Tag Archives: Hacienda

LOS ESPAÑOLES SOMOS QUEJOSOS DE SALÓN

6 Abr

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Hay dos tipos de españoles: una minoría que nos quejamos de lo que funciona mal, es decir, todo o casi todo, y una gran mayoría de personas que parecen argentinos, pues toda la fuerza se les va por la boca.

Son lo que yo llamo quejosos de salón, es decir, de cafetería, bar o taberna… La gente que grita, gesticula, se exalta, pone a parir al funcionario que le ha atendido mal en un organismo público, al cartero, al policía municipal, al guardia civil de tráfico, o al sumsum corda. Y como dice Cervantes en El Quijote: “Miró al soslayo, fuese y no hubo nada…”.

Son esas personas que te envían mensajes de wasap diciéndote “vamos a quedar, que tengo que contarte algo. ¡Estoy hasta los cojones del INEM!”, por ejemplo, y allá vas tú, a perder el tiempo, en nombre de una amistad mal entendida, en la que un contribuyente, expoliado y explotado, quiere hacerse participe de la última putada que le han hecho en un organismo oficial, o del maltrato recibido, por parte del funcionario de turno…

Hace unos días me mandó un mensaje un buen amigo, Graduado Social, para explicarme el trato despótico en la mayoría de los organismos públicos administrativos hacia los profesionales como él, cuyo tiempo es oro, pues luego cobran a sus clientes por las horas dedicadas a resolver cualquier encargo profesional que tengan que realizar, y como les exigen cita previa por internet, como si fueran un particular cualquiera.

Se quejaba, y creo que con mucha razón, de que no haya una ventanilla especial para profesionales, abogados, graduados sociales, gestores administrativos, asesores fiscales, etc., de forma que no tengan que perder el tiempo detrás del panadero de la esquina, o que se les exija la petición de cita previa por internet, como si los funcionarios no estuvieran al servicio de los ciudadanos, pues somos nosotros, al fin y al cabo, quiénes les pagamos el sueldo. Hoy por hoy, en la mayoría de los organismos púbicos, parece que cuándo “se dignan” atenderte, te están haciendo un favor…

Como ya estoy harto de que siempre me cuente las mismas historias para no dormir, y estoy cansado de que toda la fuerza se le vaya por la boca, con la mala educación que me caracteriza, le espeté –más o menos-, las siguientes preguntas:

  • ¿has hecho algún escrito de queja al organismo correspondiente, y lo has presentado por registro, para que quede constancia del mismo, y se vean obligados a contestarte?
  • ¿te has quejado al Colegio de Graduados Sociales?
  • ¿has enviado algún escrito a la prensa, denunciando lo sucedido?

Al decirme que no a las tres preguntas, le solté, a modo de exabrupto, que dejara de tocarme los cataplines, que ya estaba harto de oír siempre las mismas historias, cuándo no hace nada para corregir esas situaciones, e intentar que mejore esta mierda de sociedad –y administraciones públicas- que vamos a dejar a nuestros hijos.

Se quedó muy sorprendido, supongo que principalmente por mi mala educación, y me dijo muy humildemente que no tenía tiempo para hacer esas cosas, a lo que yo le contesté que lo que no tenía era ganas de hacerlo. Y que si todos hiciéramos lo mismo que él, este país si en algo iba a cambiar, iba a ser a peor.

Y añadí que con la gran cantidad de horas dedicadas a contarme estas historias, podía haber escrito todas las quejas del mundo, y hasta la enciclopedia Espasa…

Decididamente, no creo que vuelva a invitarme a tomar café.

Pues así somos –son- la mayoría de los españoles. Quejosos de salón, a los que toda la fuerza se les va por la boca, pero no hacen nada para arreglar las cosas e intentar solucionar los numerosos problemas existentes.

¿Ustedes creen que el mal funcionamiento de la sociedad, las injusticias, etc., van a cambiar por sí solas, por la inercia de las cosas…? Más bien será al contrario, que las situaciones injustas se perpetuarán con el tiempo, y al final los ciudadanos las acabarán viendo como “normales”.

Y así nos va.

El gigantesco fraude fiscal de los alquileres

25 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

El ministro de hacienda en funciones no sabe de dónde arañar para que el Estado obtenga más ingresos, ante el vano intento de mantener todo el tinglado burocrático, diputaciones provinciales incluidas.

Las cuentas no salen, pues la actividad económica está bajo mínimos, y en cuanto pase el verano volverá a subir el paro, por la pérdida de varios cientos de miles de empleos temporales.

Pero, mientras tanto, los propietarios de pisos en las ciudades, casas en el medio rural, o apartamentos en las costas, los siguen alquilando a precios abusivos, y lo que es peor, cobrando en dinero negro, sin contratos, o con contratos que no se depositan ante los organismos autonómicos correspondientes, ni mucho menos las fianzas, que se quedan en sus bolsillos…

Es una realidad que quienes tenemos amigos propietarios de varios inmuebles, o clientes en esta situación, conocemos muy bien.

Se hacen contratos, fundamentalmente para tener un título jurídico al que poder agarrarse a la hora de desahuciar al inquilino moroso, pero se “exige” el paro en dinero efectivo, previa entrega de un recibo, que no va a ninguna parte, pues no se declara a Hacienda.

¿Conoce la AEAT esta situación? Pues salvo que sean tontos del culo, sí. Pero claro, en un país con más de medio centenar de diputados con piso en Madrid (algunos cinco, y hasta ocho y nueve), y que encima tienen la desfachatez de cobrar casi dos mil euros mensuales para gastos de hotel, parece evidente que ellos mismos son arrendadores, y es muy posible que también en dinero negro.

Vamos, que nadie tiene interés en que aflore ese dinero, se declare a Hacienda, se tribute por él en las cuantías que correspondan, etc.

No sólo eso, sino que Hacienda ha suprimido recientemente la deducción del 10%, creo recordar, de las cuantías pagadas en concepto de arrendamiento de vivienda, de los ingresos a tributar por el IRPF. Así de paso, se impide cruzar datos fiscales, pues para poder beneficiarse de esa deducción había que facilitar los datos del arrendatario…

¿Estamos en manos de gente absolutamente inútil, que solamente quieren gravar lo más fácil, es decir las nóminas de los empleados por cuenta ajena, o es que se trata de decisiones administrativas que bordean la prevaricación, cuándo no están claramente incursas en ese delito?

Lo dejo a su criterio. Yo tengo mi opinión al respecto, pero cada cual es libre de pensar lo que quiera.

De cualquier forma, con un sistema fiscal como el nuestro, es evidente que lo realmente patriótico es pagar lo menos posible… Total, para que nuestro dinero se vaya por el sumidero de los cuatro millones de empleados públicos, paridas, ocurrencias y despilfarros varios…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARCA ESPAÑA

19 May

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Hace unos años nuestro gobierno, actualmente en funciones, quiso lanzar la “marca España”, creando un Alto Comisionado para el cargo, al parecer sin sueldo, lo que es muy de agradecer.

Se nombró a un señor, y supongo hará lo que buenamente pueda, que no es mucho, la verdad, y más en este país tan contradictorio, en todos los sentidos.

Valgan los siguientes ejemplos como demostración de lo que somos, y que podemos esperar de la “marca España”:

  1. Enviamos una representante al Festival Internacional de Eurovisión.

Parecería lógico que cantase en español, que para eso es el segundo idioma civilizado del mundo, después del inglés, o el tercero tras el chino, que supongo también será civilizado…

Pues no señor. Nuestra representante CANTA EN INGLÉS.

¿Se imaginan ustedes al representante de la Gran Bretaña cantando en español…?

Por supuesto que no.

Todos los Reyes se removerían en sus tumbas.

Pero aquí, el inane de La Moncloa sigue tan tranquilo, como si él viviera en otro país…

  1. La FIFA, que es el organismo internacional que organiza los campeonatos mundiales de fútbol, acaba de anunciar que va a reconocer a Gibraltar COMO UN ESTADO MÁS.

Obviamente, aquí nadie ha dicho nada. Faltaría más.

Y cualquier día de estos vemos al equipo español de fútbol jugando contra el equipo de Gibraltar.

Lo peor del caso es que muchos supuestos españoles, seguro que preferirían que ganase Gibraltar.

Vistos estos ejemplos, quien quiere más…

Por favor, el último que apague la luz y tire de la cadena.

Patriotas de mierda

22 Abr

 

Origen: Patriotas de mierda · eljueves.es · Revistas anteriores

Hacienda no somos todos

14 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La abogada del estado, defensora y representante procesal de la administración, ha dicho públicamente en el juicio del “caso Noos”, que Hacienda no somos todos, y que se trata de un anuncio publicitario, que no se corresponde con la realidad.

Era algo que desde hace años tengo claro, y precisamente por eso procuro pagar lo menos posible a Hacienda, por supuesto siempre dentro de la legalidad.

Soy consciente de cómo se malgastan nuestros dineros, por ejemplo manteniendo administraciones duplicadas o inútiles (diputaciones provinciales, senado, la mitad de los ayuntamientos, por lo menos, etc.), con una plantilla de empleados públicos cercana a los cuatro millones de personas, entre funcionarios y laborales, una buena parte de los cuáles han sido “colocados” por los respectivos partidos políticos, o de cómo se mantiene a una Familia Real, -en este caso más bien irreal-, cada vez más numerosa, pues sólo se dedican a folgar y vivir bien, a costa del contribuyente.

Pero lo que ya es el colmo del despropósito es que toda una abogada del estado diga públicamente lo que muchos pensamos: que Hacienda no somos todos, y que algunos, la mayoría, sólo estamos en este mundo para contribuir al levantamiento de las cargas, mientras que otros viven opíparamente a costa nuestra, con el mayor boato y despilfarro, coches oficiales, escoltas, asignaciones económicas a cambio de nada, etc.

O que un fiscal “defienda” a una persona acusada de un presunto delito, haciendo el papel del abogado defensor, al que va a dejar sin trabajo, el pobre.

He sido fiscal sustituto durante más de una década de mi vida, y se perfectamente que puede retirarse la acusación, después de celebrado el juicio, si no hay indicios racionales de culpabilidad en la persona acusada, y dando cuenta por escrito al fiscal jefe correspondiente, indicando los motivos de dicha retirada de acusación.

O que en el acto del juicio el fiscal tiene libertad de palabra, podríamos decir que de expresión, para argumentar como considere conveniente, hacer las preguntas que estime pertinentes, etc., sin necesidad de ceñirse única y exclusivamente al escrito de acusación…

Pero lo que nunca había visto es a un fiscal defendiendo a un presunto delincuente, por muy Infanta de España que sea, todavía.

Y tampoco que la Agencia Estatal de Administración Tributaria, AEAT, se crea la “propietaria” del dinero supuestamente sustraído a todos los españoles, no a ese engendro que actúa como mero organismo recaudador y exprimidor de los contribuyentes, pero que no deja de ser un mero organismo que ejerce un poder delegado, y que no emana de ellos mismos, sino de la necesidad de que el Estado se dote de los medios económicos suficientes que permitan mantener lo servicios esenciales a los ciudadanos.

En otras palabras, que cuándo una persona defrauda a Hacienda, nos defrauda a todos nosotros, mal que le pese a la señora abogada del estado, que debió faltar a clase el día que explicaron este tema en “Derecho Financiero y Tributario”.

O que también ignora, o finge desconocer, el artículo 125 de la Constitución, que faculta a los ciudadanos para poder “ejercer la acción popular”, como sucede en este caso por medio de MANOS LIMPIAS, a cuya ilustre abogada quiero felicitar públicamente por su gran, valiente y concienzudo trabajo.

En fin, días amargos para los españoles, tanto por el asunto de Cataluña, que tiene difícil solución, como por el cuestionamiento de la Monarquía que se está haciendo por un número cada vez mayor de ciudadanos.

Yo mismo, me levanto todos los días monárquico, pero me acuesto republicano, tras el bombardeo de noticias que recibo, casi todas negativas sobre la Institución.

 

.