Tag Archives: corrupción

MARIANICO EN “WASHINGTÓN”

27 Sep

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

     Como ya es costumbre en nuestro presidente siempre que el país se ve agitado por una crisis de enjundia, Mariano pone tierra de por medio. Pero esta vez no ha sido algo tan banal como un partido de fútbol lo que le ha servido para distanciarse del problema de turno. Rajoy ha cruzado el charco hasta el mismísimo corazón del Imperio para entrevistarse con el Sumo Sacerdote, con el oráculo del tuit, con ese adonis rubio de tez anaranjada y fluido verbo que aprendió diplomacia en algún manicomio llamado Donald Trump.

La misión de Marianico es recibir el espaldarazo del tío más poderoso del mundo respecto a la cuestión independentista catalana. Sinceramente, dudo que a Trump le importe un comino salvaguardar la unidad de España y el orden constitucional. Voy aún más lejos, dudo hasta que tenga claro que España no es una región de México y que pretenda que paguemos nuestra parte del muro. En cuanto a saber donde se ubica Cataluña, mejor ni hablamos.

Pero siempre que se acude a pedir favores a las más altas instancias del orden mundial, los fabricantes de vaselina se frotan las manos. Trump apoyará a Mariano. En el encuentro, entre genuflexión, moqueo y besamanos, el presidente de EEUU manifestará su solidaridad incondicional con el presidente español. Y como se le caliente el morro al hombretón, ¡ya se puede atar los machos Puigdemont!, que se va a jartar de recibir tuits apocalípticos hasta que le coja aversión a las sardanas.

La palmada en la chepa de Mariano nos va a costar dineros, entre otras cosas. Nada es gratis en el mundo de este titán de los negocios y los trueques que intenta manejar el planeta igual que una multinacional marrullera. El de Pontevedra lo sabe y suspira: “It´s very difficult…todo esto”, mientras le pone ojitos de carnero degollado al gorila supremacista de genio imprevisible.

De momento, como no está bien ir de visita con las manos vacías, Rajoy le ha llevado a Donald un par de presentes: la expulsión del embajador norcoreano (será porque nos acabamos de enterar que Corea del Norte tiene un régimen totalitario y fascista) y otorgar a los exiliados venezolanos el estatus de refugiados por motivos humanitarios. Bueno, para abrir boca y empezar a hablar no está mal, pensará el americano. Pero algo me dice que, por lo que sea, va a subir nuestra contribución económica a la OTAN con el fin de aliviar la de los estadounidenses. Ahí lo dejo. Al final, la pela es la pela,  en Washington, en Madrid y en Sant Sadurní d’Anoia.

Esperemos que la cosa quede aquí porque ya se sabe que: quien con orangutanes se acuesta… magullado se levanta, como poco. Y es que, andando en sociedad con semejante socio, la caja de pandora se queda apenas en una cucaña rellena de confetis.

Con el tejemaneje que lleva el tío con lo del “pequeño hombre cohete” y la inquietante certeza de que los dos sociópatas tienen acceso directo a destruir a sangre y fuego (amén de ser ambos de gatillo fácil), a una se le queda mal cuerpo. Igual soy tiquismiquis.

¡Mariano no seas loco!… ¡vuelve a España hombre! Incluso en Cataluña estarías más seguro que al lado del Maligno de cabellos de oro. Se rumorea que si la mole simiesca te mira directamente a los ojos te roba la voluntad y hasta la vergüenza.

¡Ay que me olvidaba!, que hablamos de Rajoy. Entonces todos tranquilos, que no pasa nada de nada.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

Yo que tú me echaría a temblar, corrupto

19 Sep

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

En medio de esta vorágine mediática en torno a Cataluña y que arrasa con cualquier posibilidad de noticia se ha producido una muerte que en otro contexto quizás hubiera ocupado, sino la portada, al menos un espacio en la tercera página de cualquier diario. Y una foto en el telediario. Pero Tomás Villanueva –nada les dice este nombre, ¿verdad?- ha muerto en un momento oportuno para el PP. El exvicepresidente de Castilla y León falleció en la madrugada del 7 de septiembre de forma repentina tras sufrir un desvanecimiento en su residencia de Tordesillas (Valladolid). Ni el Servicio de Emergencias del 112 ni la unidad medicalizada pudieron hacer nada por salvarle la vida. Todo apunta a que la muerte de Villanueva se habría producido por causas naturales, probablemente un infarto.

Villanueva tenía 64 años. Antes de dejar la política hace dos años fue asesor del PP, asumió varias consejerías (entre ellas, Economía) en la Junta de Castilla y León y fue vicepresidente de la misma. Asimismo, fue uno de los fundadores de FAES junto a José María Aznar. Tras conocerse que sería investigado por el Caso Perla Negra y la trama eólica, el PP retiró del organigrama de la web su presidencia de honor.

Tomás Villanueva estaba citado a declarar en calidad de investigado en los dos grandes casos de corrupción que investigan los juzgados en Castilla León. El 19 de octubre debía comparecer ante el juez por el caso Perla Negra y el 27 de noviembre por la Trama Eólica. Ayer el juzgado daba traslado de las 83 cuentas de él y de sus familiares, que iba a rastrear Hacienda, en el marco de las investigaciones judiciales.

Si yo estuviera metido en alguna de las tramas que los jueces investigan en los alrededores y en los adentros del PP y supiera muchas cosas de la misma estaría acojonado. Es posible que todas las muertes se deban a la casualidad aunque resulte altamente sospechoso que los sospechosos judiciales vayan cayendo uno tras otro en las proximidades de su declaración. No hay más que recordar los casos más recientes y notorios –cada vez la casualidad apunta más alto- de Rita Barberá y el ya condenado, aunque aún no lo estuviera en firme, Miguel Blesa, que no esperó a que le fallara el corazón y se pegó un tiro. Ahora, el corazón que falla es el del exvicepresidente de la Junta de Castilla y León, otro cargo importante. Antes que estos tres citados, se fueron Juan Pérez Mora (un falso juez que engañó a Correa), Isidro Cuberos (asesor de J. Arenas en Andalucía), Antonio Pedreira (juez instructor de Gürtel) , Francisco Yáñez, (padre de un  testaferro de Bárcenas)  María del Mar Rodríguez Alonso (esposa de un senador PP), Francisco Sánchez Arranz, (concejal PP en Boadilla del Monte)  Leopoldo Gómez (ingeniero, el conocido como cobrador del marido de la ministra Ana Mato) y José Martínez Núñez (empresario construcción). Todos ellos tuvieron algún tipo de relación con la trama, pero no a todos les falló el corazón. Se ha producido algún accidente de difícil explicación  y muertes en extrañas circunstancias, según la prensa.

Sería muy temerario por mi parte decir que todas estas muertes de personas relacionadas con la trama Gürtel u otra del PP sean consecuencia de asesinatos, el resultado de otra trama que se vaya cargando las lenguas potencialmente peligrosas o almas débiles que pudieran poner en peligro a los demás. Pero, claro, uno se encuentra con declaraciones de políticos y palabras de alguien tan importante como el presidente de EE.UU. Franklin D. Roosevelt y te dice que “en política, nada ocurre por casualidad” y le entra a uno el tembleque. No digo nada a los involucrados en los casos citados. Yo, como mínimo, correría a la consulta de un cardiólogo de confianza, que a estos señores les flojea cosa mala. ¿O es el peso de la culpa, que no lo soporta un corazón? ¿O Dios castiga sin palo y sin piedra?

No me digáis que no es para echarse a temblar.

UNA FALSA Y PERVERSA DEMOCRACIA

4 Jul

Miguel Bernad Remón, Jurista y Secretario General de MANOS LIMPIAS

Miguel Bwrnad Remón

Miguel Bwrnad Remón

Con motivo de los 40 años de las primeras elecciones democráticas, se nos ha querido transmitir a la sociedad española que nos encontramos en un país maravilloso, de respeto a la Ley, de funcionamiento correcto de las Instituciones, y que gozamos de un régimen de derechos y libertades de plena garantía.

La verdadera realidad es bien otra, pues tenemos una falsa y perversa democracia, sustentada por un régimen corrupto.

Esta falsa y perversa democracia:

1º. – Nos ha traído una evidente desigualdad de los españoles ante la Ley, según se resida en una u otra comunidad autónoma.

2º. – Nos ha traído la existencia de 200 varas de medir de una “justicia” que está totalmente desacreditada.

3º. – Nos ha traído la muerte del principio universal en los verdaderos sistemas democráticos, de separación de poderes.

4º. – Nos ha traído la corrupción generalizada de las Instituciones del Estado, de los agentes sociales (patronal y sindicatos), y del sector financiero y bancario.

5º. – Nos ha traído el mayor índice de paro de la historia y el mayor de toda la Unión Europea.

6º. – Nos ha traído la pérdida del poder adquisitivo de los jubilados.

7º. – Nos ha traído los privilegios de los políticos (con dos legislaturas perciben la pensión máxima, cobran el 80% de su retribución anterior durante los dos años posteriores a su cese, consolidan el complemente de alto cargo en su nómina de forma vitalicia, etc.).

8º. – Nos ha traído la degradación moral, con la pérdida de los valores esenciales.

9º. – Nos ha traído el saqueo de las Administraciones Públicas, incluida la hucha de las pensiones, que prácticamente ya está sin fondos.

10ª. – Nos ha traído la deriva secesionista e independentista, que además de producir una fractura social, ha puesto en gravísimo riesgo la unidad de España.

Los tres pilares básicos del estado de bienestar, la sanidad, la educación y las prestaciones sociales restantes, han sufrido una profunda regresión, con fines distintos y desconcierto en su aplicación.

Esta es la verdadera cara de esta democracia que el régimen corrupto trata de tapar y por el contrario hacer creer a la sociedad que estamos y disfrutamos de un auténtico Estado de Derecho, que se respeta la Ley, que las Instituciones funcionan y que el régimen de derechos y libertades es óptimo.

Susanita tiene un ratón

24 May

Por Antonio Tejedor. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Un ratón, chiquitín…., cantaba Miliki.

Y tan chiquito. No ha asustado a nadie, más allá de algún niño repipi y despistado. Y eso que intentó darle un toque de fiereza con las fotos de cada barón en la punta de cada pelo del bigote. Pobre animalico. Lo que daba miedo era la foto, no el ratón. Guerra, Zapatero (¡qué desilusión!), Rubalcaba y los “baronitos” de hoy bajo el manto sagrado de san Felipe González, allá en el cielo de los millonarios arengando a sus huestes de descamisados en la tierra. Se os ha pasado el arroz, señores. Y de paso, nos habéis proporcionado un signo de esperanza. Débil, no voy a negarlo. Pero ante la negrura del panorama, nos agarramos a un Pedro ardiendo. Dudo que haya a la vista alguna posibilidad de que este país se regenere (un poco) y que los corruptos paguen lo que han robado con la devolución del dinero y con cárcel, si así está tipificado en las leyes. Pero, por si acaso, otro santo al que solemos agarrarnos Soy consciente de que la economía tampoco va a cambiar un ápice más allá de algún toque a esta ley o la otra, siempre que no estropee demasiado el hato de las empresas. Hablaba simplemente y nada menos que de moralidad, de altura democrática. A corto plazo (y me temo que a largo) no podemos aspirar a mucho más.

¡Qué palo se ha llevado esta banda! A estas horas los imagino bajo la tierra, que habrá hecho caso a su grito de “trágame” y los ha engullido. Ellos, que se creían dueños y señores del voto y la confianza de las bases, ¡abandonados! ¡Qué desilusión! Quiero hacer un brindis por la militancia socialista (aunque discrepe de muchas de sus ideas) porque han demostrado capacidad de crítica y que no se pliegan al discurso vacuo y falto de enjundia del líder. Y no es la primera vez que lo hacen. Se equivocarán o no, pero deciden ellos. ¡Mira que si las bases peperas se rebelan igualmente y en un ejercicio ético de altura deciden no votar a sus corruptos! Jo, eso sí que sería un milagro.

El partido socialista es el único de los de su nombre en Europa que, mal que bien, va resistiendo los embates del neoliberalismo a pesar de los intentos de su gerentocracia de desideologizarlo y convertirlo en un adlátere dócil del capitalismo que nos domina. Por todo esto y unas cuantas razones más, la victoria de Pedro Sánchez / derrota de Susana, la sultana, nos trae un rayo de esperanza. Chiquitína, como el ratón, pero algo es algo. Solo por esas nefastas declaraciones de que la indignación de los españoles venía a cuenta de que no podían aspirar al chalet en la playa es para que te manden a freír espárragos. Susana, no tienes ni idea de lo que es un obrero de la construcción o del campo o de un taller o una dependienta. Anda, deja de hacerte fotitos con el torero que pasa o la folclórica más cercana y habla con esos obreros. Pregúntales a qué aspiran, qué desean, qué es para ellos lo importante. Lo tuyo, ya lo sé, es codearte con la gente de bien que, como tantos, confundes con la gente de dinero. Y no son necesariamente sinónimos. Y qué falta de elegancia, la tuya, sultana! Si tuvieras un mínimo sentido de la democracia, te hubieras esperado, hubieras felicitado a Pedro Sánchez y mostrado tu apoyo. ¡Qué menos! Es tu compañero de partido, no tu adversario, no es Rajoy o Iglesias. Has quedado a la altura del barro.

Veo la foto de Susana con toda esta baronía y aún me enrabieto más. ¿Estos son a los que las huestes del PP han estado denostando y poniendo a parir durante años? ¿Estos son a quienes odiaban, amenazaban de muerte, insultaban y maldecían? ¿Estos barones eran sus enemigos? ¿Estos eran a quienes acusaban de chalanear con los terroristas, a quienes tachaban de bobos solemnes, radicales, putas baratas y cien barbaridades más? La altura del teatro en España está por las nubes, no hay duda.

Urge la limpieza del país, Susana, y tú no estás por la labor. Una limpieza a fondo, que no quede ni un átomo de mugre. Con mis reparos, pero bienvenido, Pedro

Correo: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

LA RISA TONTA

11 May

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

¡A ver a quién no le da la risa tonta después de dar un repaso a la actualidad!. Porque hay que reconocerlo. Los escándalos van saliendo como una ristra de chorizos (nunca mejor dicho) y eso que se zancadillea a la justicia con la pericia de un futbolista marrullero. Pero oye… y lo que nos desternillamos con esta fauna, ¿acaso no vale un imperio? O una nación o dos. Lo digo porque, según el CIS, PP y PSOE siguen capitaneando la intención de voto de los cachondos españoles. Y el Artur Mas, heredero del abad Pujol y su trajín de “misales” por los confesionarios suizos, aparece ante los nacionalistas catalanes como el mismísimo Moisés separando las aguas del Ebro para liberar a su pueblo del yugo carpetovetón. Si con lo que nos  han amargado, y nos siguen amargando, la vida esta gente con recortes anti-sociales, rescates bancarios previa reforma constitucional “ad hoc” para hacernos acreedores de sus trapicheos, de las sucesivas reformas laborales y la merma de derechos sociales, incluido el de expresión, etc… no fuera suficiente leña para escarmentar tengas la ideología que tengas, luego viene la otra parte. La de la mafia esperpéntica y cañí que, amén de habernos robado por encima de nuestras posibilidades, son tan zafios/as que “Torrente” a su lado parece un boy scout.

Y tiene que ser eso mismo. Igual que Torrente es record de taquilla, el libro de Belén Estebán el más vendido o individuos como “El Dioni” una especie de mito popular. Nos va el cutrerío. Y de eso andamos sobrados. Aquí pasamos de los volquetes de putas a madres superioras con acento de Mollet con la naturalidad de un Mortadelo transformista.

Como organizaciones criminales, igual unos que otros, son una birria y te partes la caja con sus tramas desorganizadas, sus grabaciones soeces y sus disfraces de personas respetables y temerosas de dios. Pero hay que reconocer que, pese a todo, dan mucho miedo y bastante asquito. Ahora resulta que el fiscal anti-corrupción también huele a podrido. Será por eso que le sobrevuelan tanto las gaviotas. El secretario de estado que avisó a los Granados de que estaban siendo investigados sale por peteneras recitando a Calderón para mostrarse como víctima de un calvario, de una cacería personal. Moix y José Antonio Nieto, dos buenas piezas para ganar la partida en el tablero delincuencial. O por lo menos, amortiguar el impacto.

Porque actuaban con total impunidad y sin esconderse demasiado a la vista. Todo el mundo sabía que las fortunas de tipos como Granados, los Pujol o Matas no eran trigo limpio. Hacían ostentación de palacetes, monterías en fincas estratosféricas y viajes a lugares paradisiacos para reventarle las tripas a un león o cualquier otro bicho exótico que se les pusiera por delante. Eran como esos nuevos ricos a los que les asoma el pelo de la dehesa por debajo del smoking.

Se creían por encima de la ley (aunque en eso casi aciertan) que rige para el resto de los mortales. Por eso les cuesta tanto asumir que en algún momento den con sus huesos en la cárcel. Aún así, exigen privilegios. ¿Qué es eso de tener que hacerse la cama ellos mismos en su celda? ¿Cómo es posible que no les sirvan vino en las comidas? ¡Cómo está el servicio..penitenciario, hay que ver!

Ahora Granados solicita un permiso por la boda de su hija y para poder cuidar de su anciano padre. Será una boda humilde, a no ser que, de nuevo, algún fontanero se olvide otro  millón de euros encima del armario de su suegro. Y yo me pregunto: ¿Los demás presos salen para las bodas de sus vástagos? Bueno, uno sí. El señor Matas lo consiguió y, pese a no tener presuntamente un chavo, montó un bodorrio que casi eclipsó al de Anita Aznar. Seguro que se obró un milagro que transformó el pan en langostas, previamente multiplicadas, y el agua en moet chandon. ¡Gente de poca fe!

Lo mejor es que todos estos buenos cristianos, sin olvidar a la madre superiora Ferrusola, se podrían reagrupar en una congregación acondicionada a sus elevados valores morales. Mira, hasta se podría sacar utilidad al puñetero Valle de los Caídos e instalar allí a toda la bendita banda. Podrían llamarse la cofradía del perpetuo saqueo. O la de los comisionarios del tres por ciento. Aquí la imaginación y el absurdo no tienen límites. A lo mejor podíamos sacar rentabilidad al asunto y hacer del Valle de los caídos… por corruptos una especie de parque de atracciones donde mostremos al mundo el bestiario del surrealismo bandolero patrio. A Berlanga en estos días se le amontonaría el trabajo. Ahora que los guiones se le escribirían solos. La realidad supera, de lejos, a la más esperpéntica ficción.

Y sin embargo… les votan. ¡Cómo nos va el barro! ¿O es el fiemo?. Eso sí, nos echamos unas risas.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

–Teoría de la mierda

2 May

Suarez y su teoría

Por Antonio Piazuelo. Diputado Constituyente en las Cortes Generales

Antonio Piazuelo

Antonio Piazuelo

 A principios de la transición política, hace cerca de cuarenta años, la periodista Pilar Urbano era una profesional a la que se consideraba muy próxima a La Moncloa. Esa proximidad le permitió divulgar una curiosa teoría que, al parecer, sostenía Adolfo Suárez en conversaciones privadas y, gracias a la cual, el llorado presidente, al que ahora dicen las encuestas que preferiríamos ver de nuevo al mando (¡a buenas horas, mangas verdes!), se sentía optimista incluso en las peores situaciones. Era la Teoría de la Mierda -con perdón- y, según su creador, consiste en que a lo largo de la Historia los españoles hemos demostrado con creces una enorme tolerancia hacia esta fétida sustancia, de modo que no nos molesta mucho caminar con los zapatos hundidos en ella, incluso sumergir medio cuerpo y seguir avanzando como si tal cosa. Pero, ¡ay!, cuando el nivel excrementicio llega a un punto intolerable –pongamos por caso, a la altura de la boca- siempre nos sacudimos las heces a manotazos y no paramos hasta dejarlo todo como los chorros del oro. Si alguno de los lectores más jóvenes piensa que acabo de inventarme esta teoría, le remito a las hemerotecas.

Tal vez llevara razón el primer presidente de la democracia y ese sea un rasgo característico de los españoles (sin duda compartido con muchos de los catalanes que no se consideran tales: véase Tres per cent). Si así fuera, me temo que el zafarrancho general tiene que estar a punto de dar comienzo… a partir de la capital del Reino. Más exactamente, a partir del kilómetro cero, que es donde se ubica la sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. Allí donde reinaba hasta hace poco el actual inquilino de la prisión de Tres Cantos, Ignacio González.

Desde luego, en la primera parte de la teoría acertaba. Quiero decir en lo de la tolerancia: para certificarlo no hay más que ver las toneladas de fiemo acumuladas durante las últimas décadas en Valencia, Baleares, Madrid, Murcia o Cataluña, y los resultados electorales que se han venido produciendo en esas comunidades. Pero la última paletada que el juez Eloy Velasco ha lanzado sobre este gigantesco estercolero con su Operación Lezo reúne todos los requisitos para pensar que el nivel de porquería ha llegado a tal altura que, a partir de ahora, si queremos respirar no nos quedará otra que tragar buenas cantidades de un manjar tan poco apetecible. Si Suárez acertaba también en la segunda parte, algunos pueden ir preparándose.

Porque al caso no le falta ni un solo ingrediente. Hay en él políticos, ¿cómo no?, hay rufianes y rufiancillos (no sean malpensados, no estoy hablando de Cataluña), hay empresarios muy principales, alguno amigo del Rey y otro, ministro con Franco. Hay financiación ilegal del PP, ¿cómo no? Hay policías fulleros y magistrados –o magistradas- correveidiles que dan el agua a los cacos cuando la pasma se acerca al lugar del saqueo. Hay secretarios de estado que se reúnen con esos cacos al día siguiente de haber sido advertidos de que se les investiga, y juran y perjuran que hablaron de otras cosas. Hay mensajes SMS del ministro de Justicia (¿?) en los que hace votos para que “se cierren los líos” en los que está inmerso el cabecilla de la organización. Hay micrófonos que se colocan con nocturnidad en un despacho privado, y no lo hacen espías poco escrupulosos sino guardias civiles, que abren las puertas con ganzúa por orden de un juez. Un juez que está hasta el moño de ver cómo alguien avisa a los investigados siempre que decide intervenir un teléfono para que, a través de él, hablen exclusivamente de fútbol… o del tiempo. Hay cantidades astronómicas de dinero de todos que van y vienen de paraísos fiscales hasta que se pierden por el camino y encuentran acomodo en bolsillos particulares. Hay negocios ruinosos para usted y para mí, no para ellos: empresas desconocidas que, sin ningún motivo que se pueda adivinar, se compran hasta por veinte veces su valor (y más) con cargo a las arcas públicas. Todo ello presuntamente, no faltaba más.

Pero hay algo más que hace especialmente irrespirable el ambiente y me lleva a creer que la cota de mierda ha alcanzado ya una altura inaceptable. Hasta ahora, a trancas y barrancas, una serie de jueces decididos a cumplir con su deber y una Fiscalía Anticorrupción, intachable en general, han puesto en claro una buena cantidad de asuntos sucios. Y lo han hecho a pesar de todos los palos en las ruedas, de la escasez de medios que los últimos gobiernos han puesto a su disposición, de las trabas para facilitar información clave por parte de las administraciones, del eterno arrastrar los pies con el que muchos dirigentes políticos simulan combatir la corrupción. Y de un sistema procesal que nadie se decide a cambiar aunque proporcione mil y un subterfugios para dilatar la acción de la Justicia a los picapleitos que defienden a los chorizos más egregios. Y más ricos, que los rábulas pasan elevadas minutas.

He dicho hasta ahora porque (también presuntamente, por supuesto) parece que alguien ha decidido que eso debe cambiar. La cosa empieza cuando Consuelo Madrigal, la anterior Fiscal General del Estado nombrada por el gobierno del PP, recibe sugerencias “desde arriba” para cambiar a ciertos fiscales que llevan casos relacionados con el partido gubernamental (y al de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde presumiblemente acabarán todos esos casos). También se sugiere a Madrigal el nombre de quien ha de sustituir, tras su jubilación, al fiscal Salinas al frente de Anticorrupción. El candidato “bien visto” es Manuel Moix, el único de los aspirantes sin ninguna experiencia en esa materia aunque había ocupado con anterioridad la Fiscalía Superior de Madrid. Veamos algunos de los indudables méritos que el fiscal Moix hizo desde ese cargo.

Por ejemplo, se negó a acusar de desobediencia a Esperanza Aguirre cuando se largó delante de las narices de los agentes de la Policía Municipal que estaban sancionándola por aparcar indebidamente.

Por ejemplo, se opuso a que Rodrigo Rato durmiese en dependencias policiales cuando le detuvieron por fraude, desfalco y blanqueo de capitales. Todo lo contrario del celo con el que impulsó la acusación contra el juez Elpidio Silva, que había tenido la mala idea de enjaular a Miguel Blesa. Intentó, además, abrir un proceso penal contra los medios de comunicación que investigaban los correos de Blesa y las tarjetas black. No lo consiguió, pero inició una investigación –también penal- sobre la filtración. Según dijo el propio señor Moix, “de lo poco que he leído sobre esos correos no se desprende ningún hecho ilícito”. Llama la atención que el Fiscal hubiese “leído poco” de unos correos que el resto de los españoles habíamos leído con tanto interés. No es de extrañar, pues, que no viera nada ilícito: a lo mejor solo leyó las fechas y el encabezamiento. También intentó archivar el caso del espionaje en la Comunidad de Madrid… ¿Puede extrañarle a alguien que Ignacio González y su buen amigo Eduardo Zaplana se felicitasen por su nombramiento como Fiscal Anticorrupción?

Porque finalmente le nombraron. La señora Madrigal, a quien se daba por segura para seguir en la Fiscalía General, se mostró poco receptiva a las sugerencias y a última hora el Gobierno cambió de opinión para sustituirla por José Manuel Maza, tan conservador como ella pero mucho más abierto a recibir otros puntos de vista. Y, oiga, hechos son amores: toda una escabechina en las fiscalías calientes y Moix nombrado Fiscal Anticorrupción. Aunque otros fiscales habían advertido a Maza sobre la existencia de esa grabación de la charla entre González y Zaplana.

Y ya en su nuevo cargo, el señor Moix ha seguido haciendo nuevos méritos. Para empezar, oponiéndose al registro de un despacho vinculado a Ignacio González tras su detención aunque tuvo que dar marcha atrás después de la rebelión de sus subordinados, que se vieron obligados a poner en marcha un procedimiento excepcional previsto en el Estatuto de la Fiscalía. Para continuar, ordenando al fiscal que se encarga del caso que abandonase Anticorrupción y, como Miguel Ríos, volviese a Granada. Por el camino ordenó también que los fiscales no acusaran a los imputados de constituir una organización criminal. Teniendo en cuenta que el código penal define organización criminal como “la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones con el fin de cometer delitos, así como de llevar a cabo la perpetración reiterada de faltas”, cuesta adivinar por qué. A lo mejor así se entiende mejor que no encontrara nada ilícito en los correos de Blesa.

Se puede pensar, ¿por qué no?, que son discrepancias técnico-jurídicas normales, como cree el ministro del ramo, pero llama la atención que el fiscal Moix discrepe siempre, por así decirlo, hacia el mismo lado. También se puede pensar, como han hecho los partidos de la oposición citándoles a él y a Maza en el Parlamento, que la independencia de los jefes de los fiscales está en entredicho. Y hasta se puede pensar, como dice un amigo mío un poco bruto, que nos mean y dicen que llueve.

En todo caso, si Adolfo Suárez tenía razón, vayamos preparando el mocho y el detergente porque hay tajo por delante.

EL ATAQUE DE LAS RANAS PSICOTRÓPICAS

21 Abr

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

En un lugar llamado España acaecen a cada momento fenómenos paranormales cuya explicación no puede hallarse dentro de los límites de lo racional. Hechos insólitos que causarían la risión al más sosainas y apático de los mortales. Como esa denuncia que planea sobre un concejal gallego por un cartel de carnavales que mostraba un monigote disfrazado de Papa dándole al tintorro copa en ristre. Si ya suena raruno que el origen de la denuncia venga de una asociación de viudas que dicen haber visto ofendida su sensibilidad religiosa, más ridículo resulta que se haya admitido a trámite. Solo puedo pensar que el monigote no es el único que empina el codo. O será algún juez cachondo con muy poco trabajo. Tengo entendido que nuestro sistema jurídico es nutrido, impecable, apolítico y no está nada, nada colapsado. ¿O es al revés?. Bueno, el caso es que, a los pocos días, vi por la tele al otro Papa. Al jubilado de lujo con mirada de asesino en serie, ya saben Benedicto equis, uve, palito, celebrando su onomástica y metiéndose entre pecho y espalda una jarra de cerveza que hubiera podido servir de jakuzzi  para todas las viudas ultrajadas y alguna amiga a punto de enviudar. Y me pregunté: ¿Qué habrán sentido tan respetables damas al ver al pontífice emérito dándole al drinking?. ¿Habrá implosionado su sensibilidad religiosa al comprobar que deja a la altura del betún al mamarracho del cartel carnavalesco? ¿Y el juez? ¿No piensa imputarlo de rebote por alterar la paz espiritual de estas delicadas damiselas? ¡Ay señor!

Yo a veces he pensado que es el agua. Alguna sustancia diluida que  provoca que vivamos en una especie de realidad alternativa que con frecuencia se transforma en un mal viaje. Ahora los hechos empiezan a encajar. Porque agua hay de por medio. Todo un canal que lleva el nombre de Isabel II y que, por lo que tengo oído, se ha tornado en una pestilente charca de la que no paran de salir ranas, sapos y hasta renacuajos. Pero, ¡Ojo con estos anfibios!. No estamos hablando de batracios comunes e inofensivos. Si casualmente los chupas o te rozas con su brillante y tersa piel te inoculan su psicotrópico veneno hasta dejarte más “colgaó” que una paraguaya. Eso le debió pasar a la pobre Esperanza. La otrora lideresa terminator, ha tenido que ir a declarar por todo este lío de sus manos derechas. Le han salido rana.  Al parecer, a la pobre marquesa de la boca de fresa le pasa como al rey Midas. Pero en vez de convertir en oro lo que toca, Esperanza transforma en sapo todo lo que besa. Donde pone el ojo… ya pueden preparar celda en Soto del Real porque  el elegido acabará saltando de la charca directo a sus instalaciones.  Esta pobre sexagenaria no había sufrido tanto desde su lenta e implacable fuga de los agentes de movilidad. No había mas que verla. Alicaída, con un hilillo de voz casi imperceptible, abandonando su clásica chulería racial para mostrar desamparo, luego también ante las cámaras, llorando trémulamente,

Casi llega a enternecerme. Pero casi, porque enseguida he recordado las palabras que Aguirre le dedicó a Carmena desde el cariño, como es ella: A la política hay que venir “lloraó” de casa. ¡Toma castaña! Consejos vendo, para mí no tengo.

Al final el Partido Popular, más que una charca de ranas, es un pantano putrefacto donde la justicia va pescando lentamente todo tipo de alimañas. ¡Y las que quedan por sacar! Alguna hasta posó en una famosa foto en las Azores. Tiempo al tiempo.

Y más medios a la justicia. Porque mientras se pierden recursos y se alargan los procesos que atañen a temas vitales para él estado, no se puede permitir que patochadas como el dichoso cartel de carnaval, contar chistes o decir que el Valle de los Caídos es una mierda como la copa de un pino sean cuestiones que atasquen el sistema. Es indecente.

Y puestos a imputar chorradas, a estas alturas, viendo la proliferación de anuros chungos que tiene este partido, podrían imputar a sus votantes por enaltecimiento de algo. Del gangsterismo organizado por ejemplo. Esta banda le daba sopas con honda al mismísimo Capone. Si llegan a coincidir en el espacio-tiempo el pobre Al no se hubiera comido nada. O a lo mejor tendría un ministerio. El de Hacienda le vendría al pelo.

Mientras Espe lloriquea, Mariano es llamado a declarar y hasta a Marhuenda se le están cayendo los palos del sombrajo, el portavoz del PP, Rafael Hernández, ha salido al paso del derrumbe de su partido haciendo las siguientes declaraciones: Estamos muy preocupados por la situación de Venezuela. Señor Hernández, desde el cariño también: ¡ Váyase a la mierda!

¡Croa, croa cantaba la rana… croa, croa en un canal de Madrid..! Pero tranquilos. Los de Ciudadanos no van a romper el pacto porque dicen que es mejor tener controlado al bicho que sacarlo del poder. ¡Vaya! Otros que chupan sapos con fruición. Pero en vez de darles piquitos en sus resbaladizos morros, estos felones sapos ponen el culo. Un trasero corrupto que atufa. ¡En fin! Pues si hay que chupar se chupa, ¿no? Lo de la transparencia puede esperar. Tampoco hay que ponerse tan tiquismiquis en las cosas de pareja.

Dicen que en la política se deben hacer extraños compañeros de cama. ¿Pero zoofilia anfibia?.¡Agh!.. ¿No será pasarse un poco de la raya?

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos