Las posibles consecuencias penales por contagiar el Covid-19


Diego-Fierropor Diego Fierro Rodríguez

El caso de contagiado por Covid-19 que fue detectado en un avión que iba a Lanzarote desde Madrid podría generar varias dudas. Hablamos de un señor que, habiéndose sometido a las pruebas del coronavirus y estando a la espera de los resultados, decidió viajar a las Islas Canarias. Precisamente, sus resultados se conocieron cuando el paciente se encontraba en pleno vuelo y tuvieron que hacerse gestiones para identificar al hombre y aislarlo al llegar a Lanzarote.

Muchos son los que piensan que al Gobierno se le puede atribuir la expansión del Covid-19 en España y que, por tanto, sus miembros deben responder penalmente. Sin embargo, siendo ese planteamiento muy cuestionable, si que sería posible hablar de la responsabilidad penal de una persona que, sospechando que puede ser un portadores del Covid-19, decide no aislarse, exponiendo a los demás al riesgo de sufrir un contagio. 

Ciertamente, una persona que sabe o que sospecha razonablemente que porta el Covid-19 y que decide no aislarse podría ser considerada penalmente responsable por los delitos de lesiones o de homicidio que pudieran producirse por el coronavirus. Puede existir la duda de la existencia de dolo, que determina conocimiento y voluntad para producir un resultado, o la concurrencia de imprudencia, que conlleva una pena inferior a la de la imprudencia al encontrarse la causa de la culpa en una actuación poco diligente provocada por el incumplimiento del deber objetivo de cuidado. La Sentencia del Tribunal Supremo 44/2019, de 1 de febrero, establece que “se estima que obra con dolo quien, conociendo que genera un peligro concreto jurídicamente desaprobado, no obstante actúa y continúa realizando la conducta que somete a la víctima a riesgos sumamente relevantes que el agente no tiene seguridad alguna de poderlos controlar o neutralizar, sin que sea preciso que persiga directamente la causación del resultado”, siendo lógica la afirmación de la Sentencia del Tribunal Supremo 418/2014, de 21 de mayo, que señala que “La jurisprudencia actual en relación al dolo ha evolucionado desde el concepto de dolo clásico, como conocimiento y voluntad de la realización del tipo hacia una concepción del dolo que pone el acento en el peligro para bienes jurídicos protegidos que son puestos en riesgo por el autor de la acción quien consciente del riesgo creado, continúa con su acción siéndole indiferente el resultado”.

Parece más adecuado, a los efectos de pensar en un castigo por contagiar a otras personas, el título de la imprudencia, siendo grave cuando el resultado sea de lesiones y leve cuando se produzca la muerte. En relación con esta cuestión, según la Sentencia del Tribunal Supremo 54/2015, de 11 de febrero, “la jurisprudencia viene señalando que la imprudencia se configura por la concurrencia de los siguientes elementos: a) una acción u omisión voluntaria no intencional o maliciosa, con ausencia de cualquier dolo directo o eventual; b) el factor psicológico o subjetivo consistente en la negligente actuación por falta de previsión del riesgo, elemento no homogeneizable y por tanto susceptible de apreciarse en gradación diferenciadora; c) el factor normativo u objetivo representado por la infracción del deber objetivo de cuidado, concretado en normas reglamentarias o impuesto por las normas socio culturales exigibles al ciudadano medio, según común experiencia; d) producción del resultado nocivo; y e) adecuada relación causal entre el proceder descuidado desatador del riesgo y el daño o mal sobrevenido, dentro del ámbito de la imputación objetiva”.

El planteamiento sustantivo que se ha expuesto parece adecuado. No obstante, son varios los problemas de naturaleza procesal que se plantean, destacando, fundamentalmente, la prueba por la que se pueda acreditar la atribución de contagios y de las correspondientes lesiones o fallecimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s