¡ALLÁ VA LA DESPEDIDA!


Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Desde que tengo recuerdos hasta los dieciocho años siempre andaba escribiendo cuentos y poesía. Un material que escondía meticulosamente de los ojos de los demás y que únicamente, de forma fortuita y por el empecinamiento de mi profe de literatura Clemente Alonso, llegaron a ser galeradas de la legendaria publicación “ANDALÁN”. Luego pasaron cosas tristes y recogí mis sueños en un táper hasta que la vida tuviera a bien darme un respiro. Pero ni a la vida, ni a servidora, nos falta habilidad para enredarnos.

Así que durante décadas compatibilicé el trabajo con el activismo ecologista y social, criamos dos maravillosos hijos y solo escribía en la intimidad, algo parecido a lo de Aznar con el catalán, pero lo mío de verdad. Como terapia para no perder del todo el norte en un mundo tan confuso. Como bálsamo para curarme las heridas.

Volví a escribir de manera regular hace diez años, en el comienzo de la crisis. Y a enviar masivamente cartas a todos los periódicos como una acción más. Con el propósito de dar otra perspectiva, de expresarme libremente. De la misma manera que me colgaba de puentes, me enterraba en cemento o subía a la torre de una central nuclear. Incidiendo en una vieja creencia: que otro mundo es posible y necesario. Y que había que luchar pacíficamente por lograrlo por todos los medios.

Desde el 2008 han sido muchas las publicaciones que me han hecho el honor de contar con mis artículos pese a saber que solo soy una juntaletras asilvestrada que pone más pasión que cerebro en lo que escribe. Ésta es una de ellas. Solo puedo darles las gracias por dejarme contar mi visión de la etapa que vivimos sin cortapisas ni censuras. Algo muy valioso y raro hoy en día.

Aunque nunca he cobrado un euro por mis textos, me siento muy bien pagada. Me llevo grandes amigos de esta aventura que espero sean para toda la vida. Alguno de ellos, como Antonio Aramayona, ya se ha quedado marcado en mi adn. La persona más valiente que he conocido. Mi mejor amigo. Ahí quedan sus artículos. Su generoso testimonio de coherencia vital. Desafiando a la nada y a la muerte.

Pero no crean que estoy triste. Si les he dado la brasa es porque he pensado que ha llegado la hora. Que ya vale de darles la tabarra como una Pepita Grilla o un orate enajenado en medio de los Monegros. Servidora, al contrario que la Cifu, se va, no se queda, se larga. Y no porque me hayan pillado robando dos botes de crema o haya comprado en los chinos el título de bachiller. Quiero explorar otros caminos. Quizás una novela negra. Solo tengo que plagiar la realidad que nos rodea. Aunque al pasarla a la ficción, puede que no resulte creíble.

Porque nuestra querida España, Cataluña incluida, sigue revolcándose en el esperpento. Escondiendo la basura debajo de la alfombra. Saqueando y privatizando las riquezas del pueblo mientras se nos descojonan envolviéndose en banderas y nacionalidades.

Yo no entiendo más patria que la buena gente que me cruzo cada día en la calle, en el trabajo, en la escalera. Mujeres y hombres que quieren vivir en paz y que son capaces de sentir una mínima empatía por el prójimo. La inmensa mayoría.

Si hablamos podemos entendernos. Hace falta no dejarse embaucar por los cantos de sirena, vengan de donde vengan. Tomar conciencia de que somos los peones útiles, pero absolutamente reemplazables, en el tablero maldito donde se juegan los cuartos cuatro tiburones.

A mis queridos trollls oregoneses a los que tanto les gusta compararme con Hitler y otros encantadores sátrapas y exterminadores en masa: ¡Que os den! Es vuestra última oportunidad de descargar la balacera. Os echaré de menos. Nadie se ha tomado tantas molestias en leer a alguien que le desagrada tanto como ellos. A vosotros os debo gran parte de mi pírrico éxito.

Seguiré luchando a mi manera. Siempre encuentras la forma o es ella quien te encuentra. Seguiré apostando por el género humano. Por mi patria. Y porque esa tierra llamada libertad sea posible algún día, aunque algunos ya no estemos por aquí para verla.

Este no es mi mejor artículo. Pero he puesto el corazón al desnudo como en ningún otro. Perdonen pues mi torpeza.

Adiós. Pensando en esa patria libre que no encierra raperos mientras deja libres a quienes nos roban el pan y la esperanza, en esa España de la gente buena, me despido con unos versos de mi poeta de cabecera, Miguel Hernández.

 Salud y un fraternal y colectivo abrazo. Nos veremos en las calles.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?
anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual  Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

37 Comments

  1. Si para tu persona es lo mejor estar sin nosotros, para nosotros no lo es.
    Estamos mejor contigo, con tu forma de ser, con tus escritos, con tus pensamientos.
    Necesitamos de ti, de tu libertad, de tu luz, contigo todos somos mejores, aunque no se piense como tu.
    Vuelve pronto paloma, vuela alto que tu puedes, pero vuelve.
    Besos

  2. He visto en la portada de Internet anunciar a doña Ana CUEVAS PASCUAL, y he acudido presuroso, para poder leer su, sin duda, brillante artículo… Pero mi gozo en un pozo.

    Aunque situado en las antípodas ideológicas de Ana, muchos lectores la echamos en falta… ¡Aunque solo sea para poder criticarla, que ya se sabe como somos los oregoneses!

    De cualquier forma, celebraré que estés bien de salud, y que tus novelas, cuentos y otros relatos, reales como la vida misma, salgan pronto a flote, y podamos degustarlos.
    Ánimo, y siempre adelante.

    1. Una pena que dejaras de enviar tus artículos bajo esa socarronería innata en ellos encerraban la gran verdad de lo que ocurría cada momento de tu escrito. hoy te he vuelto a leer y recordado tu despedida si decides volver retomarás a todos tus seguidores. Se feliz Ana

    2. Muchísimas gracias. Lo cierto es que en los últimos tiempos me resultaba doloroso expresar mis reflexiones.
      La vida nos sobrepasa algunas veces.
      Entonces las palabras parecen inútiles y solo eres una orate predicando en los Monegros.
      Me he refugiado en la poesía. Siempre ha sido tespeutica para mí. Es otro erial que no interesa casi a nadie pero ahorro en psicologos.
      Salud y un fuerte, ácrata y cariñoso abrazo .

  3. Yo no milito activamente en Podemos ni en ningún otro partido. Ya lo he dicho con anterioridad pero sin éxito, por lo visto.
    Formé parte del consejo ciudadano del ayuntamiento duramente un breve periodo de tiempo. Hasta que me di cuenta que no tenía habilidades ni conocimientos necesarios para hacer bien mi función y dimiti.
    Seguiré trabajando con mi mocho, como siempre, con la pueril intención de hacer una novela que entretenga a la gente.
    Yo no soy nadie amigo. Nunca lo he sido.
    Un abrazo fraternal

  4. Siento que nos dejes sin tus artículos. Espero tu novela; mientras mantén la defensa de la honradez en la forma de hacer una política para los ciudadanos y NO para el partido

  5. Me pasa lo mismo. No pienso como tu (aunque jamás te he puesto verde), me admira tu valentía y creo que tienes buena prosa y eres inteligente. Compraré tu novela y si la escribes antes de jubilarme y sigues en el Oregon Clinic, te pediré que me la firmes, si no tienes inconveniente

  6. ¡¡Joder Ana como te apoyan tus enemigos “Trolls”! Esto es el principio de una gran amistad( Whitehouse said) .
    Un abrazo y te deseo lo mejor

  7. Sabes lo bueno de esto Ana y es que aunque nos hayamos puesto a parir durante estos años y nuestras ideas sean antagónicas estaría dispuesto a tomar por ejemplo una “caña” o lo que fuera contigo y darte un fuerte abrazo, y eso que me has llamado “cerdo” “facha”, “escoria” etc. Pero a pesar de todos estos adjetivos nos une que somos seres humanos (unos mejores y otros peores), SEGÚN EL CRITERIO DE CADA UNO.
    Prefiero a gente como tú que va de frente.A

  8. ¡Y ahora a quién cojones voy a criticar!Me dejas “viudo”,¿ Y ahora que hago?. Si tú te vas yo también me retiro al menos como “troll”.
    Te deseo lo mejor, y esto va en serio.

    1. Yo también hermano. Ya somos enemigos íntimos… Ya se sabe que el roce hace el cariño.
      Un gran abrazo. Que tengas buena vida.

  9. Satanasa: No te creemos. Sabemos -y deseamos- que volverás. Que seguirás siendo la Pepita Grilla de Oregón. Ya sabes que la cabra siempre tira al monte que “hierba mala” (con perdón) nunca muere. Tu caso no será distinto. Como dice la canción VOLVERAS.

    Un besote y vuelve pronto a la Vila Morena

    1. Gracias amigo. Estoy muy emocionada con el cariño que me dais. Escribir me da la vida pero llegó el tiempo de explorar otras experiencias.
      Una novela negra con retranca. A mí manera.
      Un fuerte abrazo

  10. Muchas gracias a tod@s. Los que cooncidis y los que disentis conmigo. Y sobre todo al administrador de esta página que me ha dejado escribir con absoluta libertad.
    Un abrazo fraternal y cariñoso sin distinciones de colores, banderas y demás

    1. Comparto totalmente lo que dices: “Muchas gracias… y sobre todo al administrador de esta página que me ha dejado escribir con absoluta libertad”.
      ES VERDAD.
      Y nos hemos sentido, y nos seguimos siendo, apoyados y comprendidos.
      POR ELLO: gracias, también.
      (Seguramente los lectores, cuando nos leen, no son conscientes de que aquí decimos lo que nos sale de…, con toda libertad. Algo que, me temo, no pasa en “el otro” Heraldo, ni en prácticamente ningún medio, en papel o digital. A mi, en concreto, ya me han bloqueado los comentarios en EL CONFIDENCIAL y VOZ PÓPULI, por ejemplo. Y otros medios, los borran, nada más recibirlos…).

  11. ¡Una pena!…a mí sí que me gustan tus escritos. Sabes poner el dedo en la llaga y con buena prosa. Cierto es que el mundo no va a cambiar, escribamos lo que escribamos y llega un momento que parece que está todo dicho. No dudo que te puede salir una buena novela…ya la estoy esperando.
    Un beso y un abrazo muy fuerte.

  12. Adelante María. Te lo mereces. No soy quién para dar consejos, pero aquí lanzo mis palabras. No te vendas nunca. Inicias un camino lleno de baches, fagocitadores y gente encantadora. En 10 años de estar de “cara al público” en La Casa de Zitas, he visto tanto y tanto como para tirar la toalla. También he conocido personas que siempre los llevaré en mi pecho, sobre todo por honestos.
    Mucha suerte y sigue abriendo ese camino que necesitamos las mujeres.
    Besazos reina.

  13. Doña Ana, aunque en las antípodas ideológicas, posiblemente, siento mucho que dejes de escribir.
    Y creo que no vas a poder dejarlo, aunque no publiques lo que escribas, o prefieras hacerlo en tu blog, formado libro, etc.
    ESCRIBIR ES UN VICIO IMPUNE. Si uno tiene algo que decir, no le queda más remedio que decirlo, pues sino acabas explotando por dentro.
    TE DESEO LO MEJOR. LO MERECES.

  14. Vale, pues ¡good luck! usted es libre, ha escrito su verdad prolíficamente, con exceso de literatura, cosa que me llevó a pensar que tenía detrás un “dream team” que dictaba la letra de la música, que le encantan los colores rojo y negro de su bandera y que cuando he estado de acuerdo con cosas que ha dicho se lo he manifestado y cuando no, también razonando el porqué de mi disensión. Don imprescindible falleció hace muchísimo tiempo pero los oregonianos la echaremos de menos, aunque dudo que resista la tentación de la pluma (tecla) porque el machismo, los trincones, las feministas a ultranza, o sea, este país de Miquelarena no va a cambiar y lo veremos en este par de años pre-electorales que nos queda por sufrir con promesas de TODOS los partidos que no piensan cumplir pero que se desgañitan chillándolos. ¿Hasta más ver?

    1. Un abrazo documento. Es una pena que siga pensando que una mujer proletaria necesita que alguien escriba por ella. Tiene razón. Es un país machista.
      Un abrazo rojinegro

      1. Sabes lo bueno de esto Ana y es que aunque nos hayamos puesto a parir durante estos años y nuestras ideas sean antagónicas estaría dispuesto a tomar por ejemplo una “caña” o lo que fuera contigo y darte un fuerte abrazo, y eso que me has llamado “cerdo” “facha”, “escoria” etc. Pero a pesar de todos estos adjetivos nos une que somos seres humanos (unos mejores y otros peores), SEGÚN EL CRITERIO DE CADA UNO.
        Prefiero a gente como tú que va de frente.

  15. Hola Ana: Gracias por tus memorables artículos que que llamaban a nuestra conciencia. No te preocupes de los trols; son media docena y tus fans miles.

    espero que tu retirada sea como la de los toreros que se cortan la caleta pero vuelven al cabo de poco tiempo. No nos creemos que te vayas de la lucha.

    Salud y un abrazo fuerte

      1. Bueno Satanasa -Ana, aunque te he criticado mucho como uno de tus “trolls” más guerreros, te deseo lo mejor y sobre todo salud.
        Nos veremos, compi del Clínico., siempre hemos estado más cerca de lo que te parece.
        Uno de tus “trolls” que más te aprecian.

        1. Buenooo.. Yo también os deseo lo mejor. Siempre lo he hecho.
          Por eso empecé a escribir. Con peores o mejores argumentos, es mi único propósito: Una sociedad que pueda entenderse, hablar con libertad y que se de cuenta de que nos unen más cosas de las que nos separan.
          Dame el abrazo en el curro. Si me conoces, ya sabrás que solo muerdo cuando me pisan lo “fregaó”.
          Hasta pronto

  16. Me agrada ésto:

    ” Yo no entiendo más patria que la buena gente que me cruzo cada día en la calle, en el trabajo, en la escalera. Mujeres y hombres que quieren vivir en paz y que son capaces de sentir una mínima empatía por el prójimo. La inmensa mayoría.”

    … y lo comparto. Pero la verdad es que en tus escritos da la impresión de que sólo hay buena gente en un bando; y aunque no te he contestado por pereza, he pensado en buena gente a la que excluías.

    Supongo que es tu manera de ser y no puedes evitarlo, pero quizá te acuerdas demasiado de tus enemigos, incluso en tu despedida.
    A pesar de ello, creo que sí lo has escrito con el corazón, Te deseo que tengas buena suerte allá donde quiera que escribas

  17. Yo te echaré mucho de menos, no comparto al ciento por ciento todas tus opiniones, pero me gusta tu valentia y compromiso. Un abrazo y suerte en lo que emprendas ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s