi ochenta años, procede del medio rural, con escasamente los estudios primarios, pues en su época cuando un hijo podía trabajar se le sacaba de la escuela, que se consideraba poco menos que una pérdida de tiempo. Quiero pensar que no ha sido un abuso premeditado, sino que son “normas” del banco.

Transcribo los datos, y juzguen ustedes mismos: una libreta de ahorros sin grandes movimientos, y con algunos recibos domiciliados, de pagos periódicos.

16-06-2016, liquidación intereses y gastos, un cargo de 25 euros.

05-09-2016, comisiones y gastos: 10,89 euros (se desconoce el concepto).

10-10-2016, comisiones y gastos, 0,45 euros (supongo será el envío de alguna carta).

16-12-2016, liquidación comisiones y gastos: 25 euros.

02-03-2017, comisiones y gastos: 72,60 euros.

03-04-2017, liquidación comisiones y gastos: 12,50 euros.

Suma total, s. e. ú o: 164,44 euros.

¿Ustedes lo ven lógico y, sobre todo, justo? Yo no.

Estoy a años luz de Podemos, pero por una sola vez, y sin que sirva de precedente, como decimos los juristas, estoy de acuerdo con su propuesta de que cada español tenga derecho a tener una cuenta bancaria totalmente gratuita, o por lo menos con un coste fijo, y asumible por cualquier persona normal y corriente.

Vivimos en una sociedad totalmente bancarizada, donde tu cuenta es el equivalente al documento nacional de identidad, e incluso más importante, sobre todo si eres solvente, y para efectuar cualquier pago o recibir una nómina, pensión, devolución fiscal, subvención, beca, ayuda, etc., te exigen como requisito sine qua non la apertura de una cuenta.

Sacarte luego el dinero alegando unos gastos absolutamente inventados, como las famosas comisiones de administración, de gestión, etc., cuando realmente lo único que hacen con tu dinero es prestarlo a otras personas o empresas a elevados intereses, me parece francamente abusivo.

Sobre todo cuando algunos bancos como la propia Ibercaja, ya hace años que nos dijeron a los clientes que nos olvidáramos de cobrar interés alguno por el dinero depositado en libretas de ahorros y/o cuentas corrientes.

Es decir que nuestro dinero no vale nada, pero cuidado si tenemos un descubierto o necesitamos algún préstamo, que entonces nos enteraremos de lo que cuesta “su dinero”, que en realidad es el nuestro…

Comprendo que hay que pagar los latrocinios de los directivos de la CAI, ya condenados penalmente por esos hechos, los expedientes de reducción de empleo, el cierre de cientos de oficinas, y las “inversiones” en ladrillos, que en muchas ocasiones han sido una auténtica ruina, pero ese no es nuestro problema, sino el suyo.

De seguir así las cosas, y a pesar de décadas de relación comercial, muchos acabaremos diciéndoles “hasta luego”, y “que os vaya bonito”, como dicen los argentinos.

Y sería una pena.

 

DON IGNACIO ECHEVERRÍA, UN HÉROE ESPAÑOL

8 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Los peores pronósticos se han confirmado, por desgracia.

Desde hace varios el gobierno británico sabe con certeza que don Ignacio Echeverría falleció víctima del último atentado terrorista en Londres, y posiblemente víctima del “fuego amigo” de la policía inglesa.

Los muy hijos de… la Gran Bretaña, se niegan a que su familia pueda ver su cuerpo, comprobar así su fallecimiento, ordenar una autopsia por parte de médicos independientes, y emprender las acciones judiciales correspondientes contra el Reino Unido y sus penosos servicios de policía…

Y, por supuesto, trasladar sus restos a España, donde serán honrados y recibidos como lo que es: un héroe.

Un héroe doblemente héroe, pues un civil no tiene obligación alguna de sacrificarse por los demás, mientras que la policía, guardia civil, militares, bomberos, etc., saben que tienen ese deber, y que va incluido en su sueldo.

¡Qué gran lección para todos nosotros la de ese gran hombre, que en lugar de huir como hacían todos, se enfrentó con los asesinos “armado” con un simple patín, intentando proteger a una señora que estaba siendo acuchillada por uno de esos criminales!

El gobierno del rajao ha dicho que le va a condecorar con una cruz de plata. Para cruz, pero no de plata, sino de hojalata, la que deberían imponerse el propio Presidente del Gobierno y el Ministro de Asuntos Exteriores, por su gran incompetencia e inutilidad en este asunto.

Estoy seguro que si el ministro de exteriores, un diplomático de carrera, y por lo tanto pacato y timorato ad nauséam, se hubiera desplazado a Londres personalmente para agilizar las gestiones, otro gallo le hubiera cantado a la familia.

Y si un avión de nuestras Fuerzas Armadas se desplazara allí para recoger los restos y volver a la Patria con toda su familia, y a su llegada fuera recibido con honores militares, muchos nos sentiríamos orgullosos de ser españoles, y de nuestro gobierno.

Pero ahora solo nos podemos sentir orgullosos de don Ignacio Echeverría, y de toda su familia. ¡Qué gran hombre y que gran español hemos perdido todos!

Descansa en paz, Ignacio. Dios sabrá recompensarte adecuadamente, aunque para Rajoy solo merezcas una “cruz de plata”. Tienes la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil en el corazón de todos los españoles de bien, que lo somos casi todos…