EL MUNDO, CREADO A IMAGEN Y CAPRICHO DEL MACHO


Por Juana Lanuza. Médica

Juana Lanuza. Médica

Dice John Gray, en su libro “Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus”:

“Los hombres dan valor al poder, a la competitividad, a la eficiencia y al logro. Siempre están haciendo cosas para demostrar su valía, para desarrollar su poder y sus capacidades. Es la capacidad para lograr resultados la que define su sentido del yo. Se sienten realizados principalmente a través del éxito y el logro”.

También dice que el macho se interesa más por las cosas que por la gente y sus sentimientos y que lo que le importan son las “cosas” que pueden ayudarle a manifestar poder.

Por supuesto que en este mundo no todo es blanco o negro y que hay muchos matices de grises, y más aún en las cosas del cerebro y el ADN.

El doctor Gray es psicólogo y lleva tiempo ayudando a las parejas a salvar su relación, así que supongo que algo entenderá del tema de las diferencias entre machos y hembras humanos.

Cuando el hombre empezó a construir ciudades, empezó la destrucción de la tierra y las relaciones humanas; pero eso sí, empezó la civilización de la cual está tan orgulloso y con razón, ya que puede darle la satisfacción de considerarse un semidiós. El hombre ha cambiado la faz de la tierra a su capricho y ha creado un mundo, con un engranaje de ciudades y políticas, donde él se mueve en su terreno, donde disfruta y se divierte.

Todo lo creado hasta ahora es obra y arte del macho humano; nosotras las mujeres no nos podemos adjudicar ningún mérito ya que hasta finales del siglo pasado nos querían siempre en casa y a ser posible con la pata quebrada.

Con el inicio de la civilización se fue instaurando el matrimonio y las niñas fueron regaladas, y asignadas, a un hombre para que le sirviera por el resto de su vida; con la única condición de que éste asegurara su manutención. Aunque, hace siglos las mujeres valíamos tan poco que no creo que a las familias les preocupara asegurarse la manutención de sus hijas, supongo que más bien lo que interesaba en aquellos tiempos era hacer negocio con ellas.

Dice el Dr. Gray que para tener contento a un hombre hay que respetar sus necesidades primarias y éstas son principalmente seis: “Confianza, Aceptación, Apreciación, Admiración, Aprobación y Ánimo”. O sea, todo se puede resumir en… “¡Caray, qué listo y guapo que soy!”.

Por lo visto, cuando las reacciones de la mujer revelan una fe positiva en las capacidades e intenciones del hombre, la primera necesidad afectiva primaria la tiene satisfecha y automáticamente se mostrará más cariñoso y atento con su mujer.

En cuanto al segundo punto: “Cuando la mujer recibe con amor al hombre y no intenta cambiarlo, él se siente aceptado”.

O séase que, nada de decirle al hombre lo que nos parece mal de su comportamiento, ni insinuarle lo más mínimo que tiene que cambiar.

Según el tercer punto: “Cuando el hombre recibe apreciación, adquiere automáticamente fuerza y se siente motivado a respetar más a su compañera”.

Ya sabéis mujeres del mundo, dar las gracias siempre a vuestro compañero y decirle lo bien que hace las cosas, si queréis que siga haciéndolas con ganas.

En lo que toca a la admiración es de lo más interesante: “Admirar a un hombre es mirarlo con maravilla, gozo y una aprobación complacida. El hombre se siente admirado cuando ella se asombra feliz de sus características o dotes únicas, que pueden ser el humor, la fuerza, la persistencia, la integridad, la honradez, el romanticismo, la amabilidad, el amor, la comprensión y otras virtudes que suelen considerarse anticuadas”. Aquí encuentro yo que faltan las habilidades de bricolaje y las de hacer dinero, que es por lo que muchas nos casamos.

En cuanto al punto quinto: “En lo más profundo de su ser, todo hombre desea ser el héroe de su dama, el caballero de la armadura resplandeciente… Una actitud aprobadora identificará o buscará las buenas razones que hay detrás de las acciones del hombre”. Aclara que dar la aprobación a un hombre no siempre significa que se esté de acuerdo con él.

Ya para acabar, el hombre necesita ánimo: “Una actitud alentadora por parte de la mujer da esperanza y valor al hombre, al expresar confianza en sus capacidades y en su forma de ser “.

Debe ser por eso que dicen, que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”… una mujer que ha sabido asumir bien su papel de sirvienta.

 

Anuncios

11 Comments

  1. “Cuando el hombre empezó a construir ciudades, empezó la destrucción de la tierra y las relaciones humanas”, ¡qué frase! Dos ejemplos:
    Marie Curie: doble premio nobel, descubridora del radio y el polonio y, a partir de ahí: la bomba atómica, Chernobyl, la guerra fría; en fin: la destrucción de la Tierra.
    Louis Pasteur: descubridor de la pasteurización, a partir de sus trabajos aparecen las vacunas, los antibióticos, la esterilización; en fin: la salvación de muchísimas vidas.
    Que pesadica con lo del los hombres son caca, pedo, culo, y pis y las mujeres son un dechado de virtudes y bondad.

    1. Nunca jamás he dicho que las mujeres sean un dechado de bondad. Las mujeres son exactamente igual de buenas o malas que los hombres. Todos nos hemos tenido que adaptar a un sistema patriarcal y eso es igual de bueno y de malo para los dos sexos. Pero yo le busco la causa a los males de nuestra civilización actual y sus orígenes están en la creación de una sociedad patriarcal.

    2. El que propone, dispone y ejecuta una guerra siempre, siempre, ha sido el macho. Para que el mundo cambie a mejor, eso se os ha de ir recordandolo continuamente.

  2. Hay mujeres que sufren… por no ser hombres.
    LES FALTA UN PENE.
    Yo le dejaría un trozo del mío, pero la verdad es que ya no es lo que era…
    Bromas aparte, hace años estaba teniendo relaciones con una chica joven, guapa, alta, estilosa, con unos estupendos pechos, sin un gramo de grama sobrante, vamos lo que se dice un bombón, y hablando hablando, la chica me espetó que ella hubiera querido ser hombre, pues su hermano hacía lo que le daba la gana, mientras que a ella sus padres la vigilaban y controlaban más…, y no me extraña, pues era lo que se dice una mujer “liberal” y “liberada”.
    YO NO DABA RÉDITO, Y SIGO SIN DARLO…
    En definitiva, que como decía Freud, muchas feministas en realidad lo que querrían es ser HOMBRES.

    1. Para mi Freud no dice nada interesante, pues su punto de vista es completamente machista. Las mujeres no queremos ser hombres, queremos tener la misma libertad que el hombre para hacer lo que nos apetezca.

      1. ¿Y la homosexualidad masculina, dónde uno de los dos hace de mujer, los hombres “travestidos”, a los que les encanta vestir de mujeres, etc., ESO QUE ES…?

          1. En esta sociedad que pretende hacer IGUAL LO QUE ES DESIGUAL POR NATURALEZA, parece que:
            * las mujeres se están MASCULINIZANDO, y
            * los hombres se están FEMINIZANDO.
            Cada vez hay más hombres que llevan la casa, mientras sus mujeres salen a trabajar y ganar dinero para mantener el hogar.
            O MUJERES QUE LLEVAN EL DOMINIO en las relaciones sexuales, dedicándose los “hombres” a hacer lo que ellas les dicen, y cuándo se lo “ordenan”.

          2. En esta sociedad nada es desigual por naturaleza sino por machismo. Las mujeres ya no quieren ser esclavas del hombre, así que es natural que la humanidad cambie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s