Tag Archives: Cataluña

EL HUNDIMIENTO CATALÁN NO FAVORECE A ARAGÓN

14 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Yo pensaba, la ignorancia es muy atrevida, que la fuga de empresas de Cataluña iba a beneficiar a Aragón, pues dada la proximidad, muchas se trasladarían aquí, pero no ha sido así.

Más de tres mil empresas se han ido de Cataluña, por ahora, pero se pueden contar con los dedos de la mano las instaladas en Aragón.

Y no me extraña. Nadie quiere salir de Guatemala para ir a Guatepeor…

Un gobierno regional absolutamente inepto, formado además por un cuatripartito, en el que están Podemos (el perejil de todas las salsas), el PSOE, en el papel del tonto útil, IU, o lo que queda de ella, que no es mucho la verdad, y esa fantasmagórica CHA, Chunta Aragonesista, que no levanta cabeza desde que perdió el tirón electoral de Labordeta, por muerte natural, que todo hay que decirlo.

¿Quién puede fiarse de un gobierno autonomice que ha tardado más de tres años en renovar la Cámara de Cuentas regional, por ejemplo, y es incapaz de cambiar el Justicia de Aragón, que lleva casi 20 años en el cargo, y que aspira a ser vitalicio, a este paso…?

Una región donde disminuye el paro, a fuerza de aumentar el número de empleados públicos, pues el gobierno regional es el primer empleador, como por otra parte sucede en la práctica totalidad de los autonosuyas, en acertada expresión de don Fernando Vizcaíno Casas (a cada cual, lo suyo).

En Aragón sufrimos de hidrocefalia, pues tenemos una gigantesca urbe, con más de la mitad de la población: 700.000, para un total de 1.300.000 habitantes.

Y digo habitantes, y no contribuyentes, pues posiblemente los 300.000 que superan el millón son extranjeros, y la mayoría de ellos no contribuyen nada, sino que más bien viven de las ayudas sociales, fruto de nuestro estado de bienestar, por no decir estado de despilfarro…

Nunca he entendido que haya que ayudar a personas que no han aportado nunca nada, ni a hacienda ni a la seguridad y lo que es peor, tampoco piensan hacerlo, pues han venido a España no para vivir con nosotros, sino para vivir de nosotros, que no es exactamente lo mismo.

(Salvo honrosas excepciones, que también las hay, por supuesto, y todos conocemos extranjeros muy trabajadores. Yo me honro con la amistad de algunos de ellos, pero por desgracia, no son la regla general, sino la excepción).

Los empresarios catalanes que han huido de su región, con muy buen criterio, buscan tierras dónde haya seguridad jurídica, y estabilidad política –normalmente suelen ir unidas la una y la otra-, y obviamente no van a ser tan tontos de venir a Guatepeor.

Esta es, creo, la explicación del escasísimo traslado de empresas catalanas a Aragón, pese a la proximidad geográfica.

De cualquier forma, y como yo no estoy en posesión de la verdad, me gustaría oír opiniones más autorizadas que la mía al respecto, ya que yo manifiesto únicamente una opinión, pero no poseo datos concretos que la avalen, como podría ser la realización de encuestas a esos empresarios, etc.

Un buen campo de investigación para los sociólogos, por cierto…

Guardar

Guardar

Anuncios

ESPAÑA O EX ESPAÑA, ES UN ESTADO FALLIDO

12 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Se denomina estados fallidos a aquellos que desde un punto de vista formal tienen las estructuras propias de un Estado, pero que, en la práctica, funcionan al margen de las Instituciones, que realmente no son independientes, y están colonizadas u ocupadas por los poderes fácticos, que son los que realmente mandan.

Son aquellos países donde el presidente del gobierno dice que “estoy seguro de que a la Infanta Cristina le va a ir bien”, como así sucedió, y donde el Fiscal y la Abogado del Estado, en lugar de defender el interés público, se dedican a defender el interés particular de los delincuentes y defraudadores fiscales y económicos, por ejemplo.

O donde las instituciones destinadas a defender a los consumidores y usuarios, como la CNMC y la CNMV, en lugar de hacer su trabajo se dedican a amparar a los grandes bancos y empresas del Ibex 35, una buena parte de las cuales actúan en régimen de oligopolios, abusando de su posición dominante: grandes bancos, compañías eléctricas, del gas, etc.

Un estado fallido es aquel donde los presidentes del gobiernos y ministros actúan siempre en beneficio de los poderes económicos, que una vez cesados o dimitidos, tras haber acreditado sobradamente su incompetencia, son “recompensados” con la sinecura de un asiento en los consejos de administración de esas empresas a las que tanto han favorecido durante su mandato, con retribuciones de varios cientos de miles de euros al año…, a cambio de asistir a dos o tres reuniones, obviamente sin enterarse de nada…

España, o la ex España, es un estado fallido, pues hay dos regiones en las que se obliga a todos los españoles, nativos o forasteros, a “sumergirse” en el idioma vernáculo, puesto que prácticamente se persigue la hermosa lengua española, que es la segunda del mundo, después del inglés, o la tercera, si incluimos el chino, aunque todos sabemos que no hay quien pueda estudiar, entender y aprender ese idioma.

España es un estado fallido, pues hay cinco policías distintas, por ahora, y vamos camino de posibles enfrentamientos con las armas en la mano entre alguna policía autonómica, o más bien separatista, y la policía nacional y guardia civil, o incluso el propio Ejército, o lo que queda de él, tras haber sido triturado y convertido en poco más que una ONG.

España es un estado fallido, pues los extranjeros tienen más derechos que nosotros, los españoles de origen, de pura cepa, ya que ellos solo tienen “derechos”, mientras que nosotros solo tenemos obligaciones y deberes…

En definitiva, la ex España es un estado donde cuando hay un temporal, la máxima autoridad del estado tiene los cojones de decirle a los ciudadanos “que no haber salido de viaje”, como si ellos no tuvieran competencia o responsabilidad alguna.

¡Bienvenido a la ex España, nación de naciones y país de gilipollas, donde ya no cabe un tonto más!

Ramiro GRAU MORANCHO,

Abogado y escritor. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

www.ramirograumorancho.com

Etiquetas: .

Guardar

Guardar

EL PENOSO DISCURSO DEL REY FELIPE VI EN NOCHEBUENA

2 Ene

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Confieso que todos los años escucho con el máximo respeto el discurso de Nochebuena del Rey, y que en mi casa no empieza la tradicional cena hasta entonces.

Soy consciente de que no vivimos en el Reino Unido, a Dios gracias, y quiero pensar que el Rey dice lo que considera pertinente y necesario, sin limitarse a leer el discurso que le prepara el primer ministro, como en la Gran Bretaña, o el presidente del gobierno, en el caso español.

Pero ya no sé qué pensar.

La última intervención de Su Majestad me ha resultado patética, penosa, llena de lugares comunes, propia de lo “políticamente correcto”, procurando no molestar a nadie, y pasando de puntillas sobre los asuntos más graves, como Cataluña… Más propio de un funambulista que de un Soberano, aunque no mande ni en su propia casa…

Después del único discurso realmente digno y memorable, que fue el del 2 de octubre de 2017, creo recordar, nunca antes ni después he oído ninguna intervención de Felipe VI que nos convenza de la utilidad de la Monarquía, y no de su futilidad.

Rajoy, Aznar, González, Zapatero, Sánchez, y hasta Iglesias podrían haber dicho y firmado ese documento, que no va a pasar, precisamente, a la antología de los discursos reales, y mucho menos a la historia.

Una Institución que realmente no sirve para nada, que no ejerce poder arbitral o moderador alguno, que es incapaz de afrontar los graves problemas de la España actual, y lo que es peor, que carece de cualquier autoridad moral, pues ni han sido elegidos por el pueblo ni accedido al trono por votación popular, sino por designación “dedocrática” de Franco, realmente tienen poco que decir, y lo único que aspiran es a pasar inadvertidos, y que nadie se meta por ellos, pues sobrevivir, hasta que se pueda, parece que es su único fin…

En fin, termino ya, que lo malo si malo, menos mal, parodiando a Gracián.

Majestad, para este viaje no necesitábamos alforjas…, ni Corona.

Guardar

Guardar

LOS VOTOS NO AMNISTIAN LOS DELITOS

31 Dic

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Las elecciones autonómicas Catalanas del pasado día 21 de diciembre de 2017, han puesto sobre la mesa un resultado electoral de imprevisibles consecuencias.

Contra todo pronóstico, el pueblo catalán ha reaccionado herido, igual que el hijo pequeño al que le das un bofetón y al poco rato le preguntas si te quiere… Ni que decir tiene que te manda al carajo, y dice que no.

La estulticia de los estrategas gubernamentales, al convocar las elecciones a solo dos meses de la intervención de Cataluña, han hecho que dos millones de catalanes se hayan sentido heridos en su orgullo, dignidad, historia, etc., y hayan votado de nuevo a los partidos separatistas, quiero suponer que más como reacción visceral que otra cosa.

Ahora, el cesado Puigdemont, a pesar de no ser el ganador de las elecciones, dicho sea de paso, reivindica su “derecho” a volver a la presidencia de la Generalidad, de la que nunca debiera haber salido, según él mismo, claro.

Parece ignorar que nuestra Constitución de 1978 prescribe cualquier amnistía de futuro, y que incluso los indultos deben de ser posteriores a las condenas, y no previas, como decía el bailón de Iceta, con la ignorancia que le caracteriza.

Los delitos son delitos, sea uno presidente del gobierno o presidente de la Generalidad. Y es a los fiscales y jueces a quienes les corresponde formular las acusaciones correspondientes, y juzgarlos, en su caso.

Y da igual que te voten dos millones de personas, como cinco.

El derecho penal son las normas mínimas de convivencia ciudadana, y lo que el legislador ha considerado que es delito, debe de ser perseguido, si de verdad queremos vivir en un auténtico Estado de Derecho, y no de desecho, como el catalán, desde el 6 y 7 de septiembre de 2017, hasta su intervención, vía artículo 155 de la Constitución.

Las leyes no están pasa pisotearlas, o pasar de ellas, sino para ser obedecidas y cumplidas, con independencia de que se pueda discrepar de las mismas, o intentar su derogación o modificación, por los cauces legales pertinentes…

Esto lo sabe todo el mundo, quiero suponer, pero por lo visto Puigdemont todavía no se ha enterado.

En fin, conociendo al PP, y su cobardía y corrupción congénita, me temo lo peor. ¡Dios quiera que me equivoque!

Y nada más, que me esperan la familia, los amigos y las uvas. Feliz Año Nuevo a todos.

Guardar

Guardar

CATALUÑA HA VOTADO SUICIDARSE, PERO LOS ESPAÑOLES NO LES VAMOS A DEJAR

23 Dic

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

El resultado electoral del 21 de diciembre ha confirmado mis peores augurios, expuestos en el artículo anterior: Cataluña no tiene solución.

Cuando se vota con el corazón, y no con la cabeza, pasan estas cosas. Y convocar las elecciones a solo dos meses de la intervención del Cataluña por el Estado, cuando podían haberlo hecho al medio año, solo es propio de imbéciles congénitos, y abogadas del estado que se creen muy listas porque se saben todo el temario de memoria…

Pero la política es mucho más complicada que aprenderse varios cientos de temas de memoria, y hay que intuir la reacción de la gente, la visceralidad del catalanismo imbuido a los niños desde los tres años en las escuelas, los cuarenta años de adoctrinamiento en el odio a España, a quien se acusa de todos los males, como es propio de todos los nacionalismos, que siempre buscan un enemigo exterior, que justifique los errores y latrocinios propios, etc.

El PP ha cosechado lo que ha sembrado: corrupción, cobardía, indecisión y estulticia manifiesta, mucha estulticia.

Los catalanes necesitan viajar y leer, que son las dos curas contra el nacionalismo, según las recetas de don Pío Baroja y don Miguel de Unamuno.

Y votar con la cabeza, no con el corazón.

Todo esto ya lo advertía José Antonio Primo de Rivera en su artículo (creo recordar, pues escribo de memoria) “La gaita y la lira”. Para todos nuestro pueblo, la comarca, la provincia, o la comunidad autónoma, son el ombligo del mundo…, hasta que viajamos, o incluso sin salir de nuestra casa, accedemos a otros mundos y datos históricos, por medio de la lectura y el estudio.

Pero en una comunidad autónoma donde los niños son sumergidos en un catalanismo rampante desde la infancia, se les da una visión de la historia totalmente distorsionada, en donde cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, y se señala a España como el enemigo a batir, ¿pues que esperaban estos lelos del partido prostituido…?

Rajoy y su equipo han vuelto a meter la pata hasta el corvejón. Y con la unidad de España no se juega. ¡Salvo que fuera este el resultado que buscaran, para así tener justificación para seguir haciendo concesiones a esa nueva Cataluña, un país independiente de facto, pero subvencionado y mantenido por España y los españoles!

Y a eso me niego, como creo que nos negaremos la mayoría de los españoles.

Si quieren ser independientes, y no hay más remedio, que se vayan, pero que se paguen sus gastos ellos, que los españoles ya estamos cansados de mantener a tanto parásito, que no aporta nada, o que, por lo menos, reciben más de lo que aportan, y encima quieren todavía más, con una total y absoluta insolidaridad.

Los catalanes han votado suicidarse…, pero no les vamos a dejar.

Guardar

Guardar

CATALUÑA NO TIENE SOLUCIÓN

14 Dic

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com

Ramiro Grau Morancho

Pienso, en conciencia, que la “cuestión catalana” no tiene solución. Y no tiene solución pues no se han puesto las bases para ello, atacándose solamente los efectos, pero no las causas de la situación, de cómo hemos llegado a dónde estamos: una región en la que una gran parte de la población desearía ir por libre, fuera de España, pues están convencidos de que les iría mejor.

Da igual que sean el treinta por ciento, el cuarenta o el cuarenta y cinco… Lo cierto es que es un sentimiento que va en aumento, o por lo menos no disminuye. Y ello se debe a varios factores, contra los que el pusilánime –y digo pusilánime por no decir cobarde- gobierno del PP no ha querido hacer nada:

  1. El adoctrinamiento de los niños desde la guardería, es decir, a los 3 años, y hasta los 16, como mínimo, inculcándoles la idea de que España les roba, de que Cataluña fue un estado avasallado e invadido por nosotros, y otras visiones igualmente peripatéticas de la historia, y de juzgado de guardia.

¡Pero cuándo todo un ministro de educación, cultura y deportes, y Barón de Claret, lo niega expresamente, es obvio que no han hecho nada, ni piensan hacerlo!

Y ello a pesar de que el art. 27, 8, de la Constitución les faculta para ello: “Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes”.

  1. La inmersión lingüística, o más bien la imposición obligatoria del catalán, en la enseñanza y en la sociedad, sin que el Estado español haya sido capaz de reaccionar a tiempo, simplemente respetando lo que dice la Constitución al efecto:

Art. 3, 1: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.

Los niños que tienen la desgracia de vivir en Cataluña son sumergidos en el catalán, que se impone manu militare en todo el sistema educativo, sin que ningún gobierno, ni del PP ni del PSOE (las dos caras de una misma moneda) hayan sido capaces de hacer algo para evitar esta situación auténticamente dictatorial.

  1. La existencia de un cuerpo policial, más bien en funciones de policía política, germen de un futuro ejército catalán, que Dios quiera no se levanten en armas pronto contra España…Es algo que cualquier persona con dos dedos de frente lo ve venir, menos el gobierno del PP…

¿De dónde sacan los ministros y altos cargos estos pardillos…? No quiero pensar que vayan Atades (con todo respeto hacia los disminuidos psíquicos), pero a algún sitio similar deben de acudir, pues no es normal juntar a tanto tonto por metro cuadrado.

En definitiva, que los españoles tenemos lo que nos merecemos, o que tal vez no nos merezcamos, pero que los sucesivos gobiernos del PSOEPP han sido incapaces de controlar.

Como decía José Antonio Primo de Rivera: “No olvidemos la Historia: el catalanismo nace políticamente cuando España pierde sus colonias, es decir, cuando los fabricantes barceloneses pierden sus mercados. No se oculta entonces a su pasada agudeza que es urgente conquistar el mercado interior. Tampoco se nos oculta que sus productos no pueden defenderse en una competencia puramente económica. Hay que imponerlos políticamente al resto de España. Y nada mejor para imponerlos que blandir un instrumento de amenaza al mismo tiempo que de negociación. Ese instrumento fue el catalanismo… El alma popular catalana, fuerte y sencilla, fue llenándose de veneno. Áridos intelectuales compusieron un idioma de laboratorio sin más norma fija que la de quitar toda semejanza con el castellano. Cataluña llegó a estar crispada de hostilidad para con el resto de la Patria…. El catalanismo era una especulación de la alta burguesía capitalista con la sentimentalidad del pueblo”.

Y ahora, mucho me temo, que ya es demasiado tarde para enderezar este barco que se hunde…

Guardar

Guardar

VILLANUEVA DE SIGENA, O LA FUERZA DEL DERECHO

13 Dic

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com

Ramiro Grau Morancho

Villanueva de Sigena (y no Sijena, como se empeñan en escribir la mayoría de los medios), es un claro ejemplo de que en la lucha de David contra Goliat, a veces gana David.

Se trata de una pequeña localidad de la provincia de Huesca, con escasamente quinientos habitantes, pero mucha historia.

Hoy es noticia, y lo será durante algún tiempo, espero que durante mucho tiempo, pues han sido muchos años de batallar por lo suyo, por la recuperación de las obras mal llevadas a Cataluña, y apropiadas indebidamente por ellos, como se ha encargado de resaltar la Justicia. Administración de Justicia española que es lenta, pero segura.

Sobre 1980, más o menos, acudí por primera y única vez a la localidad (tan pronto como estén expuestas las obras volveremos, si Dios quiere), para recibir el nombramiento de Consejero Adjunto del Instituto de Estudios Sijenenses, una Institución cultural de primer orden, creada en la localidad de la mano de su fundador y promotor general, don Julio P. Arribas Salaberri, director y catedrático de la escuela de Comercio de Lérida, e interventor general de la diputación provincial, también de Lérida.

Disfruté de la amistad y compañía de don Julio, y recuerdo una solemne sesión en la iglesia parroquial, donde un pastor protestante de Suiza vino a pedir disculpas públicamente por el asesinato de don Miguel Servet, nuestro gran sabio, oriundo de la localidad.

Como este señor se expresaba en francés, un ilustre jacetano, don Juan Lacasa Lacasa, ofició de traductor, acreditando un excelente dominio del idioma francés.

Ambos dos, don Julio y don Juan, ya fallecidos, y los dos olvidados e ignorados en este Aragón que no se caracteriza, precisamente, por su gratitud hacia sus hijos más ilustres, dignos y sobresalientes.

Vaya este cariñoso recuerdo, en su memoria.

Hoy irá el presidente de Aragón a hacerse la foto, y ponerse la medalla, a pesar de ser un personajillo insignificante, absolutamente inútil, al que el cargo le viene grande, muy grande, como lo acredita, por ejemplo, que haya sido incapaz de renovar El Justicia o la Cámara de Cuentas de Aragón, instituciones ambas que llevan ya varios años en funciones… Pero así se escribe la historia.

La historia de Villanueva de Sigena es también el triunfo de la voluntad, la fuerza del Derecho, el tesón y coraje de un pueblo aragonés, que ha sabido luchar por lo suyo, contra viento y marea.

Nada nos es regalado en la vida, y es algo que deberíamos aprender todos desde nuestra más tierna infancia.

Pese al “modelo” educativo actual, consistente en que los niños tienen “derecho” a ser felices, lo cierto es que en la vida todo hay que lucharlo, sufrirlo y trabajarlo, y que los muy dignos, constantes y esforzados habitantes de Villanueva de Sigena han demostrado, con creces, ser dignos de volver a tener en su poder las obras que nunca debieron de salir de allí.

Y que la aplicación del artículo 155 de la Constitución, además de evitar la destrucción de España, ha servido también para solucionar de una forma pacífica y ordenada, este serio conflicto jurídico, que enturbiaba las relaciones entre los catalanes y los aragoneses.

Unas relaciones de vecindad, para lo bueno y para lo malo.

Hoy todo Aragón, y me atrevería a decir que toda España, somos Villanueva de Sigena.

Guardar

Guardar

A %d blogueros les gusta esto: