Tag Archives: Luis de Marco

PENSIONES

17 Ene

Por Antonio Tejedor. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Habrá que empezar a atarse los machos, que diría un castizo, ante el tema de las pensiones. Se oyen campanas y se sabe de dónde proceden: un tañido que sin ser a muerto, resulta poco agradable y llena el cuerpo de preocupación y de zozobra, y el bolsillo, de aguajeros.

Nos fabricaron una crisis a su medida y todos los logros de décadas de luchas y derechos conquistados se fueron al garete en cuatro días. No se conformaron con la clase obrera, que la media también la han adelgazado, aunque aún mantengan las esperanzas de que esta crisis sea pasajera y todo vuelva a ser como antes. ¡Ja!

El siguiente paso ya vemos por dónde va: las pensiones. Durante años mantuvieron el poder adquisitivo, ya que evolucionaban igual que el IPC. Pero llegó la crisis, Zapatero las congeló y M. Rajoy –para evitar que la propaganda diga que las ha bajado- permite un 0`25 de subida cuando, por poner el ejemplo de este año, han perdido un 1`35 % . Otros años ha sido peor. Además, se han cargado el Fondo de Reserva y ya no queda ni para pipas. Ante una perspectiva de fondo oscuro tirando a negro betún, nada me extrañaría que los actuales gobernantes se hicieran a un lado de forma sutil y dejen que la sartén, que se está quedando sin mango, la saque otro del fuego. Al tanto.

En este tema de las pensiones, ya han empezado a soltar los primeros zarpazos los principales partidos y, como de costumbre, cada uno para un lado. Este tendría que ser uno de esos temas transversales, válido para todos, pero… ¡Los votos! En este charco político y mezquino lo único que importa son los votos. Y hay demasiados en juego. Con ello, los pensionistas se convierten –nos han convertido- en el arma arrojadiza por excelencia. Vamos escuchando voces que suenan a catástrofe cercana y ya se habla de una bajada unilateral de pensiones puesto que no hay dinero y el peligro de que quiebre el Estado. Dicen. Lo dicen y lo repiten, pero a la vez, se gastan de 3 ó 4.000 millones en rescatar las autopistas de Madrid como se tiraron 1400 en el almacén de gas Castor (el Tribunal Supremo lo ha rechazado, pero si alguien cree que ese dinero -que ya se pagó- se va a recuperar, que mire la bolsa y la cotización de ACS y luego hable). A la vez se mantiene una cámara como el Senado y unas Diputaciones que se llevan la friolera de 22.000 millones (contando las Forales, Baleares y Canarias) cuando ambas instituciones son perfectamente sustituibles sin que se las eche de menos (excepto los diputados y personal laboral).

Mientras tanto, siguen con los juegos florales, nos entretienen con cifras, números, préstamos, déficit…. Utilizan tretas contables para no subir la pensión al ritmo del IPC como que el Estado presta a la Seguridad Social un dinero para que no compute como ingreso, que es lo que sucedería si en vez de prestarse dinero a sí mismo hiciese una transferencia; dicen que la hucha no la acaban de vaciar por aquello de la mala prensa; sueltan informes tremendistas…

A mí me suena todo esto a música conocida sobre una partitura poco celestial: no, los bancos no están en el cielo, que la iglesia siempre ha dicho que la codicia es un pecado. Suena y resuena la música del miedo mientras, entre bambalinas, los banqueros se frotan las manos ante el negocio del siglo: los planes de pensiones. Miles y miles de millones en sus manos para invertirlos en lo que quieran durante muchos años, que el dinero del plan de pensiones es difícilmente rescatable. Cuanto más miedo tenga el ciudadano, más dinero aportará a un plan de pensiones privado. Lo que no acabo de entender es cómo hacen los cálculos, porque con un sueldo de apenas 1.000 euros (demasiado extendido, por desgracia) detraer una parte para el susodicho plan me parece más asunto milagrero que posibilidad real.

Correo: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com
Anuncios

EUTANASIA

17 Jul

Por Antonio Tejedor. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Luis de Marco, enfermo de esclerosis múltiple, ha decidido que no merece la pena vivir. Abandona porque la vida es una tortura cada día y los dolores son espantosos. Está postrado en una cama sin poder mover nada por debajo del cuello. Por estas razones, Luis, de 50 años y que fue técnico de TVE, ha iniciado una campaña bajo el lema Por el derecho a una muerte digna.

Ha solicitado la sedación extrema como única solución a su tortura, pero los médicos se han negado. Hay que seguir un protocolo y hasta que el equipo médico lo decida en función del estado de la enfermedad no se la concederán. El problema es que los dolores no saben de esperas y atacan cada día.

En España sigue sin estar regulada la eutanasia, la actual legislación no lo permite. El pasado mes de marzo, el Congreso rechazó una propuesta de despenalización de la misma, lo que impide que otra persona pueda ayudarla a morir so pena de ir a la cárcel. Luis conserva intactas sus facultades mentales, pero se le niega la posibilidad de tomar una decisión sobre sí mismo. ¿Quién es el dueño de su cuerpo?, pregunto. ¿Por qué un equipo médico –el grado de sensibilización ante este problema es diferente de unos a otros- decide por él sobre lo que es solo suyo? Aún menos, unos políticos a los que el dolor ajeno les es .valga la redundancia- completamente ajeno y, como más deplorable muestra, la aceptación de una guerra a cambio de petróleo con el consiguiente número de muertos (el ejemplo es demasiado reciente para obviarlo).

El de Luis de Marco no es el primer caso que se da a conocer en España. En la mente de todos está la lucha de Ramón Sampedro por morir con dignidad. La publicidad que se le dio al caso, su aparición en los medios, la no menos famosa película Mar adentro que firmó Alejandro Amenábar, todo contribuyó a que el tema se debatiera. Pero con la iglesia hemos topado. Seguimos teniendo a un dios dueño de nuestras vidas, por lo visto, seas creyente o no. Seguimos teniendo a personas que se atribuyen la potestad de decidir por nosotros. ¿Por qué tengo yo que dar cuenta a nadie si mi decisión solo me concierne a mí?

Para casos de enfermos terminales que sufren dolores terribles parece ser que ya casi nadie reniega de la sedación; aunque aún queda quien lo considera un asesinato en vez de una salida compasiva y digna ante los dolores insoportables, cuando ya no hay posibilidad de curación. Nadie quiere morir, pero cuando la enfermedad te desahucia, ¿quién quiere sufrir inútilmente? ¿Quién quiere ver sufrir a sus seres queridos? No puedo por menos de transcribir unas palabras del propio Luis de Marcos: ¡Yo adoro la vida! ¡La adoro! he disfrutado muchísimo de ella, pero ahora, con 50 años, postrado en una cama desde hace casi cuatro y con unos dolores que ni la morfina consigue controlar quiero poder descansar. Dejar de sufrir. Y sé que no soy el único. Hay muchos más. Y podría ser cualquiera…

Señores políticos: respeten el derecho a decidir de una persona sobre sí misma y regulen la eutanasia. Obligarlos a sufrir cuando ha desaparecido toda posibilidad de curación es solo una muestra de sadismo. Aunque pueda parecer impertinente u oportunista, les pregunto: ¿lo harían con su madre, su hijo, con usted mismo?

Luis de Marco pide una firma de apoyo. Aquí dejo la dirección, para el que lo desee.

https://www.change.org/p/mariano-rajoy-por-la-legalizaci%C3%B3n-de-la-eutanasia-que-luis-de-marcos-pueda-morir-dignamente/sign?utm_source=action_alert_sign&utm_medium=email&utm_campaign=772588&alert_id=UyogWTrTMx_ZKaR3QPOrYWp0baY1M9j14FGfBaBodg8QWOHJX4Dmqg%3D
Correo: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com
A %d blogueros les gusta esto: