Archive by Author

Prudencia entre los sindicatos tras el desbloqueo de la OPE

29 Jun

Varios sindicatos sanitarios de Aragón valoraron ayer el desbloqueo de la Oferta Pública de Empleo (OPE) extraordinaria en la comisión bilateral que permitirá convocar 1.483 plazas en el Salud, aunque mostraron su «cautela» ante el anuncio. «Ya que se ha pospuesto al 5 de julio la reunión de la subcomisión creada para decidir cómo y cuándo se van a convocar las plazas de la OPE extraordinaria», señalaron ayer desde la Federación de Sanidad de CCOO en Aragón.

Tanto CCOO como el sindicato Cesmaragon pidieron que la convocatoria de las plazas «se haga cuanto antes», ya que eso permitiría que se incorporen esas plazas a las de las OPE de 2014, 2015 y 2016 «y pudieran coincidir los exámenes». La oferta desbloqueada incluye 6 plazas de médico de famila; 4 de pediatra de Atención Primaria; 266 de espececialista de área y 71 de urgencias hospitalarias

Origen: Cautela entre los sindicatos tras el desbloqueo de la OPE – Aragón – El Periódico de Aragón

Sigue el culebrón de las 1483 plazas

Las 1483 plazas creadas en 2015 por conversión de eventuales fuera de plantilla siguen en el limbo. Ayer, la Comisión Bilateral Estado-Aragón desbloqueó la convocatoria de estas plazas, tal como solicitamos al Consejero la víspera.

Ahora dependemos de los criterios que se establezcan el próximo 5 de julio, en una reunión de trabajo ex profeso. Con los Presupuestos de Estado aprobados, se trata de encontrar el encaje que permita esta convocatoria cuanto antes, ya que eso permitiría que se incorporaran esas plazas a  las de las OPE de 2014, 15 y 16, y pudieran coincidir los exámenes.Recordemos que, para facultativos, esta OPE complementaria supone  6 plazas de MF, 4 de Pediatra de AP, 266 de FEA y 71 de FEA de Urgencias Hospitalarias, que se sumarían a las convocadas.
Origen: Cesm Aragón

 

CHAPUZAS BELLOCH

29 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Hace unos días se publicó que la Audiencia Provincial de Tarragona había condenado a doña Mari Cruz Soriano, la esposa de don Juan Alberto Belloch Julbe, ex biministro de justicia e interior, senador y Alcalde de Zaragoza, actualmente magistrado de la audiencia provincial de Zaragoza, por un delito contra el medio ambiente, al haber construido un chalet en Tarragona, en una zona donde estaba prohibido hacerlo.

Supongo que la sentencia será recurrida ante el Tribunal Supremo, por lo que no ha adquirido firmeza, y por la tanto la presunción de inocencia sigue existiendo.

Según Heraldo, ese diario que ojeo en los bares, tomando café, es decir, a bote pronto, el chalet había sido escriturado a nombre de una hija de la pianista…, aunque supongo que, a la hora de la verdad, la madre preferiría arrogar las consecuencias legales para librar a su hija, con toda una vida por delante, de una previsible condena penal. Es algo que le dignifica como madre, e incluso como esposa, pues el señor Belloch al parecer no ha tenido nada que ver con el asunto.

De cualquier forma, me resulta muy curioso que una señora que vive de su marido (o de sus rentas, patrimonio, etc.), no pare de comprar inmuebles en Valderrobles y comarca, por ejemplo, o que disfruten de un nivel de vida que ya querría para mí mismo, después de una vida de trabajo constante.

Es sorprendente la gran capacidad de los políticos “socialistos” para enriquecerse, mientras que las administraciones por las que pasan quedan al borde de la ruina o de la quiebra.

Así sucede, por ejemplo, con el Ayuntamiento de Zaragoza, cuyas deudas no van a poder pagar no ya nuestros hijos, sino ni siquiera nuestros nietos.

No se sí la Cámara de Cuentas de Aragón y el Tribunal de Cuentas han empezado a desentrañar la madeja de las cuentas (por no decir la ruina) de Ayuntamiento de Zaragoza, los latrocinios de la Expo del 2008 (a cuya contabilidad espero no le suceda lo mismo que a la de la Expo de Sevilla, de 1992, que “casualmente” se quemó la nave donde estaba almacenada), o la desastrosa gestión del famoso tranvía de Zaragoza, totalmente ruinoso y deficitaria, como ya ha constatado el Tribunal de Cuentas en su “Informe de Fiscalización del desarrollo, mantenimiento y gestión del Tranvía de Zaragoza”, aprobado el 6 de febrero pasado.

De dicho informe entresacamos algunos párrafos:

“Los estudios previos…advertían de los elevados costes que suponía la implantación de un tranvía, de la desproporción entre el interés social y el coste económico que ello suponía, así como de su impacto en términos de sostenibilidad por la importante inversión pública que precisaba, poniéndose de manifiesto los problemas de su establecimiento como sistema de transporte de la ciudad…”.

Pero eso, ¿a quién coñó le importa? “La PSOE”, siguiendo el modelo italiano, siempre se ha financiado con la implantación de tranvías, y ahí tenemos el tranvía de Jaén, el de Parla, y tantos y tantos otros, muchos de los cuales ni siquiera funcionan, pues no hay medios para poder sostenerlos. Pero mientras tanto, quien guisa se lleva la mejor parte…

“En los expedientes de los diversos contratos de asistencia técnica…, así como en los contratos de redacción de proyectos y de supervisión de la redacción del proyecto constructivo concertados por el Ayuntamiento de Zaragoza se ha detectado la concurrencia de incidencias e irregularidades que constituyen incumplimientos de la normativa de contratos del Sector público y de prácticas que no resultan conformes a los principios de publicidad, transparencia y objetividad rectores de la contratación pública”.

“A 31 de diciembre de 2015, según figura en el Boletín Estadístico del Banco de España, el citado Comité incrementó la deuda financiera efectiva mantenida por el Ayuntamiento en un importe de 256 millones de euros, como préstamo de asociación público-privada por la construcción del tranvía”.

Pero, ¿Qué más da, si la deuda del Ayuntamiento de Zaragoza es impagable…?

¡Qué curioso ver como estos “socialistos”, repito, son tan zotes gestionando el dinero público, pero tan listos para vivir como millonarios, y adquirir grandes patrimonios inmobiliarios!

La verdad es que da mucho que pensar, y nada bueno…

Sorteamos “Mierda de Chano”

29 Jun

Heraldo de Oregón siempre al servicio de sus fieles e inteligentes lectores les regala una lata de autentica “Mierda de Chano” seleccionada entre sus mejores excretas por la empresa “Mierdas de Autor Lamban S.L.” La fabricación ha sido una idea (Chanada) de nuestro querido consejero con objeto de que los aragoneses puedan degustar la autentica mierda de un individuo que comenzó a trabajar en el Clínico sin tener el titulo de especialista y que tras este detalle ha segundo haciendo cosas para las que nunca ha estado preparado.

La mierda de Chano cumple todas las garantías higiénicas ya que esta pasteurizada por la mejor empresa del sector. Se trata de la empresa “Mierdas de Autor Lamban S.L.” . Según dicen esta empresa va acerrar próximamente ya que sus acciones han sido pasado, tras una OPA hostil, a manos de Pedro Sánchez S.L.

Para recoger la lata de mierda hay que mandar la respuesta correcta de la encuesta que se acompaña y llevarlo a La Plaza de la Conveniencia del PPSOE. Entregarlo en la sexta planta

Para recoger la lata de mierda hay que mandar la respuesta correcta de la encuesta que se acompaña y llevarlo a La Plaza de la Conveniencia del PPSOE. Entregarlo en la sexta planta

Recetas:

Bocadillo de Chorizo untado con mierda

 

Los sindicatos denuncian la nefasta gestión de la Sanidad aragonesa -“del tiempo de los visigodos”, afirmaron

29 Jun

Recaredo I, Rey de España

Sería la calor que animó a los sindicalistas y al público asistente a la Mesa Debate celebrada ayer en la Federación de Barrios, pero no tuvieron pelos en la lengua para denunciar la nefasta gestión de las listas de espera y de la sanidad pública en nuestra Comunidad Autónoma.

La salud concebida como un inmenso negocio, la falta de profesionalidad en la gestión, de estabilidad en el empleo y de regulación de las funciones profesionales, la escasa voluntad política para resolver los problemas, las privatizaciones y la influencia de determinados medios de comunicación para favorecer la asignación de recursos a empresas privadas, la necesidad de priorizar la Atención Primaria o el abandono de la Salud Mental, fueron solo algunas de las cuestiones que se trataron.

En la Mesa participaron Evangelino Navarro, (CSIF), Olga Belenguer (CGT), José Hernández (SAE), Alvaro Viu (UGT), y Rubén Eito, (CC.OO). Fue presentada y moderada por José Luís Trasobares, presidente de la Asociación de la Prensa y periodista del Periódico de Aragón. Entre el público, médicos y trabajadores sanitarios, vecinos y vecinas de San José, Torrero, Las Fuentes, Picarral, Valdefierro, Casetas, Delicias y otros barrios, también intervinieron activa y acaloradamente en los debates.

No podía ser de otra manera. Las listas de espera son un sangrante problema que afecta a buen número de la población, pero son también un síntoma de la situación que vive la Sanidad pública en su conjunto. Arrastrada desde hace varias legislaturas, empeorada particularmente por los gobiernos del Partido Popular y su descarada política privatizadora, el nuevo gobierno autónomo del PSOE, apenas ha aportado soluciones y solo tímidos avances se han conseguido en los dos años de la actual legislatura.

A pesar de todo, todos los ponentes destacaron,la calidad de nuestra Sanidad pública donde están los mejores profesionales, los mejores hospitales y quirófanos, y las tecnologías más avanzadas.

El representante del CSIF, Evangelino Navarro, destacó en primer lugar la necesidad de no centrar el problema en las listas de espera quirúrgicas, sino contemplarlo en su conjunto, empezando por la Atención Primaria en los Centros de Salud y ambulatorios (la primera consulta), donde una acción eficaz, con la suficiente asignación de recursos y basada en la prevención, podría evitar buen número de derivaciones y la saturación de las consultas quirúrgicas.

Olga Belenguer, de CGT, señaló la insuficiencia y precariedad de las plantillas, que tienen que hacer más con menos personal, en perjuicio de la atención a los pacientes: “el servicio sanitario –dijo- no es una fábrica, hablamos de personas”. Pero insistió en que no es solo un problema de falta de personal, sino de la organización y los criterios con que se gestiona.

José Hernández, del SAE, destacó, por su parte, la falta de participación de las plantillas y los profesionales -que viven el día a día de los problemas- en los órganos de dirección y de gestión, así como la obsolescencia de la regulación de los puestos de trabajo. “La última actualización de funciones data de 1973, nada menos, cuando aún vivía el dictador Franco” –apuntó. Abogó por una nueva regulación en la que los técnicos sanitarios podrían desempeñar funciones para las que están capacitados y que optimizaría la atención en los diferentes servicios.

También Álvaro Viu, de UGT, aludió a la necesidad de garantizar la estabilidad y conseguir un empleo de calidad. Propuso adoptar un modelo de acceso similar al adoptado en Educación, con oposiciones cada dos años. También señaló la necesidad de trabajar con equipos multidisciplinares y abogó por la exclusividad de los profesionales médicos, denunciando la laxitud en los horarios de estos, mientras el resto cumplen estrictamente sus jornadas.

Para Rubén Eito, de CC.OO, el fondo del problema es que la sanidad es un inmenso negocio en España. Recordó que el actual gobierno ha destinado recientemente 13,5 millones de euros a la concertación con entidades privadas, y cómo el problema de las listas de espera quirúrgicas es utilizado para favorecer la derivación a las empresas privadas. “El problema es la desorganización y los criterios de gestión –señaló. No hay un Plan de Salud desde los años 90. Tenemos unos gestores de segunda B, con un sistema visigótico”. Contrastó la politización, con los innumerables cargos de libre designación, y la falta de profesionalidad de los gestores, con el sistema francés de funcionarios profesionales de la gestión, ajenos a las injerencias políticas.

En este sentido, abundó el moderador José Luis Trasobares, recordando el anterior Debate celebrado en la FABZ con los partidos políticos, en el que se denunció el habitual nombramiento de cargos de libre designación en todas las direcciones generales, hospitales, mandos intermedios, etc., cuando se produce un cambio de gobierno autonómico, con el consiguiente perjuicio para la profesionalidad de la gestión.

Por parte de la Comisión de Salud de la FABZ, Aurelio Martín, reafirmó la necesidad de la participación ciudadana, de los usuarios y los trabajadores, para la mejora de la gestión y la educación para la salud. También recalcó su apuesta por la Atención Primaria, y la imprescindible coordinación con el resto de servicios a través, por ejemplo, de unidades clínico administrativas.

Muchos otros fueron los temas y cuestiones que salieron a relucir en el debate con el público asistente: el rotundo rechazo a las privatizaciones, la denuncia de las Unidades de Gestión Clínica como una privatización encubierta que ya ha demostrado su fracaso, el abandono de la Salud Mental en manos de entidades privadas, los problemas de la atención en el medio rural, las retribuciones, incentivos, etc, de los profesionales,  las guardias de 24 horas, la regulación de la función pública, el gasto y el gran negocio de la industria farmacéutica, y otros  sobre los que habremos de volver en próximas entradas de esta web.

Para finalizar, José Luis Trasobares afirmó la necesidad de la movilización de la sociedad civil para frenar la privatización y el deterioro de nuestra Sanidad pública. Frente a los poderes fácticos, políticos, económicos o mediáticos, solo la organización y la participación de la ciudadanía puede hacernos avanzar. Como una llamada a la ilusión y la esperanza dijo que “Nuestra sociedad está cambiando y esos poderes ya no son lo que eran. Ante  ella, esos poderes fácticos son “tigres de papel”, en apariencia fuertes, pero que pueden ser superados por esa sociedad civil organizada, cada vez más consciente y formada, que aporté iniciativas, propuestas elaboradas y se movilice frente a ellos.

Origen: Barrios ZaragozaSALUD Los sindicatos denuncian la nefasta gestión de la Sanidad aragonesa -“del tiempo de los visigodos”, afirmaron

El Plan de Salud de Aragón 2017-2030 aborda ya la fase de redacción

29 Jun

Se centrará en ámbitos como la información, la investigación y la formación para la salud

Reunión de la mesa de trabajo en Zaragoza. | S.E.

El futuro Plan de Salud de Aragón 2017-2030 encara ya su fase de redacción tras un proceso participativo que ahora continuará definiendo actuaciones concretas en las cuatro áreas prioritarias ya definidas: salud en todas las políticas; salud en todas las etapas de la vida; orientación del sistema sanitario hacia las personas; e información, investigación y formación para la salud.

De este modo, la Dirección General de Salud Pública del Departamento de Sanidad inicia ahora la segunda fase para la confección de este documento, que pretende ser la base para el desarrollo de políticas de salud transversales, que vayan más allá de la propia asistencia sanitaria.

El centro Joaquín Roncal ha acogido hoy una jornada de trabajo a la que ha asistido el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, para dar a conocer el primer borrador del documento a los equipos directivos del Departamento de Sanidad y del Salud. En la jornada han participado también representantes de las direcciones generales de salud pública de Andalucía, País Vasco y Valencia para exponer sus experiencias con sus respectivos planes.

PROMOCIÓN Y PREVENCIÓN

El Plan de Salud de Aragón pretende establecer una serie de actuaciones para mantener y mejorar la salud de la población, dotando de más protagonismo a las estrategias de promoción de salud y prevención de la enfermedad, y poniendo menos énfasis en la asistencia sanitaria, reduciendo la creciente medicalización y evitando las intervenciones perjudiciales o simplemente no efectivas.

El proceso de elaboración del plan comenzó ya en el 2015 y en la actualidad, tras un proceso de trabajo interdepartamental y coordinación, se tiene ya un primer borrador. Este continúa ahora con la creación de varios grupos de trabajo que concreten las áreas prioritarias citadas anteriormente y, tras un periodo de recogida de alegaciones y sugerencias, concluirá en un documento definitivo que se remitirá para su aprobación por el Consejo de Gobierno y por las Cortes de Aragón.

Origen: Diario del Alto Aragón El Plan de Salud de Aragón 2017-2030 aborda ya la fase de redacción

Se publica demasiado y mal; la calidad, en tela de juicio

29 Jun

Crece la mercantilización de contenidos en el modelo de publicaciones biomédicas; la presión por publicar marca a los científicos y las revistas tienden a lo mediático. Investigadores, editores y revisores coinciden: proliferan revistas de baja calidad y las grandes bajan el listón.

El entorno de las publicaciones biomédicas es más que mejorable, según señalan a este periódico científicos, médicos, editores y revisores, que concluyen que se publica demasiado y que las investigaciones que tienen reflejo en las revistas científicas no siempre tienen el tono, el contenido y la relevancia adecuadas.

El debate entre la comunidad científica no es nuevo, pero, periódicamente, cobra fuerza debido a la publicación de trabajos de dudosa calidad. El penúltimo ejemplo llegó hace unas semanas, cuando Nature Methods publicó un trabajo sobre CRISPR, de investigadores de las universidades estadounidenses de Stanford, Iowa y Columbia, cuyas conclusiones hicieron saltar las alarmas de muchos científicos que trabajan en el incipiente campo de la edición genómica.

Lluis Montoliu, investigador del CNB ()

Tal y como resume Lluís Montoliu, investigador en el Centro Nacional de Biotecnología y en el Ciber de Enfermedades Raras, en una publicación de la Asociación de Comunicadores de Biotecnología, los citados autores concluían que el uso de las herramientas CRISPR en experimentos de edición genética in vivo en ratones conllevaba la aparición de un número inesperadamente alto de mutaciones en el genoma de los animales editados. Desde que vio la luz, este trabajo ha sido criticado y rebatido en diversas ocasiones, hasta el punto que la revista se está planteando retractarse de su publicación.

Es sólo un ejemplo de una realidad que, por muy diversos motivos, se da con relativa frecuencia. La presión del científico por publicar, la laxitud de los revisores de ciertas revistas a la hora de dar luz verde a una investigación, la publicación previo pago de estudios de ínfima calidad en revistas de dudosa reputación, el creciente interés de las grandes revistas por dar salida a estudios poco relevantes pero que tratan temas de moda, la presencia de fraudes científicos que logran superar las cribas de los editores…

  • “Hay demasiada información, lo que deriva en desinformación científica”

Son muchas las razones que pueden derivar en la publicación poco adecuada de una investigación
Hace doce años, John P. A. Ioannidis publicó en PLoS Medicine un conocido trabajo titulado Por qué la mayoría de resultados de investigación publicados son falsos. Aunque parte de la comunidad científica considera exagerada su tesis, sus conclusiones sirvieron para fomentar el debate en torno a una pregunta: ¿Debe el científico fiarse de lo que se publica?

Según los expertos consultados, la respuesta depende de muchos factores: del tipo de revista, del perfil del investigador, del rasero de los editores…

Paulino Gómez Puertas, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.

“Hay revistas clásicas, de toda la vida, en las que te crees lo que se publica. En otras, no tanto…”, explica Paulino Gómez Puertas, del Grupo de Modelos Moleculares en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, en Madrid: “Muchas intentan ser cada vez más llamativas, como Cell y PNAS, y buscan temas que estén de moda. Incluso algunas de gran factor de impacto, como Nature y Science, tienden últimamente a publicar temas que son muy llamativos pero que no representan grandes novedades”, añade.

Nazario Martín, presidente de la Confederación Española de Sociedades Científicas (Cosce)

Nazario Martín, presidente de la Confederación Española de Sociedades Científicas (Cosce), resume así el sentir de buena parte de la comunidad investigadora:”Se publica demasiado; hay un exceso de revistas y de trabajos”. Gómez Puertas deja otro titular: “El artículo es un medio, pero se ha convertido en sólo un fin”.

Esther Barreiro, editora de Archivos de Bronconeumología.

¿Es minoritaria esta realidad? Esther Barreiro, del Hospital del Mar de Barcelona, del Ciber de Enfermedades Raras y editora de Archivos de Bronconeumologia, cree que sí: “En general, el 80-90 por ciento de lo que se publica es adecuado y fidedigno, pese a la gran presión existente por publicar”. Aun así, apunta que, incluso cuando lo que se publica es relevante y adecuado, hay cierta sensación de infoxicación: “Desde luego, se publica en exceso: hay demasiada información que deriva en desinformación científica”.

  • En grandes revistas “ya no es difícil publicar algo relativamente original pero con escasa solvencia científica”

¿Cantidad o calidad?

Montoliu apoya la opinión de Barreiro: “Se publica demasiado: hemos perdido contexto. A veces se pide más cantidad que calidad. No todo el mundo espera lo que debe para presentar una publicación. Nos estamos haciendo trampas al solitario”. En su opinión, “el modelo es perverso debido a la presión por publicar”, algo que afecta especialmente a los investigadores jóvenes:”Nos los estamos cargando con este sistema. Debemos reinventar el modelo, dar más tiempo para investigar y publicar”.

“No sé si aumentan los casos de fraude científico y de conclusiones erróneas o simplemente es que ahora se localizan más y mejor”, considera Fernando Díaz, del Grupo de agentes estabilizantes de microtúbulos en el Centro de Investigaciones Biológicas, en Madrid, que advierte del “interés mediático y periodístico que persiguen muchas revistas”.

Según Ignacio Ferreira, editor de la Revista Española del Corazón (órgano de expresión de la Sociedad Española de Cardiología), “hay una clara mercantilización de las publicaciones científicas biomédicas”. A su juicio, el problema es más de las revistas de calidad media-baja, pero también afecta a las grandes, “en las que ya no es tan difícil publicar un trabajo relativamente original, pero con escasa solvencia científica”.

Martín introduce otro factor que, a su juicio, influye en la proliferación de publicaciones: “Los estudios de investigadores de China, India, etc., han ayudado a que salte la banca. Veíamos su trabajo con recelo, pero tiene mucha calidad”. La eclosión también tiene nombre de países que han entrado con fuerza en el panorama científico.

Miguel Ángel Seguí, oncólogo médico de la Corporació Sanitària Parc Taulì de Sabadell, en Barcelona, asume “una proliferación de revistas que buscan publicar más”, aunque considera que “es un problema más de negocio que de ciencia” que no tiene tanta influencia en el ámbito científico. Critica las (cada vez más) revistas que cobran por publicar y otorga una fiabilidad extra “a las revistas que tienen más de 4-5 de factor de impacto”.

  • La ciencia “avanza con resultados inesperados, pero, cuando surge uno, hay que ser muy cuidadoso”

Manda el interés mediático

Seguí introduce otro cálculo en la ecuación: “No sé si las grandes revistas están bajando el listón, pero sí que el lobby de la industria presiona para publicar ciertos resultados”. También advierte de casos en que “grandes investigaciones no salen a la luz en ciertas revistas porque éstas alegan que ya se ha publicado mucho al respecto: las revistas cada vez seleccionan más los temas, dicen sí o no según el interés mediático”.

Todos apoyan el modelo actual de revisión por pares (peer review), en el que otros investigadores revisan, valoran e incluso complementan el trabajo original antes de su publicación. Dicho esto, también todos coinciden en que hay que mejorarlo.

“Los revisores de las revistas también tienen una gran presión por dar luz verde a muchas publicaciones. No siempre tienen tiempo para hacer bien su trabajo”, continúa Díaz. En su opinión, pagar a quien revisa un artículo antes de que se publique (este trabajo casi nunca está remunerado) ayudaría: “Si te pagan tienes más responsabilidad: hay que profesionalizar la revisión”.

No está de acuerdo Barreiro: “Confío en un modelo sin contraprestación económica. Pagar podría pervertir más la labor del revisor”. Mejorar esta labor no es tarea sencilla, añade Ferreira: “Nadie sabe muy bién cómo hacerlo. Los revisores tienen poco tiempo, mucha presión, no se les paga…”.

La búsqueda de grandes avances mueve la investigación biomédica. Montoliu admite que la ciencia “avanza en buena medida mediante resultados inesperados, pero, cuando surge uno, hay que ser especialmente cuidadoso a la hora de publicarlo”. Alude a la responsabilidad de investigadores y editores de “alcanzar consensos cuando se enfrentan a un estudio que no tiene calidad o que va contra paradigmas muy establecidos”.

  • Las revistas que dan cabida a resultados ‘negativos’ pagan en ocasiones un peaje, en forma de pérdida de factor de impacto

Las palabras de Gómez Puertas son un buen resumen: “Antes había menos revistas y te creías más cosas. Había menos retractaciones. Ahora se publica más lo que suena, lo que vende, y no siempre prima el rigor”.

Esconder los datos ‘negativos’, mala idea

Hay un problema clásico en la investigación biomédica que toda la comunidad científica admite pero que cuesta mucho solucionar: apenas se publican datos considerados negativos. ¿Por qué?.

Los propios investigadores consideran que concluir resultados poco positivos para la tesis inicialmente planteada provocará que sea más difícil publicar, que les citen menos. Las revistas, que viven de las citas que se hacen de sus publicaciones, asumen que dar cabida a trabajos con datos poco esperanzadores perjudicaría su estatus. Por otro lado, la industria no ve con buenos ojos que los ensayos que patrocina culminen en titulares poco halagadores.

Esther Barreiro lo tiene claro: “No se publican datos negativos por el maldito factor de impacto. La métrica de las revistas pervierte: todo el mundo quiere publicar lo que se va a citar”. A su juicio, “el problema lo empezaron las revistas y ahora afecta a todos los investigadores. Antes, una buena hipótesis con un mal resultado se podía publicar; ahora tendemos a esconderlo”.

Ignacio Ferreira no comparte del todo la tesis de Barreiro: “Buena parte de la culpa, más que de las revistas, es de la comunidad científica: podríamos influir más para que este tipo de datos se publicaran”. Explica que la costumbre de no publicar datos negativos se va superando, pero muy poco a poco: “Olvidamos que una investigación puede ser excelente pese a concluir datos negativos“.

Paulino Gómez Puertas reparte la culpa entre “investigadores y revistas”. Considera que las publicaciones biomédicas “quizá no sean el lugar ideal para desvelar este tipo de resultados”, pero añade: “Deberían existir repositorios, quizá públicos, para este tipo de datos. Las revistas médicas no van a publicarlos “.

El problema complica el medio-largo plazo de la investigación. Así lo ve Fernando Díaz:”Al no publicarse resultados negativos, los errores se repiten. Necesitamos esa información, aunque no sé si es algo viable en este mundo editorial”.

Barreriro apunta que “algunas revistas, como Plos One, “están abriendo la mano para publicar estudios con resultados negativos”, pero añade que están pagando un peaje: “Al hacerlo, lo están notando en pérdida de factor de impacto”.

Coincide con ella Lluís Montoliu: “Cuesta publicar datos negativos, pero hay dónde hacerlo. Quizá no en las mejores revistas, pero se puede”. Cita como ejemplo al grupo BMC, de Springer, y, al igual que Díaz, se muestra preocupado por lo que se deriva de la no publicación de ciertos trabajos: “Afecta mucho, por ejemplo, a la investigación con modelos animales“. Según añade Miguel Ángel Seguí, “el problema continúa porque la propia comunidad no quiere airear ciertos resultados”.

La conclusión está clara: los resultados negativos siguen poblando cajones, discos duros y papeleras, dejando a la ciencia sin datos muy valiosos.

La presión por publicar, muy dañina

La presión por publicar está minando el sistema. El modelo español de ciencia no logra revertir una gran traba: si los investigadores no publican, no hacen currículum, no progresan y quedan estancados. Esta realidad, que afecta especialmente a los jóvenes “contamina, pervierte y mercantiliza el sistema”, coinciden los expertos consultados por DM.

“Si un joven científico no publica, no le van a dar proyectos. Ha de publicar en meses, cuando quizá llevaría años hacer una buena investigación”, lamenta Paulino Gómez Puertas. Insiste con la cantera Esther Barreiro: “Se lo digo a mis alumnos: mirad la revista, su factor de impacto, si está indexada, si se cita… Hay que regular la aparición de tantas revistas que publican casi cualquier cosa”. Miguel Ángel Seguí admite “estar preocupado porque los jóvenes recurran a estas revistas”.

Lluís Montoliu sigue el hilo: “Teóricamente, en España hay tres años para desarrollar un proyecto. Pero son irreales: la presión por publicar cuanto antes deja el tiempo en uno o dos años, con suerte”.

La pelota también está en el tejado de las revistas. ¿Han bajado su listón de calidad? Todos coinciden en que en las grandes (Nature, Science, Lancet, PNAS, New England…) se nota menos, y que son las revistas de perfil medio bajo (cada vez más) las que dan cabida a estudios de poca calidad.

Gómez Puertas admite que las revistas “deben ser rentables y tienen que publicar y ser citadas. No es raro escuchar eso de si no me lo publicas tú, lo mando a la competencia. Se publica más lo que vende”. Barreiro pone un ejemplo: “El New England sale día sí día también en el New York Times, así que cada vez quiere publicar temas más hot, de actualidad, y puede que sea más laxo al revisar”. Fernando Díaz añade: “Están proliferando las predator journals, un negocio paralelo de publicaciones que responden a la necesidad de publicar sí o sí. Incluso cobran por publicar estudios. Muchos investigadores acceden a entrar en este modelo por mera presión”.

Montoliu es más crudo: “Hay un papel intrusivo de revistas y editores. Meten mucha mano y, aunque a veces su modulación es positiva, en otras desvirtúan la investigación”. Y va más lejos: “El modelo está pervertido por el factor de impacto de las revistas. Provocan titulares demasiado apetitosos; se publica lo mediático”.

Origen: Se publica demasiado y mal; la calidad, en tela de juicio – DiarioMedico.com

LIBERADOS… DE TRABAJAR

28 Jun

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado y escritor. Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

Rajoy, el rajao, ha sido incapaz de limitar al máximo la presencia de liberados en las numerosas administraciones públicas existentes, no teniendo la gallardía de poner a los sindicatos de clase en su sitio, ante el espejo de sus propias contradicciones.

En efecto, se trata de sindicatos de clase, pues ellos son una clase superior, diferente, privilegiada: no pueden ser despedidos, son los últimos en abandonar las empresas, caso de expedientes de regulación de empleo, disfrutan de su salario integro, la empresa no puede vigilar que hacen en sus horas teóricamente dedicadas a actividades sindicales -lo tiene declarado la jurisprudencia sobre la materia, desde el Tribunal Supremo al Constitucional-, y si van a la huelga no se les descuenta nada, pues como no trabajan no se sabe si hacen huelga o no, etc.

En realidad para ellos hacer huelga sería trabajar, lo que se denomina técnicamente una huelga a la japonesa, pues es como hacen huelga los japoneses, trabajando más.

Es cierto que la figura del liberado tuvo su razón de ser y su sentido…, pero hace treinta años. En efecto, al comienzo de la transición, era necesaria una cierta profesionalización de los trabajadores negociadores de los convenios colectivos, puesto que los representantes de los empresarios eran profesionales del derecho laboral, graduados sociales y abogados, básicamente. Por consiguiente, al promulgarse el Estatuto de los Trabajadores de 1980, se acordó la inclusión en el mismo de una serie de garantías para el ejercicio del derecho de representación colectiva, entre otros el siguiente: “Podrá pactarse en convenio colectivo la acumulación de horas de los distintos miembros del comité de empresa y, en su caso, de los delegados de personal, en uno o varios de sus componentes, sin rebasar el máximo total, pudiendo quedar relevados del trabajo, sin perjuicio de su remuneración” (art. 68, in fine).

Las posteriores Sentencias del Tribunal Constitucional núms. 40/85, de 15 de marzo (BOE de 19 de abril) y 72/86, de 2 de junio (BOE de 17 de junio) confirmaron e interpretaron generosamente este derecho a favor de los representantes sindicales de los trabajadores, que con el tiempo, y por el excesivo uso –notablemente ampliado por diversos convenios colectivos-, se ha ido convirtiendo en un auténtico abuso

Son la nueva clase vividora. En mi época de profesor universitario un compañero se liberó –lo que fue un gran alivio para sus alumnos, dada su incompetencia docente, y, sobre todo su sectarismo ideológico-, y se dedicó a vivir la vida, lo que no le impedía participar en los órganos de gobierno del centro, en la comisión de los nuevos planes de estudio, en concursar para profesor titular, obteniendo la plaza correspondiente: ni el pudo llegar más alto ni la universidad más bajo, etc.

Alumnos que le conocían me comentaban que su señora también estaba liberada, en la DGA –entonces no se había puesto de moda llamarla el Gobierno de Aragón-, y eran un matrimonio feliz y liberal, sobre todo muy liberado, pues ninguno de los dos daba golpe.

Como alguien tenía que dar las clases, se contrato a una profesora sustituta, que rápidamente se quedó embarazada, por lo que hubo que contratar a una tercera persona, para que diese las clases que no podía dar la embarazada, pues estaba de baja, con lo cual la universidad tuvo que pagar tres sueldos, donde antes había uno solo. Esto es lo que yo llamo inventar empleo público…

Otro conocido, abogado de campanillas, es decir, con aires de grandeza, era funcionario de carrera, y prefirió embarcarse en la profesión liberal. Cuando descubrió que no todo el monte es orégano, que muchos clientes no pagan, y que a otros no los aguantan ni en su casa, solicitó el reingreso en la administración correspondiente, y el mismo día que se reincorporó, el sindicato al que pertenecía le “liberó”, de forma que únicamente volvió a la Administración a efectos de cobro y clases pasivas, pero no para trabajar, pues siguió cómodamente instalado en su despacho de Abogado, pero eso si, con la seguridad de cobrar su sueldo funcionarial a final de mes, además de lo que pudiera obtener de letrado. Como es un hombre con mucho desparpajo, decía en una entrevista en la prensa que había negociado con el sindicato su “liberación”, a cambio de llevarles pleitos, supongo que sin cobrar, o cobrándoles poco, pues no lo aclaraba…

En resumen, que la mayoría de los liberados son unos caras de campeonato, que utilizan su “liberalización” para no pegar golpe, seguir incordiando a la empresa en la que ya no trabajan e intentar así justiciar su –a todas luces- privilegiada situación.

Por supuesto que hay excepciones; pero son los menos.

LIBERADOS DEL SALUD. Los sustitutos de los 190 liberados sindicales de la DGA cuestan 4,7 millones de euros según la documentación que ha hecho pública el Ejecutivo, la mayor parte de los liberados se encuentra en el personal estatutario del Salud.