“Violencia extrema” contra los médicos: piden poner sirenas


La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos pide varias medidas concretas ante las últimas agresiones producidas

Francisco Miralles, secretario general de CESM

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) condena los continuados actos de violencia contra los profesionales sanitarios, cuyos últimos episodios conocidos han tenido lugar a lo largo de la última semana en Ceuta, Málaga y Córdoba.

En un comunicado, CESM denuncia que “se tratan de casos en que las agresiones han conllevado una violencia física extrema, hasta el punto de poner en grave riesgo la vida de médicos, enfermeros y otros profesionales sanitarios”.

Es por ello que desde CESM, solicitan “más y mejores dispositivos de seguridad en los centros (vigilantes de seguridad que protejan a los profesionales, cámaras, interfonos y timbres de alarma, softwares específicos en ordenadores y teléfonos móviles, etc.)”.

“Pedimos la realización de las visitas domiciliarias por parejas y con dispositivos de seguridad personales que permitan su localización y si es necesario acompañados de los cuerpos de seguridad del Estado, así como establecer programas de capacitación a los profesionales para afrontar situaciones difíciles”, señalan.

Del mismo modo, CESM pide “actuar sobre aquellos factores que disparan la agresividad de ciertos pacientes y familiares, y que también está en manos de la Administración sanitaria corregir. Entre ellos hay que destacar la masificación de la asistencia provocada por el recorte en recursos humanos y técnicos. En este sentido, ampliar plantillas e invertir en sanidad es fundamental, porque la falta de recursos y excesivas expectativas crea frustraciones en los pacientes que sirven de caldo de cultivo para las agresiones, aunque, obviamente, en ningún caso las justifican”.

Otras actuaciones

El Sindicato Médico también exige que “se unifique la tipificación judicial para que las agresiones sean penadas con los mismos criterios en todas las comunidades autónomas y así evitar que las lesiones y amenazas sean consideradas delito, en unos casos y faltas en otros. También debemos avanzar en procedimientos judiciales rápidos, expeditivos y ejemplarizantes”.

Por último, inciden en la necesiddad de “conceder a los profesionales la presunción de veracidad al enjuiciar los hechos cuando no hay testigos”.

Origen: Redacción Médica. “Violencia extrema” contra los médicos: piden poner sirenas

1 Comment

  1. Un remedio sería SANCIONAR CON LA RETIRADA DE LA ASISTENCIA SANITARIA A LOS AGRESORES, durante un determinado periodo de tiempo, graduado en función de su actuación…
    ¡Pero claro en un país lleno de “buenistas”, ESTOY SEGURO DE QUE ESTA MEDIDA NUNCA SE APLICARÁ.
    y, POR SUPUESTO, denunciar todos estos hechos a la policía, y que los SERVICIOS JURÍDICOS DEL SALUD actúen como ACUSACIÓN PARTICULAR CONTRA LOS AGRESORES, DADO EL ESCASÍSIMO INTERÉS DE LA fiscalía por ejercitar la ACUSACIÓN PÚBLICA EN SERIO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s