Tag Archives: corrupción

EL ATAQUE DE LAS RANAS PSICOTRÓPICAS

21 Abr

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

En un lugar llamado España acaecen a cada momento fenómenos paranormales cuya explicación no puede hallarse dentro de los límites de lo racional. Hechos insólitos que causarían la risión al más sosainas y apático de los mortales. Como esa denuncia que planea sobre un concejal gallego por un cartel de carnavales que mostraba un monigote disfrazado de Papa dándole al tintorro copa en ristre. Si ya suena raruno que el origen de la denuncia venga de una asociación de viudas que dicen haber visto ofendida su sensibilidad religiosa, más ridículo resulta que se haya admitido a trámite. Solo puedo pensar que el monigote no es el único que empina el codo. O será algún juez cachondo con muy poco trabajo. Tengo entendido que nuestro sistema jurídico es nutrido, impecable, apolítico y no está nada, nada colapsado. ¿O es al revés?. Bueno, el caso es que, a los pocos días, vi por la tele al otro Papa. Al jubilado de lujo con mirada de asesino en serie, ya saben Benedicto equis, uve, palito, celebrando su onomástica y metiéndose entre pecho y espalda una jarra de cerveza que hubiera podido servir de jakuzzi  para todas las viudas ultrajadas y alguna amiga a punto de enviudar. Y me pregunté: ¿Qué habrán sentido tan respetables damas al ver al pontífice emérito dándole al drinking?. ¿Habrá implosionado su sensibilidad religiosa al comprobar que deja a la altura del betún al mamarracho del cartel carnavalesco? ¿Y el juez? ¿No piensa imputarlo de rebote por alterar la paz espiritual de estas delicadas damiselas? ¡Ay señor!

Yo a veces he pensado que es el agua. Alguna sustancia diluida que  provoca que vivamos en una especie de realidad alternativa que con frecuencia se transforma en un mal viaje. Ahora los hechos empiezan a encajar. Porque agua hay de por medio. Todo un canal que lleva el nombre de Isabel II y que, por lo que tengo oído, se ha tornado en una pestilente charca de la que no paran de salir ranas, sapos y hasta renacuajos. Pero, ¡Ojo con estos anfibios!. No estamos hablando de batracios comunes e inofensivos. Si casualmente los chupas o te rozas con su brillante y tersa piel te inoculan su psicotrópico veneno hasta dejarte más “colgaó” que una paraguaya. Eso le debió pasar a la pobre Esperanza. La otrora lideresa terminator, ha tenido que ir a declarar por todo este lío de sus manos derechas. Le han salido rana.  Al parecer, a la pobre marquesa de la boca de fresa le pasa como al rey Midas. Pero en vez de convertir en oro lo que toca, Esperanza transforma en sapo todo lo que besa. Donde pone el ojo… ya pueden preparar celda en Soto del Real porque  el elegido acabará saltando de la charca directo a sus instalaciones.  Esta pobre sexagenaria no había sufrido tanto desde su lenta e implacable fuga de los agentes de movilidad. No había mas que verla. Alicaída, con un hilillo de voz casi imperceptible, abandonando su clásica chulería racial para mostrar desamparo, luego también ante las cámaras, llorando trémulamente,

Casi llega a enternecerme. Pero casi, porque enseguida he recordado las palabras que Aguirre le dedicó a Carmena desde el cariño, como es ella: A la política hay que venir “lloraó” de casa. ¡Toma castaña! Consejos vendo, para mí no tengo.

Al final el Partido Popular, más que una charca de ranas, es un pantano putrefacto donde la justicia va pescando lentamente todo tipo de alimañas. ¡Y las que quedan por sacar! Alguna hasta posó en una famosa foto en las Azores. Tiempo al tiempo.

Y más medios a la justicia. Porque mientras se pierden recursos y se alargan los procesos que atañen a temas vitales para él estado, no se puede permitir que patochadas como el dichoso cartel de carnaval, contar chistes o decir que el Valle de los Caídos es una mierda como la copa de un pino sean cuestiones que atasquen el sistema. Es indecente.

Y puestos a imputar chorradas, a estas alturas, viendo la proliferación de anuros chungos que tiene este partido, podrían imputar a sus votantes por enaltecimiento de algo. Del gangsterismo organizado por ejemplo. Esta banda le daba sopas con honda al mismísimo Capone. Si llegan a coincidir en el espacio-tiempo el pobre Al no se hubiera comido nada. O a lo mejor tendría un ministerio. El de Hacienda le vendría al pelo.

Mientras Espe lloriquea, Mariano es llamado a declarar y hasta a Marhuenda se le están cayendo los palos del sombrajo, el portavoz del PP, Rafael Hernández, ha salido al paso del derrumbe de su partido haciendo las siguientes declaraciones: Estamos muy preocupados por la situación de Venezuela. Señor Hernández, desde el cariño también: ¡ Váyase a la mierda!

¡Croa, croa cantaba la rana… croa, croa en un canal de Madrid..! Pero tranquilos. Los de Ciudadanos no van a romper el pacto porque dicen que es mejor tener controlado al bicho que sacarlo del poder. ¡Vaya! Otros que chupan sapos con fruición. Pero en vez de darles piquitos en sus resbaladizos morros, estos felones sapos ponen el culo. Un trasero corrupto que atufa. ¡En fin! Pues si hay que chupar se chupa, ¿no? Lo de la transparencia puede esperar. Tampoco hay que ponerse tan tiquismiquis en las cosas de pareja.

Dicen que en la política se deben hacer extraños compañeros de cama. ¿Pero zoofilia anfibia?.¡Agh!.. ¿No será pasarse un poco de la raya?

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

¿Queda alguien limpio por ahí?

20 Abr

Antonio Tejedor García. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

En alguna ocasión todos, hemos despotricado contra la justicia –aunque no nos referimos a la que juzga a los mortales de a pie, sino a la justicia politizada del Tribunal Supremo y del Constitucional nombrada a dedo por PP y PSOE- Ahora, aunque se nos tache de oportunistas, aplaudimos sin reparos. Y no lo digo porque hayan obligado a testificar a Rajoy o detengan a González, que hace años que ambos debían haber cumplido este trámite. Aplaudo porque considero que cumplen con su trabajo. Porque investigan a pesar de las presiones a que son sometidos. Luego veremos si son capaces de aportar pruebas y de los indicios se pasa a evidencias sólidas y demostrables. Solo quienes tienen algo que esconder pueden oponerse a que se investigue y a que cualquier persona, ocupe el cargo que ocupe, pueda testificar. Sea Rajoy o el sumsum corda. Por encima de la ley, ni Dios. Otra cosa es que la ley sea justa o injusta y empecemos a sacar harina de otro costal.

Parece que la testificación de Rajoy fuera una monstruosidad y un ataque (¿otro ataque?) al PP. Pobre víctima. El dictamen del juez ha caído como una especie de obús en la sede de Génova y la explosión ha dejado todo negro (el dinero con el que se pagó la reforma, más aún) Ha debido de quemar hasta las ideas, el carácter de muchos, la sonrisa con la que solían espantar malos agüeros, la falsa colaboración que siempre han ofrecido y nunca cumplido. Mariano, como si se enfrentara a un periodista de la Cope en vez de a un tribunal, va a contestar a lo que quiera. Eso ha dicho Maíllo. Tiene miedo de que se trabe y le resulte “very difficult todo esto”. O que le dé por aclarar qué es lo cierto de lo publicado por los medios, o que repita lo que después del año 14 viene el 15. Incluso lo veo muy capaz de decirle que “No he dormido nada. No me pregunten demasiado si hacen el favor” Aunque también puede hacerles la pelota y declarar que los jueces son mucho jueces y demostrarles fehacientemente que la Gürtel sigue siendo una trama contra el PP y a ver qué esperan para detener a los denunciantes y a la prensa canallesca.

De momento, no le han hecho caso y el detenido es Ignacio González, el del ático de Marbella que, casualmente, también fue Presidente de la Comunidad de Madrid en las filas del PP y bajo los auspicios de Esperanza Aguirre. Tengo la sensación de que con esta detención empiezan a llamar a la puerta de la Condesa de las Mamandurrias. ¿Queda alguien limpio por ahí? Se agotan los casos particulares y el hedor llega a Marte y más lejos por más que aprieten la nariz en un intento desesperado de negar la luz del día. Se puede ser de derechas o de izquierdas, se puede tener una ideología que defienda unos intereses u otros, pero no se puede ser corrupto. Y no se puede defender la corrupción. No se puede utilizar la res publica para el bolsillo privado. Lo que ha sucedido en este país desde la reinstauración democrática ha sido un saqueo continuo por parte de estos y de aquellos. Creo que más de estos, pero no pongo la mano en el fuego por ninguno. Y no sabemos ni la centésima parte de lo sucedido. Sigo, por tanto, sin comprender el forofismo de quienes defienden a los corruptos por el simple hecho de ser de los suyos como si fueran hinchas de un equipo de fútbol. Esto es mucho más serio, señores. Otra persona de otro partido que hubiera cometido el mismo delito sería reo de muerte (al menos, política), pero si la comete uno de los míos la disculpo en nombre de no sé qué. O incluso, lo jaleo, le voto de nuevo. Y, por increíble que parezca, lo seguirán haciendo.

El problema de la corrupción es que lo hemos asumido como un hecho cultural más, está ya en nuestros genes y demasiada gente sigue pensando que el que no roba es porque no tiene posibilidades o es tonto. Yo, sin embargo, pienso que es porque saben que no deben hacerlo, es una cuestión de orden ético y moral, de decencia. De dignidad. Tienen conciencia. Saben que lo público es de todos, mío también. Y saben, también, que el dinero no es la única norma de vida en una persona.

¿Algún día dejaremos de oler a podrido?

EL JEFE DE LA BANDA SIEMPRE SE VA DE ROSITAS

5 Mar

Por Santiago Molina García.Catedrático de Universidad y Escritor

Manuel Santiago Molina, Catedrçatico de Universidad y escritor

Manuel Santiago Molina, Catedrçatico de Universidad y escritor

Si se analizan las sentencias judiciales más sonadas, relacionadas con la corrupción política desde la muerte de Franco hasta hoy, se comprueba fácilmente que los jefes del cotarro, en tanto que autores intelectuales de los delitos, siempre se van de rositas, aunque no niego que a lo mejor hay alguna excepción. Para demostrar que ello es así me limitaré a comentar algunas de esas sentencias judiciales.

El primer caso de corrupción política que se dilucidó en los juzgados, después de haber sido aprobada la vigente Constitución, fue el de la financiación ilegal de partido socialista durante la época del gobierno encabezado por Felipe González, junto con el denominado caso GAL. Como consecuencia de aquel proceso judicial fue encarcelado un ministro del interior, un secretario de estado y un director general. Sin embargo, el máximo jefe del cotarro, identificado por el juez instructor, Sr. Garzón, como “Mister X” ni siquiera fue procesado. Según los artículos y libros publicados sobre aquel proceso, el jefe de la banda no fue encausado debido a que el juez instructor no se atrevió a hacer público su verdadero nombre, a pesar del cabreo que tenía por no haber sido nombrado ministro.

Otro sonado caso que se dilucidó en los juzgados fue el del golpe de estado que acabó con la toma del Congreso de los Diputados por un puñado de guardias civiles al mando de Tejero. El proceso judicial terminó admitiendo que los máximos jefes del chapucero golpe de estado fueron los generales Armada y Milán del Bosch, junto con el coronel Tejero, siendo dichos militares quienes cargaron con las mayores condenas. Sin embargo, no fueron juzgados los políticos que se habían reunido en casa del entonces alcalde de Lérida para pergeñar el golpe de estado, según afirmaron diversas publicaciones sin que esos supuestos autores intelectuales jamás lo desmintieran. A la vista de la vasta documentación sobre esa acción que fue publicada en diversos artículos y libros, parece claro que el golpe de estado que se produjo no era el mismo que había diseñado ese grupo de políticos, aunque hubo una relación de causa-efecto entre ambos.

Probablemente, el caso más grave de todos los acontecidos en nuestro país durante los últimos cuarenta años ha sido el atentado terrorista perpetrado en mayo del 2004 en varios trenes de cercanías de Madrid, que dio lugar a que hubiera cerca de 300 personas muertas y muchos más heridos. En una situación tan anómala, lo lógico hubiera sido que el partido político gobernante (el PP) hubiera suspendido el proceso electoral que se celebró cuarenta y ocho horas después aun sabiendo que en una situación tan excepcional como esa no puede haber unas elecciones libres. Pero lo más grave fue que el principal partido de la oposición (el PSOE) afirmara desde el primer momento que el gobierno había mentido y que no respetara la neutralidad que la ley electoral exige durante las veinticuatro horas anteriores al día de la votación, porque sabía que ese terrible crimen le beneficiaba en las urnas, como así fue. Como era de esperar, una vez que consiguieron el poder, sus máximos jefes hicieron cuanto estuvo en sus manos para que jamás se supiera quienes habían sido los autores intelectuales y financieros de la mayor masacre cometida en España a lo largo de toda su historia. Obviamente, ni uno solo de esos autores intelectuales fue condenado.

Otro caso de corrupción juzgado recientemente es el que afecta a la infanta Cristina y a su esposo, Sr. Urdangarín, cuya sentencia fue hecha pública hace solo unos días. A tenor del contenido de los artículos críticos con dicha sentencia judicial publicados en diversos medios de comunicación, lo más grave del asunto parece ser el hecho de que la infanta Cristina haya sido exonerada de culpa penal y que todavía no haya entrado en la cárcel su esposo, el Sr. Urdangarín. Sin embargo, desde mi punto de vista, el hecho más grave es que no haya sido investigada la persona que, a la vista de las declaraciones de los dos principales inculpados, era quien daba el visto bueno de lo que la banda de delincuentes hacía o dejaba de hacer. Como es bien sabido, ambos inculpados mencionaron explícitamente a la casa real.

El último caso al que me voy a referir es al del proceso secesionista catalán. Cuando estoy escribiendo este artículo todavía no hay sentencia judicial acerca de la responsabilidad penal del presidente de la generalidad y de sus principales consejeros en la convocatoria y posterior celebración de un referéndum independentista a sabiendas de que era inconstitucional, lo cual me impide saber quiénes serán condenados y en qué consistirán las penas. Sin embargo, es evidente que no será condenado quien teniendo en sus manos suficientes recursos legales para haber impedido que se celebrara ese peligroso esperpento no lo evitó.

CLAVES DE ACTUALIDAD POLÍTICA

20 Feb

Por Miguel Bernad Remón, Abogado y Secretario General de Manos Limpias

Miguel Bwrnad Remón

Miguel Bernad Remón

Mientras el Gobierno de Mariano Rajoy saca pecho, en el sentido de que España va bien y que tenemos el camino adecuado, la sociedad española permanece pasiva y conformista ante unos hechos y acontecimientos que deberían tener una respuesta contundente, al menos de rechazo y protesta pasiva.

La subida de un 0,25 de las pensiones, cuando la inflación es del 3%, y con la hucha de las pensiones desvalijada por parte del Gobierno.

El escándalo de la familia Pujol-Ferrusola, permitiendo por parte de la justicia destruir pruebas y blanquear dinero, lo que demuestra las distintas varas de medir de la justicia.

La conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas, con el portazo de los Presidentes de la Generalitat de Cataluña y del País Vasco, donde se evidencia la fragmentación de la unidad de España y el caos y desigualdad de la aplicación de los diversos sistemas impositivos autonómicos.

Las derogaciones totales o parciales de leyes aprobadas por el Legislativo anterior, en base a una clara bajada de pantalones del Ejecutivo, poniendo en riesgo la seguridad jurídica.

La exhumación del escándalo del Yak, donde fallecieron 62 militares.

El esperpento de la declaración de Luis Bárcenas sobre la financiación ilegal del PP, que debe hacerse extensiva a todos los partidos políticos, sindicatos y patronal.

El servilismo e indignidad de la vicepresidenta ante el separatismo catalán y vasco, ofreciéndoles más dinero a cambio de paralizar el proceso secesionista, sin atreverse a aplicar el artículo 155 del Texto Constitucional de intervención de la autonomía. Intervención de esta Autonomía que Manos Limpias ha pedido quince veces al Gobierno de España.

El estallido de las facturas de la luz, que supone la inexistencia de una real y social política económica.

A ello hay que añadir, que ya no se habla ni se ahonda en el escándalo de los papeles de Panamá, de la amnistía fiscal y de la ex Directora General de Tráfico.

Ahora conviene políticamente al gobierno de Mariano Rajoy sacar el escándalo del 3% de la antigua Convergencia Democrática de Cataluña, cuando Manos Limpias lo denunció ante la Fiscalía hace más de diez años.

Finalmente queremos reseñar el escándalo del Rey emérito con la actriz Bárbara Rey. Pagando el silencio con quinientos millones de pesetas (tres millones de euros).

Mientras haya una respuesta social, dentro de unos cauces del Estado de Derecho, la corrupción del sistema se consolida, empobreciendo a la población y convirtiendo en España en un “Estado de desecho”.

Miguel BERNAD REMÓN,

Abogado y Secretario General de MANOS LIMPIAS.

 

CHURRASCO A LA GALLEGA

16 Feb

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

A Mariano Rajoy ya  le llaman por ahí “el manco de Pontevedra”. Y no. No es porque el presidente dedique sus ratos locos a cantar por soleares en un tablao flamenco junto al “quisquilla de Huelva” y el “boquerón logroñés”. El mote tiene retranca. Ya saben, mensaje implícito. Que va con segundas vaya. La cosa viene por esa afición que tiene Mariano de poner la mano en el fuego por todos los crápulas de su cuchipandi que se han visto salpicados por casos de corrupción. A estas alturas la mano de Rajoy es como un lanzallamas. Ahí donde la posa, la credibilidad del individuo avalado por el gesto acaba reducida a cenizas. Más que una extremidad, la mano mariana es una alegoría de una zarza ardiente donde crepitan las reputaciones más trending-basura de los más celebres forajidos populares.

Vamos con un ejemplo práctico: Cuando hace poco Rajoy extendió sus cinco dedos sobre las brasas, metafóricamente hablando, para defender la honra mancillada del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, ya nos estaba dando pistas de lo que iba a suceder.

Al protegido le atribuyeron después tres presuntos delitos por fraude y cohecho. No hacía mucho que el presidente le había brindado todo su apoyo y confianza “porque tú te lo mereces”.¡ Oye, como un tiro!. No pasó mucho antes de que el murciano cayese abatido en el fuego cruzado de las investigaciones judiciales. La mano incandescente le había señalado. Su suerte estaba echada.

¿Qué si pienso que Rajoy es gafe? Tiremos un poco de la hemeroteca- Tenemos casos tan sonados como el de Alfonso Rus ( el que fuera presidente de la diputación de Valencia y alcalde de Xätiva) por el que Mariano expresó su amor con vehemencia: “Te quiero Alfonso. Te quiero, coño”. Una declaración tan conmovedora como certera. Desgraciadamente para Rus su destino estaba marcado y aparecieron unas filtraciones en las que se le escuchaba contar “dos millones de pelas” resultantes del cobro de una comisión.

¿Y qué me dicen de Carlos Fabra? Rajoy lo definió como un ciudadano y político ejemplar. Un modelo de virtud. ¡Y zasca! al ex-presidente de la Diputación de Castellón le cayó la del pulpo. Bueno, él estaba más acostumbrado a que la diosa fortuna le favoreciera con premios de lotería pero, en cuestión de imputaciones, digamos que le tocó el gordo y la pedrea. La mano dixit.

Y no podemos olvidarnos de las inquietantes palabras que Mariano dedicó al bueno de Francisco Camps: “Siempre estaré detrás de ti, o delante, o a un lado. Me es igual”. Aparte de rarunas, profetizaban, a la gallega, la caída en desgracia del “curita”. Desde entonces a Camps no le llega al cuello la camisa de su fino traje.

Y podemos seguir con una larga lista. Con frases de incondicional apoyo que han pasado a la historia de la risión: “Rita eres la mejor”. “Eres la alcaldesa que merece valencia” (Rita Barberá), “Luis sé fuerte”( Bárcenas, un clásico ya), “Estas son mis credenciales. La gestión del Ayuntamiento de Valencia y la Comunidad. Y Xátiva. Y Castellón. Otros no, pero yo sí. Estas son mis credenciales” (socarrándose  esta vez en nombre de los delincuentes que pululaban por toda la comunidad valenciana, la que más quemaduras le ha costado al pobre hombre), etc., etc…

Nadie podrá negar que la mano de Rajoy debe ser incombustible. El olor a churrasco a la gallega se agarra hasta la pituitaria más recóndita de nuestra madre patria. Pero él la mantiene, impasible el ademán, sobre el incendio corrupto que asola su partido. Apenas le delata un poco el ojo de mentir que, de pronto, se le pone jotero y retozón. Pero en su fuero interno sabe que su sacrificio a lo San Lorenzo no es en vano. Y que sus mentiras piadosas no le llevarán al infierno. Alguna suerte de justicia poética desenmascara a sus protegidos revelando su verdadera personalidad de villanos.

Mariano solo tiene que señalarlos sacando a pasear su chamuscada mano… de santo. Al final será cierto aquello de que a dios le gusta escribir derecho con renglones retorcidos.

Mariano Rajoy, El Manco de Pontevedra"

Mariano Rajoy, El Manco de Pontevedra”

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos

EL INFILTRADO

26 Ene

Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García                 

 La línea políticoroboaplauso siempre fue un clásico. El político (tema transversal, que gusta de decir ahora, sin nombrar tendencias) roba de cualquiera de las mil formas que ellos mismos han puesto a la propia disposición y en caso de ser trincados, en vez de condenas, recibían aplausos (la ley es como el cuchillo, no hiere a quien lo maneja). Siglos de historia contemplan este hito con parangón en otros muchos lugares, que en esto no tenemos la exclusiva.

Ahora han llegado los del PP y, ellos, siempre tan clásicos, nos rompen la tradición y quiebran esta delicada línea. ¿A quién se le ocurre sustituir el aplauso por la cárcel? Luego, que somos nosotros, el populacho, los que nos metemos con la burguesía, que les tenemos manía, envidiamos su estatus y su dinero en Suiza. Cosas así, dicen. Pues, no señor, no somos nosotros, entre ellos se devoran. No obstante, siempre buscan una justificación, una disculpa. A veces, de lo más peregrina. Ahora culpan al Sr. Bárcenas y lo acusan de infiltrado. Un infiltrado de la CNT, nada menos, un anarquista de lo más peligroso (¿O es de Podemos?). Joder, Bárcenas, ahora que sé de su sacrificio no le llamaré más Luis el Cabrón. Don Luis, así le llamaré ahora. Tiene usted todo mi respeto. ¡Y con qué señorío disimula!

Ha de ser muy duro aguantar años y años, soportar el sacrificio de convivir con la odiada burguesía que nos explota solo por darles en las narices y sacar a la luz sus prácticas más castizas y ancestrales de estafas, fraudes, saqueos, malversaciones, atracos (sin pistola) y lindezas varias. Siento que le hayan descubierto, Don Luis, y me temo que se lo harán pagar caro. Más, si se lleva a alguno al talego, con lo poco que les gusta a esa gente mezclarse con la chusma. Los infiltrados tienen mala prensa, porque al hecho de destapar sus fosas sépticas se añade el engaño y esto duele, Don Luis, burlar a quienes tienen la exclusiva de la burla social es un pecado que no está en su talante perdonar. Piense durante un segundo, Don Luis, usted no tiene pedigrí, es un nindungui que debería estar agradecido de por vida y besar sus áureas posaderas y en vez de eso, se les mete hasta la cocina, arrasa con ollas y pucheros y además hace tanto ruido que se entera todo el país. Ya le digo, no se lo perdonarán. No volverá al palco del Bernabéu a, entre whiskys y platos de Jabugo (no sé el orden digestivo), cerrar negocios para otros (aunque alguna migaja haya caído en su mesa reservada de Suiza)

Por tanto, le aconsejaría que no empeñe en defenderlos, usted ya está condenado y con la táctica que sigue en el juicio lo único que va a conseguir es librar al que le condena. Pobre favor. Con esa postura va a devolver bien por mal, algo muy cristiano, lo sé, pero que a ellos no les cabe en la cabeza de un anarquista. Otra cosa que no le entiendo: ¿va a volver a jugar a las cartas en la prisión con esos tipos de chándal venezolano? Hombre, por favor, donde esté la clase y el saber estar, las carnes cargadas de aplausos y cuentas en los paraísos fiscales, los políticos de raigambre y casta, por favor, Don Luis, no compare una partida de cartas con empresarios de postín o compis de partido a los desarrapados con los que jugaba. No los abandone en la calle y recójalos a su vera, que en cualquier prisión hay calefacción y aire acondicionado. Vamos, Don Luis, no defraude a los de su clase. Con que cuente la verdad nos vale.

Correo electrónico: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

 

Así es empresario cualquiera

20 Dic

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Me gustaría que dieran su opinión los adalides del neoliberalismo sobre el tema de las autopistas. Se les llena la boca acerca de las bondades del capitalismo, pero cuando se produce un cortocircuito de este calibre (¡y hay tantos!) se escurren bajo las alcantarillas y no se les ve ni aunque les convoquen con campanillas. O a lo mejor esto no es ningún desastre y estemos equivocados los de siempre. Sin embargo, a lo más que se atreven es a negar la existencia del rescate y recurrir a los sempiternos subterfugios del lenguaje para intentar confundir a la ciudadanía. Pero, pagar, habrá que pagar. Nada de asumir responsabilidad. Ni la más mínima autocrítica. Vamos, que merecen una calificación cum laude por el artilugio legal parido.

Así es político cualquiera. Utilizo el dinero público para obras faraónicas innecesarias (¿a quién se le puede ocurrir la construcción de una autopista de peaje al lado de una autovía?), regalo millones a mis amigos que dejarán una buena parte en mi bolsillo y revisto todo este andamiaje con la etiqueta de la legalidad. He dicho muchas veces que los millones de Bárcenas, los sobres del PP o los trajes de Camps son puro folclore si lo comparamos con el nicho real de corrupción. La corrupción real está en el Parlamento, en la elaboración y aprobación de las leyes. Aquí es donde se esconde la corrupción con mayúscula, la que no se queda en 20 ó 30 millones de euros, sino en miles (5.500, según decían; ahora parece que serán menos). Como en los créditos ficticios (a partidos políticos) o inversiones fallidas (la mayor parte de ellas sabiendo que iban a fallar o arriesgando más allá de lo que la buena praxis bancaria permite) y que nos costaron 70.000 millones. ¿Qué podemos decir de las leyes protectoras de las eléctricas, del impuesto al sol? Menos mal que estos políticos –tanto da del PP como del PSOE, pues han seguido la misma política- son liberales y se niegan a intervenir en las empresas, se niegan a conceder subvenciones o mamandurrias y a permitir la libre competencia.

Así es empresario cualquiera. Hasta yo, si tuviera la misma decencia que ellos, que esos afamados empresarios y esos egregios políticos. Personas de bien, se les ha llamado siempre. Si el negocio va viento en popa, me quedo con el dinero; si el negocio va mal, paga el Estado. ¡Y sin poner un duro de sus bolsillos, toma ya! Los dueños de SACYR, OHL o ACS con el ínclito Florentino del que cuentan y no paran de sus tejemanejes en el palco del Bernabéu (un remedo de La escopeta nacional que inmortalizó Berlanga) se llaman empresarios. Tienen la vergüenza de llamarse empresarios. Al tal Florentino ya se le pagó por otra jugada similar 1350 millones de euros por el fallido proyecto del almacén de gas Castor en Tarragona.

A todo esto, aún niegan relación alguna entre las donaciones a los partidos políticos PP y PSOE y la adjudicación de obra pública. A tales políticos, los mejores administradores –al parecer- del dinero público (otros lo llaman robo, por aquello de emplear menos palabras) se les recompensa con la reelección. Ahora que alguien me explique cuál es el significado de la palabra masoquismo si este caso no viene a cuento.

Hay una tristeza más que incorporar a esta cadena de infamias: nuestro silencio, el silencio de los ciudadanos. Nos roban y nos callamos. Ni una protesta en la calle. A esto creo que ahora lo llaman moderación, la sociedad ya está madura. Han conseguido que el hombre de la calle alcance la máxima cristiana de poner la otra mejilla. Bienvenida, pues, la hostia, la siguiente sartenada de hostias. Amén.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com