Disculpen las molestias: Nos están asesinando

Ana Cuevas

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

Existe un grupo terrorista que produce lobos solitarios programados para crímenes escalofriantes. Su origen es muy antiguo por lo que cuesta mucho hacer un balance estimado de sus víctimas. Solo en los últimos veinte años 1378 personas han sido asesinadas en nuestro país a sus manos. Ni ETA ni los yihadistas han conseguido un récord tan macabro. Sin embargo, el reguero de cadáveres no cesa, tres más en los últimos días en apenas 72 horas. A estas alturas sabrán que hablo del terrorismo machista. Una lacra social de cuya filosofía han participado hombres y mujeres aceptando roles arcaicos y educando en la desigualdad a su prole. La epidemia es global y en algunos países alcanza una virulencia, incluso institucional, que pone los pelos de punta. Generalmente, tras una lapidación, una religión misógina impulsa la mano que lanza la piedra.. En España tampoco nos libramos de su influjo. El polémico libro Cásate y se sumisa define meridianamente la actitud que se espera de una buena cristiana. A cada hostia que te de tu pariente, ponle la otra mejilla. Pero eso sí, un mejilla maquillada que enmarque una sonrisa boba de cordero. Quizás sea una propuesta de santidad a través del martirio. En realidad, me importa un carajo el enfermizo mecanismo de su doctrina machista. Pero no podemos obviar que la iglesia católica ha contribuido e incentivado a la dominación de un sexo sobre otro hasta el presente. Alguna responsabilidad tendrán. El otro día vi una viñeta en la que rabinos, obispos, imanes y otros padres espirituales montaban en una nave con destino a Marte. El texto rezaba: Un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad. No puedo estar más de acuerdo.

Pero no están solos. Los recortes dejaron a las mujeres más desprotegidas frente a sus agresores. La política de protección a las víctimas se convirtió en papel mojado. Si habláramos de 1378 concejales o diputados asesinados en los últimos 20 años,

¿Se habrían recortado medios y efectivos para asegurar su protección? Es evidente que no.

Miles de mujeres y hombres tomaron el día 7 de noviembre las calles de Madrid para lanzar un grito unísono y unisex: ¡Basta ya!. Y alrededor de las mismas horas que se estaba celebrando este acontecimiento, tres mujeres más engrosaron la macabra lista.

Oigan miren, a riesgo de que me acusen una vez más de feminazi u otras gilipolleces similares, tengo la sensación de pertenecer a un subgénero, una subespecie humana, cuya vida no es igual de valiosa que la de sus depredadores. ¡Toc, toc! ¿Hay alguien ahí?

Me dirijo a los responsables políticos. Ya perdonarán por las molestias. Se que están con esas cosas suyas de la campaña de hacer brindis al sol y ejercer de showmans televisivos. Lo que pasa es que nos están matando. Sí, sí, ya se que no es nada nuevo. Pues por eso mismo habrá que ponerse cuanto antes manos a la obra. Y no vale cualquier cosa. Tiene que ser un plan global y ambicioso que garantice la seguridad de las víctimas y ataque a la raíz del problema apostando por una educación en la equidad y el respeto entre los sexos. Casi nada. Ya no nos basta con una declaración de buenas intenciones. Nos llueven muertas a diario en los informativos. Y no se sabe nada de los dramas que aguantaron hasta el fatal desenlace. A veces la muerte no es el peor de los destinos por muy descarnado que parezca. Vivir sometida por el terror es una muerte en vida. ¿No sería lógico y justo aplicar a los verdugos las leyes anti-terroristas?

Lo de la sumisión no va conmigo. Soy un espíritu libre o al menos hago lo que puedo. Observo con estupor que muchas chicas jóvenes aceptan gozosas los roles y estereotipos preconcebidos. Me cela porque me ama- mantienen mientras muestran sus vulnerables cuellos de gacela.

Queda mucho que hacer y todos y todas debemos ser autores. Es un reto común  que debemos afrontar hombro con hombro entre ambos géneros. Ninguno queremos que nuestros hijos e hijas el día de mañana se transformen en víctimas o maltratadores.

¡Basta ya! Ya basta de seguir interpretando ese papel secundario. La mujer y el hombre pertenecen al mismo género, el género humano. Pero mientras mantengamos el la herencia machista representamos mejor a otro género: el género tonto.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos

 

A %d blogueros les gusta esto: