Rosell Hood de la CEOE

Ana Cuevas

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Pese a la supercalifragilística recuperación de la economía con la que nos bombardean continuamente, la patronal no se apea de la burra de la moderación salarial. Rosell negocia con CCOO y UGT las migajas de las migajas que corresponden a la clase trabajadora. Desgarrándose las vestiduras y en un alarde de supina generosidad, la CEOE propone una subida de un 1% para 2016.

Los curritos, espoloneados por la esplendidez de la oferta, nos hemos lanzado a consumir a tontas y a locas. Tengo entendido que se han agotado todas las existencias de Moët Chandon porque al proletariado todo se nos va en brindar para celebrar el jugoso incremento de renta que se avecina.

JUAN-ROSEL, ROSEL HOOF-EL-ROBIN-HOOD-DE-LA-CEOERosell, como sus antecesores en el cargo, ya ha demostrado en múltiples ocasiones la sensibilidad social que se gasta. El presidente de la patronal se caracteriza por sus creativos análisis de graves problemas como el desempleo. La culpa es de las mujeres. Si asumiéramos el rol tradicional de amas de casa en vez de aventurarnos a la vida laboral no engordaríamos las cifras del paro.

Para Rosell, las féminas somos unos seres caprichosos a las que nos da por trabajar solo por chinchar o por motivos hormonales, ¡vaya usted a saber!.

Pero que nadie piense que Juan Rosell es ajeno a las injusticias que padece la clase trabajadora. Él es partidario de la igualdad, siempre que sea a la baja. Por eso se le ocurren medidas tan equitativas como eliminar los contratos indefinidos. Unos privilegiados que miran por encima del hombro a los temporales. El Che Guevara empresarial está dispuesto a bajarles los humos y a depositarlos en la misma bolsa de pobreza e inseguridad que al resto de los trabajadores. Todos iguales en la precariedad. Para que luego digan que los patronos no tienen sentido de la justicia.

La última que se le ha ocurrido al buen hombre ha incendiado las redes. En un acto con empresarios y hoteleros en Madrid ha asegurado que “si la sanidad y la educación estuvieran gestionadas por empresarios se harían mejor las cosas”. Se lo dice al foro adecuado. Los aguilillas que ven en el botín público el reemplazo a los pelotazos urbanísticos. La cuestión es que esa ponderada gestión privada se está demostrando catastrófica allá donde se ha implantado. Privatizar hospitales (muchos ya tienen privatizada su gestión económica) sale caro al ciudadano. Pero además la atención y los tratamientos y pruebas se escatiman hasta poner en grave peligro la salud de los pacientes. Ya hay demasiadas evidencias que lo confirman.

Para Rosell la sanidad y la educación públicas son la tierra prometida de la que sueña sacar grandes rendimientos. Un negocio redondo que con criterios empresariales funcionaría como un reloj suizo… para abultar la buchaca de la cuchipandi. Todo un clásico: robar al pueblo para repartir entre los poderosos. ¿O era al revés?. Bueno, al que nace tiburón no hay ortodoncia que le enmiende los colmillos.

A mí se me ocurre que, puestos a externalizar , podríamos probar con la CEOE en su totalidad manifiesta (sin olvidar a los eméritos) para después vendérselos o regalárselos a algún fondo buitre. Pero es que me pasa casi lo mismo que a Rosell. No puedo evitar expresar en voz alta mis más perversos e íntimos deseos. Nos pierde la boca.

Firmado: Ana Cuevas Pascual. kuentoschinos@msn.com Pagina web: http://kuentoschinos.blogia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: