Tag Archives: Ana Cuevas Pascual

¡HOLA PUTERO!

14 Dic

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas (denominadas Towanda Rebels) han lanzado una campaña internaútica  en contra de la prostitución que se está haciendo viral. Pero desde otro enfoque. Es decir, saludando directamente a los clientes por el apelativo que lingüísticamente mejor les define: “Hola puteros”. Las mozas son deslenguadas, ¿qué se puede esperar de estas harpías?. Parecen ignorar que, generalizando con este apelativo, estamos abarcando un amplio espectro social de consumidores de sexo. Estas señoras, por llamarlas de alguna forma, no asimilan que no se puede meter a todos los puteros en un mismo burdel. Por ejemplo: Los dirigentes del PP que prometían volquetes de putas para motivar a los coleguis. En este caso no cabe duda de que a los susodichos solo les movía el afán de cohesionar el buen rollo entre la “familia”. Ya se sabe que practicar actividades físicas juntos une mucho a un grupo.

Nada que ver  con el proletario embrutecido que contrata los servicios de la primera “pilingui” que se encuentra en una acera. ¡Ese!. Ese es el putero. ¡Que siempre ha habido clases!. Hasta en lo más cutre.

Y según un individuo llamado Arcadi Espada (perpetrador ¿intelectual? del partido Ciudadanos) la prostitución, lejos de ser una lacra que explota y cosifica a millones de seres humanos en la mayoría de los casos contra su voluntad, es poco menos que una labor social. Una ONG.

Según la loca teoría que esgrime la patética criatura, de no existir esta “salida”, las violaciones se multiplicarían por miles. No cuesta deducir de sus palabras que el pobre hombre no ha recibido ninguna noción de educación en la igualdad y en el respeto. Vamos, que su autocontrol de la sexualidad debe ser inferior al de un bonobo  y que confunde la masculinidad con la brutalidad y la posesión.

Pero la cosa no quedó ahí. Para rematar su explicación pseudo-antropológica trazó una comparación que pasará a los anales ( lo de anal léase en el sentido más escatológico) de la histriónica historia de los tertulianos más vomitivos del circo mediático.

Dijo que las prostitutas son como las enfermeras. Unos oficios en los que nadie quiere estar pero que hacen su papel. ¡Jodo!, con perdón. Si obviamos, que ya es obviar, que enfermería no es una profesión estrictamente femenina, olvida otro pequeño matiz que diferencia ambas ocupaciones: La prostitución es un negocio basado en la explotación, cosificación y comercio con mujeres y niñas. La enfermería es una vocación personal de servicio y solidaridad hacia el prójimo.

A las primeras acuden los clientes aún a sabiendas de que las personas con las que van a tener sexo pueden estar siendo obligadas, extorsionadas, amenazadas para satisfacer sus “arcadianos” instintos. “No señor putero. Voy a contarte un secreto:- dicen mis amigas femi-meigas- ninguna de las mujeres que has pagado quería estar contigo”. “Tú no pagas por follar, pagas por violar”. ¡Qué fuerte suena eso ¿no?! Es lo que tiene hablar claro. Que escandaliza espíritus sensibles y reflexivos como el de Arcadi Espada y luego dicen cosas raras como lo de las enfermeras.

Por cierto, Arcadi, como todo hijo de vecino, caerá tarde o temprano en manos de una enfermera o enfermero. Y mientras le pongan una vía o cualquier otro suplemento vital rezará a esos dioses que deben rezar los idiotas para que no lo reconozca ni la limpiadora.

¡Que no tenga miedo! El trabajo de este gremio no se paga con dinero. Cada día salvan vidas sin distinción de raza, condición o sexo. Padecen recortes, falta de personal y medios. Hacen turnos imposibles por un sueldo mensual que el señor Espada se puede gastar alegremente en una cena gracias a lo que gana vomitando chorradas por la caja tonta.

La prioridad de los sanitarios siempre es el paciente. Aunque sea un gilipollas integral o un troglodita putero. O sea que puede estar tranquilo cuando  tenga que hacerse una analítica. Seguro que las enfermeras y enfermeros le esperan con sus agujas bien afiladas. Piense un poco en ello. A veces cuesta un poco encontrar la vena.

Bromas aparte, apoyo la campaña “Hola Putero” porque confronta a los clientes con la cruda realidad del infierno de sufren muchas mujeres obligadas a prostituirse a la fuerza y de su complicidad en esta trata de personas. “Sin puteros no hay prostitución” dicen las Towanda Rebels. Es una tarea difícil porque mueve cantidades ingentes de dinero en todo el planeta. Por eso hay que mostrar la realidad que rodea este comercio humano. Aceptar que, quien paga, contribuye a que siga esa esclavitud. Que no es inocente.

Así de complicado y simple. Un pequeño salto evolutivo que no está todavía al alcance de muchos machos camachos que aún habitan en la edad de las cavernas y son incapaces de controlar sus institutos más primarios. .

Así que no se ofenda tanto el señor Arcadi por la campaña de las feministas. Solo dicen verdades como puños. Un putero es un putero aunque se vista de seda. Igual que pasa con los majaderos que comparan la prostitución con la enfermería.

Aunque el bonobo se disfrace de tertuliano, ideólogo o periodista… al final como un mono majadero se manifiesta.

Y que me perdonen los simios por la parte que les toca.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

PÍNTAME ANGELITOS NEGROS

1 Dic

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

 Cuando vi las imágenes no podía creerlo. No se trataba de mercancías o animales capturados para ser posteriormente objeto de subasta. Eran, son, seres humanos. Mujeres, hombres y niños de origen subsahariano y piel negra que llegan hasta Libia huyendo de la pobreza, la guerra o el terrorismo. Y una vez allí, caen en manos de las mafias esclavistas que los torturan para ser vendidos a otros desalmados que, tras hacer lo propio, tratan de extorsionar a las familias de los cautivos a cambio de su supuesta libertad.

Estamos en el siglo XXI. Hemos creado una aldea global internaútica que nos pone en contacto con cualquier punto del planeta. Ha sido ese increíble avance tecnológico el que ha extendido el horror que padecen estas personas para hacerlo visible a nuestros ojos. Un horror que no es nuevo. Un espanto que nuestros dirigentes europeos no desconocían pero que tampoco les ha impedido vender armas alimentando conflictos o apoyar gobiernos corruptos, totalitarios y sangrientos. Recuerden lo amiguitos que eran Aznar y el sociópata Gadafi.

La civilizada Europa que aparta melindrosamente la mirada no ignora que la esclavitud existe a nuestras puertas. No puede negar que miles de refugiados, muchos de ellos niños, corren alto riesgo de morir este invierno en Grecia o en Turquía por el intenso frío. Que sus cadáveres caerán justo en el vestíbulo de esta entelequia de estados que se promulgan paladines de los derechos humanos. Quizás, gracias a la magia de las redes, las imágenes de esos cuerpos, de esas criaturas congeladas, lleguen a nuestro muro mezcladas entre las felicitaciones y los buenos deseos para el año nuevo.

Igual que me llegaron las fotos de los esclavos en Libia. Atados como reses, colgados boca abajo, recibiendo patadas y palos mientras son conducidos a la macabra subasta. De la misma manera que supe de la violación y asesinato de 26 niñas nigerianas que fueron encontradas en un barco de traficantes humanos. ¿Imaginan que se hubiera tratado de 26 niñas alemanas, españolas o británicas? Sin embargo eran chicas negras. Pero sobre todo pobres. No se pueden tener peores cartas en este inhumano mundo.

Se acercan estas entrañables fechas en las que el consumismo se dispara y se inocula una idiocia colectiva a base de anuncios ñoños y villancicos. El año se acaba y es hora de hacer balance. No son solo nuestros insensibles líderes los que desvían los ojos de la crueldad y la miseria. A nosotros, los ciudadanos de a pie, también se nos da de miedo acostumbrarnos a los horrores ajenos. Preferimos aislarnos en nuestra burbuja ilusoria. Creer que estamos a salvo. ¿Esclavitud en España? Eso es impensable, ¿no?. Aquí, como mucho, algunos trabajan gratis y otros casi por la cara. Pero látigos y argollas… es exagerar la nota.

Mientras tocan la zambomba recuerden que miles de españoles, incluso trabajando, no podrán calentar sus casas estas Navidades. Que tendrán serios problemas para alimentar y vestir a sus familias. Que aquí también se está institucionalizando la pobreza entre los trabajadores a la par que las empresas del IBEX35 (todas afiliadas a paraísos fiscales) se están poniendo las botas.

¿Esclavitud? ¡Qué bobada! ¿Dónde ven ustedes las argollas?

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos

¡EL FASCISMO ES ALEGRÍA!

27 Nov

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

 Solo por haber amenazado de muerte a varias personas (incluida la alcaldesa madrileña), colectivos enteros, etnias, periodistas o cadenas de televisión. O por hacer arrebatadas loas a Hitler añorando esas chimeneas de los hornos crematorios que, según afirman, hoy se necesitan más que nunca para eliminar “rojos” y “guarros”. Solo por  unas cuantas, muchas para ser sinceros, desafortunadas frases colgadas en su chat profesional de policías municipales haciendo uso de su legítimo derecho de libertad de expresión…  les llaman malas personas. ¡No es justo!

Con media docena de hombres que usaban un canal de comunicación creado para el uso de los policías del turno de noche. Una herramienta laboral que había sido reivindicada por el cuerpo y que estos traviesos agentes trataban de amenizar con ingeniosas citas y chascarrillos. Todo para crear buen rollo y motivación entre los compañeros. Pero la gente es muy mala. Total por subir algunas graciosas bromas como:

—”Ojalá la alcaldesa tenga una muerte lenta y agónica”, “¡ Lástima que no estuviera dentro el día que volaron sus amiguitos de Atocha!”. Chistes inocentes, casi naifs.

Uno de ellos, el más cachondo sin duda, se hace llamar Führer. Y después de afirmar con desparpajo que “El fascismo es alegría”, colgaba fotos de Hitler e ingeniosas ocurrencias como: “Este señor sí que sabía cómo hacer las cosas, este señor es dios, ya estarían echando humo las chimeneas sin parar si estuviese al mando”. Sin maldad alguna, como se puede ver.

Otro compañero le contestaba en el mismo chat insistiendo en que había que organizar cacerías de guarros. “Panda de hijos de la gran puta, los moros y los que le defienden”. “Yo los tiraba al mar, comida para peces”. “Napalm para los guarros! Pero todo desde el cariño eh?. Como desde el cariño y esa alegría fascista que proclaman estos “prendas” fantaseaban con poner bombas en Lavapiés o despiojar a los inmigrantes abriendo la llave del gas.

Y es que hay que comprender que las noches son muy largas y que “la alegre patrulla fascista” trataba de ejercer una labor social incentivando la motivación del resto. Un grupo en el que muchos callaron, unos pocos rebatieron y uno solo denunció. El único al que se le atragantó el peculiar humor de sus colegas. Un aguafiestas que, sin duda, merece las amenazas de muerte que recibe ahora a diario. Si no sabe reírse como un alegre fascista… que se vaya del cuerpo.

Es lo mismo que les ocurre a las víctimas de violación. Aunque denuncien, no están a salvo de ser criminalizadas frente a su agresor. Esta otra “manada” funciona igual que un grupo de violadores múltiples. Con una conciencia sociópata diluida que intentan propagar su mierda argumentando que solo ejercen el derecho de libertad de expresión.

Matar es nuestro lema” (Pensaba que era proteger y servir, ¡ingenua de mí!). “Otra opción es incrustarles casquillos vacíos en la nuca” (refiriéndose a los refugiados). Pura poesía enmarcada en la particularidad de que estamos hablando de hombres armados que patrullan las calles de Madrid. Hombres que avisan a su delator de que “conocen gente” que pueden hacer que su muerte “parezca un accidente”.

Parece que se les han retirado las armas y las placas. Que se les ha abierto un expediente. Si se conjugan los astros y el Rayo gana la Champions puede que hasta se les expulse del cuerpo. Ya se verá. Tampoco hay que alarmarse demasiado por unos polis que se manifiestan abiertamente nazis y violentos. Al menos no son unos peludos titiriteros ni se les ha ocurrido profanar la memoria de Carrero Blanco con un chiste explosivo.

¿Dónde va a parar ese chispazo del humor fascista que hace que hasta los muertos republicanos se batan de risa las descarnadas mandíbulas pese a estar enterrados a la fuerza en el mausoleo construido para su asesino? Este país es un no parar del descojone. ¡Pura alegría!

Si ya se sabe que Franco era como el gran Chiquito. Solo que en vez de: ¡Porrr la gloria de mi madrree!, Paquito hacía lo suyo por “la gracia de dios”. Otro con un sentido del humor ligeramente retorcido.

En este club de la comedia facha el repertorio es archiconocido. Son los descerebrados habituales, rémoras de una dictadura que aún nos enmaraña la consciencia. Lo más inquietante es que tarados de este calibre puedan pasar los filtros psicotécnicos y formar parte de la seguridad del estado. Que tipos con esos valores anden por ahí portando placa y pistola. Casi prefiero que le den a un chimpancé una ametralladora. Es igual de peligroso pero no me negarán que los monos son mucho más divertidos que estos tíos.

Y hasta armados me parecen menos peligrosos.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos

REDOBLE DE CONCIENCIA

16 Nov

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ana Cuevas Pascual

La primera persona que va a entrar en prisión por el repugnante asunto de los miles de niños robados en España durante varias décadas se llama María Ascensión López. Y contra toda predicción, no se trata de alguien que participara activamente en estos deleznables delitos. María Ascensión fue una de sus víctimas. Uno de esos bebés arrebatados a sus padres para ser posteriormente vendidos a otras familias. Lo averiguó casualmente cuando su  padre adoptivo falleció. Y luego su madre adoptiva le confirmó que sí. Que tras abonar 250.000 pesetas (de los años sesenta), una monja que era prima de su padre les puso a la niña en los brazos. Incluso le dio el nombre de la religiosa y algunos otros datos.

María Ascensión López, la niña robada que va a la carcel en vez de sus traficantes y raptores

Tirando de ese hilo,  María Ascensión relató  su historia en varios medios tratando de encontrar la verdad sobre su origen. Pero hete aquí que la hermanita decidió denunciar a su víctima por injurias. Y el juez condenó a Ascensión a pagarle una indemnización que, al carecer de recursos para poder afrontarla, le va a acarrear pasar unos cuantos meses en la cárcel. Y eso a pesar de que se pudo aportar papeles que certificaban la intermediación de la sor en el trapicheo. Papeles que desaparecieron.¿?

Actualmente hay documentados más de 60.000 robos de niños en España desde la posguerra hasta hace poco tiempo. Algunos eran respetables médicos, comadronas, enfermeras, monjas… personajes siniestros que imbuidos de una presunta superioridad moral engañaban a las madres diciéndoles que sus criaturas habían muerto para sustraerlas.

El deleznable Vallejo-Nájera, amigo íntimo de Franquito (su Mengele de cabecera), elaboró un método para “aniquilar el gen rojo” cuya medida estrella era arrebatarles los hijos a los republicanos para reeducarlos en familias adeptas al régimen. Otras veces la excusa era que los padres eran pobres o tenían mucha prole. O que eran madres solteras o demasiado jóvenes y de moral disoluta. Seguro que estos monstruos encontraron mil justificaciones de “conciencia” para poder dormir tranquilos por las noches. Y si no, el dinero que conseguían de los padres adoptivos (que en la mayoría de los casos ignoraban que eran bebés robados pero que sí sabían que pagaban por ellos) les ayudaba a conciliar mejor el sueño.

Se destrozaron familias que lloraron ante unos féretros vacíos. Muchas personas nunca sabrán cuál es la verdad sobre su concepción. Se falsificaron certificados de nacimiento. Se comerció descaradamente con vidas humanas en nombre de una religión y unos valores que les hacía actuar como implacables dioses. Pero eso sí, con  recompensa pecuniaria y en metálico, en este mundo. Que el cielo puede esperar.

Asunción irá a la cárcel porque esta “santa” mujer que viste hábitos es un engendro que no entiende de piedad ni ha olido nunca de cerca la conciencia. Y que nadie piense que tengo nada contra las religiosas. Una tía carnal mía lo fue y estuvo largos años cuidando a los enfermos de una leprosería. Una heroína como muchas otras que se entregan al servicio del prójimo con generosidad y valor. Pero como dice el refrán: el hábito no hace a la monja.

Pero además Asunción, irá por pobre. Porque si pudiera hacer frente a la sanción no tendría que pisar la cárcel. Tampoco hay indulto para ella, a pesar de haberse solicitado. No tendrá la suerte de los funcionarios y altos cargos corruptos que recibieron el perdón del Consejo de Ministros. Los mismos que se lo niegan a Asunción. Es el mundo al revés. Es la España negra que reaparece como ese rayo que no cesa. Es  una mierda.

¿TODOS A LA CÁRCEL?

6 Nov

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ana Cuevas Pascual

 Cuando parecía que la cosa estaba un poco más tranquila en Catalunya con el anuncio de elecciones en diciembre, un nuevo giro de guión ha vuelto a poner el patio hecho unos zorros. El ingreso inmediato en prisión de la mitad del Govern no ha sido, evidentemente, una decisión estrictamente legal. El estado español no es partidario de ningún tipo de independencia, tampoco de la judicial. Y la encarcelación de Junqueras y los Consellers solo puede tener un propósito: avivar la indignación del pueblo catalán y satisfacer la sed de venganza que reclaman Ciudadanos y un gran número de españoles convenientemente envenenados.

Yo no digo que los responsables del Procés no tengan que rendir cuentas de las ilegalidades que pudieran haber cometido pero, ¿era necesario enchironarlos con tanta premura?. ¿Acaso se temía que destruyeran a martillazos los discos duros de sus ordenadores?

Porque, de haber querido eludir su responsabilidad, hubieran hecho un Puigdemont. Pero oye, estos se han quedado para dar la cara. Y lo menos que se puede esperar de un estado de derecho es un trato garantista que aplique el mismo rasero a todo quisque.

Lo digo por algunos delincuentes convictos, aunque nunca confesos, que pese a la gravedad de sus delitos cumplen condena en diferido desde Suiza o no entran nunca gracias a la laxitud y benevolencia de nuestra judicatura. Eso si robas a lo grande claro. Porque si tu falta es haber mangado un pantalón vaquero del Tajo Británico tienes más probabilidades de acabar con tus huesos en la trena.

No es de extrañar que desde el entorno de la UE empiecen a percibir un tufillo a represión (totalmente gratuita) que no encaja con los valores democráticos que presuntamente se sostienen. Ni tampoco puede sorprender que, animados por haber encarcelado a las bravas a sus políticos electos, el independentismo germine con mayor virulencia entre los catalanes. ¿Cómo no nos van a querer? ¿No saben aquello de que quién bien te quiere… te enchironará?

Lo mejor son los delitos que esgrime el, venerablemente reprobado, fiscal Maza que, él mismo reconoció en la SER, los decidió un poco al alimón. A ver qué pasa. Por esa regla del embudo justiciero y conociendo el talante progresista y moderado del sr. fiscal no podemos descartar que lo próximo sea pedir que se encarcele preventivamente a todos los catalanes. Luego, ya se verá y tal.

Agitar el avispero ha tenido como consecuencia que no se hablara de que se ha dado por probada la caja “B” del PP ni de la enésima reducción en educación y sanidad. Pan y circo. En nuestro caso: poco pan, educación y sanidad y demasiado circo nacionalista.

Se ha demostrado que, en este país (y en Catalunya también) el que la hace la paga. Aunque a veces de una forma un tanto retorcida. A lo mejor es el karma y Junqueras y los demás van a pagar por el caso Púnica, Gürtel, Lezo, Taula… ¡Por fin un poco de justicia!

Todo esto podría evitarse si Puigdemont y Junqueras tomaran una sabia decisión: Afiliarse al Partido Popular. Tengo entendido que la afiliación incluye un paquete completo de impunidad y una píldora para perder la memoria al ser interrogado en un juicio.

A Mariano le gustan los catalanes que hacen “coshas”.  En su partido también se hacen muchas cosas pero ellos son profesionales en eso destruir pruebas y echar arena sobre sus trapicheos. Y si les pillan, no les hace falta pedir asilo en Osetia o en Bruselas. Saben que les protege como una capa de inmunidad. Ciudadanos ejemplares todos: Bárcenas, Rato, Camps,  Pujol, González… Fieles cumplidores de la ley. Sobre todo cuando todo su peso cae como una implacable maza sobre la cabeza de otro ( Lo de la “maza” va con retintín. Por si no quedaba claro)

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual Twitter: https://twitter.com/tragachicos

PUIGDEMONT “PERREANDO” EN EL CALLEJÓN DEL GATO

26 Oct

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

En esta tierra se dice: “Cuando un tonto coge una linde, la linde se acaba y el tonto sigue”. Si a la particularidad de no ser unos portentos sumamos la irresponsabilidad y el desprecio por la paz social, tenemos la fórmula perfecta para que los acontecimientos sobre Catalunya tomen cada vez peor cariz. Tanto el gobierno español como el govern catalán parecen dispuestos a emprender una huida hacia adelante arrasando con todo lo que pillen por en medio y quemando los puentes a su paso. Pase lo que pase ya no hay punto de retorno a la normalidad. Ya se ha sembrado la cizaña. Y yo, que soy una ignorante de las cosas de la vida, no entiendo que exista bandera ,emblema o relicario por el que merezca la pena partirse la cara con otro muerto de hambre como servidora.

Entonces me he acordado del poeta Max Estrella (Luces de Bohemia) conversando con don Latino de Hispalis  después de reflejarse en los espejos cóncavos y convexos del callejón del Gato: ” El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada”

Lo grotesco se mezcla con lo que se pretende heroico y la realidad se altera y se retuerce hasta dolernos los ojos. O esa es la sensación que tengo ahora mismo. La de asistir a una representación burlesca donde, se intuye, no puede haber final feliz. Pero no son solo Rajoy y Puigdemont los que nos muestran sus vergonzantes posverdades sometidas a un delirante photoshop. Ciudadanos y PSOE amenizan ese lejano coro de las sombras que, aunque chirríen y entonen cada uno por su cuenta, acaban cantando la misma y siniestra canción del número 155. Son muchos los que piden su aplicación. Incluso en los debates que se montan en las tabernas, aunque el demandante no tenga repajolera idea de lo que implica. Y lo único que sepa de la Constitución es que hay personas que son de constitución fuerte y otros más delgada. Lo piden los tertulianos de los debates surrea-políticos.. Lo pide Belén Esteban, mujer cabal y ponderada donde la halla. Lo pide, a su manera monárquica, el ciudadano Felipe de Borbón y dos Sicilias. ¡Lástima que no sea tan vehemente en el cumplimiento de la legalidad en lo referente a su familia!

Es verdad que Puigdemont y Junqueras han conseguido manipular emocionalmente el sentimiento nacionalista del pueblo para obtener rédito político a costa de poner a los catalanes al borde del abismo. Pero la aplicación del 155, lejos de restablecer el orden y la convivencia en Catalunya, va a crear un sentimiento de profunda humillación nacional. ¿Y qué se recoge si en vez de vientos se siembran tempestades? Un huracán del que alguno que otro sacará partido. ¿A que apenas se comenta nada de la Gürtel pese a la determinante conclusión de la fiscalía? ¿Y del 3X100? ¿O de esos bancos donde políticos nacionalistas, españoles y catalanes, guardaban sus comisiones y el fruto de sus marranadillas hermanados bajo la única bandera que les produce de verdad mariposas en el estómago, la de Suiza?

Pero como en todo huracán, las peores consecuencias las sufrirá el populacho. Ellos, los de Mariano y Carles, juegan en otra división. Son camaleones que se enfundan el traje de héroes con el mismo virtuosismo que se vestirían de flamencas si con eso pillan poder para seguir con sus cosas. Es una humillación doble la que se está infringiendo a los hermanos catalanes y no saldrá gratis. Bocachanclas y alparceros de ambos lados del Ebro se encargan de envenenar el ambiente apelando a un patrioterismo inducido por unos particulares.  “Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas”- decía el poeta ciego. Y espejos deformantes e iluminados absurdos, no nos faltan.

Puede que yo esté impregnada del inevitable fatalismo que fluye en nuestros genes. Pero a mis ojos, ni Rajoy ni Puigdemont  encajan en el perfil de héroes. Será que no les miro a ellos sino al reflejo que me devuelve el espejo..

¿Y qué quieren que les diga? A mí me parecen una caricatura grotesca. Más bien unos anti-héroes que perrean y perrean moviendo lascivamente la bandera que cada uno luce en el paquete del tanga que calzan por encima de las mallas. ¿A qué acojona la imagen?

En todo caso, si la cosa se pone fea, los del Govern pueden trasladarse a un exilio dorado que les ha ofrecido la república de Osetia del sur. Hace frío y tal pero es mejor que quedarse a ver el desastre que han dejado atrás. Rajoy, en cambio, seguirá eternamente en la Moncloa. Con toda la parafernalia del presunto secesionismo la caja B, Bárcenas y esos otros “hilillos shueltos” de corrupción que entierran al Partido Popular en  un pestilente muladar se han barrido convenientemente bajo una, grande y, (permitan que me desovarie), libre bandera patria.

Recuerden que en breves días debemos cambiar la hora de los relojes. Misteriosamente, parece que también vamos a cambiar de década. El ministerio del tiempo ha obrado un truco para trasladarnos a los sesenta de un plumazo. Seguro que a muchas y muchos lo que verdaderamente les preocupa es que se ponga de moda otra vez el pantalón de campana. A otros nos da por tener pesadillas en las que un señor bajito, con bigote y el culo gordo levanta una losa en el Valle de los Caídos y se va a dar un paseo.

Por si acaso, voy a ir escribiendo a la embajada de Osetia. A preguntar si pueden hacer un poco más de sitio.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

Guardar

Guardar

Guardar

MÁS MADERA PARA NUESTRA PROPIA HOGUERA

20 Oct

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

He de admitir que una tristeza bruna me oprime el corazón cuando contemplo el fantasmagórico paisaje que ha dejado el fuego a su paso por el norte. Como una fuerza diabólica e implacable arrasó con la vida de personas animales, árboles, casas, granjas, trabajo e ilusiones reduciéndolo todo a unas cenizas negras que ahora se filtran por los acuíferos y contaminan el suelo, los ríos y la costa gallega. Es lo que se denomina una catástrofe medioambiental.

Pueden existir infinidad de causas que originen un incendio. Algunas naturales como un rayo. Otras son imprudencias o prácticas ganaderas o agrícolas nada recomendables en las actuales circunstancias atmosféricas. Pirómanos sociópatas o cazadores, sociópatas también sin duda alguna, que prenden fuego al monte para satisfacer sus más bajos instintos. Y luego están los sicarios a las órdenes de oscuros intereses.

En fin, un abanico de macabras posibilidades que combinadas con el principal problema, el cambio climático, hacen que todo nuestro entorno medioambiental parezca condenado a ser pasto de las llamas.

Ayudaría mucho crear una legislación específica para la autoría de estos hechos. A mi modesto entender, son crímenes contra la humanidad. Están quemando el presente y sobre todo el futuro de nuestra especie. Genocidas en diferido que merecen una investigación exhaustiva y unas penas proporcionales a la magnitud de sus fechorías. Pero también ayudaría que el gobierno, en vez de recortar en recursos para la prevención y extinción de incendios y en brigadistas, proporcionara todos los medios a su alcance. ¿Parece lógico no?

Escuché por la radio como un brigadista de otra comunidad se lamentaba porque se les dedicaba a entrenar en sus puestos en vez de enviarles de refuerzo a Galicia. Era incomprensible y desgarrador para este buen hombre que no entendía el desatino.

Pero en el reino de Carpetovetonia hay otras prioridades. Si Galicia, en vez de pegarse fuego por los cuatro costados, hubiera proclamado la independencia, Rajoy le hubiera mandado miles de efectivos de las fuerzas de seguridad del estado en un pis pas. Para otra vez ya lo saben los hermanos gallegos. Cuando vuelvan las llamas que saquen las urnas a la calle. Ahí si que van a tener refuerzos policiales para apagar el infierno. Y es que Mariano, a pesar de ser gallego, estaba a otras cosas, más rentables políticamente, que la apocalipsis de la tierra que le vio nacer (y andar deprisa por primera vez).

Andar, el presidente, anda con garbo y salero. Pero en lo de pensar para gestionar una grave crisis medioambiental… no está tan espitoso. Si no, recuerden esos hilillos de plastilina que salían del Prestige y que pasarán a la historia de la crónica del humor negro. Más negro que el chapapote que enterró las costas de Galicia.

Ahora está de moda el nacionalismo y un patrioterismo rancio que, ya perdonarán, da mucha grima. Pero los únicos patriotas que he visto estos días eran los vecinos de las zonas afectadas luchando cuerpo a cuerpo contra el fuego. Gente heroica que, junto a los escasos efectivos allí desplazados, se jugaban la vida por sofocar el desastre.

Hay muchas imágenes estremecedoras de lo ocurrido estos días. Pero hay una que he visto en un periódico que, por lo que sea, me ha hecho saltar las lágrimas. Era una perrita que había buscado, encontrado y rescatado el cadáver totalmente calcinado de su cachorro. No se si era consciente de su muerte pero enfrentaba a la cámara con una mirada dolorosamente humana mientras sostenía con delicadeza el ennegrecido cuerpecillo. Los animales cuidan de su descendencia instintivamente. Cuidan de la supervivencia de su especie. En cambio nosotros… pues eso, y tal.

Lo que cuenta, lo que verdaderamente importa a los políticos es recaudar votos. Por eso, y por nada más, anegan de gasolina nuestra sociedad y prenden la chispa como orates irresponsables esperando sacar beneficio de las cenizas. Por eso nos envuelven a todos en una charada a ver quién la tiene más larga, la bandera, con el efecto de habernos retrotraído a un pasado represivo y siniestro. Estos también son pirómanos. Será por eso que los incendios que nos asolan, lejos de inquietarles, les deben poner burracos.

Normalmente me han llamado de todo a lo largo de mi vida. Lo último es que soy equidistante. Que no me mojo. Será que, como el presidente, yo tengo otras prioridades. Y la principal, como ecologista recalcitrante convicta y confesa (ambas cosas ciertas), es intentar dejar un planeta habitable a las siguientes generaciones. Y no solo en Galicia, España o Catalunya. También en Portugal y El Congo. Porque la intuición me dice que, más allá de las fronteras y de las banderas que nos hemos inventado, los seres humanos tenemos un deber patriótico muy superior: intentar preservar el único envoltorio que puede albergar a nuestra especie. Esa es mi trinchera. Y en esta cuestión, no soy nada equidistante. Ahí estoy a muerte.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

Guardar

Guardar

A %d blogueros les gusta esto: