Tag Archives: Ana Cuevas Pascual

UNA SOLA ESPECIE HUMANA

21 Ago

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Me impongo la tarea de escribir unas breves líneas con motivo de los terribles actos terroristas que han ocurrido en Cataluña. Esta vez, el zarpazo de la sinrazón nos ha desgarrado en carne propia. En esas maravillosas Ramblas que he tenido el placer de recorrer más de una vez dejándome atrapar por su ambiente bohemio y cosmopolita, mágico y multicolor. Con las heridas sangrantes es difícil distanciarse mínimamente del horror que provoca esta barbarie para intentar dilucidar posibles orígenes y causas. Pero, aún así, no debemos perder de vista que los europeos no somos su único objetivo. Que estos asesinos se ensañan, desde hace tiempo y con especial crueldad, con las poblaciones árabes y musulmanas. Precisamente de ellos huyen los miles y miles de refugiados que al llegar a Occidente, y encuentran más desconfianza e insensibilidad que empatía.

La vida de las criaturas asesinadas en Barcelona es potencialmente tan valiosa como la de las niñas y niños sirios o iraquíes. Al margen de los condicionamientos geográficos, culturales, religiosos o políticos los seres humanos somos muy similares.

La inmensa mayoría solo pretendemos vivir en paz, criar a nuestros hijos, buscar la felicidad de mil formas diferentes… Pero nos vemos inmersos en un tablero diabólico donde somos poco menos que peones desechables para mayor loor de los todopoderosos.

Sería bueno mantener fría la cabeza. Eso no disminuye un átomo el dolor pero podría ayudarnos a focalizar mejor este asunto.

Existen unas causas profundas y enquistadas que pueden estar en el origen. Hechos que pueden haber impulsado esta espiral de odio que sobrecoge ahora al mundo entero´: La invasión de Irak, las maniobras geopolíticas de las grandes potencias en busca de su beneficio económico, la guerra sucia por el control de los recursos naturales, la política de desprecio hacia la tragedia de los refugiados y, cómo no, el boyante negocio de la industria armamentística.

Metan todos estos ingredientes en un cóctel, agítenlo con displicencia y obtendrán un planeta convulso y dominado por la violencia

Para contrarrestar la locura homicida de los terrorista, se levanta la unánime y pacífica respuesta de la ciudadanía. Barcelona, pese a la profunda tristeza, vuelve a abrir los brazos para dar una respuesta valiente y solidaria. Y no va a ser la del racismo o la de la xenofobia. Al día siguiente de los atentados los vecinos de las Ramblas impidieron una manifestación incitada por el odio y la venganza indiscriminada. Los agitadores fueron rodeados con pacífica determinación y tuvieron que desistir de sus intenciones.

Ellos han entendido como nadie que la paz es el único camino para acabar con esta violencia homicida. Ahora urge que se lo transmitamos a nuestros gobiernos. Que se dejen de  oportunismos políticos y  rivalidades para actuar, como una sola especie humana, en defensa de lo que verdaderamente importa: La paz, la vida y la justicia social.

Toda mi fuerza y cariño a las víctimas. A todas las víctimas, allí donde se produzcan, sin discriminar. No permitamos que las lágrimas nublen nuestros ojos. Ni nuestra razón.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

NAZIS SIN FRONTERAS

16 Ago

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

El asesinato despiadado de una joven anti-fascista en Charlottesville (EEUU)  nos descubre que, el país más poderoso del mundo, también tiene los armarios abarrotados de espectros. Hay viejas heridas en la historia que no acaban de curarse. En España sabemos algo sobre esto. Aquí no faltan voceros revisionistas de la verdad histórica que niegan, o pretenden pasar página, de miles de crímenes que han quedado impunes.  Ejecuciones, fosas abandonadas, torturas, violaciones… Todo se barre convenientemente bajo la alfombra del olvido. Si no, ¿cómo sería posible que el partido en el gobierno hubiera sido fundado por un ministro franquista? De aquello que no se habla, no existe. Invirtiendo la carga de la prueba, se tacha de revanchistas a quienes claman justicia. No se puede cimentar un gran país sobre la humillación y el desprecio a las víctimas de la dictadura. Sobre falacias e hipocresía. Así nos va.

A los estadounidenses también les han contado muchos cuentos chinos. Por ejemplo que Lincoln fue el garante del abolicionismo. Lo cierto es que tengo entendido que era un tipo racista que realmente servía a los intereses de los empresarios industriales del norte. Los derechos de los afroamericanos han sido, y siguen siendo, ganados con su propia sangre, sudor y lágrimas. Componen el sector más pobre de la población. Los negros estadounidenses llenan las cárceles y mueren abatidos a tiros en la calle por la policía.

 A veces, sin ninguna causa aparente más allá del “sospechoso” color de su piel.

Hollywood contribuyó a crear las versiones torticeras que el establisment  necesitaba para escribir los renglones torcidos de la historia. Como el  NODO patrio pero en cinemascope y de difusión internacional. Pero manipular los hechos no es prerrogativa del cine.

Periódicos y otros medios españoles, como El País, nos sorprenden por la tibieza que emplean a la hora de llamar a las cosas por su nombre. Hablan de disturbios entre radicales opuestos. ¿Perdón? ¿Pretenden meter en el mismo saco a los anti-fascistas y a los nazis?

Porque convendría aclarar que los primeros defienden los derechos humanos, están en contra del racismo y a favor de la justicia social. Y los segundos, pues eso. Son nazis. Llevan esvásticas, pegan palizas a la gente de otra raza, a los inmigrantes, a los vagabundos, a los que visten diferente o a los homosexuales. A la hora de repartir estopa son unos demócratas de campeonato.

La explosión de violencia supremacista en Charlottesville no es aleatoria. El mandato de Trumph ha proporcionado un caldo adecuado de cultivo para que salgan a la luz esas heridas podridas. Cerradas en falso desde la guerra de secesión.

Igual que sucede en España. Donde la fundación Francisco Franco  recibe fondos públicos para retorcer maquiavélicamente la historia y pintar al dictador como un santo que no mató una mosca en su vida. Donde se le conserva en un mausoleo, enterrado junto a sus víctimas que permanecen ahí a la fuerza. Aún ahora. Un país donde una organización que fue manifiestamente criminal como Falange, tiene total libertad para esparcir su ideología falsaria y repugnante. Donde organizaciones neonazis reciben cobijo gacias a la generosidad de políticos, igual peperos que sociatas, para reunirse y hacer apología de la violencia irracional.

Hoy en día es habitual que se califique de nazi a casi todas y todos… menos a los nazis. Si defiendes los derechos de la mujer te llaman feminazi. Si te posicionas ideológicamente a la izquierda te llaman nazi y genocida. Si eres ecologista eres una nazi.

En cambio, si te paseas con una cruz gamada al hombro gritando ¡Heil Hitler! estás haciendo uso de tu libertad de expresión.

Cada 20 de noviembre vivimos nuestro propio Charlottesville. Nazis, fascistas y supremacistas patrios exhiben impunemente su antología del horror. Amagan contra una sociedad que quiere convivir en paz. Que quiere cerrar las heridas sí. Pero previa desinfección y limpieza de toda la porquería, como ellos,  que aún supura.

Queremos pasar página pero después de haber leído todo el libro. Es la ignorancia la que permite que tarados violentos de todo el mundo campen a sus anchas amparados en la libertad de expresión. Los mismos que  no dudarían en eliminar a quien se expresa diferente a sus ideas. Como la muchacha atropellada por el nazi supremacista blanco. ¿El crimen es también libertad de expresión?

A riesgo de que me llamen nazi quiero recordar el artículo 510.1.a) del Código penal castiga con una pena de uno a cuatro años de prisión y multa de seis a doce meses a aquellos que “públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Lo digo para cuando llegue el próximo 20 de noviembre. Por si los mandamases tienen a bien tener la ley en cuenta. Ya que eso de cumplir la ley de Memoria Histórica parece que no cala.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

SOBRE LOBAS FEROCES Y CERDOS GILIPUERTAS

13 Jul

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ser mujer no es una tarea fácil en casi ningún lugar de este planeta. En lo que denominamos el primer mundo, aunque a nivel jurídico y constitucional exista una virtual igualdad, tampoco resulta sencillo. Cierto es que aquí no se nos lapida o se nos encierra bajo un burka, me replicarán muchos. Es verdad. La quema de brujas,  o sea de mujeres, son deportes que han quedado en la trastienda de nuestra historia negra. Pero, de alguna manera subsisten en el inconsciente colectivo y, cuando una fémina saca los pies del tiesto patriarcal, a más de uno le entran ganas de volver a apilar madera.

Lo que sucede es que las brujas actuales nos hemos vuelto ignífugas. Pero sobre todo impermeables a los insultos y descalificaciones de las manadas de machos mamarrachos que ven cuestionada su hombría cuando se enfrentan a una mujer de igual a igual. Como supongo que ya sabrán, la inteligencia no está en los genitales. Sin embargo esta cuestión plantea dudas cuando observamos el aberrante comportamiento de grupos que hacen ostentación de su machirulismo sin pudor alguno. Durante las fiestas de Pamplona hemos asistido a una especie de celebración del orgullo cafre-machista. Después de los condenables sucesos en los que un grupo de hombres que se autodenominaban “la manada” drogaron y abusaron de una chica de dieciocho años el pasado año, estos sanfermines  se han visto impregnados por un hedor a solidaridad con los agresores. Chapas y camisetas con bonitas  leyendas como: “Chupa y calla”. “Tu culo es mío·, etc... se han vendido como churros entre tipos acomplejados y mediocres que quieren llamar la atención alardeando de lo único que pueden, su cutrerío intelectual. Yo me los imagino en sus casas, amargados por traumas sexuales y emocionales, visionando porno como única alternativa a un simulacro de relación. Tiene que ser algo así para que rezumen tanto odio, tanta falta de respeto por sus madres, sus hermanas, sus hijas… las nuestras. ¿Acaso cuando su mamá les da los buenos días y les pone el colacao , ellos le contestan chupa y calla?

Hay polémica con este asunto. Aunque se ha hecho una campaña intensiva de concienciación se han vuelto a dar casos de agresiones y tocamientos. No parece adecuado jalear estos comportamientos con complementos que animan a cometerlos. Que trivializan la libertad sexual de la mujer cosificándola como un objeto de disfrute.

Pero tengo serias dudas acerca de prohibirlo. Me explico. Si un individuo quiere llevar impresa en el pecho su declaración de principios, ¿quién soy yo para negárselo?. Así es más fácil identificarlos. El que guste de exhibir esta parafernalia está gritando a los cuatro vientos:¡Soy un cerdo gilipuertas! Y perdón por la analogía con el pobre marrano. Que ya dijo Hernández que existen cerdos con peor origen que los cerdos.

Hablando de analogías con animales, yo me pido ser loba. Frente a esas piaras de cerdos babeantes me nace un impulso licántropo, una ancestral ferocidad de loba protectora que acecha las gargantas de las alimañas que rondan a su prole. Loba feroz que no teme a los caperucitos que juegan a ser hombres denigrando a las hembras. Loba desnuda de yugos y correas que sobrevive a dentelladas a la conjura de los cerdos.

Son cosas de animalicos. De tanto soportar guarradas, nos están creciendo los colmillo

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

EL SUPER-MINISTRO ZOIDO CONTRA LOS CRIMINALES SOLIDARIOS

11 Jul

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Es un chorreo incesante de vidas humanas. Mujeres, hombres y criaturas que están huyendo de esos mismos asesinos que aquí tanto tememos.  Que emplean sus escasos recursos en pagar a mafias que se enriquecen con la guerra intentando escapar del horror y de la muerte. Para encontrarse con ella en mitad del mar. Pasto para los peces. Cientos, miles de cadáveres que nunca serán recuperados. Muertos anónimos, insignificantes pese a tener nombres, una historia, sueños, una familia… Muertos que apenas incomodan a nuestra negra Europa.

Porque lo peor no es que se ahoguen intentando arribar a nuestras costas. Lo peor, lo que más temen los mandamases de la UE, es que lleguen vivos. Entonces sí que se convierten en un problema. Una cosa es lo que dictan todos los tratados sobre derechos humanos y otra, muy distinta, la xenofobia populista que suma votos. Europa actúa como actúa porque gran parte de su población, amargada y frustrada por los vaivenes del capitalismo, ha vendido su alma y sus ideales democráticos. Gran parte de la sociedad vive en una ambivalencia moral difícil de justificar. Mientras se compadecen, aparentemente, de las víctimas de esta catástrofe, piden a sus líderes que les cierren las fronteras. Que no gasten un solo euro en su salvamento y posterior supervivencia.

Digamos que el miedo nos vuelve anti-empáticos. Miedo a tener que repartir con los refugiados las migajas que nos lanza el estado en nombre de una presunta sociedad de bienestar. ¿Acaso no hay partidas de las que se podría sacar mucho dinero para paliar esta emergencia humanitaria? Así, de golpe, se me ocurre que los más de 13.000 millones de euros que cada año inyecta nuestro estado a la iglesia católica podrían tener un fin mucho más cristiano y coherente. Con ese pastizal sobraría de lejos para hacernos cargo de la cuota de refugiados que nos habíamos comprometido  acoger y aún sobraría un montón que podría ser destinado a las necesidades más perentorias de la ciudadanía. ¿Qué diría de esto Jesucristo?

Es  cuestión de saber por donde se debe meter la tijera a la hora de recortar. Y un mínimo de decencia y visión de futuro. Tener una respuesta solidaria al problema de los refugiados rompería con la tendencia actual de confrontación entre los pueblos, entre las culturas y las religiones.¡ Primero los seres humanos! debería ser nuestra máxima y más con una profusa historia de genocidios y migraciones forzosas como la que arrastramos los pueblos europeos.

Pero la inteligencia europea anda algo abotargada y desestima organizar una operación de salvamento marítimo. ¡Tampoco vamos a facilitarles las cosas!. Luego criticaremos que caigan en manos de mafias sin escrúpulos. Perdón, ¿escrúpulos? De eso tampoco gastan mucho algunos de nuestros mandamases.

Como el cachondo de Zoido. Que vino a decir que rescatar a los que se ahogan está mal, muy mal, porque otros se pueden animar a vivir esa fantástica aventura con final feliz en un dantesco campo de refugiados. Más o menos. Resulta que toda la gente que, de forma altruista se juega la vida para salvar la de otros son gentuza que solo sirven para amplificar el efecto llamada. Conozco personalmente alguna de esas personas criminalmente solidarias. Se van en sus vacaciones o pidiendo una excedencia. Se pagan su propio viaje y su manutención. Y cada criatura, cada mujer, cada hombre arrebatados a la muerte suponen la mejor de las recompensas que pueden recibir. ¡Son escoria!

En un mundo distópico , al menos para mí, son simplemente héroes y heroínas. Para el ministro, poco más que villanos. Aunque no hay duda de que los voluntarios y el señor ministro juegan en ligas diferentes. No hay color, señor Zoido. Y no solo por la categoría humana, que en su caso brilla por su ausencia. Es que hay que ser muy burro para revertir la carga de la prueba sobre otros cuando se tiene la pistola humeante en la propia mano. Esa pasividad cínica es la pistola.

Además  los que manejan el cotarro deberían empezar a valorar que vivimos una situación geopolítica y medio ambiental muy convulsa que, a medio plazo, pueden provocar oleadas migratorias que no podrán ser contenidas con ningún muro.

Pensar con el corazón no es una entelequia buenista. Es la única posibilidad de contrarrestar los brutales cambios que se avecinan. Sentir como un solo género humano. Ser solidarios, por pura supervivencia de la especie. Sentido común contra política de vísceras.

Por mi parte quiero darle un buen tirón de orejas, metafórico se entiende, al bueno de Zoido. Si no piensan hacer nada, por lo menos, ¡cállese la boca! ¡Tenga un poco de vergüenza!

Aunque ya se que, ser así de chungo, tiene mucho tirón en la Europa de hoy en día. No hay mas que ver la deriva xenófoba que están tomando la mayoría de sus estados. Y en EEUU, ni te cuento. De momento, la estulticia sigue ganando por manifiesta goleada.

¿La conciencia?  O está muerta o totalmente amurallada.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

¡OH BELLA CIAO!

4 Jul

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

“Será la flor, de un guerrillero,

O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao.
Será la flor, de un guerrillero,
muerto por la libertad.” ( Bella Ciao)

 

Decía Miguel Hernández que solo quien ama, vuela. Como yo lo veo, la vida sin esa pasión que nace del amor se transforma en una losa que encarcela al ser humano. Solo quien ama puede lograr que de los muñones broten plumas a fuerza de constancia y de coraje.

Solo quien ama puede desplegar las alas y ascender para intentar anidar en la libertad.

El día 5 de julio se cumple un año desde que mi querido amigo Antonio Aramayona decidió, en un último acto de amor, emprender el vuelo hacia la libertad. En realidad, siempre fue un hombre libre. Ni siquiera las graves secuelas que le provocaba su precaria salud le impidieron actuar conforme a lo que le dictaban su corazón y su cerebro. Un guerrillero incansable cuyas armas eran la coherencia, y un amor absoluto por sus semejantes. Un amor que le conducía a reivindicar cada día, durante años, pacífica pero irreductiblemente, una sociedad más justa y libre para todos. Como el gran maestro que era, sabía que la única oportunidad para este mundo loco estaba en la educación y la atención a la infancia. Una educación laica, libre de prejuicios y contaminaciones, que enseñara a los más jóvenes, más que datos y algoritmos, a pensar por sí mismos. A contrastar los datos y dudar de los dogmas.

Antonio Aramayona

Pensar, un anatema para una sociedad que penaliza el libre pensamiento. Pergeñada para comportarse como una manada de corderos pastoreada por lobos, sin cuestionarse la terrible paradoja. En un entorno tan materialista sobran los filósofos que, como Antonio, pelean por sembrar la semilla de la razón entre tanto caos y desconcierto. Por eso las asignaturas que más ayudan a desarrollar ese libre pensamiento deben desaparecer de la enseñanza . Por eso mismo hay que amordazar a los filósofos peripatéticos que se atrevan a abrir el pico. Aunque sea sepultándolos bajo una montaña de multas y de juicios.

Con Antonio lo intentaron pero, ¡el muy pájaro!, volaba demasiado alto. Se enfrentó con su nobleza a la indignidad de esta mierda de sistema. Asumió las consecuencias de sus actos y no rebló un ápice. Hasta su último día fue un acto de libre rebeldía. Y consiguió marcharse en el momento justo. Ni demasiado pronto, ni demasiado tarde. Como él mismo quería.

Aramayona, en el portal del Delegado del Gobiermo en Aragón. Foto original: Juan Manzanara. http://www.eldiario.es

El día 5 de julio en Zaragoza, a las 19hs. en el C.S. Luis Buñuel (Pza. Santo Domingo), nos reuniremos algunas de las personas que le amamos. Que todavía hoy, seguimos amándole. Porque Antonio vive en todos y cada uno de quienes tuvimos la fortuna de cruzar nuestro destino con el suyo. Removiendo conciencias, incómodo a veces para muchos (pensar incomoda, nadie garantiza que sea algo indoloro) pero sobre todas las cosas, un guerrillero bondadoso y valiente que sustituía fusiles y balas por acción directa pacífica y desobediencia civil. Esos eran sus misiles. Al final, son más letales para el lado oscuro. ¡Imaginen que nos empiezan a brotar las alas y nos sobreponemos al miedo y la ignorancia!. Eso les asusta más que una guerrilla armada.

Mientras tanto, los partisanos que quedamos por aquí seguiremos haciendo pequeñas escaramuzas a la distopía institucionalizada.. Sobrevolando, con el plumón de novatos polluelos, por encima de los axiomas y los sofismas inducidos. Te echamos mucho de menos compañero pero intentaremos cubrir tu hueco en la trinchera. ¡No pasarán!, me decías a menudo. Aún cuando ya los teníamos encima.

¡No pasarán Antonio! Aunque parezca que el invasor nos tiene rodeados, aún soñamos con alcanzar el firmamento. El próximo miércoles celebraremos la vida, el amor y la alegría. Todos conceptos revolucionarios en un entorno que es tendente a estrangularnos, a cortarnos las alas. Seremos como arcángeles desangelados ensayando el primer vuelo. Planearemos libres y felices, al menos por un rato. ¡Antonio Aramayona vive! y su legado revolotea para siempre entre nosotros.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

ESOS PERVERSOS TRAVESTIDOS… SIN ORGULLO

30 Jun

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

 Para mí, existen varios tipos de travestis. Los que de forma libre y voluntaria deciden ponerse ropa que, convencionalmente, se considera propia del sexo ¿opuesto?. O los que se mudan de discurso según la tendencia que esté en auge en cada temporada.

Y luego hay otra clasificación, menos glamurosa y más tétrica, que está compuesta por individuos que habitan en el tercer milenio físicamente, que también usan faldas como los primeros, pero que llevan a Torquemada tatuado en el corazón. En esa categoría a entrado arrasando por pleno derecho un cura de Hospitalet  de Llobregat, mosén Custodi Ballester, que en mitad de una homilía se marcó un streep-tease emocional y vomitó su homofobia sobre los sobrecogidos parroquianos. Nada nuevo perteneciendo a una institución tan respetuosa y asertiva con los derechos y libertades sexuales de los seres humanos. Pero como la hoguera y el potro ya forman parte de nuestro glorioso pasado, ahora se conforman con llamarte enfermo, vicioso, pecador, degenerado y augurarte que vas a ir de cabecica al infierno. Con los pederastas que salen a racimos por las sacristías de todo el mundo son algo más laxos, más permisivos. Ya se sabe que la culpa es de los niños, ¡que van provocando!

Y estos son de los más lights del ranking. Porque en países musulmanes como Arabia Saudí, Afganistán, Irán, Pakistán, Sudán, Yemen y Nigeria, la homosexualidad se castiga con la pena de muerte. Y sus verdugos también van travestidos con vaporosas falditas y turbadores turbantes.  Y curiosamente se cogen de la mano, macho contra macho, mientras sellan su homofobia comiéndose la boca. Dicen que son costumbres. Yo creo que aquí Freud, también tendría tajo.

Porque no me digan que no es raro tanto odio gratuito hacia la diferencia. Quiero pensar que esa necesidad de control de algo tan intimo y personal como es la sexualidad de los demás tiene que deberse a algún tipo de trauma o estado represivo. Pero puede que solo sea idiocia y pura maldad. Que de eso en el planeta, andamos muy sobrados.

Hablando de idiocia y de tipos malos me voy con los del segundo grupo. Los que cambian sus valores éticos al puro estilo grouchomarxista. Ya saben: si no les convencen mis principios, tengo otros.  A éstos les pierde la maldita hemeroteca. Por ejemplo a don Mariano, el presidente “pasmaó”, que en el 2005 dejó claro que desaprobaba el matrimonio entre personas del mismo sexo y la posibilidad de que pudieran adoptar. De Marianico podemos recopilar estas perlas para la historia; “ Una institución para la procreación, eso es y debe ser siempre el matrimonio”. ¿Acaso sugería el presidente que las parejas estériles no deberían casarse.

Menos mal que vinieron Aznar y señora a echarle un capote. El primero afirmando que el matrimonio homosexual ofendía a la población española. Personalmente, a mi me ofenden más los crímenes de guerra que la sexualidad libre entre adultos. Cosas de rojos, ya se sabe.

Y esa Ana Botella, enredándose en una macedonia de inverosímiles híbridos entre peras y manzanas para justificar que la diversidad sexual va contra natura. Como los cereales transgénicos o peor. Una intervención memorable y demencial donde las haya. Aunque habiendo mamado de las ubres ideológicas de Fraga, ¿qué se puede esperar?. “Yo no tengo nada contra los homosexuales, pero que encima no se pongan orgullosos de funcionar al revés”.(M.F.I.) Un icono del movimiento LGTB.

Como Jorge Fernández Díaz, que aseguraba que existe una conspiración gay que amenaza la pervivencia del planeta. Tranquilo buen hombre, que de gente, como de burricie, tampoco estamos escasos. Más bien de recursos y de un reparto equitativo de la riqueza. Más que nada por mantener vivos a los que ya han ido naciendo y se nos mueren huyendo del hambre y de las guerras.

Tengo entendido que a la boda de Javier Maroto, con otro señor, acudió la plana mayor del partido popular. Se guardaron sus rancios principios homófobos debajo del misal y se travistieron con la más hipócrita de las sonrisas celebrando el himeneo. ¿Y el bueno de Maroto? ¿Es que con el lío de la boda se le perdieron el orgullo y la memoria? ¡Debió ser entrañable celebrar sus nupcias rodeado de gente que tanto le desprecia por ser como es! Pero así es la política para muchos, puro postureo. Haciéndose el digno, no se trepa.

En fin, que se me ocurre proponer el día del homófobo rancio y peligroso para aglutinarlos a todos  en varias lanzaderas espaciales y mandarlos fuera del planeta, en busca de un arco iris que ilumine sus lóbregas mentes y dejen vivir al prójimo en paz.

Para que dejen de fiscalizar y juzgar la libertad sexual de los demás y aprendan a experimentar con la suya. Seguro que más de un imán y un obispo encontrarían el pórtico de la gloria donde menos se lo esperan. Aunque no puedo sobreponerme a la imagen de Aznar mostrando su musculado torso en una carroza el día del orgullo. Tampoco hay que flipar demasiado. Hay cosas que sí son contra natura. Por mucho que una serpiente mude de piel, al final siempre sale la serpiente..

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos

QUEMANDO LA CASA

21 Jun

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Algo me dice que los más celebres negacionistas del cambio climático como Trump, Putin, Aznar o el primo de Rajoy no combaten la pertinaz canícula que nos asola con un folio reconvertido en abanico. Seguro que desafían los perversos peligros que encierra el aire acondicionado, según afirma algún consejero de salud autonómico, para no sudar la gota gorda. Y será por eso (porque viven aislados en una burbuja térmica, fresquita y confortable) que siguen manteniendo que esto del cambio climático es una chorrada inventada por izquierdosos, progres y apocalípticos. No vayan a pensar que su obstinada negación podría proceder de siniestros vínculos con las grandes industrias petroleras. Eso sería entrar en la conspiranoia, ¿no?. Bueno, el caso es que mientras medio mundo se achicharra, grandes masas forestales arden pasto de las llamas, avanzan las superficies desérticas y se avecinan masivas migraciones humanas huyendo de las consecuencias, la última cumbre internacional sobre el clima reveló la indiferencia homicida que las grandes potencias muestran por la cuestión.

La cosa pinta mal, Las olas de calor son maremotos que duran ya de mayo a octubre. Aquí los niños caen fulminados en unas aulas que se transforman en hornos crematorios. Barracones con techos de uralita que pueden alcanzar más de cincuenta grados, sin toldos ni persianas, los únicos edificios públicos que no tienen aire acondicionado en sus instalaciones. Pero no crean ni por asomo que se trata de un desprecio absoluto por la salud y el bienestar del alumnado de la educación pública. Eso sería vil y clasista. Ni tampoco por falta de medios. ¡Si andamos sobrados!. Si se permite que estas criaturas se cuezan a fuego lento en su propio jugo es para forjar carácter. Para que se curtan cara al infernal futuro que les espera gracias a la pasividad de los actuales adultos. ¿Qué pasaría si se viciaran a estudiar en una atmósfera fresquita y agradable? Que acabarían siendo unos flojos. Mejor que aprendan ahora, en sus tiernas y sudorosas carnes, que con un abanico de papel (pliega, pliega, pliega…) y una botella de agua, van que arden, nunca mejor dicho.

También lo hacen pensando en su salud. Porque hay que ver la de gérmenes y resfriados que evitan a estos críos privándoles del aire acondicionado. Ya lo padecen estoicamente por ellos políticos, funcionariado y hasta los abueletes que visitan diariamente el consultorio. ¡Salvemos a los niños de esta plaga! Pero a los de la pública, ¿eh?. Los de la privada, convenientemente subvencionados, no tendrán que acudir en bañador a sus colegios. Se expondrán a muchos agentes patógenos pero, a lo mejor, hasta pueden concentrarse en sus estudios en un ambiente que no se asemeje a las calderas de Pedro Botero. Todo tiene ventajas y desventajas. Para que luego digan que no hay equidad.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y negar el cambio climático no nos va a librar de sus devastadores efectos. La ONU y su grupo intergubernamental de expertos ha denunciado que uno de las consecuencias más catastróficas del cambio serán los incendios de grandes masas forestales. El calor y la sequía alimentan la posibilidad, como se ha demostrado en Portugal, de que factores tan aleatorios como un rayo desencadenen una tragedia de enormes dimensiones. Sin embargo, los montes y los recursos de extinción se privatizan poniendo su seguridad en manos de especuladores mercantiles. El año pasado los grandes incendios forestales crecieron en España un 50%.. Solo en el mes de abril de este año, se arrasaron miles de hectáreas. A este ritmo, la península ibérica lleva camino de convertirse en un terreno yermo y calcinado en poco tiempo. Paradójicamente, nuestro país sufre desde hace años una política de recortes y privatizaciones en los recursos contra incendios. ¿Acaso les parece una cosa menor?

Escuché a un experto en un documental que bromeaba sobre el instinto suicida de nuestra especie respecto al cambio climático: “Vamos a toda velocidad, directos hacia el precipicio, pero ¡en qué cochazos!” Lo recordé cuando leí que los Emiratos Árabes pretenden remolcar icebergs desde la Antártida para cambiar su clima. Parece ser que los jeques han decidido convertir su desértico país en un gigantesco campo de golf verde como Irlanda. La “jaimitada” de los amos del petróleo podría acelerar drásticamente el cambio climático, según mantienen los científicos, debido a la evaporación de esas enormes masas de hielo en la atmósfera. Además se liberaría agua dulce en el agua del mar alterando gravemente el ecosistema marino. Vamos, mal rollo.

En cualquier caso, vayan acumulando folios y cartones. Dudo que sirvan de mucho cuando nos hierva literalmente la sangre en las venas, pero puede ser terapéutico. Dobla que te dobla mientras arde la casa. ¿Los pirómanos? Detrás de ellos que venga el fin del mundo. Como se dice en esta tierra aragonesa: “El que venga atrás, que arree”.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos