Archivo | 08:34

Acusada una cuidadora de robar a un anciano en el hospital

9 Jul

Fiscalía pide tres años de cárcel y que devuelva lo sacado y la comisión bancaria. Le quitó la tarjeta, sabiendo las claves, y extrajo 650 euros en dos ocasiones

Un centro hospitalario de la comunidad autónoma aragonesa. – EL PERIÓDICO

Una mujer que trabajaba como cuidadora de un anciano en un hospital de Zaragoza, mientras este se recuperaba de una operación en la que se le amputó un pie, acudirá próximamente al juzgado acusada de haberle robado dinero, aprovechándose de su desvalimiento y del hecho de que sabía dónde guardaba la tarjeta y tenía las claves.

La Fiscalía pide para la mujer tres años de prisión por robo con fuerza en las cosas y que devuelva todo el dinero. No solo lo sustraído, sino las comisiones bancarias por la extracción, de más del 10%.

Los hechos, según los refleja el ministerio público, sucedieron entre los meses de enero y febrero de este año, cuando el hombre, de 80 años, se recuperaba de la citada intervención quirúrgica en un centro sanitario de la comunidad.

La mujer había sido contratada para cuidarle, y al parecer en alguna ocasión le había dejado su tarjeta de crédito y le había dado las claves, para que extrajese dinero para pagarse el autobús.

El hombre tenía «graves problemas de movilidad», obviamente agravados por la amputación, y la mujer se aprovechó de esa circunstancia y de su avanzada edad, según considera la acusación pública, para quitarle la tarjeta de crédito de la mesilla en la que la guardaba y sacar dinero en dos ocasiones, los dos últimos días de trabajo.

Fueron un total de 650 euros, en dos extracciones de 300 y 350, por las que el banco cobró comisiones de 13,50 y 15,45 euros, respectivamente, que la mujer, defendida por Carlos Vela, deberá reintegrar si se demuestra su culpabilidad.

Este tipo de casos, tanto de cuidadores como de empleados del hogar, no son alarmantemente frecuentes pero tampoco extraños, y la Policía recomienda pedir referencias de quien se contrate y, sobre todo, tener algún certificado de su identidad, ya que en ocasiones el afectado cuenta luego solo con un teléfono y un nombre para identificarla. Habitualmente suelen aprovecharse de ancianos que no pueden valerse por sí mismos.

Origen: Acusada una cuidadora de robar a un anciano en el hospital – Aragón – El Periódico de Aragón

Anuncios

La mala planificación hipoteca el futuro del médico

9 Jul

Hace falta sin duda un buen registro de profesionales, incentivos para la movilidad geográfica y cumplir con la tasa de contratación según las necesidades y de reposición por jubilación que la crisis económica ha frenado

En España no faltan médicos, pero están mal distribuidos: ha sido el titular más repetido tras la presentación la semana pasada del Estudio sobre Demografía Médica impulsado por la Organización Médica Colegial (OMC) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). Con entre 450-500 médicos por 100.000 habitantes, según la estadística que se utilice, frente a una media de 340 en los países de la OCDE, España es también uno de los países con más graduados en Medicina y el segundo país del mundo con más facultades: de las 28 en 2010 se podría llegar a 46 en 2018. Con tales cifras, ¿cómo es posible que la sociedad perciba lo contrario, es decir, escasez de médicos, ante los periódicos colapsos estacionales en las urgencias, las listas de espera y las colas en las consultas de atención primaria?

Inadecuación de plazas MIR

Al margen de que seamos uno de los países que más visitan al médico, circunstancia no menor y que se irá agravando con el envejecimiento progresivo de la población, el análisis de la OMC y la CESM incide una vez más en la mala distribución de especialistas y en la incorrecta adecuación de las plazas de formación MIR a las necesidades sanitarias de los españoles: en la última convocatoria, 7.937 aspirantes se han quedado sin poder acceder a la formación de posgrado. La falta de planificación a medio y largo plazo puede, entre otras cosas, originar un escenario similar al vivido en los años 80-90 con las llamadas bolsas de mestos (médicos especialistas sin título oficial) y desajustes como el que puede ocasionar la jubilación de 70.000 facultativos en la próxima década o la escasez de pediatras, neurocirujanos o anestesistas.

Coordinación territorial

Hace falta sin duda un buen registro de profesionales, incentivos para la movilidad geográfica y cumplir con la tasa de contratación según las necesidades y de reposición por jubilación que la crisis económica ha frenado. Para todo ello, se requiere antes que nada una coordinación territorial que por ahora es bastante paupérrima. Como dijo Francisco Miralles, secretario general de CESM, en la presentación del informe, “el problema de fondo es el de siempre: tenemos 17 sistemas de salud diferentes y cada uno se maneja con sus propias normas”. El respeto a las autonomías no debería suponer, como tantas veces ocurre, y menos aún en el ámbito sanitario, un ‘sálvese quien pueda’, una descoordinación anárquica que en último término no hace más que perjudicar a todos.

Origen: La mala planificación hipoteca el futuro del médico – Diariomedico.com – Diariomedico.com

Los pacientes se unen ante el temor a que desaparezcan las unidades del dolor

9 Jul

Crean una plataforma y acuden al Justicia de Aragón, Ángel Dolado, para mostrar su preocupación.

Pedro es paciente de la unidad del dolor del hospital Clínico.Aránzazu Navarro

Aragoneses afectados por patologías crónicas graves se han unido en una plataforma para mostrar su preocupación por la posible desaparición de las unidades del dolor de la Comunidad. Alertan de que algunos servicios tienen previstas jubilaciones sin que se hayan planeado sustituciones y otros, como el de Huesca, se han deteriorado con la acumulación de importantes listas de espera.

La Plataforma de Defensa de las Unidades del Dolor de Aragón (Pduda) surgió hace tan solo unos meses por el temor a que estos recursos se reduzcan y ya la conforman cerca de medio centenar de pacientes. Uno de sus primeros pasos ha sido el pedir ayuda al Justicia de Aragón, Ángel Dolado, que ha admitido a trámite su queja.

Pero la plataforma también muestra su preocupación por las informaciones que llegan desde Teruel.”Nos avisan de que en breve se jubilará la doctora encargada de la unidad del dolor del Obispo Polanco“, advierten los pacientes que recuerdan que este servicio atiende a 2.000 enfermos cada año.

Asimismo, exponen sus dudas sobre el futuro de la unidad del dolor del hospital Clínico de Zaragoza,”de gran prestigio nacional e internacional”. Según explican en su escrito, en breve se jubilará uno de los facultativos y unos meses más tarde causará baja larga otro.

Además, recuerdan que recientemente ha acabado un programa de terapia grupal para pacientes con dolor crónico que estaba gestionado desde esta unidad. Incluyó 12 sesiones a cuatro grupos de 10 cada uno por parte de un psiquiatra.”El objetivo era el tratamiento integral en pacientes con dolor crónico severo. Este servicio va a dejar de darse por falta de financiación“, aseguran a través del escrito, en el que reconocen que ya dirigieron por este motivo un escrito al consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, para solicitarle la continuidad del programa.”Tenemos constancia de que el consejero se ha dirigido a la dirección del hospital con el fin de otorgar su beneplácito. Pero, en estos momentos, la terapia no se ha restablecido”, manifiestan en el escrito al Justicia.

En conclusión, la plataforma creada considera que la posible supresión o merma de servicios de las unidades del dolor, tal y como están diseñadas en la actualidad, provocará un “déficit en la calidad de vida de los pacientes con dolor crónico”.”Supondrá una pérdida de salud de manera inmediata, un aumento de la lesividad por deterioro de sus funciones biológicas, psicológicas y sociales y un incremento de la necesidad de ser atendidos en los servicios de Urgencias de los hospitales aragoneses”, concluye.

“Llegué a plantearme cualquier cosa”

Tras un fatal accidente, Pedro Polo se fracturó hace tres años la tibia, con una sección del nervio safeno. Después de varias operaciones y 17 tornillos, el dolor llegó a ser tan insoportable, que “me bebía los nolotiles como si fueran agua y, en algún momento, pensé en hasta desaparecer o hacer cualquier cosa”.

Prefiere olvidar el año y medio que pasó hasta que un traumatólogo del centro de especialidades Inocencio Jiménez de Zaragoza le derivó al servicio de Rehabilitación y, de ahí, a la unidad del dolor del hospital Clínico.”Puedo decir que me devolvieron las ganas de vivir”, asegura Pedro.”Ellos se han convertido en mi segunda familia”, añade.

Pedro explica que le plantearon todas sus alternativas y le aconsejaron un neuroestimulador medular como último recurso.”Tuve que llegar a ponérmelo, porque la medicación no me hacía nada”, señala Pedro, que explica que a través de este aparato puede”engañar” de alguna manera al dolor. Aun con todo, hay  días, sobre todo con el cambio de tiempo, en los que llega a plantearse si no hubiera sido mejor incluso amputarle la extremidad.“Llego a tomar hasta diez o doce pastillas al día“, apunta Pedro, al que le han concedido la incapacidad permanente.

No entiende que los hospitales no den la importancia que se merecen a las unidades del dolor,”salvadoras de muchos enfermos”.“Si faltan las unidades, acudiremos a Urgencias, con el gasto que conlleva“, advierte. También pone sobre la mesa la necesidad de que las unidades del dolor estén compuestas por diferentes especialistas, entre ellos, un psiquiatra.”Es algo fundamental para nosotros. Yo me sentía un bicho raro hasta que me hicieron ver que había otra gente que sufría como yo“, concluye.

Origen: C. Fontenla Los pacientes se unen ante el temor a que desaparezcan las unidades del dolor | Noticias de Aragón en Heraldo.es

Quién, cuánto y cómo se incentivan las plazas médicas de difícil cobertura

9 Jul

El Ministerio de Sanidad es el órgano encargado de desarrollar la fórmula legal al respecto

Solo Aragón y Andalucía cuentan con un plan estructurado de incentivos.

Cubrir las plazas médicas de difícil cobertura es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el Sistema Nacional de Salud. Consciete de ello, el Ministerio de Sanidad lleva meses abordando con las comunidades autonómas esta cuestión, a través del Consejo Interterritorial celebrado en noviembre en el que se propuso la incentivación o la rotación enfocadas a los MIR, y en el ámbito de negociación con los principales sindicatos como CCOO, UGT, CSIF y Satse.

Sin embargo, este importante trabajo depende de dos cuestiones. Por un lado, cómo establecer el marco legal, que corresponde al Ministerio de Sanidad y, por otro, los incentivos, competencia de las comunidades autonómas.

El cambio de Gobierno y, por consiguiente, la entrada de Carmen Montón al Ministerio de Sanidad han paralizado las reuniones que estaban previstas para continuar con las negociaciones sobre las plazas médicas de difícil cobertura. El pasado mes de mayo, la exministra Dolors Montserrat anunció que ya tenía preparada una nueva fórmula legal al respecto.

En concreto, Sanidad trabaja en la propuesta de modificar el artículo 33 del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, que habla de la ‘Selección del personal temporal’ para ampliarlo también con el concepto ‘Puestos de difícil cobertura’. En este sentido, Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO, ha señalado a Redacción Médica que esta modificación es necesaria “para definir qué es un puesto de trabajo de difícil cobertura y determinar cómo se cubren“.

En el caso de los incentivos, se trata de una competencia autonómica, según ha informado a este periódico, Cabrera: “Son las regiones quienes deciden cómo se incentivan estos puestos con retribuciones, más valor a los servicios prestados, etc. , aunque antes de este paso, hay que abordar el estatuto marco”. Desde el sindicato ya ha emitido una carta a Montón para pedirle una reunión porque “hay temas, como este, que son urgentes de tratar“, ha concluido Cabrera.

Los planes de las comunidades autónomas

Las comunidades autónomas ya están trabajando para paliar el déficit de médicos en este tipo de puestos. De hecho, los servicios de salud de Andalucía y Aragón ya cuentan con programas definidos de incentivos para los profesionales que presten sus servicios en puestos de difícil cobertura.

En el caso de Aragón, el modelo negociado con los sindicatos recoge el reconocimiento de méritos con un máximo de 30 puntos, siendo 0,25 por mes trabajado en estas plazas; bolsas de acceso permanente, interinidad, contratación de profesionales extracomunitarios, medidas de carácter retributivo, flexibilización de las jornadas, prolongación del servicio, entre otras.

Andalucía incluirá en los baremos de méritos para las ofertas de empleo público (OPE) y la Bolsa Temporal de Empleo una puntuación específica y adicional para los profesionales que haya prestado servicio en puestos de difícil cobertura. Asimismo, se desarrollarán programas de formación específicos para estos profesionales y se modificará el marco regulador de los procesos de acreditación y carrera profesional.

Otras regiones como la Comunidad de Madrid, Castilla y León, Extremadura, Comunidad Valenciana, País Vasco, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria Murcia y Castilla-La Mancha están trabajando en este tema, analizando las situaciones y planificando medidas que se adecuen a las necesidades de cada región, tal y como han explicado a este medio.

Entre estas medidas, que algunas comunidades ya tienen implantadas, destacan los contratos de larga duración para hacer más atractivas estas plazas, una baremación mayor para los profesionales que ocupen estos puestos, la recuperación del complemento de atención continuada, posibilitar la inscripción en las Bolsas de Trabajo a los MIR que terminan la residencia, entre otras actuaciones.

Por su parte, La Rioja, Navarra y Galicia han señalado a Redacción Médica que no tienen contabilizadas este tipo de plazas por lo que no tienen ningún proyecto en marcha al respecto. En cuanto a Cataluña, esta comunidad no ha remitido ningúna información a este periódico sobre incentivos.

Origen: Redacción Médica Quién, cuánto y cómo se incentivan las plazas médicas de difícil cobertura

La Fiscalía tantea una rebaja de penas a los golpistas si asumen los delitos cometidos el 1-O

9 Jul

Joaquim Forn y Oriol Junqueras

La Fiscalía tantea una rebaja de penas a los golpistas si asumen los delitos cometidos con la celebración del referéndum ilegal del 1-O. Se trata del intento de acercar posiciones y asegurar un juicio más rápido y fácil: que los golpistas asuman su culpabilidad en los delitos de rebelión, sedición y malversación a cambio de una rebaja de penas.

La estrategia se ha tanteado como un mecanismo para relajar la posible tensión posterior al juicio. Porque las condenas se dan por casi seguras y, por lo tanto, la suma de años puede ser muy elevada, algo que se puede convertir en un posterior problema de gestión ante la reacción que tendrán los colectivos separatistas, según se ha planteado.

Por ello, se ha pensado y así se ha tanteado ya con los presos golpistas, que la asunción de los tipos delictivos por su parte, puede ser un mecanismo para aliviar la tensión.

La mecánica no es nueva y forma parte de las posibilidades dentro de un proceso de este estilo. Aunque también es cierto que, precisamente por ser condenas casi seguras y pruebas contundentes, no debería haber ningún problema en continuar el juicio y aplicarles las penas en sus grados correspondientes sin ningún tipo de rebaja.

Pese a ello, un planteamiento late de fondo. Y es el temor a que este proceso finalice con un recurso ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo argumentando indefensión o violación de derechos fundamentales, cuestión que ya han insinuado las defensas de los golpistas. Y en ese caso, la asunción de las acusaciones y de los comportamientos delictivos se convierte en un potente aliado para evitar una reprobación de Estrasburgo.

Por el camino han quedado muchas presiones de los separatistas. Y es que el precio de los partidos golpistas por apoyar la moción de censura de Pedro Sánchez está muy enfocado por parte de JxCAT y ERC: quieren como sea que las penas a los golpistas sean rebajadas.

Por eso, JxCAT ha llegado a exigir al presidente del Gobierno que fulmine a los fiscales del 1-O que piden rebelión para los imputados. Bien por medio de que exija el cambio de criterio la nueva fiscal general María José Segarra, bien porque se dé la orden de sustituir a aquellos fiscales de sala que insistan en la exigencia del delito de rebelión -el de mayor penas de prisión de todos los juzgados-.

Todo vale para los hombres de Quim Torra Carles Puigdemont. Y es que ellos consideran que el problema para conseguir el fin de reducir las penas por el 1-O sólo atañe a Sánchez, no a ellos.

Desde JxCAT saben que los fiscales de Sala encargados del 1-O, Fidel Cadena, Consuelo Madrigal, Jaime Moreno y Javier Zaragoza, han mostrado y defendido su convencimiento respecto a la aplicación del delito de rebelión y sobre que el comportamiento de los procesados es merecedor de fuertes penas de prisión. Por ello, los separatistas han centrado ya sus presiones en los fiscales, para que se fuerce su sustitución si no hay otra vía para reducir las penas.

Origen: OkDiario La Fiscalía tantea una rebaja de penas a los golpistas si asumen los delitos cometidos el 1-O

Logopedas

9 Jul

RESOLUCIÓN de 13 de junio de 2018, de la Gerencia de Sector de Huesca del Servicio Aragonés de Salud, por la que se resuelve con carácter definitivo el procedimiento de selección, para la constitución de una lista para la oferta de contrataciones de la Categoría de Logopeda, con carácter temporal, en el Sector de Huesca del Servicio Aragonés de Salud.

El consejero Sanidad de Madrid: “Haremos consultas médicas telefónicas y por videoconferencia”

9 Jul

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en su despacho. JAVIER BARBANCHO

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, gestiona la cartera con más presupuesto de la Comunidad, 7.867 millones en 2018, y de la que depende una de las principales preocupaciones de los madrileños. Su objetivo es seguir reduciendo la lista de espera tanto en número de pacientes como en tiempo.

La Comunidad de Madrid puso en marcha en 2015 un plan para reducir la lista de espera, pero aún hay 75.899 personas pendientes de una operación…
Lo ideal sería no tener ningún paciente en lista de espera, pero no hay sistema sanitario a nivel europeo que no los tenga. Dicho esto, y comparándonos con otras comunidades, el plan está funcionando. Entre mayo de 2017 y mayo de 2018, hemos reducido en más de 3.000 el número global de personas en lista y hemos bajado la espera en tres días y medio (la media actual es de 47,37 días).
¿Cuál es el objetivo de reducción de aquí a final de legislatura?
Nuestro objetivo es seguir optimizando los procesos y rentabilizando al máximo los quirófanos para que haya menos pacientes y tarden menos días.
¿La anulación el pasado mes de febrero por parte del Tribunal Supremo de los pactos de gestión para poder operar por las tardes va a lastrar ese proceso?
Lo que venía a decir la sentencia es que si el Servicio Madrileño de Salud negociaba de manera global la reducción de la lista de espera con los pactos de gestión tendría que hacerlo en mesa sectorial, pero hablaba de la autonomía de gestión de los hospitales. En este caso lo que hemos hecho realmente es darles autonomía a los hospitales para que ellos hagan con sus profesionales sus propios pactos de gestión, aunque no se les puede llamar así, para gestionar esas listas de espera.
Pero esta fórmula resta capacidad de control a la Consejería…
Ahora mismo la aplicación de la lista de espera da una información prácticamente inmediata de cómo está por patologías, servicios… No se pierde el control, se refuerza una autonomía que ya tenían los gerentes, porque eran ellos los que negociaban con los equipos quirúrgicos.
Una de las quejas más habituales de los pacientes es el tiempo que esperan para entrar en la consulta a pesar del servicio de cita previa.
Depende de las épocas del año, con olas de calor o gripe siempre se produce un repunte. Pero es que es difícil de prever el tiempo que un médico de atención primaria tiene con sus pacientes. Los profesionales tampoco tienen tan claro que haya que dedicar los 10 minutos que se han reclamado históricamente. Hay pacientes que requieren dos o tres minutos y otros media hora. Ahí requiere una estrategia para saber cuáles son las prioridades en cada consulta. Somos conscientes de que es una de las preocupaciones.
¿Y no se podría ajustar mejor el tiempo que se necesita teniendo en cuenta la patología del paciente?
Aquí hay que separar lo clínico de lo administrativo. Los médicos tienen que escribir mucho en el ordenador. Por ello en esta legislatura vamos a poner en marcha un proyecto piloto con algún programa de gestión de consulta donde incluso se graba la conversación con el paciente y se va estableciendo lo que es prioritario para ponerlo luego en la historia clínica. No es lógico que los médicos gasten mucho tiempo en escribir en la historia clínica. Eso va a ser el futuro inmediato.
¿Es el momento de impulsar la telemedicina?
Estamos trabajando con la Agencia para la Administración Digital para seguir incorporando equipos de telemedicina. Ya tenemos experiencias de todo tipo que funcionan, como el servicio de teledermatología del Hospital de Villalba, donde el propio médico de atención primaria envía al especialista la foto de la lesión y en 24-48 horas se determina el seguimiento. La consulta telefónica y por videoconferencia es algo que vamos a empezar a incorporar incluso en escalones asistenciales como la atención primaria. Estamos valorando que también se puedan hacer consultas por correo electrónico.
Después de años sin convocar oposiciones han anunciado de golpe la creación de 19.700 plazas…
Entre febrero y mayo del año que viene se harán los exámenes para 13.322 plazas de enfermeros, auxiliares de enfermería, auxiliares administrativos, celadores, fisioterapeutas y matronas. Un total de 1.658 son de reposición y el resto de estabilización. Al año siguiente se seguirán convocando hasta alcanzar esas casi 20.000 plazas. Tenemos un índice de temporalidad rondando el 30% y el objetivo es alcanzar el 8%, que es lo que podríamos considerar una temporalidad estructural, de suplencias en vacaciones.
¿Se valorará la experiencia?
El proceso es de libre concurrencia, pero se ha llegado a un acuerdo con las comunidades autónomas para que coincidan los exámenes de todas y se evite el turismo de oposiciones. Luego cualquiera puede elegir dónde se presenta. Próximamente se publicarán las bases de la convocatoria, donde se valorará la nota del examen, pero también la antigüedad y la experiencia. Lo siguiente que hay que hacer es un concurso de traslado de manera permanente, que la interinidad no te permite.
La otra demanda del colectivo sanitario es el abono de la carrera profesional. ¿Cuándo lo harán?
Este miércoles llevaremos a la mesa sectorial la propuesta de pago de los primeros 25 millones de euros. Tenemos pendiente también una reunión con el Ministerio de Hacienda, que es el que supervisa los incrementos de masa salarial, pero el objetivo es alcanzar el pago de la totalidad de la carrera profesional en tres años. Es una cuestión de justicia.
La oposición tacha de electoralista su plan de 1.000 millones en 10 años para reformar los hospitales.
No creo que haya nadie en el sector sanitario que esté en contra de la modernización de los hospitales. No podemos permanentemente estar pensando en un proyecto de cuatro años para ir parcheando. Nosotros valoramos hacerlo en un largo periodo de tiempo por una razón importante: que la actividad no se resienta. No es propaganda. Es un acto de responsabilidad. Venga quien venga es algo que tiene que seguir haciendo.
¿Qué le parece el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez de que se recuperará la tarjeta sanitaria para los inmigrantes sin papeles, eliminada por el PP en 2012?
Para empezar, en Madrid no se ha dejado de atender a los inmigrantes sin tarjeta sanitaria. Y este anuncio tenía que haber ido acompañado de una definición del concepto de universalidad, en el que también se enmarca por ejemplo un turista inglés que venga a operarse de unas cataratas, y de un respaldo financiero. Es un asunto de contenido evidentemente ideológico y además hay otras cuestiones más prioritarias, como la escasez de personal.

Origen: El MUndo. El consejero Sanidad de Madrid: “Haremos consultas médicas telefónicas y por videoconferencia” | Madrid

A %d blogueros les gusta esto: