Tag Archives: empleo público

FUNCIONARIOS POR OCUPACIÓN Y POR ENCHUFE

20 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

En mi época de profesor universitario de derecho del trabajo cuando les explicaba a los alumnos el empleo público en España, les decía que había dos formas de acceder al sector: por oposición y por ocupación.

Muchos se reían –la ignorancia es muy atrevida-, y otros pensaban que estaba loco, pues en este país al que dice las verdades se le suele llamar loco, para desacreditarle. Se trata de matar al mensajero, para que no se oiga nítidamente lo que tiene que decir.

Pero la verdad es que en los últimos decenios han proliferado los empleados públicos por ocupación, desde aquellos que fueron contratados para cubrir interinamente una plaza, y se han quedado permanentemente en la administración correspondiente, hasta los trabajadores temporales que acaban obteniendo en los juzgados de lo social lo que fueron incapaces de conseguir mediante una oposición. Por no hablar de la consolidación de empleo –la expresión ya lo dice todo-, los concursos-oposición con una valoración excesiva de los servicios previos prestados, o los simples concursos. Extremadura, como siempre, fue precursora en el ingreso en la función pública “con la mochila” de los servicios prestados, lo que fue tímidamente corregido por el Tribunal Constitucional –no confundir con Prostitucional, aunque a veces me hago un lío con algunas de sus Sentencias-, etc.

Hace unos días fui a Correos a enviar un escrito por procedimiento administrativo, y cuando le presenté el original y la copia a la empleada correspondiente, para su sellado, cogió ambas y salió corriendo, buscando la ayuda del jefe de oficina, persona competente y servicial donde los haya. Este le explicó lo que tenía que hacer, y tras unos quince minutos de espera –la señora no sabía ni donde estaba-, al fin conseguí que admitiese el certificado, y me diese el resguardo. Tuve que recordarle que también tenía que cobrar, pues con tantos nervios, la pobre no me pidió el importe…

Por la tarde tuve que volver a Correos y les comenté a los empleados, -que ya me conocen, pues soy cliente habitual-, lo que había pasado por la mañana, y me dijeron que no les sorprendía en absoluto, pues al parecer ahora a aquellas personas que ya han trabajado como interinas o contratadas se las sitúa al final de la lista, y así se va haciendo que la bolsa de empleo se mueva, repartiendo el –escaso- trabajo existente entre las personas demandantes de empleo, que al fin y al cabo todos somos españoles, y se trata de una empresa pública estatal.

No me parece mal la idea, la verdad, pues ya estoy cansado de topar con “funcionarios por ocupación”, que se enquistan en los primeros sitios de las listas o bolsas de empleo, y a los que se llama continuamente para cubrir bajas, vacantes, sustituciones, etc., sin dar paso a los demás demandantes de empleo, que al no ser contratados nunca no adquieren mérito alguno, ni por supuesto experiencia profesional, convirtiéndose su deseo de trabajar en una simple quimera.

Es cierto que todos deseamos que nos atienda una persona competente, pero como, al parecer, no se quiere “perder el tiempo” en dar una mínima formación al personal interino, sustituto, contratado temporal, etc., al menos habrá que darles alguna oportunidad laboral, permitiéndoles que trabajen, y pueda acreditarse su valía, o su incompetencia, que de todo hay.

Ante la situación tan grave de cerca de seis millones de desempleados, creo que las administraciones públicas tienen que “mover” sus bolsas de empleo, pasando al último lugar a aquellos que ya hayan trabajado temporalmente, y permitiendo el acceso a las nuevas incorporaciones, así como a quienes tengan menores méritos, dada su falta de experiencia, pero seguramente más ganas de trabajar que muchos “funcionarios por ocupación”, ingresados con su carnet del PP o del PSOE en la boca, por el mero hecho de ser correligionarios, familiares o amigos de quienes controlan las citadas bolsas.

Y no digo más. Ni menos.

Anuncios

LAS BOLSAS DE PERSONAL CONTRATADO

17 Jul

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Cuando explico a mis alumnos el tema del empleo público, les digo que hay dos clases de funcionarios: por oposición y por ocupación. Me miran con sorpresa, pensando que estoy como una cabra, hasta que les explico la realidad, y es que no me gusta ocultar la verdad a nadie. Y entonces me dan la razón, sobre todo si son personas adultas y conocen, también, como funciona la sociedad española.

Hoy en día tenemos más empleados públicos por ocupación que por oposición. Y hablo de empleados, no de trabajadores, pues muchos de ellos no pegan palo al agua, pues realmente no tienen nada que hacer, ya que están allí simplemente como enchufados del partido político correspondiente, liberados para poder dedicarse a la actividad política, con la tranquilidad que da tener un salario fijo mensual con el que poder vivir dignamente.

Se han inventado múltiples sistemas para crear estas plazas de “comisarios políticos”, desde asesores hasta personal eventual, de confianza, etc. Y, por supuesto, puestos funcionariales de un determinado nivel en los que se puede nombrar a personas ajenas a la administración correspondiente, desde numerosas direcciones generales hasta vice consejerías, asesores técnicos –aunque no sepan hacer una o con un canuto-, etc. La cuestión es colocar a los amigos y correligionarios, por cuenta del erario público. La administración como botín del partido ganador…

Independientemente de lo anterior, muchas veces hace falta personal para cubrir interinidades, sustituciones, contrataciones temporales, que no requieren la creación de una plaza fija, dado su carácter transitorio, etc. En estos casos se acude a las bolsas de personal contratado, constituidas al efecto, y en donde deberían primar los principios constitucionales de publicidad, igualdad, mérito y capacidad.

Principios constitucionales que son los más violados de nuestro ordenamiento jurídico, pues la mayoría de esas bolsas, por no decir todas, funcionan con escasa transparencia, los llamamientos a trabajar se producen con muy poca publicidad, etc. Y los criterios para su funcionamiento suelen primar la antigüedad en el servicio, con lo cual las personas que llevan más tiempo en la bolsa correspondiente, acaban convirtiéndose en una suerte de FUNCIONARIOS POR OCUPACIÓN, pues no hay forma de echarles o desplazarles, en demérito de las nuevas incorporaciones, muchas veces con mayor capacidad y mérito que ellos.

Esta situación ha sido obviada y corregida por alguna bolsa, como la de Correos, donde la persona de la bolsa que se incorpora al trabajo pasa luego a ocupar el último lugar de la misma, lo que da lugar a que todos tengan la posibilidad de trabajar, y el organismo correspondiente disponga de más personal capaz de hacer una sustitución.

En Aragón el Servicio Aragonés de Salud acaba de publicar la Resolución de 26 de febrero de 2014 (BOA del 10 de marzo), por la que da instrucciones en materia de ceses cuando haya varios nombramientos eventuales y existan plazas sin cubrir, y dispone que cesen primero los que más antigüedad tengan…, lo que no me parece un criterio desacertado, y ello por varios motivos:

  1. Para evitar la existencia de FUNCIONARIOS POR OCUPACIÓN, que impidan o dificulten el acceso a empleos públicos de nuevos candidatos, con más méritos y capacidad que ellos, a excepción de la antigüedad.
  2. Porque son las personas que más prestación contributiva por desempleo podrán cobrar cuando ceses, debido a que tienen más tiempo cotizado, y ello les permitirá seguir viviendo hasta que consigan otro empleo.
  3. Es una forma de distribuir equitativamente en la sociedad el escaso trabajo público existente, teniendo en cuenta que el acceso a los empleos públicos es un derecho para todos los españoles, ya que son los únicos trabajos a los que podemos acceder en igualdad de condiciones, puesto que las empresas privadas contratan a quien quiere, sin que haya libre concurrencia ni nada por el estilo.

Obviamente los sindicatos médicos, paramédicos y asimilados, han puesto el grito en el Cielo, pues para ellos el criterio lógico hubiera sido cesar primero a los más modernos, de forma que los FUNCIONARIOS POR OCUPACIÓN pudieran seguir trabajando hasta que se extinguieran, como los dinosaurios, bien por muerte natural, jubilación o cataclismo universal.

Como pueden ver, nada tengo contra el actual Gobierno de Aragón, y les felicito por esta iniciativa, que espero se extienda cuanto antes a la totalidad de las bolsas existentes en España, como forma de revitalizar y rejuvenecer el servicio público, con las personas más capaces y meritorias, tal y como proclama nuestra Constitución.

Ramiro GRAU MORANCHO,

Abogado y escritor. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

www.ramirograumorancho.com

Etiquetas: .

EL PP SE CISCA EN EL FUTURO DE NUESTROS HIJOS

3 Abr

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

El PP, ese gran fraude a todos los españoles, vuelve a jugárnosla.

En lugar de echar a todo el personal interino, contratado, sustituto, eventual, de confianza, etc., para así aligerar notablemente el gasto público (y porque son los únicos a los que se puede echar, dicho sea de paso), promete hacerles fijos, es decir funcionarios de carrera, o contratados laborales fijos. Con dos cojones.

¡Qué más da que andemos más cerca que lejos de los cuatro millones de empleados públicos, cuando hace más de cuarenta años, en 1075, no llegábamos ni al millón y medio! El papel lo aguanta todo…, y por lo que se ve, España y los españoles, también.

Basta con darse una vuelta por cualquier empresa privada, bancos, aseguradoras, etc., para darse uno cuenta de la gran cantidad de mesas vacías, y de la notable reducción de empleo que se ha realizado en todas partes, precisamente para reducir costes…, mientras que en el sector público es todo lo contrario: cada día hay más empleados (y digo empleados, para no ofender a los auténticos trabajadores), pasando la mañana, gastando calefacción, aire acondicionado, teléfono, y dando de comer a las cafeterías próximas al “trabajo”, que eso al menos es de agradecer.

Y ahora a RAJOY Y MONTORO, CHAPUZAS A DOMICILIO, no se les ha ocurrido otra brillante idea que hacer fijos a los 300.000 interinos que parece ser existen en España, “transformándoles” en fijos, supongo que a través de unos concursos-oposición, debidamente amañados, para que la práctica totalidad se quede en los puestos que ocupan, interina o temporalmente.

Excuso decirles que una buena parte de ellos son enchufados, es decir personas que deben su puesto a amistades, relaciones políticas, etc., y que por tanto lo único que se pretende es dejarles el futuro asegurado, ante el previsible cambio de gobierno en las próximas elecciones, pues este gobierno no creo que pueda aguantar toda la legislatura…

¿Y qué pasa con los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, en el acceso a los empleos públicos, tal y como predica la Constitución vigente…? Pues les importa una higa, y digo una higa por no decir una mierda. Que también.

Muy claramente lo han dicho los voceros gubernamentales, y lo han repetido hasta la saciedad los tertulianos a sueldo del PP: “se trata de hacer fijos a los interinos”.

Es decir, no se piensa en convocar unas oposiciones libres, a las que puedan concurrir nuestros hijos, por ejemplo, sino de transformar a los actuales empleados interinos y temporales en fijos, a través de algún procedimiento especialmente maquinado para la ocasión, supongo que un gigantesco concurso-oposición, en donde se valoren fundamentalmente los servicios prestados, con lo cual los opositores libres no tienen nada que hacer.

¿Hasta cuándo, Rajoy, vas a seguir agotando nuestra paciencia…?

A %d blogueros les gusta esto: