Tensión alta en Sanidad. Armesto, Jefe de Servicio de Farmacia del Salud presenta su dimisión a La Veneno”


La dimisión del jefe de Farmacia del Salud es el último episodio de las continuas salidas, ceses y desavenencias internas en los últimos meses en un departamento que busca frenar el estado de ebullición.

La incompetente Pilar Ventura “La Veneno” no esta centrada y hace el ambiente irrespirable

Francisco Javier Armesto ha dimitido como Jefe de Servicio de Farmacia después de décadas en el cargo

«En la etapa actual, el equipo dirigido por Javier Marión realiza una gestión que, en mi opinión, hace imposible el desempeño adecuado de mis funciones como jefe de servicio de Farmacia». El extracto forma parte del escrito con el que Francisco Javier Armesto ha presentado a la consejera de Sanidad su dimisión como jefe de Farmacia del Salud tras 16 años en el cargo. Su adiós supone el último capítulo de una larga historia de ceses, dimisiones, relevos y movimientos constantes en un Departamento de Sanidad que acumula meses en permanente estado de ebullición.

Los conflictos internos –habituales en este departamento no solo durante la presente legislatura– son evidentes. De hecho, fueron uno de los motivos que llevaron al anterior consejero, Sebastián Celaya, a abandonar el cargo. La versión oficial apeló a su jubilación, pero la realidad es que tanto Celaya como su director general de Asistencia Sanitaria, Manuel García Encabo, mantenían posturas demasiado lejanas a las de Pilar Ventura –secretaria general técnica entonces y actual consejera– y Javier Marión, gerente del Salud. Mientras estos se mostraban más partidarios de la contención del gasto y de cumplir con los dictados de Hacienda, Celaya y Encabo –que se marchó con él– apelaban a mantener los compromisos adquiridos en disciplinas como salud mental o Atención Primaria. No había sintonía.

En pleno proceso de búsqueda de calma, los movimientos no cesan en un Departamento de Sanidad con la puerta de salida permanente abierta. En unos casos, por motivos de salud, pero, en otros, por desavenencias y tensiones internas parapetadas en «motivos personales».

En pocos meses han salido de escena, por diversas razones, el propio consejero, el director general de Asistencia Sanitaria, la secretaria general técnica que relevó a Ventura, María Pilar Rico, la directora del Banco de Sangre, María Josefa Martínez, o el director de Farmacia, y se han producido otros relevos en la jefatura de Gabinete (Saray Noguer) que ahora ocupa José Miguel Salas, anterior inquilino de una asesoría ahora designada a Miguel Ángel Trasobares.

Sigue el baile

También renunciaron los jefes de servicio de Medicina Interna de los hospitales zaragozanos Miguel Servet, José Velilla, y Clínico, Juan Ignacio Pérez Calvo, que también habrían presentado, hace casi un año, su dimisión por supuestas desavenencias con la política sanitaria del departamento, todavía con Celaya al frente, y tras muchos años en sus respectivos cargos.

Según algunas fuentes, la falta de camas en los servicios de ambos hospitales y la responsabilidad que desde la Administración se depositaba sobre la gestión de los jefes de servicio podría haber sido una de las causas de la salida de Pérez Calvo y Velilla, que, por otra parte, discreparían de algunas medidas que el departamento pretendía adoptar a corto plazo.

El baile también ha deparado recientes entradas sorprendentes, como el nombramiento de Ana María Sesé, gerente del Salud con Luisa María Noeno en la consejería, como jefa de Servicio de Garantías en el Ejercicio de los Derechos de los Usuarios.

Sanidad tiene la tensión alta, pero está en tratamiento. De hecho, fuentes cercanas a la Administración aseguran que las aguas bajan «tranquilas» por el departamento. Desde otros sectores, sin embargo, se habla de ambiente «deplorable». El caso es que la sombra de los recortes y del déficit planean más que nunca sobre los continuos vaivenes en un departamento que ostenta el 37,5% del presupuesto de la DGA.

Para colmo, los médicos amenazan con la convocatoria, en otoño, de una huelga si la consejería no cumple con lo acordado en materia de productividad variable o sutura la insuficiente dotación de personal que ha provocado el cierre de numerosas consultas durante el verano. A meses de las elecciones, Sanidad se afana en suavizar los achaques.

Origen: Tensión alta en Sanidad – Aragón – El Periódico de Aragón

La Veneno no esta centrada

Pilar Ventura “La Veneno”

La Consejera de Sanidad Pilar Ventura “La Veneno” es como una pesadilla. Su modus operandi es hacer la vida imposible a todos los que considera enemigos (que son todos). Para ello se dedica a poner palos en las ruedas a sus colaboradores ms cercanos y después hacerles la vida imposible bajo la excusa de que el vehículo no camina. Se lo hizo al Consejero Chano, al Director general de Asistencia Sanitaria García Encabo, a secretaria general técnica que relevó a Ventura, María Pilar Rico y ahora al Jefe de Servicio de Farmacia del Salud Javier Armesto.

Esta mujer no esta centrada. No lo esta por aceptar un cargo para el que no esta preparada ni en conocimientos ni en aptitudes. Ignora que los altos cargos y los profesionales como Armesto también son personas. La culpa no es solo de la Veneno ya que el Presidente Lamban es el que ha nombrado Consejera a una indocumentada que además no está centrada

Anuncios

8 Comments

  1. No se como será esta Sñra, pero conociendo un poco al dimitiente, tampoco me parece que haya hecho mal. Este señor ha tenido un historial bastante negro en sus largos años al frente. Otra cosa es que viendo lo que hay por el salud como posibles sustitutAs, pensmeos en aquello de mas vale conocido… pero lo extraño es que se haya mantenido tantos años a muchos de los cesantes

  2. Esto es lo que dan de sí los socialistas ,sin embargo mantiene a los directores auténticos verdugos de los profesionales cualificados de los hospitales ,flaco favor a pacientes y profesionales de la sanidad

    1. Los profesionales cualificados nunca tienen problemas con los directores de los hospitales por el hecho simple de que enriquecen al hospital en que trabajan, lo cual es bueno para la institución y para los que la dirigen.
      Los “profesionales” poco cualificados empobrecen a la institución y no suelen contar con el respaldo de los directores, además de que suelen ser vagos, cizañeros y tóxicos para el resto de los trabajadores.
      Además de su lengua–y pluma-viperina, que empozoña todo lo que toca

      1. Poca experiencia ha tenido usted en nuestros hospitales (o está muy sesgada). habitualmente quienes viven pegados a los directivos no son conocidos por su buen hacer en la clínica, ni por ser de los mas hacendosos (salvo para la predisposición a figurar en grupos de… o a tener reuniones). Yo si me pongo malita, que me atienden esos que usted llama vagos y cizañeros

        1. Pues vigile la lista de espera de sus citas, porque la engrandecen y no aportan soluciones. Yo, que algunas veces estoy malito, que no me atiendan ellos

          1. ¿La lista es culpa de esos profesionales? El que hace la parte asistencial se ocupa de atender lo que le llega. Quizá haya demasiada gente en “otras labores”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s