Los partidos políticos, empresas de colocación


Por Juana Lanuza, médica

Juana Lanuza. Médica

No lo digo yo, lo dice la profesora de filosofía de la Universidad de Barcelona Begoña Román.

Dice “que los partidos han de velar por colocar a los suyos. Son empresas de colocación de alto nivel. Colocarse en los Consejos de administración y colocar a su gente por fidelidad independientemente de su capacidad o de su moral. Hay candidatos que han salido directamente de la universidad y no saben que es trabajar”.

Y yo estoy totalmente de acuerdo con ella.

Los que trabajamos en el Salud somos plenamente conscientes de la mafia política que nos gobierna. Tenemos perfectamente claro la miseria humana que alberga en esa elitista casta.

Siempre han sido agencias de colocación, pero desde el comienzo del año 2000 el número de colocados ha aumentado enormemente; será, supongo, porque el número de afiliados se ha disparado. Muchísima gente quiere vivir de gorra.

En el año 2004, a los socialistos empezó a rondarles por la cabeza la idea de un supernegocio mafioso, la creación del CASAR. Crearían un consorcio para que el dinero de todos, destinado a la salud pública, fuera pasando poco a poco a manos privadas. El negocio lo empezó a gestar el equipo de la Noeno con la ayuda de Aldámiz.

Y el Sistema Sanitario público empezó a caer en desgracia.

La casta empezó a jugar con las listas de espera de los pacientes y con los puestos de trabajo.

Las listas de espera del SALUD se empezaron a alargar más y más y los puestos de trabajo asignados a gente afín al partido, o a lameculos y estómagos agradecidos. Los más importantes, es decir de jefe para arriba siempre a afiliados que ya sabemos que a la casta no le gusta trabajar, sino rascarse todo el día la barriga y controlar e incordiar a los que sí pencan.

Para montar el CASAR aprovecharon estructuras públicas previas como el Centro de Especialidades de Fraga, echaron de sus puestos a los trabajadores que no eran afines al partido y pusieron gente asignada a dedo por la casta, primero fueron los socialistos los que se incorporaron, después peperos y después otra vez socialistos. No dejaron trabajar en el CASAR a estatutarios con plaza opositada en el Salud. Todos los puestos fueron asignados a contratados, que estaban a merced de la casta.

Cuando tuvimos que hacer frente al agujero creado por los mafiosos, el CASAR pasó a integrarse en el sistema público y los contratados pasaron a ser fijos y a tener los mismos derechos que los que habíamos entrado por oposición…¡por todo el morro!

Otra manera de ocupar puestos que tiene la casta es el de hacer mobbing. Un ejemplo de esto es el que le hicieron a Rosa en el hospital de Barbastro, pero hay más.

Rosa no gustaba a Aldámiz porque no era del partido, tenia plaza ganada por oposición en el Salud y además estaba en un puesto con el que los mafiosos querían hacer negocio. Se la tenían jurada y se la quitaron de en medio. Por obra y gracia del Sistema Judicial y con ayuda del canalla del jefe del laboratorio de Barbastro. Este tipejo no es que sea un estómago agradecido, sino un trepa de los que avasallan a ritmo de apisonadora.

Después vino lo de jubilar a todos los médicos con más de 65 años. Con esto también hicieron un gran negocio, pudieron ocupar posiciones los afines y los lameculos y además derivar dinero de la pública a la privada.

Cada vez que tocan elecciones todos los “asignados a dedo” miran de asegurarse una plaza que no le quiten los que vengan detrás. Cada vez que entra un nuevo partido empieza a tomar posiciones, de Jefe para arriba, y a inventarse nuevas jefaturas; con lo cual cada vez gastamos más en enriquecer a la casta. Y los puestos, para los que trabajamos de verdad, disminuyen para poder alargar las lista de espera y así derivar dinero público a enriquecer a sus amiguetes de la privada.

No sé si algún día podremos cambiar el sistema, pero de momento parece imposible porque la población, a mi entender, está dividida en tres partes: los listos, muy listos y sin ética, que son los de la casta, los tontos, muy tontos, que piensan que sólo por votar a los que comparten su ideología les van a caer unas migajas y los que no saben, no contestan. que son la mayoria silenciosa que está a merced de la casta. Aparte estamos los que pensamos que somos el pueblo los únicos que podemos cambiar las cosas, pero somos minoría y no tenemos fuerza suficiente.

¡Qué cruz Señor!

 

Anuncios

2 Comments

  1. Supongo que se llaman no gubernamentales porque el gobierno pretende engañarnos y que creamos que no les damos un euro sin quererlo. Los políticos son una pandilla de grandísimos sinvergüenzas.

  2. Efectivamente, así es.
    En TERUEL, por ejemplo, siempre les decía a mis amigos y conocidos que estaban en desempleo, QUE SE AFILIARÁN AL PAR, pues una buena parte de los turolenses votaban al PAR, gritándole a BIEL (el último dinosaurio), lo siguiente:
    “BIEL, COLÓCANOS A TODOS”.
    Como dice don Fernando Sánchez Dragó, en España, el que está en el paro, es porque quiere.
    Aquí se pueden hacer dos cosas de provecho:
    * Afiliarse a un partido político -o sindicato-, ir chupando culos y ascender, poco a poco, HASTA LA CANONJÍA O SINECURA, o
    * Montar una ONG, darse de alta como director general, faltaría más, con un sueldazo, y dedicarse a pedir subvenciones, es decir a pegar sablazos, a diestro y siniestro: gobierno central, autonomías, ayuntamientos, etc.
    AHORA SE LLEVAN MUCHO LAS ORGANIZACIONES DE JETA DEDICADAS A AYUDAR A LOS INMIGRANTES, ETC. ¡Es la moda!
    (Por cierto, sigo sin entender porque las llaman “organizaciones no gubernamentales”, CUANDO VIVEN DEL DINERO PÚBLICO…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s