Una consulta rápida para casos poco graves ¿descongestionará? Urgencias


Medidas milagrosas preelectorales en el hospital de Teruel

El Salud anuncia a bombo y platillo medidas milagrosas que van acabar con las listas de espera, la falta de médicos o los colapsos en urgencias. Por si fuera poco la prensa escrita nos deleita cada seis meses, mas o menos, con un equipo de médicos aragoneses que han hecho un descubrimiento que permitirá curar el cáncer.

La nueva medida milagrosa consiste en solucionar las demoras en la atención urgente en urgencias del hospital de Teruel. Consiste es poner dos circuitos en urgencias del hospital de Teruel. Una rápida para casos leves y otra mas lenta y concienzuda para casos mas graves.

La única posibilidad para hacerlo es que después del triage (clasificación) de los pacientes se incremente el espacio y los profesionales. El triage derivará a los pacientes “leves” al circuito al  circuito de las tonterías y a los mas graves al otro.

Lo milagroso es que el gerente del hospital de Teruel pretende hacer esto sin incrementos de espacio y sin incrementos de profesionales. Se trata sin duda de una medida preelectoral diseñada por un político incompetente y caradura

José Ignacio Escuín, Gerente del hospital de Teruel y Pilar Ventura, Consejera de Sanidad. Dos eminencias mundiales en la política y gestión sanitaria

De los 100 pacientes de media al día que llegan al Servicio del Hospital Obispo Polanco, 30 presentan patologías leves.

La misma medida ha fracasado hace 20 años en otros hospitales

El área de Urgencias del Hospital Obispo Polanco de Teruel tendrá un circuito específico para atender aquellos casos que revisten menos gravedad. De los 100 pacientes de media que recibe por día esta unidad, entre 30 y 40 presentan patologías menores que pueden ser resueltas en poco tiempo y sin necesidad de ingresar en los boxes, dejando este espacio para los casos más complicados.

La medida, que ya se aplica por las tardes de forma experimental, se implantará durante todo el día una vez terminen las obras de ampliación y reforma que se llevan a cabo en el Servicio, algo que está previsto que ocurra para principios de julio, justo antes de que empiecen las fiestas de la Vaquilla, cuando el número de asistencias se incrementa como mínimo en un 20%.

El objetivo, como explicó este jueves el director del Servicio de Urgencias del Obispo Polanco, Antonio Martínez, es “descongestionar” el área, que registra una actividad creciente, habiendo pasado de 30.000 pacientes al año en 2012 a 34.500 en 2018.

Las patologías que serán derivadas a esta consulta rápida son, entre otras muchas, traumatismos menores, esguinces, curas simples, procesos febriles en niños que no requieran de una analítica, problemas oculares simples o cefáleas. “Estos casos, que podrían ser vistos en el centro de salud perfectamente, sobrecargan la Unidad y pueden ser resueltos con mayor agilidad, lo que será beneficioso para esos pacientes y para el resto de los enfermos que acuden con lesiones más graves”, aclara Martínez.

La consulta rápida, que ya funciona con buen rendimiento en otros hospitales aragoneses, contará con un médico y un enfermero asignados a ella. También dispondrá de personal específico la consulta de urgencias pediátricas que igualmente se pondrá en marcha una vez acabe la remodelación de este servicio.

A juicio de Martínez, la actual plantilla del Servicio de Urgencias del Obispo Polanco, que se mantiene con 12 facultativos desde 2008, es “insuficiente“. No solo para abordar las mejoras previstas en la atención a los pacientes, sino también para asumir el incremento de actividad que viene registrándose en los últimos años. El responsable de este área estima que, para un buen funcionamiento del Servicio de Urgencias, serían necesarios un mínimo de 16 médicos –4 más de los que hay ahora– y un aumento similar de enfermeros y auxiliares de enfermería. Según explica, la mayor demanda asistencial responde al progresivo envejecimiento de la población turolense, que hace que las personas “consulten más y requieran de una mayor atención”.

Cubierta una vacante

Otros servicios del Hospital Obispo Polanco de Teruel padecen igualmente de falta de médicos. Uno de ellos es Ginecología, en el cual una de las tres consultas médicas así como el Centro de Orientación Familiar están cerrados desde hace días al haber una plaza vacante y estar de baja por embarazo una de las especialistas.

No obstante, desde el Departamento de Salud del Gobierno aragonés informaron este jueves de que en el acto de adjudicación de plazas de empleo temporal celebrado durante la mañana quedó cubierta la plaza que estaba vacante en el Servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital turolense. La incorporación del nuevo profesional al centro es inmediata, lo que permitirá una reorganización del Servicio, indicaron las mismas fuentes oficiales de la DGA.

Origen: Heraldo de Aragón. Una consulta rápida para casos poco graves descongestionará
Anuncios

2 Comments

  1. Político incompetente… no hombre no, que es pero que muy listo!!! Ese que dice que las matronas no son personal de enfermería, pues qué son? Para que se entere ENFERMERAS ESPECIALISTAS. No sabe ni qué títulos tienen los que trabajan en su Hospital.

Responder a Cabreado Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s