Archivo | España RSS feed for this section

UNA IGLESIA TOTALMENTE DESNORTADA

11 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La Iglesia católica tiene un Papa argentino, que como buen argentino, habla mucho y no dice nada, o lanza mensajes totalmente contradictorios, y opuestos entre sí, generando confusión en los fieles, cada día menos, por desgracia.

Mientras tanto otras religiones, como los musulmanes están ganando terreno en todo el mundo, con su fanatismo y total intransigencia, intentando que los gobiernos se adapten a sus principios, y no que se trate de dos mundos distintos, en los que sea posible convivir libremente, profesar otras religiones, ser agnóstico o ateo, etc.

España no está ajena a esta deriva de la Iglesia católica universal, y solo hay que ver la actuación de cuatrocientos curas separatistas catalanes, que desafían al orden constitucional del que nos hemos dotado todos, libre y voluntariamente, encabezados por el Obispo de Solsona, que a juzgar por su mirada y comportamiento, necesita urgentemente ayuda, no sé si psicológica o incluso psiquiátrica…

La actitud traidora de estos curas es realmente patética, pues cobran su sueldo del Estado español, por medio de las transferencias que anualmente se hacen a la Iglesia católica, a modo de compensación por las expropiaciones de sus bienes en la famosa desamortización de Mendizábal y Madoz, que no le fue a la zaga. ¡Creo que los españoles ya hemos abonado varias veces el valor de esos bienes, pese a lo cual les seguimos pagando, como una especie de deuda perpetua!

Pues bien, en lugar de procurar el bien común, la pacificación de la sociedad, evitar las asperezas y enfrentamientos que a nada bueno conducen, etc., estos curas “trabucaires” (pero cobardes) prefieren llevar a los catalanes y españoles a una nueva guerra civil…

¿Es qué la jerarquía católica, empezando por ese Papa absolutamente desnortado –y digo desnortado por no decir ido-, la Conferencia Episcopal española y el propio Cardenal Arzobispo de Barcelona, no pueden poner a ese Obispo y a esos curas separatistas en su lugar…?

¿Somos católicos o somos protestantes, dónde cada pastor hace lo que le sale de los cojones, hablando claramente?

Procuro escuchar la Cope, cuando puedo, o ver 13 TV (rece televisión), pero he visto que han pasado de puntillas sobre la cuestión catalana, el problema más grave al que se ha enfrentado España desde el pronunciamiento militar del 23 de febrero de 1981.Y digo pronunciamiento militar, en acertada expresión de “nuestro” buen Padre, don Jesús Calvo Pérez, pues los militares sublevados no pretendían ocupar el poder, sino dar un golpe de timón a la situación, evitando el hundimiento de España, mientras que los de ahora sí son auténticos golpistas, pues pretenden crear un nuevo Estado, desmembrando España, y autoproclamándose primer presidente de la república catalana ese sujeto al que a partir de ahora voy a llamar “la rata de Gerona” (y que me perdonen las ratas).

En fin, son días aciagos para España y los españoles, y la existencia de un Jefe del Estado de carácter muy débil, asistido por un gobierno de cobardes, trepas y marisabidillas, pero que no saben ni de la Misa la media, me hacen teme lo peor.

Que Dios nos coja confesados.

Guardar

Anuncios

UN ESTADO DE DERECHO NO NEGOCIA CON DELINCUENTES

9 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Ningún Estado serio del mundo negocia nada con los delincuentes. Simplemente se les aplica el código penal vigente, y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado proceden a su detención y puesta disposición judicial, y esa Autoridad Judicial es quien decreta si van a prisión preventiva o pueden permanecer en libertad provisional, con o sin fianza, y siempre a resultas del procedimiento penal incoado contra ellos.

Así sucede en todos los países civilizados, y que se rigen por el Derecho.

La legislación prevé, en el caso de los funcionarios públicos, la suspensión provisional de funciones, que lleva aparejada la suspensión de empleo y sueldo.

Pareced evidente que la misma previsión debe existir en el caso de los cargos públicos, es decir, políticos, que hayan sido cogidos con las manos en la aja, hayan incumplido sus obligaciones o pasen de todo, dedicándose a fumar puros y leer El Marca en su despacho oficial, repantingados en su sillón, y con los pies encima de la mesa, mientras España entera se desmorona…

¡Hace falta tener los cojones como el caballo de Espartero para actuar así, o lo que es peor, no tenerlos!

La ciudadanía está harta, estamos hartos, de esta situación, viendo como los que cobran por gobernarnos hacen dejación de sus funciones, por su cobardía, inutilidad o, lo que es peor, traición.

Hora surge un movimiento “espontáneo”, organizado por Potemos (no es un error), la Cup, o lesbianas al poder, los pro etarras del País Vasco, y con el acompañamiento coreográfico de cientos de miles de tontos útiles (que en España son millones), diciéndole al legítimo Gobierno de España “que hay que hablar”, “que hay que negociar”, y que “negociando” se solucionan los problemas…

¡Seguro que sí! Seguro que la violada si le dice al violador que hablen, este deja de penetrarla, o de exigirle que le haga una felación, con el cuchillo o la pistola en su cabeza. O que el atracador, al oír “vamos a hablar”, deja de atracarte, y te invita a tomar un café, para hablar de la brevedad de la vida, y de lo mal que va el mundo.

¿Pero en qué mierda de país vivimos, y siento decirlo, pues amo mucho a mi Patria?

En una Nación seria y civilizada, quienes no cumplen las Leyes por las buenas, la acaban cumpliendo por las malas.

Esa es la fuerza coercitiva del Derecho, que a diferencia de las normas morales que son de aplicación voluntaria, y además el sentido ético y moral cambia de unas a otras personas, en el caso de las normas jurídicas son un mínimo exigible a todo ciudadano, por las buenas o por las malas.

El Gobierno no puede hacer dejación de sus funciones. Y si son incapaces de llevar los pantalones bien puestos, y de tener coraje para enfrentarse a la situación, lo mejor que pueden hacer es dimitir.

Y lo mismo digo respecto al Rey.

Es cierto que hace unos días tuvo una intervención muy sensata, a la que rápidamente replicó “el cheposo” diciendo que él tenía cinco millones de votos detrás, y que al Rey no le había votado nadie… Y es verdad.

Pero lo que seguramente ignora “el chepas”, y toda la gentuza de su cuerda, es que la Constitución de 1978, que sí fue aprobada por la mayoría del pueblo español, establece en su art. 62, h). que “Corresponde al Rey: El mando supremo de las Fuerzas Armadas”.

Y el art. 8, 1, de la Carta Magna dice que: “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

En esas estamos. Yo hubiera preferido ver a Su Majestad con el uniforme de Capitán General del Ejército, la verdad. Creo hubiera sido lo más apropiado, pues estamos ante un golpe de estado, por ahora incruento…, pero no sabemos por cuánto tiempo.

Guardar

EL GOBIERNO NEGOCIA LA RENDICIÓN DE ESPAÑA ANTE LOS HIJOS PUTATIVOS DE JORGE PUJOL. NUNCA TAN POCOS HICIERON TANTO DAÑO A ESPAÑA…

5 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

¿Recuerdan ustedes las primeras elecciones que ganó Aznar, creo recordar que en 1996, cuándo las juventudes del PP cantaban en la puerta de Génova: “Pujol, enano, habla castellano”.

Pensaban que iban a tener mayoría absoluta, y que no iban a necesitar a CIU para nada…, pero luego vino la dura realidad, y Aznar tuvo que reconocer “que hablaba catalán en la intimidad”, no sabemos si en el baño, cuando hacía sus deposiciones, o haciendo el amor con su señora…

Luego vivieron un sinfín de concesiones a Cataluña, para intentar apaciguarlos: se cortó, metafóricamente, la cabeza a Vidal Cuadras, no le gustaba al enano mandarín, pero gran ladrón, se hizo la vista gorda frente a la “ley de las comisiones”, se permitió la extorsión pura y dura a cualquier empresa que quisiera establecerse o marcharse del paraíso, digo de Cataluña, en fin, para que seguir.

Las nuevas generaciones se sumergieron de cabeza en un “educación” sectaria, totalmente en catalán, y enseñándoles desde la guardería a odiar a España y a los españoles.

Se reescribió la Historia, haciéndola a su gusto, y solo se estudió la geografía catalana, la literatura catalana, y hasta el sexo en catalán, que creo es una mezcla entre el francés y el dar por el culo, metafóricamente hablando, claro.

Asumieron las competencias sobre todo lo habido, cárceles, puertos, sanidad, policía, inspecciones administrativas, y se fueron poniendo las bases para la construcción de un estado soberano.

Todas las personas con dos dedos de frente lo veíamos, pero por lo visto Aznar, a pesar de que en su segundo mandato tuvo mayoría absoluta, seguía sin verlo.

Y Zapatero, el memo, tampoco. Éste inútil aprobó en el Congreso un estatuto de autonomía totalmente inconstitucional, como tuvo ocasión de declarar el tribunal constitucional con solo siete años y medio de retraso, y cuando ya se habían dictado numerosas leyes y normas reglamentarias de desarrollo del mismo.

Por cierto, que Alfonso Guerra, que tanto se rasga las vestiduras estos días, era presidente de la comisión constitucional del Congreso, y votó a favor.

Los seis años en el poder de Rajoy han sido la inanición más absoluta.

Un personaje absolutamente mediocre, gris, inútil, al que solo puede hacer sombra el propio Rey, pues son tal para cual, y lo estamos viendo estos días.

¿El resultado? No hace falta decirlo, pues está a la vista.

Los hijos putativos de Jorge Pujol, que no es lo mismo que hijos de puta, aunque hay de todo, estarán contentos, pues conseguirán librar a su “papá” de la cárcel, y morirá en la cama, de muerte natural, con nuestros tres millones de euros en sus bolsillos, y los de su prole.

Porque, y conviene no olvidarlo, estamos ante una obra de teatro, donde la mayoría de los personajes son simples marionetas, hábilmente manejadas por Jorge Pujol y el NOM, Nuevo Orden Mundial, que ha diseñado una España destruida, sin fuerza alguna, para poder defender el Sur de Europa dela invasión de los nuevos bárbaros…

Pueden estar contentos los políticos antes mencionados, y alguno más: a España entre todos la mataron, y ella solo se murió.

Ramiro GRAU MORANCHO,

Ex Fiscal, Abogado y escritor.

Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

www.ramirograumorancho.com

Etiquetas: .

Guardar

LOS ESPAÑOLES NO TENEMOS UN JEFE DEL ESTADO DIGNO DEL CARGO

3 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Dice la Constitución del 78 en su artículo 56 que “El Rey es el Jefe del Estado”.

El artículo 61 establece que al ser proclamado “prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas”.

Ante los graves acontecimientos producidos en Cataluña, y que solo son un preludio de los que se producirán en los próximos días, Dios no lo quiera, me pregunto: ¿Tenemos Jefe del Estado en España…, o estamos en un interregno?

Nada se sabe de don Felipe VI, a excepción de un par de comentarios, de pasada, en sendos discursos, como el que no quiere la cosa, procurando no mencionar en concreto a Cataluña, no vaya a ser que se enfaden, y se metan con él y con su familia…

No sé si este Señor aspira a ser Presidente de la República Catalana, o a repartirse los dos cargos, su esposa como Presidenta de la nueva República, y él, Rey de España. ¡Y ya de paso hacemos una confederación de pueblos ibéricos, e invitamos a incorporarle a Portugal! (Que, obviamente, nos mandarían a hacer puñetas, pues Portugal es un país pequeño, pero serio, no como España…).

Dicen que en las situaciones dramáticas es cuando se conoce el verdadero temple de las personas, o la falta de carácter, de decisión, de determinación, en definitiva, de hombría.

Creo que los españoles ya hemos visto, por desgracia, lo poco que podemos esperar del actual Jefe del Estado. Dicho sea con todo respeto, sin acritud, pero con una profunda tristeza y decepción.

Es evidente que vamos hacia una reforma constitucional, para intentar dar encaje en España al hecho diferencial catalán… Y después al vasco, al gallego, al murciano, al de Cartagena, de Jumilla, etc… (Y ya, puestos a pedir, exijo que se reconozca la independencia de mi pueblo natal, Laguarres, en el Alto Aragón).

Y teniendo en cuenta que la Jefatura del Estado puede ser desempeñada por un Rey o por un Presidente de la República, tal vez sería hora de que el pueblo soberano pudiera pronunciarse con total libertad al respecto, para ver si preferimos un presidente de la república, al que podamos echar pasados unos días, si demuestra su ineptitud y cobardía (o ambas cosas), o preferimos tener que aguantar a un Rey vitalicio. Y no solo a él, sino a su hija, y después a los sucesores correspondientes, hasta el fin de los tiempos, o el advenimiento de una revolución.

Aunque el voto es secreto, yo votaría por la república, visto lo visto (y lo que nos queda ver, por desgracia para todos).

EL REY, RAJOY Y EL DELINCUENTE DE GERONA

2 Oct

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Estoy deprimido, cabreado, triste…, vamos, mi estado habitual (según mi señora).

Lo cierto es que hoy se han rebasado todos los límites de lo que la sociedad civil puede soportar en un estado de derecho, y a las pruebas me remito: las numerosas manifestaciones en defensa de la unidad de España, a lo largo y ancho de nuestra Patria.

Mí más emocionado recuerdo, respeto y afecto para quienes se han manifestado en Barcelona, con Banderas Nacionales: hace falta tener los cojones –o los ovarios- bien puestos, con la que está cayendo.

Una mención muy especial para los guardias civiles y policías nacionales que, como siempre, han sabido cumplir con su deber, aún a costa de su integridad personal.

Y mi desprecio, todo mi desprecio, hacía muchas personas, que por simples razones de espacio, reduzco a unas pocas:

  1. El ¿Rey? Jefe del Estado, según la Constitución, Jefe de las Fuerzas Armadas, también según dicha Carta Magna, que “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones…” (art. 56 y 62, h.). –

¿Qué se hizo de él? ¿Dónde está escondido…? ¿Para qué le pagamos un sueldo a él, otro a “la republicana”, otro a la princesa heredera, otros al rey emérito y supongo que a su esposa, etc.?

Don Juan Carlos le le tuvo toda la noche a su lado, cuándo el golpe de estado (incruento) del 23 de febrero de 1981, “para que aprendiera la lección”, según se dijo. Pero está visto que “el preparado” no ha aprendido nada…

Si vamos a reformar la Constitución, como parece evidente, quiero votar, y poder elegir entre monarquía o república.

  1. Rajoy, llamado también el rajao. Este hombre, la verdad es que no engaña. Todos sabíamos que no podíamos esperar nada de él, como así ha sido.

Es un personaje siniestro, que ya no engaña a nadie. A nadie que no se quiera dejar engañar. Nos prometió a todos los españoles, por activa y por pasiva, parar el referéndum, pero no ha sabido o no ha querido hacerlo.

Ha sido incapaz de aplicar la ley de seguridad nacional, de declarar el estado de alarma, o de aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Toda su labor ha consistido en tirar balones fuera, echando la patata caliente del referéndum sobre los fiscales y jueces destinados en Cataluña, a todos y cada uno de los cuales quiero agradecer su gran labor, con falta de medios y nula colaboración de la Generalidad, cuándo no obstrucción clara y dura a su labor constitucional y legal…

Hoy ha cometido una nueva vileza, al no dar la cara, y enviar a la vicepresidenta a dar explicaciones, que yo creo aspira a ser la presidenta de la tercera república española, y al paso que vamos, ya falta poco…

Rajoy hoy mismo ha cavado su propia fosa política, y solo hace falta echar unas paletadas de tierra sobre su cadáver político, repito.

  1. El delincuente de Gerona y toda su cohorte de vividores de la política, que han traicionado al Estado, que es quien les ha dado la legitimidad que dicen tener.

El artículo 152, 1, de la Constitución es claro y contundente: “En los Estatutos aprobados…la organización institucional autonómica se basará en…un Consejo de Gobierno con funciones ejecutivas y administrativas y un Presidente, elegido por la Asamblea, de entre sus miembros, y nombrado por el Rey, al que corresponde la dirección del Consejo de Gobierno, la suprema representación de la respectiva Comunidad y la ordinaria del Estado en aquélla”.

Este “representante” del Estado ha desobedecido reiteradamente al Gobierno de España, y traicionado a todos y cada uno de los españoles.

Por no hablar de los delitos cometidos, que abarcan una buena parte del Código Penal vigente: rebelión, sedición, desobediencia, malversación de caudales públicos, prevaricación…, etc.

¿Pueden quedar impunes estas actuaciones…? Evidentemente, no.

En un Estado de Derecho, el que la hace, la paga

EL ESPERPENTO CATALÁN

8 Sep

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Llevo dos días descentrado, cabreado, inquieto, preocupado… No sé qué me pasa, pero creo que los síntomas son claros y evidentes: me duele España.

La situación es realmente esperpéntica. El penoso espectáculo del “parlamento” catalán nos sitúa a la altura de Venezuela o Guinea Ecuatorial, y muy cerca de Taiwán, donde las sesiones terminan frecuentemente a hostia limpia…

La prepotencia, engreimiento, e ignorancia de la todavía presidenta, es de juzgado de guardia, y espero que pronto tenga que dar explicaciones como investigada.

Pero lo que más me molesta es el adormecimiento de la sociedad civil catalana, si es que en Cataluña todavía queda algo de sociedad civil… La gente pasa de todo, y por lo visto solo le preocupa llegar a final de mes, y poder pagar los próximos vencimientos de esas tarjetas de crédito de las que la mayoría hemos tirado tan alegremente estos meses de verano.

Pero los árboles no nos dejan ver el bosque. Y el bosque está en llamas, la convivencia ha saltado hecha pedazos, y las familias están divididas, totalmente divididas.

Hace poco me decía una primera hermana en una boda, aprovechando que estaba un poco “contenta”, que en su familia eran todos separatistas…, y al ponerle yo mala cara, y decirle que me parecía una barbaridad, me dijo que no me preocupa, que seguiríamos siendo primos. ¡Pues menos mal, pensé! Y me soltó la letanía del victimismo, que España nos roba, que los catalanes pagamos más impuestos de lo que recibimos, que no necesitamos a España para nada (el ochenta por ciento de los productos catalanes se venden en el resto de España), etc.

¿Quiénes son los culpables o corresponsables de esta situación? Pues hay varios:

  • Un tal Rajoy, que creo vive en La Moncloa, y que ha dejado que la situación se pudriera en los últimos seis años, a base de no hacer absolutamente nada, pensando que los problemas se solucionan solos. –
  • Zapatero, el inútil, el taimado, que les dijo a los catalanes que aprobaría el estatuto de autonomía que ellos quisieran, como así fue. Estatuto que tuvo que ser recortado por el Tribunal Constitucional, siete años y medio después, en un alarde de rapidez judicial…
  • El circo de los enanos catalán, cuyos nombres ni voy a citar, pues no tienen derecho ni a pasar a la historia. Su futuro es meramente penal, y han sido utilizados por Arturo Mas, el capataz de los Pujol, que son quienes han movido los hilos de este teatro de guiñol, primero comedia, pero ahora ya camino de ser un drama…, en el que no faltan ni los muertos, 16, por ahora.

El Gobierno de España, muy digno él, se dedica a echar balones fuera, encomendando al Tribunal Constitucional la solución del asunto, y encomendado al Fiscal General “del Gobierno” que proceda penalmente. Y así se hará.

Y este señor, que me parece muy digno y respetable, dicho sea de paso, “ordena” a la policía nacional, guardia civil y mozos de escuadra que retiren las urnas, persigan cualquier actuación que suponga un apoyo al referéndum, etc.

¿Pero está seguro de que los mozos de escuadra le obedecerán…? Yo no lo tengo tan claro.

Como no pongan a los guardias civiles o al CNI detrás de los mozos, vigilando todas y cada una de sus actuaciones –o falta de ellas- sobre el particular…

En definitiva, la democracia ha muerto en Cataluña, así como el Estado de Derecho, e incluso la propia Generalidad, cuya legalidad emana, no lo olvidemos, de la Constitución de 1978.

¿Qué problema hay pues, en aplicar el artículo 155 de la Constitución, y reconocer jurídicamente lo que ya es una situación de facto, de rebeldía y sedición…?

RAJOY ES UN TRAIDOR, UN COBARDE O UN INÚTIL O LAS TRES COSAS

24 Ago

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor, Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Ante los graves sucesos ocurridos en Cataluña, y la total obstrucción por parte de los políticos separatistas y su brazo armado, los mozos de escuadra, a la leal colaboración del CNI, la guardia civil y la policía nacional, me asalta la duda de si Rajoy no será un traidor, un cobarde o un inútil… O las tres cosas.

En efecto, hemos tenido un ¿gobierno? Ausente, de vacaciones, pasando de todo, y sin hacer nada de provecho, además de salir en las fotos y sentir mucho lo sucedido. Como todo el mundo.

Lo cierto es que nuestro todavía Presidente del Gobierno dispone de amplios poderes para afrontar una situación de crisis como la actual, que afecta a la seguridad pública: la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional.

¿O es que alguien duda de que estamos ante una grave crisis, con atentados que pueden reproducirse pronto, y que rápidamente terminarían con la primera industria nacional, el turismo, por no hablar de las decenas o cientos de muertos que, Dios no lo quiera, podríamos sufrir…?

Voy a transcribir a continuación algunos apartados de la Ley, y que cada cual opine lo que estime oportuno. Pero para mí resulta obvio que el presidente ha hecho dejación de sus funciones, constitucionales y legales.

A un gobernante se le elige o nombra para que gobierne, y más en situaciones de crisis, no para que contemporice con todos y, sobre todo, con los independentistas catalanes.

Dice la Ley en su preámbulo: “…la Seguridad Nacional se entiende como la acción del Estado dirigida a proteger la libertad y el bienestar de sus ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional…”.

Componentes fundamentales de la Seguridad Nacional, art. 9, 2: “Los Servicios de Inteligencia e Información del Estado, de acuerdo con el ámbito de sus competencias, apoyarán permanentemente al Sistema de Seguridad Nacional, proporcionando elementos de juicio, información, análisis, estudios y propuestas necesarios para prevenir y detectar los riesgos y amenazas y contribuir a su neutralización”.

  • Pero la Generalidad catalana se ha negado, en forma reiterada y sistemática, a colaborar…
  • Y el Presidente del Gobierno no ha hecho nada.

El art. 15 establece que corresponde al Presidente del Gobierno:

a). Dirigir la política de Seguridad Nacional y el Sistema de Seguridad Nacional.

c). Declarar la Situación de Interés para la Seguridad Nacional.

– Si esta no es una “situación de interés”, ¿cuándo piensa el Presidente que estaremos en ese trance…?

Art. 24. Declaración de la situación de interés para la Seguridad Nacional:

“1. La situación de interés para la Seguridad Nacional se declarará por el Presidente del Gobierno mediante real decreto. (El Presidente no ha hecho absolutamente nada).

La declaración incluirá, al menos:

d). El nombramiento, en su caso, de una autoridad funcional, y la determinación de sus competencias para dirigir y coordinar las actuaciones que procedan.

  1. La Declaración de situación de interés para la Seguridad Nacional supondrá la obligación de las autoridades competentes (la Generalidad catalana y los Ayuntamientos de toda Cataluña, por ejemplo) de aportar los medios humanos y materiales necesarios que se encuentren bajo su dependencia los Mozos de escuadra y la Guardia urbana), para la efectiva aplicación de los mecanismos de actuación.
  2. El Gobierno informará inmediatamente al Congreso de los Diputados de las medidas adoptadas y de la evolución de la situación de interés para la Seguridad Nacional”.

– Rajoy no ha hecho absolutamente nada, pasando de todo.

Consiguientemente, y repito: ¿Rajoy es un traidor, un cobarde o un inútil…? O las tres cosas.

A %d blogueros les gusta esto: