Tag Archives: Antonio Tejedor Garcia

La gesta de Benavente en la batalla por la sanidad pública

23 Mar

Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Solo quiero dar a conocer a quien no lo sepa o no lo haya oído –que no ha salido en todos los medios de comunicación, por supuesto- la defensa valiente de todo un pueblo, -dicho así, en sentido literal, todo un pueblo– en defensa de la sanidad pública. Precisamente en una zona tradicionalmente conservadora como es Zamora y provincia. Pero parece que se van espabilando, van viendo las orejas al lobo y han reaccionado antes de que sea tarde. Lo que sigue es una copia, parte de la crónica que escribió al respecto Rasa Mª Artal en El Diario.es Dejo el enlace para quien quiera leerlo completo.

“Fue memorable. Todo Benavente en la calle en defensa de su hospital y de la sanidad pública. Salieron 15.000 personas –según cifras oficiales–, de una población de 18.315 habitantes censados en 2016. La historia es común a esa España olvidada fuera de las grandes capitales y a cómo se ve afectada por los recortes en el Servicio Público de Salud. Esa donde el médico que atendía tres pueblos, ahora atiende cuatro, no le cubren las suplencias y el enfermo siempre ha de desplazarse cuando sufre una dolencia de cierta entidad. El hospital representa una solución cuando está bien dotado. Pero son muchos los núcleos urbanos que temen su mutilación por los recortes.

Benavente es el segundo municipio en población de la provincia de Zamora, tras la capital. Y el eje de la comarca de los Valles con una cincuentena de pueblos de escasa población en su mayoría. El Hospital comarcal de Benavente se quedó pequeño. Años de quejas que culminan con una remodelación para ampliar el existente. Una vez arreglado, tras invertir 12 millones de euros en obras y equipamiento, la Junta decide paradójicamente cerrar la primera planta. Hay que ahorrar. Y pensar, por tanto, en la carretera.

El detonante se produce cuando los familiares se plantan dado que ya comienzan a trasladar a los pacientes hospitalizados a Zamora, distante 65 kilómetros. Medios digitales locales, muy activos, van dando cuenta de la peripecia y comienzan concentraciones diarias, cada vez más numerosas, que culminan el domingo con una manifestación de las que rompen moldes. Está el alcalde, del PSOE, una treintena más de distintos partidos, incluido el PP… y casi todos los vecinos: 15.000. Ya no es solo la planta a cerrar lo que reivindican sino una atención sanitaria integral y con más especialistas para cubrir las necesidades reales. Los sufridos castellanos el día que salen, salen. El día que exigen, lo hacen a fondo”.

Correo electrónico: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

 

Semana Santa

20 Mar

semana santa zamora

Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Tambores, pero no de guerra. Tambores en el Bajo Aragón. Calanda, Híjar, La Puebla… Tambores que conocemos todos y a los que no es necesario darles más publicidad en esta tierra. Por eso quiero hablaros de otros tambores y otra Semana Santa, pues en cada geografía celebran los mismos hechos con ritos diferentes. Hablo de Zamora. ¿Zamora? Nombras Zamora y los oídos parece que tardan en acostumbrarse a la palabra, como si no quisiera entrar o de forma inconsciente la rechazaras o plantearas la duda que se levanta ante toda novedad. Suele ocurrir con las poco habituales, con las que oyes de tanto en cuanto y cuesta asociar a un lugar y, aún más, ubicarlas en el mapa. Indudablemente, algunos pensarán que exagero; pero me he topado con más de una sorpresa en el momento y con la gente menos esperada.

Zamora.

Castilla y León, en la frontera con Portugal. Una joya para los amantes del arte románico. Una ciudad con 27 iglesias y ermitas para satisfacer la curiosidad y el asombro ante estas glorias medievales. Eso, sin incluir dos obras en la provincia que podemos situar en un estrado superior: el monasterio de Moreruela (a 38 km de la ciudad) y sobre todo, el templo visigótico (siglo VII) de S. Pedro de la Nave, en Campillo a 13 km de la ciudad. Si aún te parece poco, Zamora ha sido incluida en la Ruta Europea del Modernismo (sello dejado por la burguesía harinera a principios del siglo XX) con edificios muy significativos en las principales calles de la ciudad. ¿Falta algo? Por supuesto. En unos días Zamora aparecerá en las televisiones de medio mundo con sus procesiones de Semana Santa. Un icono. Procesiones llenas de recogimiento, respeto y silencio (cada uno sabrá si estos nombres corresponden a un sentir religioso o meramente turístico). Lo que sí puedo decir es que son totalmente diferentes a las más publicitadas de Sevilla y Andalucía en general. Nada de saetas ni piropos al paso de cada Cristo o Virgen. Figuras que sobresalen por la belleza de la talla y no por los adornos. Imágenes que expresan dolor y muerte. Imágenes sobrias y austeras que parecen retratar el carácter de las gentes de Castilla.

Lo malo, si alguno a raíz de este artículo piensa en ir allí de vacaciones, es la dificultad de encontrar alojamiento. De cualquier forma, puede anotarlo en la agenda del año que viene o darse una vuelta por la ciudad en otra época del año y contemplar lo antes apuntado sobre el románico y el modernismo.

Dadas las fechas en las que estamos, me voy a ceñir a la Semana Santa. Por dar una idea de su importancia, podemos decir que en 1986 fue declarada de Interés Turístico Internacional y hace dos años Bien de Interés Cultural, tras lo que se espera sea pronto reconocida como Patrimonio Cultural inmaterial por la Unesco. Hay 17 hermandades y procesionan unos 32.000 cofrades (la mitad de la población de la ciudad, aunque muchos vivan fuera). Las procesiones salen de todas las iglesias y es necesario proveerse del correspondiente horario y recorrido. ¿Hora? Todas, desde la que sale a las 4´30 de la mañana del Jueves Santo y se recoge a las 11, con su famoso “Cinco de copas” que bailan en el interior de S. Juan al son de la Marcha de Talberg y recorre la ciudad hasta las Tres Cruces, donde se toman las típicas sopas de ajo, a las que salen a otra hora de la mañana, tarde o noche. Como todos, yo también tengo mis favoritas. Mención especial para dos de ellas: la del lunes con el canto del canon Oh Jerusalem en la plaza Santa Lucía (¡de impresión!) y sobre todo, la del miércoles noche, la popularmente llamada de las Capas Pardas. Creo que es la que mejor define la Semana Santa y Zamora. En medio de la oscuridad (se apagan las luces), un solo paso, un farol, al rato un toque de tambor. Un silencio sepulcral que solo se atreve a romper el río que discurre a sus pies.

Para una segunda visita –aunque no menos importante- quedaría la procesión del Santo Entierro que celebran en Bercianos de Aliste, un pequeño pueblo a 68 km de Zamora, y que por sus connotaciones especiales hace inevitable nuestra presencia. Como católico, una invitación al pensamiento sobre la muerte; como turista, una escenificación diferente. Según cuentan, el origen viene de una promesa tras librarse el pueblo de la peste a principios del XVI y ese milagro fue año a año conformando un espectáculo que pone los pelos de punta. Misa con un Cristo articulado, subida al Calvario en procesión de todos los vecinos, cada cual con su atavío propio (los miembros de la cofradía con la mortaja que vestirán en la tumba a su muerte y los demás con la típica capa alistana), hachones encendidos, pendones en manos de los más jóvenes… Para no perderla. Una recomendación: comer en alguno de los pueblos de la zona un chuletón de ternera alistana y regarla con un vino tinto de Toro. Sin más comentarios.

Sexo, mentiras y lo que venga

15 Mar

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

A pesar de las similitudes del título con aquella película de finales del siglo pasado que puso en el mapa del cine a Soderbergh –Palma de oro en Cannes y Oscar al mejor guión- no voy a hablar de sexo. Eso se lo dejo a los de Hazte oir, que del tema saben mucho. Saben que un niño tiene pene y una niña, vulva. ¿Dónde lo habrán aprendido? Porque cuando yo estuve en los frailes decir cualquiera de esas palabras era pecado mortal, por lo menos (y no hablo por hablar, sé lo que digo). De respeto a las personas que no piensan como ellos no es que tengan mucha idea; pero de sexo, sí. Al menos, en la práctica, que muchos de ellos acarrean media docena de churumbeles envueltos en blondas, almidones y uniformes variopintos. Lo que no acabo de entender es esa manía en decir a cada uno lo que tiene que ser, lo tiene que sentir, cómo tiene que gozar. Y para el que no haga caso, unas llamaradas de eternidad como postre de esta vida y mientras tanto, durante ella, unos pozales de miedo. Pero no pueden fustigarlos con látigos ni atarlos a la rueda de madera, qué pena. Ah, aquella santa Inquisición, con lo bien que les vendría ahora.

De mentiras tampoco voy a hablar. Ese tema se lo dejo para los de nuestro gobierno y demás afines políticos, que son duchos en el oficio. No salvo ni a los leones de las Cortes. Pero los de Rajoy se llevan la palma –la de Cannes, no-, no hay quien lo niegue. Que las promesas electorales se las lleva el viento aunque esté en calma, el personal lo acata con resignación franciscana y no se rasga las vestiduras. ¿Alguien se sorprendería que un político firmara un acuerdo sabiendo que no iba a cumplirlo? Son cosas que el ciudadano tiene asumidas y para el político forman parte de su ser, pensar y actuar habituales. Ellos mismos abrirían la boca y los ojos y mirarían a su alrededor si obraran en consecuencia con lo firmado, eso sí que sería una sorpresa. Y de las grandes. Ahora, de ahí a tener la desfachatez de pregonarlo a los cuatro vientos, en la cara de los otros firmantes y en la cara de los demás españoles va un abismo, roza –no, araña- la desvergüenza. Por utilizar una palabra amable y que no me acusen de insultar a nadie. Es de agradecer, sin embargo, esta sinceridad. A lo mejor hay alguno que cae del guindo, quién sabe.

Ahora estaremos atentos a la figura de cera que nos pondrá Albert Rivera –impecable el pareado- para querernos hacer digerir lo indigerible. Porque lo intentará, seguro. Frotará las manos como si fuera una bruja con su bola de cristal para conjurar encantos y milagros. Da igual, ya no le cree ni su corbata. ¡Qué papelón, señor, vaya castigo! Es lo que tienen las marcas blancas, son más baratas, pero les falta calidad. Donde esté el original sobra la fotocopia.

Y ahora, pues lo que venga, que ya lo imaginamos.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

CONGOST DE MONT-REBEI / MONTFALCÓ

22 Feb

Una excursión que no olvidarás

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Dejamos a un lado la vida diaria para proponer una alternativa de excursión  de cara a cualquier fin de semana, aquí mismo, a dos horas de Zaragoza. Quien más, quien menos ha oído hablar del impresionante Caminito del Rey en Málaga y hace planes para ir a pasearlo. Bien, pero ¿cuántos saben que tenemos uno aquí mismo, de similares características? No entiendo la escasa publicidad que se le da. A no ser que se pretenda mantenerse en una especie de semidesconocimiento que impida las masificaciones. Yo lo hice el verano pasado y me veo en la obligación moral de darlo a conocer porque es una experiencia estimulante y con unos paisajes de gran belleza.

Congost de Mont-Rebei

Congost de Mont Rebei Montfalcó

Espectacular es lo mínimo que se puede decir del paraje del Congost de Mont-Rebei (Lleida) y de las escaleras de madera clavadas en la pared rocosa por las que se accede a Montfalcó, ya en la provincia de Huesca.  De cara a la primavera puede seruna excursión de las que no se olvidan fácilmente. Una salvedad, sin embargo: quienes sufran de vértigo, abstenerse. No tendría que haber ningún problema, pues en la zona peligrosa del congost hay una sirga de hierro a la que asirse y en las escalinatas es imposible caerse a no ser que quieras hacerlo. La seguridad es total, pero el vértigo es problemático.

Congost de Mont-rebei

Congost de Mont-rebei

El recorrido es de unos 8 km. y el tiempo que se tarda varía de unos a otros no solo por las dificultades del sendero, sino por el tiempo de contemplación del paisaje y las fotografías inevitables.  De todas formas, calculad unas 7 horas para ir y volver, pues el camino es lineal, no circular. Siempre está la posibilidad de tomar un taxi (unos 100 euros) que te lleva al punto de partida.

Congost de Mont-Rebei

Congost de Mont-Rebei

La ruta que aconsejaría es partir de Montfalcó, donde está el refugio y casa rural. Dada la longitud y duración de la caminata, quedarse a dormir allí no es una mala opción. A Montfalcó se llega por la carretera N-230 en dirección Viella, a la altura de Viacamp. En esta población pasamos por detrás de la oficina de turismo y ya veremos los postes verticales indicadores. Tras unos 12 km de pista en buenas condiciones se llega al refugio de Montfalcó.

En el sendero que va desde el refugio hasta la fuente (unos 600 metros, bajada entre pinos, fácil) encontramos diferentes puntos de información sobre la flora y la fauna de la zona, de forma que podamos identificar los diferentes árboles. En la fuente (o antes, en el albergue) aprovisionaos de agua, pues ya no habrá otra posibilidad en el recorrido. También es conveniente algo de comida o frutos secos. Veinticinco minutos más abajo nos encontramos con desniveles más fuertes, y poco después, la primera pasarela. Impresiona la altura, colgada a media pared y con el pantano al fondo. Supera un desnivel de 25 metros. Seguimos caminando por el sendero hasta llegar a la segunda pared, 40 metros de desnivel pero que, por la disposición de las pasarelas sobre la roca, la sensación de vértigo es menor. Cuando se ha subido esta segunda pasarela se inicia un descenso abrupto. A pesar de haber colocado trozos de madera a modo de escalón tomad precauciones. Hay mucha piedra redondeada y potencialmente peligrosa para los resbalones, sobre todo, en días de lluvia. Es uno de los tramos más incómodos. Al final del mismo, nos encontramos con el puente colgante que une Aragón y Cataluña  sobre el pantano de Cañellas. Hay algunos senderos que bajan hasta el agua y no es extraño ver gente tomando un baño o simplemente el sol.

antonio-tejedor-congost-de-mont-rebeiAhora hay que trepar la montaña en la orilla catalana, terreno de sube y baja. Si pasáis a primera hora de la mañana no os sorprendáis si aparece Félix, un zorro que asoma la figura ante los senderistas y vende su supuesta agresividad y fiereza por un poco de comida, con fotografía de regalo. No le tengáis miedo.  En los puntos más complicados o peligrosos de la pared hay sirgas a las que asirse en caso de miedos o vértigos. Las paradas para la contemplación del embalse, allá abajo y el cañón en el que va embutido el río son constantes, pero merecen la pena. Describir un paisaje de estas características sería un absurdo y la foto sirve tan solo como aproximación: nada hay como el  directo, la presencia física. Un recorrido para tomárselo con calma y disfrutar de la naturaleza.

Buen viaje.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

 

 

VISTALEGRE II

16 Feb

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

En Vistalegre II han perdido todos: han perdido los políticos, ha perdido el proyecto, ha perdido la ilusión. Lo cual no quiere decir hasta aquí hemos llegado y vámonos a casa. Pero se han producido heridas y hay que curarlas. La naturaleza humana es

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

indomable: el que no viene a la política a quedarse con nuestros dineros nos echa unos kilos de ego encima. Unos miran su cartera y otros miran su ombligo. ¿Cuándo van a mirar, en exclusiva, para la gente?

La explosión de egos se ha producido por esa especie de maldición de la izquierda, esa atomización de las ideas que lleva a pensar que solo la propia es la imprescindible. Surgen demasiadas dificultades para la negociación, para mirar el horizonte de un objetivo común. El problema es el camino, la duración del viaje, los medios para llegar a él. No es un problema de galgos o podencos, aunque a veces lo parece, pero sí debería ser subsanable. Un cántaro se podrá llevar agarrado por los dos o un rato cada uno; pero la solución nunca podrá pasar por romperlo y llevarlo ambos, pero en trozos.

El mal comienza antes, cuando se permite que solo dos se hagan los dueños del cántaro. El cántaro es de todos y todos tenemos que hablar de cómo llevarlo. ¿Por qué se han dejado morir los círculos? ¿Dónde debate la gente ahora? Para Vistalegre no se ha debatido, ese es el foco. Algo que no se puede volver a producir. Han hablado ellos dos a través de Twiter y las redes sociales, han aireado sus diferencias y los demás, de miranda.

Lo que quiere decir que se comportan como un partido más y para ese viaje no necesitábamos alforjas. Han perdido el tiempo en querer demostrar quién es el galgo y quién es el podenco y han dejado que Rajoy vuelva a llegar a la meta el primero y sigamos como estábamos. Y el principal objetivo era apartarlo del poder y dejar que los jueces hicieran su trabajo con libertad. Sabemos cómo está el país, no hay que repetirlo cada día. Lo que hay que hacer es arreglarlo, proponer medidas, dar medios a las luchas, escuchar a la gente

Los líderes viven en pedestales, no saben lo que sucede a pie de calle o fingen ignorarlo. Si el grito y el mandato en Vistalegre ha sido unión, se podían imaginar la hartura del militante o simpatizante a causa de la discusión que han tenido por ver quién es más guapo. Solo ha faltado que durante las últimas semanas nos hayan bombardeado con cuñas publicitarias hacia uno o hacia otro en internet.  Vota a Pablo. Vota a Íñigo. Patético. Como los demás, han convertido la política en una mercancía, un objeto de consumo, un jabón o un electrodoméstico. No hay más magia que la magia del mercado ni más héroes que los banqueros, que decía Galeano. ¿Qué cántaro voy a votar si no sé lo que hay dentro? ¿El pensador pasa a ser una figura decorativa?

No sé qué harán los jóvenes después de Vistalegre en caso de no cerrar las heridas. Ni tampoco los mayores, aunque lleven toda la vida recibiendo palos y desilusiones de todos los colores y tamaños. Unos crían callo, pero hay quien replegará velas con harto dolor de corazón. La ilusión, como el fuego, ha de tener alimento permanente. O se apaga. Es muy doloroso vivir a oscuras. Con otras palabras lo decía una pintada en una pared de Montevideo: “estamos aquí sentados, mirando cómo nos matan los sueños”. Y sin sueños no se puede vivir. Puedes seguir votando porque, tal y como está la ley electoral,  la abstención significa votar la lista mayoritaria y esa será, al menos de momento, la derecha, Rajoy. El voto es solo una parte. Ha de ir acompañada de la ilusión, del apego, de la lucha. El stablishment, el poder o como se quiera llamara a esas élites que nos gobiernan siempre ha mantenido la táctica de enfrentar a los débiles mientras ellos se toman un whisky y ríen a carcajadas a bordo de sus yates, son muy hábiles (además tienen todo el poder) para crear divisiones en quienes se enfrentan a ellos como medio de anularlos. Podemos ha caído en la trampa, ha dejado fuera al pensador y lo ha convertido en estatua. Podrá ser muy artística, pero  solo servirá de inodoro para palomas (o gaviotas)

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

VIVA TRUMP

30 Ene

Antonio Tejedor García. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

 

¡Quién iba a decir que este grito sería posible más allá de sus acólitos! Puede parecer una barbaridad, pero creo que tiene sentido y cada día que pasa lo veo más claro. Del propio Trump depende que esa claridad acabe siendo meridiana para todo (para casi todo) el mundo. Y que conste que no estoy ironizando. Veamos.

Siempre dije que Trump, como en Europa el Frente nacional de Le Pen o la Liga Norte italiana o los del Partido de la Libertad (¡tela el nombrecito!) en Holanda de Geert Wildersm o los austriacos son una muestra clara del auge de la extrema derecha en el mundo. ¿Quién está fomentando ese auge? ¿Tiene un componente económico, aunque pueda parecer contradictorio? No lo sé, que cuando se dan posibles razones siempre hay gente que se rebota y saca a colación la teoría de las conspiraciones. Puede que sea esta la razón, puede haber otras. No hay duda, sin embargo, que ese auge obedece a alguna causa. La primera es posible que sea la incompetencia de los políticos demócratas, su alejamiento del votante y la mirada permanente al propio ombligo y, de refilón, a la cartera. Ha habido una crisis económica y en vez de buscar soluciones se han enzarzado a hablar del tema favorito de la extrema derecha, la emigración. Con semejante torpeza han aceptado -y así la gente parece entenderlo- que hay una relación entre emigración y crisis, lo que es absolutamente falso. En EE.UU., en Europa y en España

¿La inmigración? ¿Vamos a hablar nosotros de emigración cuando tenemos a media juventud por Europa y millones de gallegos por Argentina? A mí me subleva que se niegue la entrada a los subsaharianos, pero callemos vilmente ante el expolio de las empresas europeas y americanas que han esquilmado las riquezas de los países africanos durante decenas de años y han abocado a sus habitantes a la miseria. Les matamos de hambre allí y les matamos aquí (uy, perdón por la demagogia). Que tampoco vengan los sirios, iraquíes, pakistaníes y similares: primero les montamos una guerra y el que no muera de bala, que sea de hambre o frío (perdón, otra vez la jodida demagogia). Que huyan si quieren, pero no a nuestra casa. Al menos ahora. Cuando necesitábamos miles de obreros a bajo sueldo, entonces ningún problema. Civilizados, que somos.

Y en estas aparece Trump (en jerga, en UK, uno de sus significados es pedo), xenófobo, racista, fascista, impresentable. Grita contra la inmigración cuando su madre fue inmigrante. Se ríe de un periodista con minusvalía. Insulta a las mujeres y todo eso que ya sabemos. Habla contra las multinacionales y elige sus ministros entre los directivos de ellas. El muro de Méjico.

Cada vez que abre la boca (o el twiter) aplaudo. Cada ley que firma, esbozo una sonrisa. Cada discurso es una bendición. Decidme, sino: ¿desde cuándo se había unido tanta gente y tan diferente, con intereses tan divergentes para una protesta? Las mujeres han levantado la voz, salen a las calles. Un juez le ha paralizado una ley. Se adivinan manifestaciones y protestas por todo el mundo. Se le ridiculiza hasta el desnudo. ¿Cuándo empezarán a salir sus problemas con el fisco? ¿Cuándo se harán públicos sus tejemanejes empresariales? La labor que está desarrollando este hombre con su imagen de extremista y de facha no se lo agradeceremos bastante, porque está haciendo visibles lo que tantas veces y tanta gente hemos venido diciendo durante años: el peligro de la extrema derecha, siempre agazapada. No estaría demás, también, desenmascarar a los que la han mantenido así y ahora parecen dispuestos a soltarles las bridas, aunque solo sea (espero) para asustarnos. Trump es el primero de la lista, el primer permiso concedido. El primero que parece unirnos. Espero y deseo fervientemente que sea la vacuna que nos inocule contra la barbarie y la deshumanización; contra la tiranía y la violencia. Y alumbre la democracia.

Correoy página web del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

 

 

EL INFILTRADO

26 Ene

Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García                 

 La línea políticoroboaplauso siempre fue un clásico. El político (tema transversal, que gusta de decir ahora, sin nombrar tendencias) roba de cualquiera de las mil formas que ellos mismos han puesto a la propia disposición y en caso de ser trincados, en vez de condenas, recibían aplausos (la ley es como el cuchillo, no hiere a quien lo maneja). Siglos de historia contemplan este hito con parangón en otros muchos lugares, que en esto no tenemos la exclusiva.

Ahora han llegado los del PP y, ellos, siempre tan clásicos, nos rompen la tradición y quiebran esta delicada línea. ¿A quién se le ocurre sustituir el aplauso por la cárcel? Luego, que somos nosotros, el populacho, los que nos metemos con la burguesía, que les tenemos manía, envidiamos su estatus y su dinero en Suiza. Cosas así, dicen. Pues, no señor, no somos nosotros, entre ellos se devoran. No obstante, siempre buscan una justificación, una disculpa. A veces, de lo más peregrina. Ahora culpan al Sr. Bárcenas y lo acusan de infiltrado. Un infiltrado de la CNT, nada menos, un anarquista de lo más peligroso (¿O es de Podemos?). Joder, Bárcenas, ahora que sé de su sacrificio no le llamaré más Luis el Cabrón. Don Luis, así le llamaré ahora. Tiene usted todo mi respeto. ¡Y con qué señorío disimula!

Ha de ser muy duro aguantar años y años, soportar el sacrificio de convivir con la odiada burguesía que nos explota solo por darles en las narices y sacar a la luz sus prácticas más castizas y ancestrales de estafas, fraudes, saqueos, malversaciones, atracos (sin pistola) y lindezas varias. Siento que le hayan descubierto, Don Luis, y me temo que se lo harán pagar caro. Más, si se lleva a alguno al talego, con lo poco que les gusta a esa gente mezclarse con la chusma. Los infiltrados tienen mala prensa, porque al hecho de destapar sus fosas sépticas se añade el engaño y esto duele, Don Luis, burlar a quienes tienen la exclusiva de la burla social es un pecado que no está en su talante perdonar. Piense durante un segundo, Don Luis, usted no tiene pedigrí, es un nindungui que debería estar agradecido de por vida y besar sus áureas posaderas y en vez de eso, se les mete hasta la cocina, arrasa con ollas y pucheros y además hace tanto ruido que se entera todo el país. Ya le digo, no se lo perdonarán. No volverá al palco del Bernabéu a, entre whiskys y platos de Jabugo (no sé el orden digestivo), cerrar negocios para otros (aunque alguna migaja haya caído en su mesa reservada de Suiza)

Por tanto, le aconsejaría que no empeñe en defenderlos, usted ya está condenado y con la táctica que sigue en el juicio lo único que va a conseguir es librar al que le condena. Pobre favor. Con esa postura va a devolver bien por mal, algo muy cristiano, lo sé, pero que a ellos no les cabe en la cabeza de un anarquista. Otra cosa que no le entiendo: ¿va a volver a jugar a las cartas en la prisión con esos tipos de chándal venezolano? Hombre, por favor, donde esté la clase y el saber estar, las carnes cargadas de aplausos y cuentas en los paraísos fiscales, los políticos de raigambre y casta, por favor, Don Luis, no compare una partida de cartas con empresarios de postín o compis de partido a los desarrapados con los que jugaba. No los abandone en la calle y recójalos a su vera, que en cualquier prisión hay calefacción y aire acondicionado. Vamos, Don Luis, no defraude a los de su clase. Con que cuente la verdad nos vale.

Correo electrónico: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com