La reforma administrativa: sentido común y buena administración


Por Fernando Tirado Aznar, Jurista

Feernando Tirado Aznar

Son muchas y diversas las administraciones públicas, territoriales, institucionales y corporativas las que existen, intervienen y actuan sobre el territorio y la población de nuestra Comunidad Autónoma, con diferentes competencias, normativas, organizaciones y medios, que suponen una variada panoplia de instrumentos y figuras de intervencionismo regulador sobre la actividad privada de los ciudadanos, grupos, entidades y empresas, que dan lugar a una “maraña de confusión y dificultad” configuradora de una “carrera de obstáculos” que dificulta muchas veces innecesariamente la actividad e iniciativas de los emprendedores y creativos de nuevas oportunidades de empleo.

Es necesario acometer con urgencia, en situación de crisis globalizada que amenaza, una serie de medidas inmediatas, atendiendo a las Directivas Comunitarias de la UE, que modifiquen las estructuras organizativas de las AA.PP., sus procedimientos, sus instrumentos legales y/o reglamentarios, sus medios materiales y sus recursos humanos, a fin de adaptarse a los nuevos tiempos que corren, y a las necesidades de la sociedad civil, y de los ciudadanos de a pie que sufren las consecuencias de la nueva situación, y se ven gravados además con una pesada carga fiscal que asfixia sus economías domésticas.

No basta con disponer de buenas leyes, reglamentos y marcos normativos vistosos y brillantes, con organigramas sobrecargados de directivos, cargos públicos, asesores y medios protocolarios o de boato, además de una sobredimensionada publicidad institucional que, en muchas ocasiones no se corresponde con la realidad; sino que es necesario aplicar con rigor y eficacia la normativa y los medios e instrumentos al alcance de los que tienen que decidir, con altitud de miras y espiritu de servicio a una sociedad que les ha elegido, y a la que han jurado o prometido servir.

Origen: La reforma administrativa: sentido común y buena administración – Aragón Digital

1 Comment

  1. Desengáñese usted: a nadie le importa una higa reducir gastos, mejorar la eficacia administrativa o gobernar con sentido común…
    EN POLÍTICA, EL SENTIDO COMÚN BRILLA POR SU AUSENCIA.
    Se crean direcciones generales para “dar acomodo” a conmilitantes del partido, y si me apura, HASTA CONSEJERÍAS.
    Al fin y al cabo, muchos de esos consejeros y/o directores generales, en su vida ordinaria NO PASARÍAN DE SIMPLES CONSERJES, dicho sea con todo respeto hacia tan digna profesión, por supuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s