La verdad sobre Fernando Simón, el funcionario


Simón-estrella-mediático

Durante meses se ha escuchado todo tipo de opiniones sobre este funcionario, considerada la voz autorizada del gobierno, hace las declaraciones rodeado de ministros y es el referente del gobierno desde el principio (Daniel Lacalle dixit, en Twitter). Pero casi nadie ha mencionado ni denunciado el hecho de que sea un funcionario y no un miembro del Gobierno de España o alto cargo de la Administración sanitaria quien esté dando las explicaciones a los españoles sobre la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, especialmente teniendo en cuenta que afecta a asuntos de mucho calado político.

¿Para qué pagamos sueldos a los cargos públicos, incluida la portavoz del Gobierno? ¿Para ponerse como escudo a un funcionario que únicamente debe asesorar técnicamente, a fin de recibir todos los bofetones y así salir indemnes de la quema política? ¿Cómo pueden los españoles admitir que sea Fernando Simón, un funcionario de la Administración Pública, que no forma parte del Gobierno ni es autoridad o alto cargo, quien esté dando explicaciones públicas en nombre del Gobierno?

La trayectoria profesional del funcionario Fernando Simón en la Administración estatal

Lo primero es advertir que, en este artículo, no se pondrán en duda los posibles méritos que pueda tener dicho funcionario, porque no todos son conocidos ni pueden acreditarse, salvo algunos. A continuación, se resumen los hechos que han podido constatarse sobre Fernando Simón, según distintas fuentes fidedignas:

  • Está inscrito en el Colegio Oficial de Médicos de Huesca, con número de colegiado 222203110 (puede consultarse en la web del citado Colegio).
  • Año 2004: fue excluido provisionalmente en las pruebas selectivas para ingreso en la Escala de Técnicos Superiores Especialistas de los Organismos Públicos de Investigación (BOE de 4-11-2004), por no aportar CV junto con la solicitud ni aportar resumen conteniendo visión de la actividad que se pretende desarrollar como se exigía en la convocatoria de ese año.
  • Año 2005: siendo Elena Salgado (PSOE) la ministra de Sanidad y Consumo (2004-2007), con Rodríguez Zapatero de Presidente, se convoca un proceso selectivo para ingreso, por el sistema general de acceso libre, en el Cuerpo de Médicos Titulares; tras superar las pruebas, Fernando Simón es nombrado funcionario de carrera y se le adjudica el puesto denominado Jefe de Sección Alertas Medicamentos de Uso Humano (código de puesto: 4624211), de nivel 24 y un complemento específico de 4.554 euros, apareciendo en el puesto 5º de 18, ordenados por puntuación (BOE de 31-10-2006); dicho puesto pertenecía a la Subdirección General de Medicamentos de Uso Humano, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
  • Año 2006: en julio se convocan pruebas selectivas para ingresar en la Escala de Investigadores Titulares de los Organismos Públicos de Investigación (se requería el título de doctor; en total, fueron 68 doctores los que superaron estas pruebas, entre los que no figura Simón), y en la Escala de Técnicos Superiores Especialistas de los Organismos Públicos de Investigación (se requería titulaciones superiores o doctorado), y Simón se presenta a esta última, siendo esta vez admitido y superando las pruebas en el puesto 16º de 53. En septiembre de 2007, es nombrado funcionario y se le adjudica el puesto de Técnico I+D+I (código de puesto: 5055625), de la unidad orgánica denominada Centro Nacional de Epidemiología del organismo autónomo Instituto de Salud Carlos III (BOE de 24-09-2007). Según la actual Relación de Puestos de Trabajo -RPT-, es de nivel 24 y tiene un complemento específico 7.035 euros.
  • Año 2010: en octubre (BOE de 15-10-2010) se convoca un concurso de méritos específico para la provisión de puestos de trabajo en el Instituto de Salud Carlos III. Fernando Simón obtiene el puesto de trabajo denominado Director de Programa (código de puesto: 5040866), de nivel 26 y con un complemento específico de 11.055 euros, perteneciente a la unidad orgánica del Centro Nacional de Epidemiología del citado Instituto de Salud (BOE de 10-03-2011). Simón tenía consolidado entonces el grado 24, según aparece en el BOE.
  • Debe destacarse que dicho concurso, convocado cuando Cristina Garmendia Mendizábal era ministra de Ciencia e Innovación y José Jerónimo Navas Palacios era director del Instituto de Salud Carlos III, vulnera con meridiana claridad los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Si leen con detalle en la convocatoria los méritos evaluables para cada puesto y los comparan, es más que evidente que estaban predeterminados los puestos en el concurso. Por el mismo motivo, el autor de este artículo consiguió suspender y anular el concurso de méritos de la Junta de Andalucía en 1994, por la vía judicial de protección de derechos fundamentales.
  • año 2013: siendo Ana Mato Adrover (PP) la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, con Rajoy de presidente del Gobierno, en enero se convoca mediante el procedimiento de libre designación (BOE de 15-01-2013), el puesto denominado Director/directora (código de puesto: 4979276) de la unidad orgánica denominada Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del citado Ministerio, sin que este organismo especificase los méritos a valorar, lo cual es contrario a la doctrina pacífica del Tribunal Supremo.

En dicha fecha, el puesto era de nivel 29 y tenía un complemento específico de 19.626 euros. Se le adjudicó el 13 de febrero del mismo año a Fernando Simón (BOE de 26-02-2013). Hoy dicho puesto es de nivel 30 y tiene un complemento de 26.405 euros. Si se observa la publicación en la que se resuelve la convocatoria, casualmente se ha omitido el nombre del puesto de procedencia, apareciendo como datos el nivel y el complemento específico del puesto de procedencia, que curiosamente coincide con el del puesto adjudicado: esto podría significar que, antes de convocarse el puesto, ya lo estaba ocupando provisionalmente Fernando Simón en 2012, concedido a dedo, y podría ser este el motivo por el que se ha omitido el dato.

La extraña ocupación por Simón de la supuesta Unidad de Alerta y Respuesta

Aunque se ha publicado en algunos medios (y en la Wikipedia) que Simón ocupó entre 2003 y 2011 una supuesta Jefatura denominada Unidad de Alerta y Respuesta, en el Instituto de Salud Carlos III, que es un organismo autónomo cuya RPT cuenta con personal funcionario y laboral de la Administración General (organismo cuya creación fue curiosamente derogada con la Ley 14/2007, de Investigación biomédica, cuando Rodríguez Zapatero presidía el Gobierno), no se ha encontrado en el BOE ningún nombramiento de Simón que lo acredite. Además, en la RPT actual del citado Instituto no existe ningún puesto con dicha denominación.

Según el medio digital Niusdiario.es, en 2003 (siendo ministra de Sanidad Ana Pastor Julián, PP) vino con su familia a España porque “le propusieron montar la Unidad de Alertas y Emergencias de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica”. Si fue así, ¿qué vínculo laboral tuvo con el Instituto de Salud Carlos III? ¿Un nombramiento como eventual o interino, o un contrato laboral temporal? Un gran misterio. ¿Pasó por alguna bolsa de empleo? ¿Se saltó a los funcionarios de carrera y laborales del citado Instituto que pudieran tener más derechos para ocupar esa Jefatura?

Además, si entre los años 2003 y 2011, como se ha acreditado, se le adjudicaron distintos puestos en dos pruebas selectivas y un concurso específico, ¿cómo pudo ocupar simultáneamente dicha Unidad de Alerta y Respuesta? ¿Lo cesaron de los tres puestos adjudicados para ser nombrado de nuevo en la Jefatura? Salvo que dicha Jefatura la hubiera ocupado con varios nombramientos provisionales -durante más de 8 años-, o con diferentes contratos laborales temporales, o que se tratase de un nombramiento “virtual”, muy extendido en la Sanidad española como coladero para promocionar amigos, familiares y afines, el camino fácil de muchos en esta partidocracia. No existe forma de explicar cómo pudo desempeñar esa supuesta Jefatura.

Claro que, siendo María Cristina Romay Barja de Quiroga la mujer de Fernando Simón, familiar de un político (José Manuel Romay Beccaría, del PP, que fue secretario general de Sanidad en 1963 y consejero de Sanidad desde 1991 a 1996, en Galicia, con Manuel Fraga de presidente; sustituyó a Luis Bárcenas como tesorero del PP en 2010), se suscitan sospechas de todo tipo, lo cual obliga a la máxima transparencia, y esto no está ocurriendo. Por cierto, según publicó el diario El Español, María Romay “se especializó en Enfermedades Tropicales y pronto encontró trabajo en el Instituto de Salud Carlos III”¿Cómo encontró trabajo en un organismo público? Es otro misterio su modo de ingreso en el citado Instituto: ¿entró como interina, eventual o con un contrato laboral temporal? ¿Pasó por alguna bolsa de empleo? ¿O fue a dedo?

Fernando Simón comete un grave error que beneficia a los políticos

La ceremonia de la confusión a la que nos tienen tan acostumbrados los partidos políticos en esta partidocracia es tan aberrante, que ya nadie distingue entre Gobierno y Administración Pública, entre funcionarios y cargos políticos o autoridades. Por si nadie lo había explicado, los funcionarios no toman decisiones en el poder Ejecutivo que puedan afectar a los administrados ni pueden (al menos, no deberían) utilizar criterios de oportunidad política, sino sólo criterios técnicos.

Los funcionarios sólo proponen o informan a sus superiores, y son las autoridades o altos cargos quienes sí tienen la facultad legal de resolver y decidir basándose en las propuestas o informes que realizan los funcionarios; incluso tienen la facultad de decidir lo contrario a lo propuesto por los funcionarios, aunque la Ley les obligue en estos casos a justificar el motivo por el que se separan del criterio técnico.

Y para esa ceremonia de la confusión, se han aprovechado del rimbombante nombre del Servicio que dirige Fernando Simón: Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, como si se tratara de un organismo, cuando no deja de ser una mera unidad orgánica de nivel 30, una subdirección de una Dirección General que puede ocupar cualquier funcionario que, cumpliendo los requisitos, sea nombrado por libre designación mediante el procedimiento necesario. Dicha unidad fue creada mediante la Orden SCO/564/2004 (BOE de 5-03-2004).

Aquí tienen la imagen de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de dicha unidad orgánica, actualizada a 4 de junioque tiene en total 9 puestos de trabajo, incluido el de Fernando Simón (según la citada RPT, en dicha Dirección General hay ocho Subdirecciones, con 24, 41, 39, 50, 30, 49, 9 y 2 puestos de trabajo, respectivamente).

Por orden de superioridad jerárquica, de menor a mayor, las siguientes autoridades están por encima de Fernando Simón. En nuestra partidocracia, tienen la facultad de responder a cuantas preguntas se les formule sobre la posición política del Gobierno en la actual crisis sanitaria; en una democracia formal, sólo los ministros y, en su caso, viceministros, serían realmente políticos del Gobierno, mientras que los altos cargos de las Administraciones Públicas serían funcionarios profesionales.

1) Pilar Aparicio Azcárraga, directora general de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, que es el órgano directivo que asume las funciones, entre otras, de la coordinación de la vigilancia en salud pública, incluida la información y vigilancia epidemiológica, la vigilancia de la salud laboral, la sanidad ambiental, así como la elaboración de la normativa en estas materias. Asimismo, le corresponde la determinación de los criterios que permitan establecer la posición española ante la Unión Europea y en los foros internacionales en las materias propias de su competencia.

Según la web del Ministerio, es licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Medicina Interna. Doctorada por el Programa de Microbiología Clínica y Diplomada en Medicina Tropical, y ha sido la directora de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Como pueden observar, no parece que sea una persona inepta para dar explicaciones sobre la pandemia y la crisis producida, y en su sueldo entra dicha función.

2) Faustino Blanco González, secretario general de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, órgano directivo del Ministerio al que corresponde, entre otras funciones, desempeñar las funciones concernientes a salud públicacoordinación interterritorialalta inspecciónplanificación sanitaria.

Por orden de superioridad jerárquica, de menor a mayor, las siguientes autoridades están por encima de Fernando Simón. En nuestra partidocracia, tienen la facultad de responder a cuantas preguntas se les formule sobre la posición política del Gobierno en la actual crisis sanitaria; en una democracia formal, sólo los ministros y, en su caso, viceministros, serían realmente políticos del Gobierno, mientras que los altos cargos de las Administraciones Públicas serían funcionarios profesionales.

1) Pilar Aparicio Azcárraga, directora general de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, que es el órgano directivo que asume las funciones, entre otras, de la coordinación de la vigilancia en salud pública, incluida la información y vigilancia epidemiológica, la vigilancia de la salud laboral, la sanidad ambiental, así como la elaboración de la normativa en estas materias. Asimismo, le corresponde la determinación de los criterios que permitan establecer la posición española ante la Unión Europea y en los foros internacionales en las materias propias de su competencia.

Según la web del Ministerio, es licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Medicina Interna. Doctorada por el Programa de Microbiología Clínica y Diplomada en Medicina Tropical, y ha sido la directora de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII). Como pueden observar, no parece que sea una persona inepta para dar explicaciones sobre la pandemia y la crisis producida, y en su sueldo entra dicha función.

2) Faustino Blanco González, secretario general de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, órgano directivo del Ministerio al que corresponde, entre otras funciones, desempeñar las funciones concernientes a salud públicacoordinación interterritorialalta inspecciónplanificación sanitaria.

A la vista de su formación y trayectoria, es obvio que este ministro tendría muchas dificultades para responder sobre cuestiones relativas a la pandemia. Y esto ocurre porque en nuestra partidocraciacualquiera puede ser nombrado ministro sin que el electorado tenga la oportunidad de revocar al presidente del Gobierno a través de sus representantes del Legislativo. Esto, en una democracia formal, no podría ocurrir, porque muchos diputados del Congreso podrían ver revocada su elección por su propio electorado del distrito electoral, por haber permitido barbaridades como esta sin actuar contra el presidente del Gobierno, sin esperar a las siguientes elecciones.

Por último, no se debe olvidar a la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero Cuadrado, que casualmente es licenciada en Medicina y ha sido durante años, de forma lamentable, consejera de Salud en el Gobierno andaluz.

Todos ellos se han ocultado tras el parapeto de un funcionario, un técnico, al que han colocado como cabeza de turco, intentando salvar de esta forma la imagen pública de dichos políticos, a sabiendas de que en cada rueda de prensa serían acribillados a preguntas muy incómodas. Supongo que la ambición por el poder y el dinero es lo que les ha empujado a realizar esta actuación inadmisible en un político.

En el sueldo de Fernando Simón no entra actuar de portavoz del Gobierno, ni del Ministerio, ni de la Secretaría General o Dirección General al que pertenece su puesto. Todo lo que Fernando Simón pueda decir en una rueda de prensa no deja de ser la opinión técnica de un funcionario, que nunca podrá representar la voz de un Gobierno, salvo que se corrompan los principios básicos de las instituciones del Estado. Y realmente es lo que ha pasado, revelándose una vez más la partidocracia que rige nuestro Estado sin que los españoles reaccionen ante ello.

El grave error de Fernando Simón, al margen de las opiniones que pueda tener cada uno sobre el acierto o no de sus declaraciones, es haber aceptado ese papel de portavoz del gobierno, que no le corresponde, pudiendo haber declinado esa envenenada invitación. ¿Ha querido salvar su puesto, evitando su cese? ¿Es afán de protagonismo? ¿Es un intento de saltar a un puesto de responsabilidad en la política? Lo desconozco, sólo él y sus allegados conocerán sus intenciones.

Y tan grave es haberlo aceptado como contestar preguntas que no le corresponden, pudiéndolas haber desviado a sus superiores jerárquicos (altos cargos o autoridades), le acompañaran o no en las ruedas de prensa. Este hecho es el que realmente debía haberse criticado sobre la actuación de Fernando Simón, porque todo lo que ha dicho y diga no deja de ser la mera opinión de un funcionario más de la Administración, nunca la postura del Gobierno.

Origen: El Libre

OPINIÓN-HO

Emilia Landaluce, “un prestigioso médico me habló de los peligroso que es para una persona poco habituada a los medios recibir una dosis importante de atención como es el caso de Fernando Simón, escudo de Sánchez en las malas cifras de la pandemia. Se acostumbra al halago, la deferencia, la popularidad, las camisetas… Y luego ese afán se convierte en adicción. Como la famosa de turno cuando la dejan de sacar en las revistas. Acabará mal. Un juguete roto en argot rosa.”

Más claro, agua. Ya tarda …

8 Comments

    1. Pienso lo mismo que usted.
      EN LUGAR DE CESAR A ILLA, LE CESARÁN A ÉL, y así intentarán tranquilizar a la plebe, hoy en día llamada el populacho…

  1. Digamos que es UN TONTO ÚTIL.
    Cuando deje de ser útil, le cortarán la caez, pra aplacar a la plebe…, o le ascenderán a ministro, si ILLA se vuelve a Catalaña, a liderar a los cuatro SOCIOLISTOS que todavía quedan allí…

  2. EXCELENTE ARTÍCULO E INVESTIGACIÓN DE DON LUIS ESCRIBANO, cuyo nombre y apellidos debería destacarse debidamente…
    Por cierto, ES UN LUCHADOR CONTRA LA MIERDOCRACIA POLÍTICA QUE ESTAMOS SUFRIENDO, como acredita con el párrafo en el que dice que consiguía anular una convocaoria hecha ad hoc para enchufar a determinadas personas en ANDALUCÍA, por la vía de derechos fundamentales.
    LA LUCHA POR EL DERECHO ES TAREA DE TODOS… ¡Lástima que la Administración de Justicia, y no digamos la Fiscalía, cada día funcionen peor, y estén más politizadas…!

  3. Sigo sin entender porqué VOX no pide su cabeza, COMO APERITIVO, antes de pedir que ILLA SEA INVESTIGADO, ASÍ COMO ÁBALOS, CHANCHULLERO MAYOR DEL REINO, Y EL PROPIO PRESIDENTE DE LA MAFIA, DIGO DE LA COSA NOSTRA ESPAÑOLA…

  4. Se casa con la sobrina de un ministro del PP, que rápidamente le da un puesto de libre designación. LA FAMILIA ES LO PRIMERO.
    Pero él, por si acaso, que siempre ha sido “el rojo” de su familia opusina, de derechas de toda la vida, SE AFILIA A LA PSOE, esa gigantesca máquina de robar dinero público, y de enchufar a gente, y así, cuándo cambiana las tornas, NO SOLAMENTE NO LE CESAN, SINO QUE LE ASCIENDEN, reconociéndole el rango DE SUBDIRECTOR GENERAL DEL MINISTERIO DE SAMIDAD, el cargo funcionarial más elevado, HABIDA CUENTA DE QUE AHORA YA TODOS O CASI TODOS LOS DIRECTORES GENERALES SON POLÍTICOS, NO FUNCIONARIOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s