¿Somos ciencia ficción?

Ana Cuevas

Ana Cuevas

Ana Cuevas

Por causas ajenas a mi voluntad, escuché largos retazos del debate sobre el estado de la nación. Durante la interminable perorata que largó el presidente sufrí una desorientación espacio-temporal que me sumergió en una terrible confusión. ¿De qué país hablaba Rajoy?, ¿En dónde se encuentra esa tierra que describe, de la que mana leche y miel, en la que hasta los unicornios tienen tarjeta sanitaria y los únicos recortes son pedazos de confettis de colores que llueven sobre las alborozadas cabezas de los ciudadanos?
Una de dos. O yo habito en una dimensión paralela de este país llamado España o el presidente le estaba haciendo un homenaje a Woodstock y flotaba en medio de un viaje piscodélico. Cuando Rajoy se pone jacarandoso, el gallego fabulador que tiene dentro se viene arriba. Incluso diserta por encima de sus posibilidades oratorias y le sale un verbo más fluido. Aunque eso sí, inevitablemente siseante. Entonces me di cuenta de que, lejos de presenciar un debate parlamentario sesudo y preocupado por una nación que sangra por múltiples heridas, estaba asistiendo a una tragicomedia en la que los diálogos, pese a ser disparatados, eran previsibles.
Por un lado,el presidente retorcía la realidad social dibujando un país maravilloso. Un mundo ideal, propiciado por su gobierno, que ha transformado a España en la locomotora económica del universo intergaláctico. Un poco forzado, pero así es el artisteo folklórico en este tipo de saraos. No entienden de mesura y tienen querencia al esperpento.

Del otro lado, el líder de la oposición representaba su papel e incluso entablaba algún conato de bronca para hacer más creíble que el PSOE puede ser la alternativa. Quítate tú para ponerme yo… porque sino puede ocupar nuestro bicéfalo trono cualquier esgarramantas perro-flautero.- Vino a decir Sánchez más o menos. O eso entendí yo, mareada como estaba a esas alturas.

Los demás grupos parlamentarios, como el coro de las sombras, dieron versiones diferentes de las oficiales. Cada cual, con la brillantez o falta de ella que les caracteriza.

En resumen. Una obra aburrida, surrealista y con unos actores, con escasas excepciones, bastante mediocres ( y eso siendo generosos). Entre los papeles secundarios hay que destacar el de Celia Villalobos que interpretaba a la clásica diputada (diputado) a la que se la trae todo al pairo y alivia estos tediosos ratos jugando al Candy Crsuh. Un clásico.
El genial Ibáñez siempre ha sabido retratar en sus tebeos la charanga y pandereta que gastamos por Carpetovetonia. Ahora lo ha vuelto a hacer con un número en el que Mortadelo y Filemón deben enfrentarse a un villano archi-escurridizo apodado “El Tesorero”. ¿Adivinan quién puede esconderse tras ese alias? Hay una viñeta muy significativa en la que “El Tesorero” les dedica una peineta a los detectives de la TIA. Después de tragarme el debate de la nación, o al menos lo que mi metabolismo pudo soportar, entendí que esa peineta va dedicada a todos nosotros. ¿Ficción o realidad? Ocupen sus localidades. El espectáculo (la campaña electoral) solo acaba de empezar.

Firmado: Ana Cuevas. kuentoschinos@msn.com Pagina web: http://kuentoschinos.blogia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: