Esclavos de nuestra palabras

Ana Cuevas

Ana Cuevas

Ana Cuevas

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha denunciado en una carta dirigida al ministro del interior los tuits de un brigada del cuerpo que hacen abierta apología del fascismo, el golpismo y la violencia. El representante de la AUGC fue entrevistado en El Intermedio y expresó serias dudas de que la reacción de Jorge Fernández Díaz fuera tan contundente con este asunto como lo fue con los desafortunados tuits del concejal madrileño. El mando de la guardia civil tenía bilis para todos. No solo se declaraba franquista y pro-nazi, además no le dolían prendas en lanzar amenazas de muerte (más o menos veladas)  contra colectivos de mujeres, de representantes de los trabajadores, homosexuales, etc…  A pesar de ello, el brigada recibió recientemente la condecoración de la Orden del Mérito de la guardia civil con distintivo blanco. Una condecoración que, la propia AUGC, reclama le sea retirada por el ministro.

Pero, al menos de momento, Jorge Fernández Díaz no ha dicho ni mu. Cuando salieron a la luz los tuits de Zapata su reacción fue inmediata y no se cortó en expresar la repugnancia que le producían. Sin embargo, el ministro se muestra mucho más tibio cuando las “boutades” proceden de miembros de las  fuerzas armadas.

Un ejemplo reciente es el caso del hijo del golpista Tejero. El año pasado, el teniente-coronel celebró el aniversario del 23-F junto a su padre en un cuartel de Valdemoros.

¡Me cocinen coño!- debían ordenar a los guardias que obligaron a hacerles la comida. Cuando saltó el escándalo, se habló del fulminante cese del individuo. La AUGC así lo solicitó. Otro de los hijos de Tejero, que es sacerdote, declaró que sancionar a su hermano era una falta de vergüenza por parte del director de la Guardia Civil y del ministro. Pero a día de hoy, Antonio Tejero junior ha sido promocionado a coronel sin que el suceso haya dejado mácula en su hoja de servicios. ¿Vergüenza?

Un estado de derecho corre grave riesgo cuando en sus instituciones anidan impunemente fascistas y violentos. Mucho más si hablamos de las fuerzas armadas teniendo en cuenta los antecedentes. Quienes pelean, como la AUGC, porque los cuerpos de seguridad estén al servicio de la ciudadanía y de los fundamentos democráticos no cuentan con el apoyo de Fernández Díaz.

Al ministro le preocupan más las chorradas de mal gusto que Zapata colgó en la red hace cuatro años, cuando solo lo conocían en su casa a la hora de comer, que las soflamas anti-constitucionales y pro-golpistas de mandos militares en ejercicio de sus funciones. No tiene medida. Del concejal, pide su cabeza en una pica pero a los picoletos revoltosos les asciende. No hay quién entienda a este chiquillo. ¿Acaso le parece menos repugnante que lo de Zapata los requiebros a las SS del brigada o el festejo golpista de los Tejero?

La AUGC ha puesto al ministro contra las cuerdas. Si no actúa con la misma dureza dará mucho que pensar. Se podría deducir que Fernández Díaz no considera repugnantes las actitudes fascistas dentro de las fuerzas armadas. Que no ve nada indigno en amenazar a los colectivos ciudadanos y abogar por una dictadura.
Fernández Díaz pidió el cese inmediato de Zapata. Estoy de acuerdo en que todos somos esclavos de nuestras palabras. Por eso me atrevo a pedir el cese del ministro. No es nada personal. Se llama coherencia señor ministro.

Firmado: Ana Cuevas Pascual. kuentoschinos@msn.com Pagina web: http://kuentoschinos.blogia.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: