La jueza cerró el caso Abidal tras una investigación secreta a espaldas de Sanidad


El sector sanitario, perplejo por no haber sido informado de las alarmantes grabaciones de Rosell. Abidal se sometió a un tipo de trasplante inusual del que solo hubo 17 casos en 2017

Éric Abidal muestra una camiseta de agradecimiento por su trasplante en un partido en 2013. (EFE)

El trasplante de hígado de Éric Abidal ha sido archivado por un juzgado de Barcelona tras una investigación secreta. Tanto, que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), del Ministerio de Sanidad y encargada del control de toda la red de trasplantes, nunca fue consultada sobre el caso. La publicación en El Confidencial de las grabaciones en que Sandro Rosell y una persona de su entorno hablan de que habían comprado un órgano ilegal ha pillado por sorpresa al Ministerio de Sanidad. Por eso, este miércoles anunciaron una investigación. Si el supuesto primo de Abidal no era un donante altruista, habría superado los tres controles previstos para estos casos, y el jugador y el club aseguran que cumplió todos los protocolos. El trasplante que le practicaron, eso sí, es muy inusual: solo hubo 17 casos el año pasado frente a los 1.219 que se practicaron de cadáver.

El de los trasplantes es uno de los sectores más controlados y centralizados de la sanidad pública. “A Abidal le operaron de un tumor en el hígado y le dijeron que probablemente en un tiempo fuera a necesitar un trasplante”, cuenta una fuente sanitaria que conoce el caso pero pide el anonimato. El futbolista fue intervenido quirúrgicamente “sin incidencias” en marzo de 2011 y en abril de 2012 fue trasplantado de hígado. Pero no recibió, como en la mayoría de los casos, un hígado de cadáver. Ese es el trasplante más común. Solo el año pasado se realizaron 1.219 en España. “La lista de espera no es muy larga, de unos meses”.

Pero Abidal no esperó a que le llegara el turno. Optó por un trasplante de donante vivo, de un familiar al que el club presentó como su primo Gérard. De él solo se supo que vivía en Francia, aunque la familia de Abidal sí colgó posteriormente imágenes con él en redes sociales y acudió a actos del Fútbol Club Barcelona, que ha negado tajantemente cualquier irregularidad.

Ese trasplante de donante vivo es mucho más inusual: se le quita un trozo de hígado al donante -el órgano luego se regenera solo- y se implanta en el enfermo. La inmensa mayoría, un 80%, son de padres e hijos, un supuesto claro en el que se descarta rápidamente que haya compensación económica o coacciones. Además, se hacen muchos menos que de cadáver, solo 17 el año pasado, según la memoria de la ONT. Es decir, que como los de Abidal, de adulto a adulto, en España se practican un puñado al año. Sí son frecuentes en países con pocos donantes de cadáver. “Este trasplante tiene un riesgo, porque la mortalidad del donante es del 1%, y hay una posibilidad real de complicaciones. No es mucho, pero el de riñón es de tres por 10.000″. “No era inverosímil que fuera el primo”, explican estas fuentes.

Origen: El Confidencial La jueza cerró el caso Abidal tras una investigación secreta a espaldas de Sanidad

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s