Gasto farmacéutico: Aragón ya ha gastado más de 220 millones en 2018


El 66% del total de la factura corresponde a prescripciones de personas mayores de 65 años. El envejecimiento de los aragoneses acarrea un sobrecoste en farmacia de 10,23% por persona.

Pilar Ventura, Consejera de Sanidad no tiene NPI sobre que hacer

La mitad de los aragoneses tienen prescrito al menos un medicamento y más de 80.000 ciudadanos toman más de cinco diferentes al día. Una realidad que hace que el gasto farmacéutico siga creciendo y el Departamento de Sanidad haya tenido ya que destinar en 2018 220 millones a este fin, 5,8 más que en 2017 a estas alturas del año. Aunque los expertos consideran el incremento más “contenido y moderado” que el de otras comunidades, reconocen el enorme hándicap de Aragón: el 21% de su población tiene más de 65 años y acapara el 66% de la factura farmacéutica de la Comunidad.

Aunque no ha llegado a niveles anteriores a la implantación del copago en el 2012, la realidad es que el gasto farmacéutico se incrementa desde 2013. Aragón desembolsó hace cinco años 287 millones por los medicamentos prescritos y desde entonces, la partida ha ido aumentando hasta los más de 321 millones con los que se cerró 2017. Una cantidad que los expertos prevén volverá a superarse en 2018, ya que solo hasta agosto, últimos datos que facilita el Ministerio de Sanidad, se han sobrepasado los 220 millones.

Pero, ¿cuántas recetas se prescriben y cuál es su gasto medio? Las farmacias aragonesas compulsan una media de dos millones de prescripciones al mes, unas 25 millones al año. Mientras, el gasto medio por cada receta facturada al Servicio Aragonés de Salud es de unos 12 euros –en agosto ascendió a 12,74–, según datos aportados también por el Ministerio de Sanidad.

El omeprazol sigue a la cabeza como el más recetado

Aunque el listado de medicamentos prescritos es interminable, en estos momentos continúa a la cabeza del más recetado el omeprazol, con la friolera de 816.000 envases dispensados hasta julio de 2018 y un gasto 1,8 millones de euros. Le sigue el paracetamol, con 589.000 envases y un coste de 1,1 millones de euros, pero muy de cerca están los compuestos para controlar el colesterol o tratar la ansiedad, el insomnio o la hipertensión.

Mención especial merece el caso de los opiáceos. Los expertos han mostrado su preocupación por el incremento de los medicamentos para aliviar el dolor en los últimos años. En España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios publicó en 2017 un informe que revelaba que de 2008 a 2015 su consumo se había duplicado. En Aragón, también se ha producido un considerable aumento. En el 2012, 11 de cada 1.000 habitantes tomaban cada día una dosis de este principio activo, pero en 2017 la proporción llegó a 19 de cada 1.000.

“Margen de mejora”

Desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón se es consciente de las dificultades que existen para estabilizar o reducir la prescripción de medicamentos en una sociedad con cada vez más acciones encaminadas a la prevención de la salud y con una población mayor. De hecho, está demostrado que el envejecimiento de los aragoneses acarrea un sobrecoste en farmacia de 10,23% por persona.

No obstante, la responsable de la estrategia del uso racional del medicamento del Servicio Aragonés de Salud (Salud), Ana Cristina Bandrés, reconoce que a pesar de los obstáculos y dificultades, hay cierto “margen de mejora” para aliviar el gasto farmacéutico. Recuerda que Aragón ha puesto en marcha proyectos que consiguen una prescripción más “eficaz o adecuada” a ancianos de más de 75 años polimedicados, que son los que toman cinco o más fármacos al día. Se trata de una actuación instaurada en todos los centros de salud y llevan a cabo los médicos y enfermeras.

El objetivo es comprobar la adherencia, la seguridad y si es posible, mejorar las pautas o incluso eliminar alguno de los medicamentos prescritos. A raíz de este iniciativa, en 2017 se revisó el tratamiento de más de 21.000 aragoneses. En 5.000 de ellos se retiró alguno de sus fármacos por problemas de seguridad y en 840 se llevó a cabo alguna intervención para mejorar la adherencia del tratamiento.

“Tomo más de diez pastillas al día”

Marisa Millán con su farmacéutica, Idoya Jorge, en su establecimiento de San Pablo.Aránzazu Navarro

Marisa Millán toma una media de diez pastillas al día. “Cinco por la mañana, dos en la comida y cuatro por la noche”, recuenta mientras intenta hacer memoria. A sus 72 años y con un ictus en su historial clínico, reconoce que no es sencillo cumplir y llevar al día su tratamiento. Por ello, desde noviembre, decidió inscribirse en el Sistema Personalizado de Dosificación (SPD), una iniciativa que han impulsado los colegios de farmacéuticos de Aragón y al que ahora están adscritas más de 70 boticas de manera voluntaria. Su principal objetivo es facilitar la adherencia a los tratamientos e intentar dar respuesta a los pacientes polimedicados, aquellos que toman cada día más de cinco fármacos.

Para Marisa, Idoya Jorge, farmacéutica de la botica de la calle de San Pablo en Zaragoza, ha sido y es su ángel de la guarda. “Ella me ayuda a seguir el tratamiento”, agradece Marisa. Le revisa su tratamiento, analiza los medicamentos que tiene en su domicilio y garantiza que no haya interacciones. “Nuestra labor va más allá de preparar unos pastilleros cada semana con la medicación. Con este sistema se tiene constancia si se toma la medicación, si lo hace bien e incluso ver cómo va evolucionando el paciente”, explica Idoya, que recuerda además que los farmacéuticos custodian toda la medicación de los enfermos y evitan que acumulen cajas en sus casas. “De esta manera, evitamos que pueda haber una sobremedicación o confusión con las pastillas”, apunta Idoya.

Asegura que su misión no es juzgar a los pacientes ni “reñirles” cuando dejan de tomar la medicación, sino que con el tratamiento prescrito se consiga el efecto deseado. “Además, es una manera de poner al enfermo en el centro de todo. Llevar un control, tener comunicación con los médicos de cabecera, saber si alguien no pasa con la frecuencia que es habitual por la farmacia…”, explica Idoya. Al sistema se adhieren las farmacias que quieren y los pacientes pagan una cantidad al mes (una media de 25 euros).

Para el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán, el Sistema Personalizado de Dosificación es “eficaz” y da “muy buenos resultados”. Considera, de hecho, que debería estar incluido en la cartera de servicios para un determinado colectivo de pacientes. “De manera generalizada no tendría sentido, pero sí para aquellos que lo precisen, estén solos, tengan más limitación…”, concluye el portavoz de los farmacéuticos.

Origen: C. Fontenla. Gasto farmacéutico: Aragón ya ha gastado más de 220 millones en 2018. | Noticias de Aragón en Heraldo.es
Anuncios

1 Comment

  1. Favorecer y no penalizar la maternidad. Eso puede hacer. Se sigue penalizando y a las médicos, más. En lugar de ver lo viejo q es España y Aragón, y el dinero q damos teniendo hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s