Tag Archives: Ana Cuevas Pascual

QUEMANDO LA CASA

21 Jun

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Algo me dice que los más celebres negacionistas del cambio climático como Trump, Putin, Aznar o el primo de Rajoy no combaten la pertinaz canícula que nos asola con un folio reconvertido en abanico. Seguro que desafían los perversos peligros que encierra el aire acondicionado, según afirma algún consejero de salud autonómico, para no sudar la gota gorda. Y será por eso (porque viven aislados en una burbuja térmica, fresquita y confortable) que siguen manteniendo que esto del cambio climático es una chorrada inventada por izquierdosos, progres y apocalípticos. No vayan a pensar que su obstinada negación podría proceder de siniestros vínculos con las grandes industrias petroleras. Eso sería entrar en la conspiranoia, ¿no?. Bueno, el caso es que mientras medio mundo se achicharra, grandes masas forestales arden pasto de las llamas, avanzan las superficies desérticas y se avecinan masivas migraciones humanas huyendo de las consecuencias, la última cumbre internacional sobre el clima reveló la indiferencia homicida que las grandes potencias muestran por la cuestión.

La cosa pinta mal, Las olas de calor son maremotos que duran ya de mayo a octubre. Aquí los niños caen fulminados en unas aulas que se transforman en hornos crematorios. Barracones con techos de uralita que pueden alcanzar más de cincuenta grados, sin toldos ni persianas, los únicos edificios públicos que no tienen aire acondicionado en sus instalaciones. Pero no crean ni por asomo que se trata de un desprecio absoluto por la salud y el bienestar del alumnado de la educación pública. Eso sería vil y clasista. Ni tampoco por falta de medios. ¡Si andamos sobrados!. Si se permite que estas criaturas se cuezan a fuego lento en su propio jugo es para forjar carácter. Para que se curtan cara al infernal futuro que les espera gracias a la pasividad de los actuales adultos. ¿Qué pasaría si se viciaran a estudiar en una atmósfera fresquita y agradable? Que acabarían siendo unos flojos. Mejor que aprendan ahora, en sus tiernas y sudorosas carnes, que con un abanico de papel (pliega, pliega, pliega…) y una botella de agua, van que arden, nunca mejor dicho.

También lo hacen pensando en su salud. Porque hay que ver la de gérmenes y resfriados que evitan a estos críos privándoles del aire acondicionado. Ya lo padecen estoicamente por ellos políticos, funcionariado y hasta los abueletes que visitan diariamente el consultorio. ¡Salvemos a los niños de esta plaga! Pero a los de la pública, ¿eh?. Los de la privada, convenientemente subvencionados, no tendrán que acudir en bañador a sus colegios. Se expondrán a muchos agentes patógenos pero, a lo mejor, hasta pueden concentrarse en sus estudios en un ambiente que no se asemeje a las calderas de Pedro Botero. Todo tiene ventajas y desventajas. Para que luego digan que no hay equidad.

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Y negar el cambio climático no nos va a librar de sus devastadores efectos. La ONU y su grupo intergubernamental de expertos ha denunciado que uno de las consecuencias más catastróficas del cambio serán los incendios de grandes masas forestales. El calor y la sequía alimentan la posibilidad, como se ha demostrado en Portugal, de que factores tan aleatorios como un rayo desencadenen una tragedia de enormes dimensiones. Sin embargo, los montes y los recursos de extinción se privatizan poniendo su seguridad en manos de especuladores mercantiles. El año pasado los grandes incendios forestales crecieron en España un 50%.. Solo en el mes de abril de este año, se arrasaron miles de hectáreas. A este ritmo, la península ibérica lleva camino de convertirse en un terreno yermo y calcinado en poco tiempo. Paradójicamente, nuestro país sufre desde hace años una política de recortes y privatizaciones en los recursos contra incendios. ¿Acaso les parece una cosa menor?

Escuché a un experto en un documental que bromeaba sobre el instinto suicida de nuestra especie respecto al cambio climático: “Vamos a toda velocidad, directos hacia el precipicio, pero ¡en qué cochazos!” Lo recordé cuando leí que los Emiratos Árabes pretenden remolcar icebergs desde la Antártida para cambiar su clima. Parece ser que los jeques han decidido convertir su desértico país en un gigantesco campo de golf verde como Irlanda. La “jaimitada” de los amos del petróleo podría acelerar drásticamente el cambio climático, según mantienen los científicos, debido a la evaporación de esas enormes masas de hielo en la atmósfera. Además se liberaría agua dulce en el agua del mar alterando gravemente el ecosistema marino. Vamos, mal rollo.

En cualquier caso, vayan acumulando folios y cartones. Dudo que sirvan de mucho cuando nos hierva literalmente la sangre en las venas, pero puede ser terapéutico. Dobla que te dobla mientras arde la casa. ¿Los pirómanos? Detrás de ellos que venga el fin del mundo. Como se dice en esta tierra aragonesa: “El que venga atrás, que arree”.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos

HUEVOS ROTOS FUSILADOS

16 Jun

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ana Cuevas Pascual

Si les contara que he visitado un restaurante en Alemania donde el plato estrella del menú se llamaba: “Esencia de judío ahumado a la cámara de gas” , ustedes me dirían que he perdido el juicio. Que miento como una posesa puesto que tal burrada no sería consentida ni de coña en el país teutón. Pues dirían bien. Los alemanes desprecian ese sentido del humor chusco, casposo y ofensivo. Incluso lo consideran un delito. Pero en Carpetovetonia, cuna del esperpento, la percepción del “humor” toma dimensiones delirantes y se tiene más manga ancha. Eso sí, dependiendo de donde venga el chascarrillo claro. Resulta que en España existen bares y restaurantes manifiestamente franquistas que hacen ostentación de toda la parafernalia de ideología fascista con premeditación, alevosía y diurnidad.

Tenemos el ejemplo de un bar de Ávila, Casa Eladio (rincón nacional), donde puedes gozar de unos “huevos rotos fusilados” , unos “chorizos rojos” o unas “chuletillas del Valle” rodeado de fotos de Franco, pollos anti-constitucionales y toda clase de símbolos destinados a hacer apología de la dictadura. La Disneylandia del prototipo medio del facha recalcitrante patrio. Por cierto, muy visitado por algunos policías y políticos. Será que enseñan a romper bien los huevos y se ha corrido la voz.

Pero no crean que es el único garito donde los nostálgicos de  “aquella etapa de maravillosa placidez”, como ´definió Mayor Oreja a la dictadura franquista, pueden reunirse para rememorar sus mierdas. Tengo entendido que hay algunos que celebran el cierre de su negocio cada día cantando el cara al sol junto a su emocionada parroquia. Una preciosidad.

Y a mí me da por pensar, vicio que tengo, que esto de los “huevos rotos” es una metáfora del país. Al menos, de una gran parte de la ciudadanía. Porque el fascismo y su alargada sombra no solo rompió la madre de la democracia. Dejó una impronta de miedo, de chulería amagante que prevalece hoy en día facilitando que sus herederos ideológicos, y en muchos casos genéticos, sigan siendo los putos amos del cotarro. Y eso solo pasa cuando, previamente, te han roto “los huevos” que hacen falta para sacar a esta escoria del escenario nacional.

Huevos rotos hemos visto estos dos días de moción de censura como para hacer una tonelada de tortillas. Tortillas mucho y muy españolas, por supuesto. El caso es que, kamikaze o no, la moción de censura contra Mariano-Babá y su innumerable banda de ladrones tenía toda la coherencia en un estado democrático. El problema es que procedía de Podemos. Satán hubiera tenido más apoyos. Y no me extraña. Escuché el otro día a un tertuliano, presunto periodista, que afirmó preferir que le roben los del PP a que le maten los de Podemos. ¡Toma castaña! ¿Cómo habrá averiguado que Echenique se pone un pasamontañas por la noche y va acuchillando indiscriminadamente a todo el que se cruza por delante de su chisme mecánico?

La ignorancia es atrevida pero sobre todo es peligrosa. Más cuando se lanza desde los medios de desinformación habituales con el único objetivo de seguir rompiendo los huevos de la gente.

El Partido Popular se comportó con la indignidad que le caracteriza. Pese al “fusilamiento” de casos de corrupción que les cayó encima con la intervención de Irene Montero, aguantaron con impertérrita chulería la descarga mientras leían un libro o consultaban sus móviles entre risitas y chanzas.

No quiero entrar a valorar algunas intervenciones populares, como la de Rafael Hernández, por puro hastío y nausea. Me quedo con las del ufano presidente. El mismo que nos deleitó con otras celebres citas que pasarán a los anales del absurdo como: “Es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. “Los españoles son muy españoles y mucho españoles” o “ETA es una gran nación”.

Mariano Rajoy en la  moción de censura replicando a Pablo Iglesias: “Cuanto peor, mejor para todos. Y cuanto peor para todos, mejor. Mejor para mí el suyo. Beneficio político”

Un discurso tan incongruente como incongruente es la permanencia de este partido, o banda organizada, en el gobierno. Pero ahí siguen, en cabeza en intención de voto. Eso explica el plato gourmet de Casa Eladio. Solo puede servirse en un país que también tiene rotos los huevos y fusilada la esperanza. Mi querida España.

 
anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual Twitter: https://twitter.com/tragachicos

LAS HIJAS MUERTAS

30 May

Ana Cuevas Pascual

Ana Cuevas Pascual

Apenas se habla de ellas. Los informativos hacen una breve reseña en la sección de sucesos sobre unos hechos que se repiten con tanta frecuencia que parecen solo frías estadísticas. Casi no hay lugar a ponerles un nombre, una cara, una biografía que las reivindique como seres humanos plenos de anhelos e ilusiones, no como anónimas víctimas. Fallecen, dice la prensa, a manos de sus maridos, compañeros o de un tarado que se siente despechado y por ello con derecho a arrebatarles la vida. En realidad, son asesinadas porque algunos hombres entienden a la mujer como un objeto, ni siquiera una mascota. Estranguladas, acuchilladas, molidas a golpes, a menudo delante de sus hijos. Esos hijos que pasan a ser parte del sangriento plan del criminal, a veces su propio padre. ¿Qué mejor manera de intentar saciar su irracional odio que aniquilar lo que esas mujeres más querían? Y si sobreviven, arrastrarán toda la vida el horrible estigma de saber que fue papá quien mató a mamá. ¿Cómo se puede superar eso?

Este último fin de semana han sido tres. Una en Ciudad Lineal (Madrid), estrangulada. Otra en Collado Villalba (Madrid) apareció maniatada y asfixiada con una bolsa de plástico en la cabeza. Y en unas pocas horas la tercera en Molina de Segura (Murcia), una mujer de treinta años madre de un niño de cuatro. A machetazos. Se llamaba Beatriz.

Su padre, ex-concejal del PP en la localidad, manifestó en un tuit su desgarro: “Mi hija de treinta años ha sido asesinada esta noche en el trabajo. Ya puedo morirme” Tristeza, impotencia, una rabia que carcome las entrañas. Otra hija muerta, no importa la clase social, la nacionalidad,  la orientación política o religiosa, la edad… sus verdugos las igualan cosificándolas, transformándolas en un número más de esta macabra estadística. El padre de Beatriz, como tantos padres y madres en su misma situación, también son víctimas colaterales. La idiocia homicida, eso que denominan violencia machista, no solo les ha arrebatado a sus hijas. Les ha robado la alegría, la esperanza. Les ha quitado lo más importante de su vida.

El terrorismo machista deja un reguero de cadáveres que supera a las víctimas de ETA o de los yihadistas. La diferencia es que ellas, nuestras hijas muertas, no explotan en un tren o son acribilladas a balazos todas juntas. Mueren una a una cayendo accidentalmente en las manos de un psicópata que un día dijo amarlas.

28 mujeres exterminadas en España en lo que llevamos de año. ¿Y si fueran 28 diputados o 28 científicos, sacerdotes o médicos los asesinados? La conmoción y la alarma social serían enormes. Pero solo son mujeres. Hijas de alguien, hermanas, madres cuyo trágico final imprime secuelas imborrables en sus familiares.

Yo no se qué medidas debemos tomar para cortar esta sangría a corto plazo. Pero entiendo que hay un origen común en todos estos crímenes. Algo de lo que todas y todos somos responsables: la escasa educación en el respeto y la igualdad desde la más tierna infancia. Solo así podremos construir un mundo donde las mujeres y los hombres puedan mirarse a los ojos y reconocerse como semejantes.

Pero además hay que superar la insensibilidad con la que nos enfrentamos a los feminicidios. La “normalización” de lo monstruoso. La trivialización de los patrones machistas que, hoy en día, vemos reproducirse en chicas y chicos jóvenes, adolescentes que confunden el amor con la posesión y los celos.

Las mujeres de Velaluz, supervivientes de maltratadores y asesinos, han vuelto a la Puerta del Sol dos meses después de finalizar una huelga de hambre. Ellas no se rinden. Se sienten estafadas por un gobierno que les prometió más medidas preventivas y ayudas para las víctimas. “De mayor quiero estar viva” , es uno de sus slogans. En una enorme carpa, zapatos rojos y cartulinas negras por cada mujer, por cada niño caído en esta masacre absurda. Demasiadas sombras flotando en las conciencias.

Espero que en el futuro se miren estos actos con perplejidad. ¿Cómo pudo pasar esto? ¿Por qué la sociedad no se levantó unánime en defensa de sus hijas, de sus hermanas y madres?

Aunque ahora, si alzas la voz, corres el riesgo de que te llamen feminazi. No me importa. Pese a ello, seguiré clamando en el desierto por cada mujer, por cada criatura cercenada. Por Beatriz, la hija del ex-concejal pepero que siente que también ha sido asesinado este fin de semana junto a su pequeña. La compasión está a salvo de cualquier ideología.

Mi corazón está a su lado. Su hija podría ser mi hija. Esta lacra maldita no distingue entre tirios y troyanos. Unámonos pues. Hagamos lo imposible para que cese el llanto amargo por nuestras hijas muertas. Aquí solo hay un bando. Y se lama respeto por la vida.

Correo electrónico: anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual Twitter: https://twitter.com/tragachicos

LA LUCHA CONTRA LOS RECORTES EN LIMPIEZA O EL GRITO QUE SE EXTIENDE

26 May

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Se tiende a subestimar al pequeño con demasiada displicencia. ¡Craso error! ¿Acaso no recuerdan la fábula de David y Goliat? O como también se dice: más vale maña que fuerza. En la cuestión de los recortes en limpiezas sanitarias nos enfrentamos a un Goliat desangelado, la administración, flanqueado por una guardia pretoriana, las empresas contratadas, que imponen a la fuerza un falso criterio de ahorro. Es la poderosa posverdad tan de moda en estos días. Nos han vendido la milonga de que mantener la externalización de los servicios fundamentales se debía a una mera cuestión económica. Lo cierto es que en los municipios donde se han revertido las privatizaciones de dichos servicios se ha conseguido abaratarlos sustancialmente sin deteriorar las condiciones laborales de los trabajadores y mejorando las prestaciones.

Luego Goliat, que parece estar poco centrado en ejercer bien las cosas de su oficio, quizás necesite un tarantán (o una metafórica pedrada que active sus neuronas) y de un paso adelante para demostrar que, además de grande, puede ser valiente.

Porque para abordar esta cuestión hay que mojarse hasta las trancas, ser coherente con tu presunta ideología y abandonar la pereza burocrática que es como ese sueño de Morfeo en el que se hunden irremisiblemente muchos de nuestros mandamases.

Desde CGT seguimos, como esa testicular mosca que no cesa, recordando a la Consejería del SALUD que la limpieza de los centros sanitarios de Aragón corre un grave riesgo. Que los trabajadores están pagando las consecuencias de unas adjudicaciones que, como poco, han sido realizadas de forma descuidada y negligente. Seguimos concentrándonos en las puertas de los hospitales aragoneses. Insignificantes insectos zumbones que intentan enfrentarse al gigante abotargado.

Pero, bichito a bichito, vamos haciendo enjambre. Cada vez somos más. Desde la FABZ a asociaciones de la tercera edad, son muchos los colectivos que nos ofrecen su apoyo. Hombres y mujeres sin filiación alguna que entienden que nuestro grito nacido desde el suelo es el grito de todos. La sociedad aragonesa, muy por encima siempre de sus dirigentes, se moviliza cuando reconoce una causa justa. Y cuanto más cuando afecta a la salud de nuestros seres queridos o a la propia.

El grito se está extendiendo como la pólvora. Es una coral compuesta de muchas y muchos diminutos davicitos que no tememos a los ogros porque hace tiempo que no creemos en sus cuentos. Para que lo tengan claro: no pararemos hasta que sustituyan esos cuentos chinos sobre las maravillas de la privatización por unas cuentas claras que demuestren, si pueden, las bondades de esa política. Mientras tanto, seguiremos extendiendo el grito, cada vez más alto, cada vez más agudo. Hasta que se nos escuche.

CONTRA LOS RECORTES EN LIMPIEZA SANITARIA, ¡NI UN PASO ATRÁS!
anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

Coentración ayer en la puerta del hospital Royo Villanova en contra de los recortes en limpieza.

Folleto informativo de la concentración

 

CARTA ABIERTA DE UNA LIMPIADORA AL CONSEJERO DEL SALUD

22 May

Ana Cuevas
Ana Cuevas Pascual

Señor Sebastián Celaya:

No puedo encabezar esta carta con un formulismo protocolario porque no es un documento oficial ni nada que se le parezca.  Estas líneas están escritas con el corazón. Salen de él sin filtro alguno e intentan ser como un dardo que consiga conmover el suyo.

Hace décadas que nos conocemos. Desde que, casi adolescente, empecé a trabajar en la limpieza del hospital Lozano Blesa. No es usted pues, señor Celaya, un desconocido ajeno a la trayectoria de mi gremio ni de los avatares que hemos sufrido para intentar mantener la cabeza fuera del agua soportando recortes, abusos y tropelías de todo pelo por parte de las empresas contratadas y de la administración de turno.

En  el 2013, el colectivo de las limpiezas sanitarias de Aragón protagonizó una huelga que duró 49 días. Nos vimos obligados a ello por una consejería, entonces encabezada por el señor Oliván,  que dio carta blanca a las empresas para reventar nuestro convenio colectivo y dejar a las limpiadoras con el salario del hambre. Fue un duro conflicto en el que nos dejamos, literalmente, la piel en los huesos. Y usted, don Sebastián, tuvo conocimiento de los atropellos que padecíamos, de las maniobras marrulleras de las empresas  y del potencial peligro que, el deterioro de las limpiezas sanitarias, supone para la ciudadanía.

Usted tomó partido y se posicionó junto a las trabajadoras y trabajadores del sector. Acudió a nuestras concentraciones, manifestó públicamente su apoyo y se puso a nuestra disposición para intentar “mover hilos”.  Quiero creer que fue el resultado de un acto de nobleza, de solidaridad y repulsa a la injusticia. En definitiva, de sentido común.   Me niego a creer que el calor humano que nos mostró en ese momento fuera una mera estrategia política. Que fuimos para usted un instrumento oportunista para desprestigiar a la oposición a su partido. Sería muy triste. Muy decepcionante.Como ya le he dicho, escribo directo desde el corazón, ya me perdonará la impertinencia. Por eso me atrevo a preguntarle cómo es posible que el gobierno de Aragón haya echado tan mal las cuentas a la hora de garantizar los derechos de las plantillas y, en especial, las condiciones higiénico-sanitarias que merecen los pacientes. Hasta yo, que digo siempre que soy de letras para justificar mi inopia matemática, puedo ver que los presupuestos no cuadran. Que en el último concurso se aceptaron ofertas económicas que no cubren las necesidades elementales del servicio.

¿Y qué sucede entonces? Usted debería ya saberlo porque conoce nuestra historia y la de las empresas que sucesivamente brincan sobre nuestras espaldas. Pasa justamente lo que está pasando ahora. Que estas corporaciones, que evidentemente no tienen vocación de ong,s,  recortan  personal y calidad del servicio para obtener un jugoso beneficio. Ocurre que se está obligando a las trabajadoras a coger excedencias forzosas, de dudoso retorno, o a reducirse horas de su jornada previo chantaje de empezar a despedir aleatoriamente.  Pasa que las sobrecargas de trabajo son tan brutales que es imposible asegurar la asepsia imprescindible que necesitan los usuarios. Pasan cosas malas don Sebastián. Y ahora usted es el responsable de esta bomba de relojería que empieza a hacer: tic, tac… y que solo usted puede desactivar.   Así de sencillo.

Hace más de 30 años que nos conocemos y creo que existe cierta simpatía personal. Y porque nos conocemos, y conoce bien a nuestra gente, sabe que somos humildes pero luchadores. Que no vamos a resignarnos a ver impasibles como se avasalla a los nuestros por un criterio económico que menosprecia  el valor que tiene la limpieza. Que no vamos a permitir que nuestros conciudadanos corran ningún riesgo por la miopía de unos burócratas, sean del color que sean.

A veces, señor Celaya, el grito está en el suelo. Y cuesta oírlo cuando se está pululando por la estratosfera. Para la mayoría somos invisibles. Pero como decía el Principito: lo esencial (como ocurre con la limpieza) es invisible a los ojos.

Ténganos en cuenta. Piense con el corazón sin olvidar la cabeza y mire de vez en cuando para el suelo. Atienda el grito.

Los próximos días 23, 24, 25 y 26 de mayo entre las 11 y las 11,30 de la mañana, CGT ha convocado una serie de concentraciones en la puerta de los hospitales Lozano Blesa, Miguel Servet, Royo Villanova  de Zaragoza y Obispo Polanco en Teruel. Se han organizado en defensa de las plantillas y de la limpieza en los centros sanitarios. En defensa de la salud de todas y todos. No es solo un conflicto laboral. Sus consecuencias son graves para la ciudadanía en general. Medite sobre ello. Rectificar es de sabios. Con todos mis respetos, no sea necio.

Y sin más me despido. Disculpe por la osadía de esta mindundi. No hay mala intención en mis palabras. Solo es un consejo, señor consejero, de una vieja amiga.

Salud y un fraternal abrazo. Hasta la próxima.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

LA RISA TONTA

11 May

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

¡A ver a quién no le da la risa tonta después de dar un repaso a la actualidad!. Porque hay que reconocerlo. Los escándalos van saliendo como una ristra de chorizos (nunca mejor dicho) y eso que se zancadillea a la justicia con la pericia de un futbolista marrullero. Pero oye… y lo que nos desternillamos con esta fauna, ¿acaso no vale un imperio? O una nación o dos. Lo digo porque, según el CIS, PP y PSOE siguen capitaneando la intención de voto de los cachondos españoles. Y el Artur Mas, heredero del abad Pujol y su trajín de “misales” por los confesionarios suizos, aparece ante los nacionalistas catalanes como el mismísimo Moisés separando las aguas del Ebro para liberar a su pueblo del yugo carpetovetón. Si con lo que nos  han amargado, y nos siguen amargando, la vida esta gente con recortes anti-sociales, rescates bancarios previa reforma constitucional “ad hoc” para hacernos acreedores de sus trapicheos, de las sucesivas reformas laborales y la merma de derechos sociales, incluido el de expresión, etc… no fuera suficiente leña para escarmentar tengas la ideología que tengas, luego viene la otra parte. La de la mafia esperpéntica y cañí que, amén de habernos robado por encima de nuestras posibilidades, son tan zafios/as que “Torrente” a su lado parece un boy scout.

Y tiene que ser eso mismo. Igual que Torrente es record de taquilla, el libro de Belén Estebán el más vendido o individuos como “El Dioni” una especie de mito popular. Nos va el cutrerío. Y de eso andamos sobrados. Aquí pasamos de los volquetes de putas a madres superioras con acento de Mollet con la naturalidad de un Mortadelo transformista.

Como organizaciones criminales, igual unos que otros, son una birria y te partes la caja con sus tramas desorganizadas, sus grabaciones soeces y sus disfraces de personas respetables y temerosas de dios. Pero hay que reconocer que, pese a todo, dan mucho miedo y bastante asquito. Ahora resulta que el fiscal anti-corrupción también huele a podrido. Será por eso que le sobrevuelan tanto las gaviotas. El secretario de estado que avisó a los Granados de que estaban siendo investigados sale por peteneras recitando a Calderón para mostrarse como víctima de un calvario, de una cacería personal. Moix y José Antonio Nieto, dos buenas piezas para ganar la partida en el tablero delincuencial. O por lo menos, amortiguar el impacto.

Porque actuaban con total impunidad y sin esconderse demasiado a la vista. Todo el mundo sabía que las fortunas de tipos como Granados, los Pujol o Matas no eran trigo limpio. Hacían ostentación de palacetes, monterías en fincas estratosféricas y viajes a lugares paradisiacos para reventarle las tripas a un león o cualquier otro bicho exótico que se les pusiera por delante. Eran como esos nuevos ricos a los que les asoma el pelo de la dehesa por debajo del smoking.

Se creían por encima de la ley (aunque en eso casi aciertan) que rige para el resto de los mortales. Por eso les cuesta tanto asumir que en algún momento den con sus huesos en la cárcel. Aún así, exigen privilegios. ¿Qué es eso de tener que hacerse la cama ellos mismos en su celda? ¿Cómo es posible que no les sirvan vino en las comidas? ¡Cómo está el servicio..penitenciario, hay que ver!

Ahora Granados solicita un permiso por la boda de su hija y para poder cuidar de su anciano padre. Será una boda humilde, a no ser que, de nuevo, algún fontanero se olvide otro  millón de euros encima del armario de su suegro. Y yo me pregunto: ¿Los demás presos salen para las bodas de sus vástagos? Bueno, uno sí. El señor Matas lo consiguió y, pese a no tener presuntamente un chavo, montó un bodorrio que casi eclipsó al de Anita Aznar. Seguro que se obró un milagro que transformó el pan en langostas, previamente multiplicadas, y el agua en moet chandon. ¡Gente de poca fe!

Lo mejor es que todos estos buenos cristianos, sin olvidar a la madre superiora Ferrusola, se podrían reagrupar en una congregación acondicionada a sus elevados valores morales. Mira, hasta se podría sacar utilidad al puñetero Valle de los Caídos e instalar allí a toda la bendita banda. Podrían llamarse la cofradía del perpetuo saqueo. O la de los comisionarios del tres por ciento. Aquí la imaginación y el absurdo no tienen límites. A lo mejor podíamos sacar rentabilidad al asunto y hacer del Valle de los caídos… por corruptos una especie de parque de atracciones donde mostremos al mundo el bestiario del surrealismo bandolero patrio. A Berlanga en estos días se le amontonaría el trabajo. Ahora que los guiones se le escribirían solos. La realidad supera, de lejos, a la más esperpéntica ficción.

Y sin embargo… les votan. ¡Cómo nos va el barro! ¿O es el fiemo?. Eso sí, nos echamos unas risas.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

VORACIDAD Y DIENTE

5 May

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

“Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente, los que entienden la vida por un botín sangriento: como los tiburones, voracidad y diente, panteras deseosas de un mundo siempre hambriento.” Miguel Hernández

Los trabajadores de este país hemos padecido sucesivas reformas laborales con los gobiernos socialistas y populares en los últimos años. En cada una de ellas se han ido cercenando miembro a miembro, como si de un cuerpo humano se tratara, derechos consolidados tras largos años de lucha y sacrificios.   Pero hay que reconocer que la reforma estrella, la “Madre de todas las reformas”, fue la del 2012. En esta, evisceraron lo que quedaba del cadáver. Ya debimos olernos el pastel cuando Rajoy  soltó aquello de que era una reforma equilibrada mientras el presidente de la CEOE y el del Cepyme reprimían sus ansias de dar volteretas y, a micro abierto, el cachondo de Rosell susurró a a su homólogo Terciado: “Serios, muy serios, que si no..”

¿Si no qué señor Rosell? Aunque hubieran dado ustedes palmas con las orejas no hubiera sido más notoria su satisfacción. Nos dimos cuenta sí. Y empezamos a preparar la vaselina. Eran esos días en los que nos explicaron que los mileuristas habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades para justificar la matanza. Esos días en los que los anteriores capos de la patronal, gente como el ladrón y estafador Díaz Ferrán, nos escupían a la cara que lo que había que hacer era trabajar más y cobrar menos. Otro inquilino de Soto del Real. Un centro que alberga a múltiples chorizos ilustres que también nos pedían sacrificios mientras atracaban el país a todo trapo y se llevaban el botín a Suiza.

Pero la voracidad de los tiburones de la patronal es  insaciable. Son unos nostálgicos de aquellos maravillosos años en los que la esclavitud consolidó grandes fortunas. La sangre de los latigueros del Mississippi corre alborotada por sus venas. Y quieren más. Nunca tienen bastante. Por eso a Rosell le parece de miedo lo que ha dicho Jordi Cruz (juez de un programa llamado Masterchef) acerca de las condiciones esclavistas en las que trabajan muchas personas en restaurantes exclusivos, lujosos  y carísimos (como el de Adrià, Muñoz, Berasategui o él suyo mismo) : Si toda la gente que está en mi cocina estuviera en plantilla, el negocio no sería viable.

¡Pues claro que no chatín! Lo mismico le decían los faraones a los pringados que les construyeron sus pirámides. Además de tener el privilegio de trabajar de sol a sol para mí, con palos gratis incluidos, ¿no pretenderéis tener un sueldo?. El argumento es calcado, solo que extrapolado unos pocos siglos de nada.

Lo que ignoro es si Jordi Cruz hizo estas declaraciones antes o después de comprarse un palacete por tres millones de eurejos. Parece que “el garito” le sale a cuenta. Vamos, que es viable tener a media cocina trabajando a destajo dieciséis horas diarias por la jeta para que le amo se pueda dar la vida padre. ¿Mola o no mola?

¿Cómo no va a ponerse burraco el jefe de la CEOE? Ese es el arca perdida, el santo grial y la piedra filosofal, en  un solo pack, en la ensoñación de nuestra gloriosa patronal : Que nos resignemos a trabajar sin cobrar. Y no solo los becarios, vírgenes vestales que se sacrifican con total impunidad, sino la totalidad de la clase trabajadora. ¡Bastante tienes con tener trabajo! Es la respuesta con la que nos encontramos a diario si queremos reivindicar un derecho o defendernos de un abuso. Y a una le dan ganas de contestar aquello de: Lo que usted diga señorit@ Escarlata. Pero ni siquiera pillarían el sarcasmo.

Porque voraces son como la orilla de un río. Pero a medio plazo, son un poco lerdos. Desde mi lógica elemental la cosa va así: España no es un gran país exportador. La mayoría de las ventas de las empresas son nacionales. Ergo, dependen del consumo interno para mantenerse. Si la mayoría de los trabajadores tenemos una economía de posguerra, ¿Quién comprará sus productos?. ¡Ay! Les puede la avaricia. Y es que, hasta para depredar, hay que tener medida.

El otro día se celebró el 1 de mayo y a mí me dio mucha tristeza, voy a ser sincera, el discurso templado de las grandes organizaciones sindicales. Cuando hablaron de la pornográfica corrupción que asola la política, se estaban meneando la pelusa del ombligo. O dicho de otro modo, ignorando la propia. Una corrupción que ha conducido al redil mas conveniente a los borregos, sin demasiado aspaviento. Aceptando lo inaceptable sin tener el valor, aunque razones sobraban, para haber convocado una huelga general indefinida.

De tanto doblar la cerviz, se han provocado un esguince que dificulta que les llegue el riego al corazón y a la mente. Amagan como gatitos de angora que juegan a ser tigres por un día. Patéticas fierecillas amaestradas.

Pero rendirse no puede ser una alternativa. Los tiburones merodean a nuestro alrededor ávidos de beber más sangre obrera. Son implacables y no podemos servirles alegremente de carnaza.

Como decía Hernández, nosotros no podemos ser ellos… panteras deseosas de un mundo siempre hambriento. Nosotros, las trabajadoras y trabajadores de este país, no somos los de enfrente. Pero tampoco queremos el yugo que nos proponen como la solución y prevención a no se qué invento de crisis que, casualmente,  ha engordado las arcas de los más poderosos. Y necesitamos unos sindicatos regenerados y dignos para poder combatir esta ofensiva del capital. Los gatos son muy monos cuando ronronean pero, para un tiburón o una pantera, son como “p´a luegos” de esos que quedan entre las muelas. Menos que nada.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos