CARMEN, LA DEL PP, NO LA DE MERIMÉE


Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García
Antonio Tejedor García

Que vivimos en un país conservador, políticamente representado por la derecha, es algo que salta a la vista. Si unimos los votos de estos partidos, PP y satélites, Ciudadanos, Convergencia o PdeCat, PNV y C. Canaria, más otros de menor tamaño, tenemos una masa de votos en torno a los 12 millones, más o menos la mitad de los votos emitidos. Eso sí, traducidos a escaños, los conservadores gozan de mayoría absoluta. Por algo impusieron la ley D` Hònt y se niegan a cambiarla de forma sistemática (aunque protesten tímidamente cuando se les vuelve en contra, como en Cataluña). Así es, para risas de unos y desgracias de otros. Las risas se oyen de forma queda, como si se rieran para sí mismos y sin ánimo de dar mucho la nota. Claro que a algunos les gusta provocar; pero son minoría y solo lo hacen para que no se les olvide, que se sepa que están ahí. Por si alguno muestra aviesas intenciones. Tengo claro que ese intento de pasar desapercibido, de no ser oídos en la calle es por falta de razones para la queja, por sentirse satisfechos de su situación. Es lógico y lo intentan mantener como sea. Protegidos en su cubil, en su vida cómoda y regalada, no acostumbran a perder el tiempo en mirar hacia abajo, en ver cómo otras personas tienen trabajos precarios, no llegan a fin de mes, sufren desahucios de sus viviendas, están en paro, acuden cada día a los comedores sociales…

Como es normal, este sector de la población es el que más ruido produce en la calle, quejas, manifestaciones, algaradas, protestas. Molestan a los demás, cortan las calles, tocan los silbatos. A la gente de bien se le hace difícil aguantar esto. ¿De qué se quejan?, claman. Si hasta tienen piso, señaló a los jubilatas el Gobernador del Banco de España. Cómo me gustaría hacerles un corte de cojones (¿de cojones o en los cojones?), que en este contexto la preposición tiene su importancia. Incluso el nombre: antes el corte era de mangas, algo simbólico. Meter en medio la palabra cojones, una palabra tan española, tan carpetovetónica, tan propia de legionarios y machos -solo el ínclito Pérez Reverte ha conseguidodotar a los cojones de aura cultural- se sale de contexto, no sé qué opinarán ustedes. Y que lo haya hecho, además, una mujer, siempre tan puesta, tan culta, tan fina y delicada, con la alta misión de velar por la comunicación desde la Moncloa me resulta un tanto exótico. ¿Lo habrá hecho por espantar el muermo del personal? El añadido del “pues os jodéis”, más allá de la forma de expresarlo, que siempre es personal e intransferible y sujeta a interpretaciones y ya sabemos que esa gente –gentuza, la llaman otros- que protesta siempre deduce lo que le interesa, aunque sepa con

Carmen Martínez de Castro, la del PP no la de Merimee

suficiencia que una persona con la educación, el saber estar y la elegancia perturbadora de doña Carmen Martínez de Castro -con esa preposición entre los dos apellidos y que tanto dice con solo dos letras-, lo dijo, pero lo dijo al bies, o sea sin pronunciar la jota, solo con hache aspirada. Así, os hodéis. Muy distinto, señores, no confundan. Más o menos como su “compi” de partido y no menos famosa Fabra, hija de Fabra, constructor áulico de aeropuertos para pasear con su nieto y señalado por la mano de dios a la hora de la lotería. Un beso, Carmencita, yo no te malinterpreto aunque seas de Venezuela. Al fin y al cabo, los jubilados siempre han sido tus amigos y tus mejores apoyos. ¿Cómo vas a insultarles o faltarles al respeto por cuatro gritos al viento en una mañana de cierzo? Eso sería como escupir al cielo sin paraguas. La mayoría de ellos son fieles, de los que no sienten vergüenza por votar a tu partido a causa de algún caso aislado de corrupción que tengáis, pelillos a la mar y la cazuela llena, que el cuerpo se alimenta de carne y no de moral. Yo que tú les daría un máster rojigualdo de la Rey Juan Carlos. Eso no les sube la pensión ni llena la andorga, pero les calienta el pecho de orgullo. Y da muchos votos. Por supuesto, no se te ocurra dimitir, a ver si vas a perder tu empleo de alta comunicadora, que estoy seguro de que cualquier día sorprenderás al país con un mensaje aclaratorio de ese enigma judicial y mediático sobre la verdadera identidad de un personaje que Bárcenas llamó M. Rajoy. ¿Vas a defraudarnos?

Guardar

Anuncios

5 Comments

  1. Pues claro que vivimos en un país conservador, gobiernan partidos con el único interés de conservar el país tal cual es desde hace muchos años. Además todos los partidos actuales son conservadores sean de derechas o de Izquierdas.

  2. Muy mal enfocado el artículo, totalmente subjetivo desde una mente que se supone que es de “izquierdas” y con muy poca credibilidad.

  3. Sr. Tejedor: O vivimos en paises diferentes o creo que no sabe muy bien de lo que habla. Dice usted que vivimos en un pais conservador politicamente representado por la derecha. Se olvida usted de que en los 41 años de democracia que tenemos (desde la primeras elecciones democraticas de 1977 hasta hoy), el partido socialista ha gobernado 21 años frente a 15 del Partido popular. En concreto, Felipe González fue presidente del 82 al 96 y Rodriguez Zapatero del 2004 al 2011, frente a Jose María Aznar que lo fue del 96 al 2004 y Mariano Rajoy que lo es del 2011 al 2018. Así que más bien debería decirse, en honor a la verdad, que España es más bien de izquierdas (sin entrar a si son socialistas, socialdemocratas, comunistas, etc…)

    Por otro lado, mete en el saco de “conservadores” llamandoles “satélites” a partidos de ideologia muy distinta como “Ciudadanos, Convergencia, PdeCat, PNV y C. Canaria, más otros de menor tamaño”. Como si Convergencia, PNV, C. Canaria no hubieran gobernado nunca en coalición con gobieronos socialistas. Y el último en llegar, Ciudadanos, ha llegado a acuerdos con PP y PSOE, tanto en en el gobierno central como en muchos gobiernos autonómicos.

    Y ya puestos, le recuerdo que Ciudadanos es liberal (no conservador, que no es lo mismo, lea usted wikipedia por ejemplo y vea las diferencias), Convergencia fue regionalista (ya no existe) y posteriormente nacionalista. PdeCat es independentista y por los hechos recien vistos ultranacionalista, PNV es liberal regionalista y Coalicion Canaria es regionalista, tambien de indole liberal.

    Hombre, quejarse del gesto del corte de mangas y el “Os jodeis” de Carmen Martínez es lógico. Ahí no hay nada que discutir como tampoco de los enormes líos de corrupción que tiene el PP en sus filas, que son totalmente deprorables y denunciables. Ahí si que estamos de acuerdo.

    Pero hombre, para denunciar publicamente a un partido y un gesto absolutamente despreciable, no tiene usted porque reinventarse la historia, que de eso ya se encargan otros. Saludos.

    1. Pues claro que vivimos en un pais conservador, mire la composición del Parlamento. Ahora, no históricamente. Lo de partidos satélites no lo ha entendido bien o no me he explicado adecuadamente. Par mí,siguiendo la RAE, son los que dependen de otro y lo sigue o acompaña continuamente. Me refiero a PAR en Aragón, UPN en Navarra o Foro en Asturias, no a los que usted dice. Por tanto, no estoy reescribiendo la historia. Por otra parte, aun contando con que teóricamente hay diferencias entere conservadores y liberales,en la praxis, caminan por los mismos senderos como vemos un día sí y otro también. Aquí y en otros países.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s