17 veces a Urgencias del Hospital de Salamanca en 3 semanas


Los sanitarios tienen ‘fichados’ a los hiperfrecuentadores, pero están obligados a atenderles con el máximo rigor

Profesionales del transporte sanitario introducen a un paciente por Urgencias. | ALMEIDA

“Cuando alguien viene dos o tres veces por semana ya sabes que no le pasa nada, pero estás obligado a atenderle como si fuera la primera vez que acude a Urgencias”, explica un profesional sanitario del Hospital de Salamanca. Nada más verles entrar por la puerta ya saben que esa noche van a tener una cama ‘condenada’.

El caso más sonado ha sido el del toxicómano que se presentó en Urgencias del Hospital Clínico 17 veces en las últimas semanas de agosto y finalmente ha sido trasladado a Alcalá de Henares. “A veces se ponía a convulsionar y era muy llamativo. Una vez una compañera le dijo que dejara de hacer el número y automáticamente se sentó tan tranquilo”.

En las últimas semanas también han tenido que atender varias visitas de otro conocido hiperfrecuentador: un paciente al que han echado de su casa y ha aprendido el ‘truco’ de tirarse de la silla de ruedas y llamar al 112. “Cada vez que quiere dormir en el Hospital moviliza a las ambulancias, que deberían utilizarse para otro tipo de situaciones y acaba pasando la noche aquí”, narran testigos de sus visitas.

Los trabajadores también tienen ‘fichado’ a un frecuentador de origen cubano que suele alegar que le duele el lumbago. “Le pones analgesia, le das el alta y dice que no se marcha porque le sigue doliendo. Dice que no tiene casa y que de ahí no se mueve”.

El problema de los pacientes que se amotinan y se niegan a abandonar el Hospital también se produce en las plantas de hospitalización, aunque con menos frecuencia. Hace aproximadamente un año fue objeto de polémica un delincuente de Zaragoza que fue intervenido de un problema traumatológico, y cuando llegó el momento de abandonar el Complejo se negó. No encajaba en ninguna de la ONG que trabajan con personas sin hogar y en el Hospital no sabían qué hacer con esa habitación ocupada por un paciente ‘curado’. Se trata de uno de esos casos excepcionales en los que al Hospital no le queda más remedio que llamar a la Policía o solicitar la mediación del Ayuntamiento.

Fuentes hospitalaria explican cuál es su protocolo de actuación: “Cualquier paciente que llegue tiene que ser atendido. Cuando la parte médica ya ha concluido y el paciente no tiene a dónde ir entran en el sistema los trabajadores sociales del Hospital. Ellos se encargan de redirigir a estos pacientes a las organizaciones correspondientes como Proyecto Hombre, Cáritas, Cruz Roja, Padre Damián, etc”.

El Hospital Universitario cuenta con seis trabajadores sociales, mientras que el Hospital de Los Montalvos cuenta con cuatro asesores sociales vinculados al servicio de Psiquiatría.

El Hospital añade que “los trabajadores sociales trabajan en consonancia con el personal de Enfermería, porque no solo se encargan de las personas sin hogar, sino que también cuidan de ancianos que viven solos y conviene vigilar su medicación, por ejemplo”.

El manejo de la situación deja de estar tan claro cuando entran en escena personas sin hogar que, además, son toxicómanos o tienen problemas de salud mental, por lo que no pueden ser derivados a cualquier entidad de ayuda. “Si se intenta derivar al paciente a una ONG y allí lo rechazan porque no es el tipo de personas con las que trabajan o porque ha sido expulsado por mala conducta, entonces actúan otras instancias como el Ayuntamiento de Salamanca y los servicios sociales”, aclaran.

La concejala y secretaria de sanidad del PSOE, María García, ha instado al Ayuntamiento a que tome medidas y redacte un plan alternativo para este tipo de situaciones. “La gente en Urgencias está harta y exigen que alguien tome medidas por los trabajadores y también por estas personas, que llegan a pasar más de un día entre la sala de espera y los boxes de observación. Hay veces que llevan todo el día allí metidos y, por compasión, les han sacado un vaso de leche, pero entonces toman el hábito de ir otros días a ver si les dan algo de desayunar en Urgencias. Hemos hablado con Ana Suárez para que tome conciencia de la situación y elabore un protocolo, y si no lo hacen ellos porque no quieren o porque no saben, se lo tendremos que hacer nosotros”, asegura.

Origen: La Geceta de Salamanca. 17 veces a Urgencias del Hospital de Salamanca en 3 semanas

Anuncios

1 Comment

  1. El tema es bien triste y no solo en urgencias, todos conocemos casos de pacientes en plantas de críticos como pueden ser las de cirugía, ocupando camas días y días porque en sus casas o familia no pueden atenderles, de una vez por todas eso tiene que arreglarse y todo el mundo tomar conciencia de buscar métodos menos gravosos y eficaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s