Represión Franquista en la Universidad de Zaragoza


Fachada y escalinatas de la Facultad de Medicina en 1968. Aparecen estudiantes que lucharon contra la dictadura Franquista

Informe de la Brigada Político Social

Por Manolo Varoufakis. Médico

La Brigada Político Social de la Policia Secreta del Régimen Franquista realizaba informes de los estudiantes que luchaban en pro de la democracia en españa. Muchos de ellos fueron objeto de la represión.

Los estudiantes fueron, en aquella época, lo representantes de la lucha antifranquista en Zaragoza. Nombres de Médicos como José Antonio Hormigón, Eduardo González o Paco Lapresa Saenz estuvieron presentes en la lucha. Algunos otros como Paco Orellana, estudiante de medicina. Javier Anós Lafuente fue también estudiante de medicina y es otra persona para destacar. no lograron acabar tras su destierro alas Islas Chafarinas. Una persona clave fue Elena Iraola Zumeaga que recluto a la lucha por su capacidad de convicción; entre ellos Federico Jiménez Losantos.

Muchos estudiantes que no constan en este informe de la BPS también fueron represaliados. Incluso se les castigaba con mandarlos a África (Sidi Ifni, Ceuta, Melilla, Chafarinas) para realizar el Servicio Militar lejos de su entorno y familia

El PSOE no existía ni se le esperaba. En la época de la represión franquista no aparece ni un solo miembro del PSOE. Estaban escondidos y muertos de miedo o no existían. Se apuntaron a la política cuando de la mano y el dinero de la Alemania de Willy Brandt les tocaron las ideas y el bolsillo. Destacados miembros del PSOE actual en aquella época miraban para otro lado e incluso eran unos tunantes como Alberto Larraz Vileta, ex Consejero de Sanidad, Universidades y Hacienda del Gobierno de Aragón. Otros como Luisa Noeno Ceamanos, Ex Consejera ocupaban un cargo de secretaria a dedo de la administración franquista en las clínicas de la Facultad de Medicina. Otros como Chano Celaya estaban mas cerca de José Luis Casado confidente de los servicios de información

Los partidos políticos quisieron cosechar el presumible éxito de la democracia se apuntaron el tanto de la lucha en contra de la dictadura. Personajes como Hipólito Gómez de las Roces fue colocado por el franquista Rafael Orbe Cano, como presidente de la DPZ. El franquista Marcelino Iglesias y otros muchos se apuntaron al carro de la democracia.

Los estudiantes demócratas a finales de la década de los 60 eran la cabeza visible de la lucha antifranquista. El centro ideológico era Cataluña y desde allí todos los sábados se organizaban recitales en el aula magna de Medicina. Por allí pasaron, Guillermina Mota, Raimón, Pi de la Serra, Lluis Llach. También ocupo un lugar privilegiado Paco Ibañez.

Ahora la lucha antifranquista y la constitución de 1978 es denostada por Pedro Sánchez, por Pablo Iglesias y por los políticos separatistas

Eduardo Gonzalez. Psiquiatra y actor de teatro.

Eduardo Gonzalez era un referente. Sospechoso entre otros graves delitos de pertenecer al Club de Amigos de la Unesco y de ser miembro del Teatro Universitario.

Eduardo Gonzalez Carriedo

 

Juan Antonio Hormigón Blazquez. Medico. Director de Teatro. Amigo de la Unesco

Juan Antonio Hormigón Blazquez

Juan Antonio Hormigón Blázquez (Zaragoza, 10 de octubre de 1943-Madrid, 14 de abril de 2019)1​ fue un dramaturgo, director, pedagogo y traductor español. Destacó también como investigador, editor, crítico y gestor teatral (animador cultural).23​ Secretario general y fundador de la ADE (Asociación de Directores de Escena de España). A juzgar por el espacio que le dedica la BPS es el mas peligroso de todos.

Ficha policial

 

María Elena Iraola Zumarraga

Elena fue la ideóloga encargada de captar y formar demócratas para la causa antifranquista

Victoriano Sanvicente Sancho

Francico Lapresa Saenz

Victor Gracia Roya

Ricardo Güelbenzu Morte

Pablo Royo Serrano

Miguel Angel Herce de la PradaMaría José Moreno Soriano

María del Pilar Férnandez LlamasJuan José Menendez SaezJosé Javier Labay Aguirre

Francisco Javier Anós LafuenteIsabel Gorriz Vidal

LA PROTESTA ESTUDIANTIL EN LA ZARAGOZA DE LA DICTADURA

Por Sergio Calvo Romero.

Los últimos meses de la década de los sesenta y los primeros pasos de la década de los setenta vinieron marcados por un recrudecimiento de la represión,  recubierta de legalidad y justificación bajo el amparo de los dos estados de excepción instaurados por el régimen.  El ahínco y la efectividad de la que hicieron gala las Fuerzas del Orden Público, con la Brigada Político-Social a la cabeza, se tradujeron en la detención de cientos de estudiantes, obreros, profesionales, etc. En suma se trataba de cortar de forma inmediata la vorágine contestataria que se estaba extendiendo por todo el país.  No fueron pocos los éxitos cosechados de la política represiva: la reducción de la capacidad de acción e influencia del PCE,  el descabezamiento de la vanguardia antifranquista y la  imposición de un estado de miedo que sirviera como aviso ante futuribles conatos de protesta.

La relativa calma social que siguió a la represión pronto se vio alterada. La Universidad sería uno de los principales campos de batalla a lo largo de 1972. En Zaragoza dos fueron los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de encontrar explicación sobre el resurgimiento de la protesta; por un lado, la llegada de un número mayor de estudiantes cuyo antifranquismo ya se había desarrollado con anterioridad a su entrada en la universidad. Muchos de los activos antifranquistas ya había militado en organizaciones o participado en actos durante su paso por enseñanza media.  En segundo lugar, el surgimiento de nuevas organizaciones de masas como Movimiento Comunista de España (MCE) y Larga Marcha Hacia la Revolución Socialista (LMRS), incluso ambos partidos llegaron a fundar sus propias estructuras universitarias; Comités de Estudiantes Revolucionarios (CERZ) en el caso del MCE y Comités de Estudiantes en el caso de  Larga Marcha.

Los primeros meses de 1972  dejando claro que la voluntad reivindicativa de los estudiantes antifranquistas era cada vez más firme. Se luchaba sobre aspectos de distinto índole: la Ley General de Educación,  los nuevos estatutos de la universidad, el nuevo plan de estudios en Medicina, etc.  Ante las numerosas asambleas y paros académicos que se convocaban el equipo de gobierno respondió con amenazas. El deterioro de la vida académica fue en aumento y en abril los enfrentamientos alcanzaron su cenit.

Los días 12 y 13 de abril se formaron piquetes en la puerta de Filosofía y Letras para impedir la entrada y el 17 un grupo de 400 estudiantes, que habían participado en asambleas celebradas casi a la vez  en Filosofía y Letras y Ciencias, se dirigieron al rectorado.  Aproximadamente 30 de ellos penetraron en la antesala de la Facultad de Derecho, sito del rectorado en aquel momento, profiriendo gritos de “abajo la universidad fascista” y  solicitando ver al rector para pedir explicaciones sobre las posibles sanciones a alumnos por participar en las protestas de los días anteriores. Su ausencia colocó al  vicerrector  Rafael Usón en el ojo del huracán y   la tensión fue en aumento hasta el punto de llegar a ser golpeado. Poco después los estudiantes se retiraron y algunos de ellos se dirigieron a la salida del rectorado y volcaron el coche del rector Justiniano Casas.

El día 22 alrededor de 400 personas se encerraron en la Facultad de Ciencias taponando la entrada con sillas, bancos y mesas. Situación similar se vivió  el día 24 en la Facultad de Derecho. La gravedad de los acontecimientos condujo al rectorado a suspender las clases y solicitar ayuda a las Fuerzas del Orden Público. Una de las decisiones más controvertidas que se adoptó fue mandar construir a última hora de la tarde del día 24 un muro de hormigón en la puerta de la Facultad de Ciencias para imposibilitar su acceso.  En su edición del 25 de abril Aragón Exprés lo denominó el “muro de los desatinos”.  Las muestras de rechazo no se hicieron esperar y durante todo el día 25 cientos de estudiantes se concentraron en distintas zonas del campus en señal de repulsa por tal acción.

Ante la insostenibilidad de la situación que se vivía el día 26 se celebró una reunión extraordinaria de la Junta de Gobierno de la Universidad de Zaragoza bajo la presidencia de Gerardo Lagüens, Secretario General de Universidades e Investigación que había sido enviado por el Ministerio de Educación y Ciencia. La reunión dio comienzo con la dimisión del rector Justiniano Casas, el vicerrector  de Letras Ángel Canellas, el vicerrector de Ciencias, Rafael Usón y Manuel Ocaña, secretario general de la Universidad.  Entre las muchas decisiones tomadas destacaron: “reanudar las actividades académicas docentes a partir del próximo día 2 de mayo”, “ la incoación de expedientes disciplinarios individualizados a los responsables de los graves actos de indisciplina académica” y “solicitar al Gobierno Civil la presencia de la Fuerza Pública necesaria para que de acuerdo con los decanos de las facultades se monte el servicio oportuno de protección de conformidad con los acuerdos tomados”.

Captura de pantalla 2020-01-09 a las 22.18.49.png

La dimisión del equipo de gobierno se saldó con la satisfacción y alegría de buena parte del estudiantado. Tras muchas semanas de oposición directa las dimisiones se vivieron como una gran victoria, la demostración de que era posible cambiar las cosas a través de la lucha.  No obstante,  la sensación de triunfo no perduraría mucho,  pues de inmediato se puso en marcha la maquinaria represiva que en pocas semanas apartaría de la vida académica a decenas de estudiantes.

 

Origen: Historia de Aragón. Sergio Calvo Romero. ARTE IV)

3 Comments

  1. Está claro que los comunistas querían traernos la democracia. Como en Rusia, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Bulgaria, Rumania y tantos otros países, felices con ese sistema.

    1. Muchos de ellos luego se colocaron en el régimen franquista, y acabaron siendo profesores, o incluso catedráticos de las universidades públicas…
      ¡Luego el régimen no era tan cerrado y represor como dicen, pues dudo mucho que la URSS los opuestos al comunismo pudieran llegar a ser en su vida!
      (De cualquier forma, muy interesantes las fichas policiales de algunos de ellos, y el omnipresente poder de los GOBERNADORES CIVILES, AUTÉNTICOS VIRREYES TERRITORIALES, a quienes se hace referencia en muchas de esas fichas…).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s