Archivo | Ana Cuevas Pascual RSS feed for this section

ROMPIENDO ESPAÑA… A HOSTIA LIMPIA

4 Oct

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

 Mariano Rajoy declaró que, gracias a la intervención de las fuerzas policiales, el referéndum independentista no se había celebrado. Aunque no fue así exactamente. Desde primera hora de la madrugada era evidente que, al haber sido desmantelada la infraestructura logística, no se podría garantizar una consulta que cumpliera con los mínimos requisitos imprescindibles. Luego, amén de ser ilegal, el asunto se había quedado en una mera performance sin más validez que la de manifestar el sentimiento de un considerable número de ciudadanos catalanes. Algo no desdeñable, por otro lado.

Mariano, que es un tipo propenso a la inacción, podía haber dejado que el 1-O transcurriera sin violencia porque sus rivales separatistas ya estaban derrotados. Pero lo que hubiera haber pasado por un fraude electoral o una mera celebración festivalera, tomó una dimensión muy diferente cuando el presi, de manera excepcional, decidió salir del tancredismo que le caracteriza para zanjar el asunto a tortazo limpio. ¡Los del Govern no cabían en sí de gozo! Contaban con un aliado inesperado que ayudaba a multiplicar el número de independentistas con más eficacia que un vende-humos como Puigdemont. Con Rajoy y sus mariachis, el independentismo ha abandonado la minoría marginal para crecer víricamente. Y cada golpe que los del comando “Piolín” y compañía repartieron durante esta jornada trágica, ha desencadenado una epidemia de proporciones bíblicas.

El referéndum fue un fiasco. Pero aunque fuera una farsa, la desproporcionada respuesta del gobierno español le vale al Govern para legitimar ante el mundo la disparatada declaración de independencia de la República de Catalunya. Los dos bandos han jugado sucio desde el principio. Utilizando la sensibilidad de la gente, acudiendo a los más primigenios instintos para enfrentarnos, como manadas de lobos ovejunos, los unos contra los otros. Mintiendo y cambiando de piel y de principios sin prejuicios. Manipulando a todo trapo.

A mi me caen mal los dos gobiernos, que quieren que les diga. Como buena española, provengo de una larga estirpe de mezcla de razas y nacionalidades. Mi patria es la gente que cada día lucha dignamente por salir adelante, ya sea en Murcia o Mataró. Y cuando estos días escucho: “¡A por ellos!”, una profunda tristeza se apodera de mí. ¿Acaso no se dan cuenta de que, ellos, somos nosotros?.

Nosotras y nosotros. Catalanes y españoles, títeres todos en manos de un puñado de megalómanos dispuestos a destrozar la “patria” a garrotazos. Pero eso sí, que las hostias caigan en las cabezas de la ciudadanía. Mártires involuntarios de una noble causa. Y no hablo de ningún nacionalismo español o catalán. La causa que siempre se parapeta detrás de cualquier clase de violencia es el podrido dinero. Que no se engañe nadie. La  sangre derramada por la irresponsabilidad del gobierno de Rajoy ( de la que tanto provecho va a sacar el independentismo) solo servirá para mantener el status quo de los que, a uno y otro lado de las tierras catalanas, llevan toda la vida chupándole la sangre a la clase trabajadora.

El daño está hecho y la fractura social debidamente alimentada por ambos bandos. Pero cumpliendo la ley de Rajoy: si algo es susceptible de hacerse peor, así se hará. Así que podemos esperarnos cualquier cosa, cualquier locura, para recuperar la Catalunya que salta de la olla a pesar de que sabe que va a caer en la sartén. La portada de la revista de humor “El Jueves” lo clava con una viñeta donde se muestra a Mariano tratando de recuperar a su amada Catalunya a hostia limpia. No parece una táctica muy civilizada y, a no ser que a los independentistas les vaya el rollo duro, tampoco eficaz.

Cada uno pasa a la historia como puede. Mariano lo hará como el catalizador necesario para que se creara la República de Catalunya. Una especie de Gandhi armado hasta los dientes que liberó al pueblo catalán de su propio yugo represivo. Repartiendo estopa, pero cada uno tiene sus métodos para azuzar patrioterismos. Algo así rezará en la estatua ecuestre que le levantarán en medio de las Ramblas.

Sarcasmos aparte, me duele ver cómo nos separan cuando tenemos tantos motivos para unirnos. En un país demócrata, la sensibilidad independentista se resolvería con política. No con porras o balas de goma. Al cruzar esa raya se pierde cualquier razón que se esgrimiera. Aunque solo fuera por estrategia, y no por respeto a las personas, no conviene arrojar gasolina para apagar un incendio. ¿Y si las llamas se expanden? ¿Y si saltan las chispas a otras comunidades?

Mariano, defendiendo la unidad de España, puede acabar desmembrándola. Yo le veo maneras. Mientras tanto, catalanes y españoles jugamos a tener criterio propio en este circo sin recabar en lo más importante: que no nos merecemos los políticos que tenemos.

Que deberíamos echarlos a todos a patadas. Pero, al contrario que ellos, preferiría utilizar mecanismos democráticos a reventarle a nadie la cabeza. A lo mejor es porque yo no soy ni tanto, ni tan española.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

MARIANICO EN “WASHINGTÓN”

27 Sep

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

     Como ya es costumbre en nuestro presidente siempre que el país se ve agitado por una crisis de enjundia, Mariano pone tierra de por medio. Pero esta vez no ha sido algo tan banal como un partido de fútbol lo que le ha servido para distanciarse del problema de turno. Rajoy ha cruzado el charco hasta el mismísimo corazón del Imperio para entrevistarse con el Sumo Sacerdote, con el oráculo del tuit, con ese adonis rubio de tez anaranjada y fluido verbo que aprendió diplomacia en algún manicomio llamado Donald Trump.

La misión de Marianico es recibir el espaldarazo del tío más poderoso del mundo respecto a la cuestión independentista catalana. Sinceramente, dudo que a Trump le importe un comino salvaguardar la unidad de España y el orden constitucional. Voy aún más lejos, dudo hasta que tenga claro que España no es una región de México y que pretenda que paguemos nuestra parte del muro. En cuanto a saber donde se ubica Cataluña, mejor ni hablamos.

Pero siempre que se acude a pedir favores a las más altas instancias del orden mundial, los fabricantes de vaselina se frotan las manos. Trump apoyará a Mariano. En el encuentro, entre genuflexión, moqueo y besamanos, el presidente de EEUU manifestará su solidaridad incondicional con el presidente español. Y como se le caliente el morro al hombretón, ¡ya se puede atar los machos Puigdemont!, que se va a jartar de recibir tuits apocalípticos hasta que le coja aversión a las sardanas.

La palmada en la chepa de Mariano nos va a costar dineros, entre otras cosas. Nada es gratis en el mundo de este titán de los negocios y los trueques que intenta manejar el planeta igual que una multinacional marrullera. El de Pontevedra lo sabe y suspira: “It´s very difficult…todo esto”, mientras le pone ojitos de carnero degollado al gorila supremacista de genio imprevisible.

De momento, como no está bien ir de visita con las manos vacías, Rajoy le ha llevado a Donald un par de presentes: la expulsión del embajador norcoreano (será porque nos acabamos de enterar que Corea del Norte tiene un régimen totalitario y fascista) y otorgar a los exiliados venezolanos el estatus de refugiados por motivos humanitarios. Bueno, para abrir boca y empezar a hablar no está mal, pensará el americano. Pero algo me dice que, por lo que sea, va a subir nuestra contribución económica a la OTAN con el fin de aliviar la de los estadounidenses. Ahí lo dejo. Al final, la pela es la pela,  en Washington, en Madrid y en Sant Sadurní d’Anoia.

Esperemos que la cosa quede aquí porque ya se sabe que: quien con orangutanes se acuesta… magullado se levanta, como poco. Y es que, andando en sociedad con semejante socio, la caja de pandora se queda apenas en una cucaña rellena de confetis.

Con el tejemaneje que lleva el tío con lo del “pequeño hombre cohete” y la inquietante certeza de que los dos sociópatas tienen acceso directo a destruir a sangre y fuego (amén de ser ambos de gatillo fácil), a una se le queda mal cuerpo. Igual soy tiquismiquis.

¡Mariano no seas loco!… ¡vuelve a España hombre! Incluso en Cataluña estarías más seguro que al lado del Maligno de cabellos de oro. Se rumorea que si la mole simiesca te mira directamente a los ojos te roba la voluntad y hasta la vergüenza.

¡Ay que me olvidaba!, que hablamos de Rajoy. Entonces todos tranquilos, que no pasa nada de nada.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

INSTALANDO DICTADURA

21 Sep

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

  Entre las docenas de chistes y memes que circulan estos días por la red, sobre las medidas que se están tomando para impedir el referéndum catalán, he leído algunos que me parecen geniales. Por ejemplo uno que sugiere a los organizadores que escondan las papeletas para votar… en las cunetas porque allí nunca miran. Humor negro, esperpéntico, como no podía ser de otra manera dada la situación valleinclanesca que atravesamos, ¡y cuándo no! los carpetovetones. Pero declarar un estado de excepción en Cataluña no tiene ninguna gracia.

Como no la tiene detener concejales preventivamente o que se vulnere el derecho a las comunicaciones, la información  y la reunión pacífica entre ciudadanos sin autorización judicial. Aquí pisamos democracia. Y oiga, mire, al margen de la nula empatía que tengo con los movimientos independentistas sospecho que, si el gobierno español actúa con la delicadeza de un elefante en una cacharrería, no lo hace guiado por salvaguardar la unidad de España. A mi me huele que se erigen garantes anti-separatistas para que, mientras se agarran al pendón con patriotil vehemencia, nadie se fije en el muladar de corrupción que se les escurre escatológicamente por las perneras. Pero seguro que son cosas mías. Que soy muy mala.

Aunque no hace falta ser un reputado conocedor del comportamiento humano para entender que, semejante despliegue de torpeza y autoritarismo, es una fábrica de independentistas. Los últimos acontecimientos así lo demuestran. La reacción ante los registros, detenciones e imputaciones masivas ha sido instantánea. Una gran parte de la ciudadanía catalana, no solo la independentista, ha salido a la calle a mostrar su indignación. Pero es que además se ha creado un efecto rebote y una oleada de solidaridad ha recorrido todos los confines de la península, sin olvidar a Baleares y Canarias. Plataformas ciudadanas y diferentes organizaciones de toda España han convocado ya numerosas movilizaciones en ciudades y municipios en defensa del derecho a decidir de los catalanes.

Ya hay más de cuarenta confirmadas y el número de convocatorias no para de crecer. Y no es que nos haya entrado a todos una fiebre separatista, ¿ o puede que si?.

Porque una respuesta tan plural e inmediata solo tiene una explicación: La percepción general de que el estado de derecho está en peligro dentro y fuera de Cataluña. Y eso es algo, esa excepcionalidad que hace 38 años que no se repetía, de lo que los demócratas de todos los territorios queremos separarnos definitivamente. No se si me explico. De lo que queremos distanciarnos es de ese periodo oscuro llamado dictadura y de la falta de derechos y libertades que acarreaba. Si el estado español quisiera resolver esta crisis tiene mecanismos dentro de la Constitución para hacerlo sin tener  que anular la autonomía de ninguna comunidad. Pero sobre todo, Marianico y sus mariachis, deberían probar a usar el diálogo. A pesar de lo que opinan algunos suele dar mejor resultado que la represión. Lo digo porque, de seguir por esa linde, se va a querer emancipar hasta Murcia.

Y lo dejo ahí, que ya estamos calentitos todos con el tema, pretendiendo sacar una sonrisa con otro tuit, mucho y muy español (por lo del cachondeito que le ponemos a todo por muy grueso que sea el tema):

“El partido fundado por franquistas que hicieron la guerra por la paz, ahora detienen políticos por la democracia”.

Igual no tiene tanta gracia. En cualquier caso ,algo me dice que Rajoy no tendrá un caganer en su belén estas Navidades. Quizás puedan sustituirlo Guindos o Montoro. Aunque la sola idea, más que risa, da miedo.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

LA POLICÍA DEL PENSAMIENTO

14 Sep

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Parece ser que no basta con cometer un delito para ser un criminal. Según el criterio de algún juez que vive anclado emocionalmente al franquismo, es suficiente con pensar o debatir sobre el asunto. Ya saben, como en el catecismo, que se puede ser pecador de pensamiento aunque seas un ser virtuoso en tus actos cotidianos. Hay que domesticar esas cabecitas locas que, a fuerza de darle al caletre, se pueden venir arriba y sacar los pies del tiesto. Y si no lo hace el temor a dios, ahí están algunos jueces fascistoides como el que suspendió un acto este domingo en Madrid por considerar que se hacía apología de la consulta independentista.

En un país donde neo-nazis y falangistas exhiben con impudicia y brazo en alto su parafernalia en  manifestaciones y actos de exaltación a la dictadura, ¿ resulta ilegal escuchar a unos tipos defendiendo su postura independentista? Algo no me cuadra.

Y no es precisamente porque yo comparta las ideas nacionalistas. De ninguna nacionalidad, que quede claro. Por pura intuición creo en el internacionalismo y en la solidaridad entre los pueblos. En achicar las fronteras. No en construir más muros que aíslen a las personas.

Por eso lo del independentismo, con todos mis respetos, me parece una chorrada. Y más, cuando el proyecto político que lo lidera no difiere una mica del modelo neoliberal de estado del que se pretenden separar. Es más de lo mismo, pero con denominación de origen.

En parte puedo explicarme que, tras estos años de sufrir la pésima gestión política que se ha hecho desde el gobierno central sobre este tema, la falta de sensibilidad  y la corrupción,  los recortes y la merma de derechos y libertades que hemos sufrido todos los carpetovetones y carpetovetonas, algunos sean capaces de querer salir corriendo de esta unidad de destino en lo universal conocida comúnmente como España. Nos pasa a todas algunos días.

Pero el peligro aparece cuando los que te marcan la salida enarbolando una bandera, la que sea, tienen aviesas intenciones y pretenden llevarte de la olla a la sartén. Aprovechan el susto para darte un estocada mortal.

Lo que es evidente es que se necesita hacer un referéndum legal en Cataluña, piense yo lo que piense. Luego, ya veremos lo que sale. Hablando se entiende la gente. ¿Por qué no pueden hacerlo territorios que tienen una historia y una cultura común?

Los últimos movimientos en este histriónico damero, por uno y otro lado, son una absurda pantomima que ponen en riesgo la seguridad y la convivencia de los ciudadanos de Cataluña. Entre ellos y con los españolistas que al grito de :¡España se rompe!, pretenden mantenerla cohesionada por las buenas o las malas. Sobre todo por las malas.

Cada cual envuelto en su falsa bandera, catalanistas y españolistas, se dirigen directamente a las vísceras más patrioteras, e incluso tribales, azuzándonos para que nos descornemos entre nosotros mientras ellos, catalanistas y españolistas, siguen a lo suyo, a sus corruptelas. A mí las banderas siempre se me han asemejado a los trapos que agitan delante de los toros. Será por eso que me dan mala “vibra”. Ya saben como acaba el cuento: El que menea el capote se queda con tus dos orejas y hasta, ¡perdón!, con tu rabo (si ello es fisiológicamente posible). No mola nada, pregúntenle al toro si quieren.

A mí me da por pensar (quizás acabe en el trullo por ello) que este proyecto común, llamado España, necesita más diálogo y menos casquería. Que no se trata de vencer, unos ni otros, sino de convencer. Creo que necesitamos escuchar los argumentos con la cabeza fría y no desde una perspectiva de imperio decimonónico o colonia oprimida.

Y pienso que habrá que modificar las leyes, para que nadie tenga que incumplirlas, y que se recoja el derecho a un referéndum con todas las garantías. Algo muy común en otros estados democráticos europeos que han abordado la cuestión sin estridencias.

Cancelando actos como el del otro día en Madrid, la democracia recibe otra patada. La pobre últimamente es apenas un sufrido saco de boxeo. Y cada vez nos vamos acercando más a ese mundo orwelliano  en el que “la policía del pensamiento” podía detenerte por poner las neuronas a trabajar. Seguro que al juez de marras le encantaría poder leer nuestra mente, oír nuestras conversaciones privadas y poder echarnos encima a la poli por tener una mala idea acerca del presidente del gobierno, por ejemplo. Que no se impaciente. Al paso que vamos, Crimental (la organización que controlaba el pensamiento en 1984) dejará de ser una ficción futurista. Tengan cuidado. Pensar pasará a ser considerado un grave delito de sedición. El peor.

¡Vamos! que en estos felices días Aristóteles o Platón se iban a pasar la vida declarando en la Audiencia Nacional por incitar a exprimirse las meninges. Seguro que acababan dando con sus peripatéticos huesos de filósofos en el trullo.

Y es que los tiempos están cambiando… ¡que es una barbaridad! Solo que aún no tengo claro si vamos para adelante o para atrás. Pensaré sobre ello… mientras pueda.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

QUE NO NOS ROBEN MÁS VIDAS/ QUE NO NOS QUITEN LA VIDA

8 Sep

La Asociación de Mujeres de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza FABZ ha organizado una concentración contra la violencia machista. El acto se produjo el pasado día 5. Ana Cuevas elaboró y leyo un manifiesto que reproducimos a continuación. Al final del mismo adjuntamos fotografías del acto. Nuestra solidaridad.

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

MANIFIESTO DE LA ASOCIACION DE MUJERES DE LA FABZ

Es casi imposible determinar , en el preciso instante que escribo estas líneas, el número de mujeres que han sido víctimas, solo en este último año, del terrorismo machista.

Y lo es porque, prácticamente a diario, una sangría macabra va engordando las cifras de la vergüenza.

Por eso,

Y porque cada una de ellas no era únicamente un frío guarismo en la estadística,

Tenían nombre y apellidos. Eran la hija, la madre, la amiga o la hermana de alguien.

Tenían una vida plena que la sinrazón decidió un día destrozar.

Vidas robadas a todas y a todos.

La infame plaga de feminicidios son la punta más sangrante de un iceberg de violencia que la mujer soporta históricamente en todas partes del planeta.

Desde que venimos al mundo nos vemos sometidas a una estructura patriarcal que fomenta la desigualdad y pretende tener el control

Sobre nosotras y nuestros cuerpos.

¿cómo se puede equilibrar esta situación?,

La violencia contra las mujeres solo puede desaparecer cuando se nos trate, a nivel legal y social, como seres humanos en equidad de derechos con los hombres.

Cuando no se nos considere ciudadanas de segunda. Seres incompletos, inmaduros, que deben ser tuteladas para no perder el norte.

Cuando dejemos de estar a la cabeza en el ranking de pobreza o en las listas del paro.

Cuando no se nos explote laboral y sexualmente .

Cuando no se cosifique nuestra imagen .

En definitiva, cuando se nos respete como personas con plenos derechos en todos los ámbitos de nuestra vida personal, familiar y laboral.

Y no solo a nivel de las instituciones y las leyes que, evidentemente, necesitan un comportamiento mucho más eficaz y serio para poder avanzar en ese camino de la igualdad.

El pacto debe ser global y exige el compromiso de toda la sociedad.

De todos y de cada uno de nosotras y nosotros.

Debemos empezar por promover una educación igualitaria y no sexista dentro y fuera de nuestros hogares.

Por rechazar y reprobar las actitudes o comentarios machistas y sobre todo aquellos que trivializan la violencia.

Por entender, hombres y mujeres, que el reparto de las tareas del hogar y el cuidado de niños y mayores tienen que ser compartidas.

Por exigir que el salario y las oportunidades profesionales no dependan del género al que pertenezcamos..

Por condenar unánimemente los actos de terrorismo machista que nos están robando tantas vidas.

Hoy quiero recordar a todas las mujeres que han sido asesinadas .

A sus hijas e hijos, víctimas oportunas de esa misma ciega ira,

De una u otra forma.

Pero también a las que están padeciendo situaciones de maltrato ahora mismo y no encuentran salida.

A sus hijas e hijos que aún están a tiempo de romper con ese cilo de violencia y entender que

Existe otra forma de relacionarse entre hombres y mujeres que no tiene nada que ver con los insultos y las agresiones.

  tengo que recordarlos porque no quiero que olvidemos la urgencia de acabar con todo este dolor, con tanto sufrimiento.

Porque aunque se mejoren las dotaciones policiales o las legislaciones, que sin duda hay que hacerlo,

La clave para revertir este comportamiento está en nuestras manos.

Mujeres y hombres debemos avanzar codo con codo frente a la barbarie.

No somos enemigos. Somos una sola especie humana a la que le mueven los mismos intereses.

Nuestros enemigos son solo una cobarde anomalía que entre todos debemos y podemos corregir por el bien de nuestra especie.

¡No permitamos que nos roben más vidas!

¡Todas juntas y juntos contra el terrorismo machista!

¡Bien prietas las filas!

 

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

CÓMO SER DE IZQUIERDAS Y NO MORIR EN EL INTENTO

31 Ago

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Supongo que solo soy un patético coletazo de lo que mi maestro Labordeta definió como la izquierda depresiva aragonesa. Parafraseando a Cánovas: Soy de izquierdas (y española) porque no puedo ser otra cosa. Para mí no se trata de la adhesión a un partido político o a una doctrina ideológica concreta. Ser de izquierdas es un sentimiento que nace intuitivamente. Una necesidad moral de contribuir en la medida posible a que cualquier ser humano tenga derecho a un planeta habitable, un trabajo digno, a una sanidad, a una educación de calidad, a una vivienda… y, por supuesto, a la paz y a la libertad. ¿Les parece algo raro o pervertido?

Como una cosa lleva a la otra, me fui enredando con movimientos que apuntan en esa dirección: ecologistas, pacifistas, feministas o en defensa de la diversidad sexual. Todas ellas cuestiones que cualquier persona civilizada, excepto la derecha más recalcitrante y el primo de Rajoy, puede compartir de manera transversal al margen de su filiación política. Personalmente no necesitaba una etiqueta que me definiera como ecologista o feminista. Era una cuestión de tripas. O quizás de corazón. Pero parecía que todo el mundo, a diestra y siniestra, tenía la necesidad de etiquetarme. Ya saben: Dime niña de quién eres…

Los de derechas, incluido mi progenitor, me llamaban roja y bolchevique desde mi más tierna infancia. Me costó entender que lo de roja no tenía relación con el color de mi pelo y que lo de bolchevique no era un epíteto cariñoso. Y cuando la deriva me llevó a colaborar  con colectivos de izquierdas también despertaba algunos recelos por mi falta de adscripción a alguna de las múltiples facciones judeo-palestinas. ¡Qué aburrición!. ¡Y que pérdida de energía que podría condensarse en transformar las necesidades más perentorias de la sociedad!

Pese a que ya tengo más años que los rodapiés de las Cuevas de Altamira (como diría el gran Chiquito), me sigue ocurriendo un poco lo mismo. Cundo me da por juntar letras sacando lo que llevo dentro, como ahora, recibo toda clase de insultos extravagantes. Está bien. Supongo que es parte del juego. Pero hay ideas locas y obsesivas, precisamente, por esa  necesidad de etiquetarlo todo.+

Para los de derechas sigo siendo un monstruito comunista amiga de Kim-Jong- Un y de Maduro. No importa un pepino lo que yo opine al respecto. Y algún comunista me ha llegado a decir que tengo un enfoque demasiado liberal de la vida.

Puede ser. Quizás porque soy consciente de que habito en el s.XXI y considero absurdo caer en los estereotipos de que, para ser de izquierdas, hay que hacer voto de pobreza, renunciar a la propiedad privada y vestirse con un saco de harpillera. Si alguien gana dinero trabajando honradamente, paga sus impuestos y no explota al prójimo me parece lícito que se compre una casa mejor que la mía y que se vaya de vacaciones a Nueva Zelanda.

Ser de izquierdas no es tarea fácil. Sobre todo cuando no cumples con todos los requisitos, casi de ascética santidad, que te exigen a uno y a otro lado. Que le pregunten al bueno de Alberto Garzón que anda recibiendo estopa por el bodorrio como si el hombre lo hubiera pagado con el dinero robado a los huérfanos de la guardia civil. Según parece, las criaturas, como buenos bolcheviques, tenían que haberse casado en una chabola vestidos con taparrabos y con un convite ligeramente más frugal. Raíces y alguna patata aislada quizás.

A mí, que celebré mi boda a escote con los invitados en un restaurante chino, me importa un pimiento como se casa el resto de la gente. Mientras el organizador de la boda y presunto “paganini” no sea un corrupto apodado algo así como “El Bigotes” y la lista de invitados pueda intercambiarse por una lista de procesados, me da exactamente igual. Cada cual tiene que ser libre para tomar las decisiones de su vida sin temor a romper los esquemas de los otros. Y también los propios.Si queremos evolucionar debemos dejar de atrincherarnos en absurdos purismos. Vivimos el mundo que vivimos y nos urge afrontar algunos temas desnudos de atávicos prejuicios. De momento, lo veo un poco crudo. Pero será por mi tendencia melancólica.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

UNA SOLA ESPECIE HUMANA

21 Ago

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Me impongo la tarea de escribir unas breves líneas con motivo de los terribles actos terroristas que han ocurrido en Cataluña. Esta vez, el zarpazo de la sinrazón nos ha desgarrado en carne propia. En esas maravillosas Ramblas que he tenido el placer de recorrer más de una vez dejándome atrapar por su ambiente bohemio y cosmopolita, mágico y multicolor. Con las heridas sangrantes es difícil distanciarse mínimamente del horror que provoca esta barbarie para intentar dilucidar posibles orígenes y causas. Pero, aún así, no debemos perder de vista que los europeos no somos su único objetivo. Que estos asesinos se ensañan, desde hace tiempo y con especial crueldad, con las poblaciones árabes y musulmanas. Precisamente de ellos huyen los miles y miles de refugiados que al llegar a Occidente, y encuentran más desconfianza e insensibilidad que empatía.

La vida de las criaturas asesinadas en Barcelona es potencialmente tan valiosa como la de las niñas y niños sirios o iraquíes. Al margen de los condicionamientos geográficos, culturales, religiosos o políticos los seres humanos somos muy similares.

La inmensa mayoría solo pretendemos vivir en paz, criar a nuestros hijos, buscar la felicidad de mil formas diferentes… Pero nos vemos inmersos en un tablero diabólico donde somos poco menos que peones desechables para mayor loor de los todopoderosos.

Sería bueno mantener fría la cabeza. Eso no disminuye un átomo el dolor pero podría ayudarnos a focalizar mejor este asunto.

Existen unas causas profundas y enquistadas que pueden estar en el origen. Hechos que pueden haber impulsado esta espiral de odio que sobrecoge ahora al mundo entero´: La invasión de Irak, las maniobras geopolíticas de las grandes potencias en busca de su beneficio económico, la guerra sucia por el control de los recursos naturales, la política de desprecio hacia la tragedia de los refugiados y, cómo no, el boyante negocio de la industria armamentística.

Metan todos estos ingredientes en un cóctel, agítenlo con displicencia y obtendrán un planeta convulso y dominado por la violencia

Para contrarrestar la locura homicida de los terrorista, se levanta la unánime y pacífica respuesta de la ciudadanía. Barcelona, pese a la profunda tristeza, vuelve a abrir los brazos para dar una respuesta valiente y solidaria. Y no va a ser la del racismo o la de la xenofobia. Al día siguiente de los atentados los vecinos de las Ramblas impidieron una manifestación incitada por el odio y la venganza indiscriminada. Los agitadores fueron rodeados con pacífica determinación y tuvieron que desistir de sus intenciones.

Ellos han entendido como nadie que la paz es el único camino para acabar con esta violencia homicida. Ahora urge que se lo transmitamos a nuestros gobiernos. Que se dejen de  oportunismos políticos y  rivalidades para actuar, como una sola especie humana, en defensa de lo que verdaderamente importa: La paz, la vida y la justicia social.

Toda mi fuerza y cariño a las víctimas. A todas las víctimas, allí donde se produzcan, sin discriminar. No permitamos que las lágrimas nublen nuestros ojos. Ni nuestra razón.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos