Archivo | 07:49

Sanidad minimiza el cierre de Inmunología Pediátrica del Servet

2 May

Afirma que no hubo problemas de continuidad asistencial

El Consejero de Sanidad Sebastián Celaya

El Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés afirma que el cierre, a finales del pasado mes de marzo, de la consulta de Inmunología Pediátrica del hospital Miguel Servet de Zaragoza no supuso «problemas de continuidad asistencial» en el «reducido número» de pacientes que padecen estas enfermedades. Así lo subraya el consejero Sebastián Celaya en una respuesta parlamentaria a pregunta formulada por Podemos.

Según indica el titular del departamento, el cierre de esta unidad –debido a que la profesional que cubría el servicio acabó contrato– se prolongó durante «diez días», lo que Celaya considera «un periodo breve de inactividad». Tras las quejas de pacientes afectados, la Administración optó por contratar de nuevo a la pediatra especializada responsable de la unidad, Carmen Rodríguez-Vigil, que venía desarrollando esa labor. Desde entonces, la consulta «se lleva a cabo con normalidad», asegura el consejero.

Además, Sanidad afirma que el hospital Clínico también presta una consulta con las mismas características, lo que «hubiera permitido, en caso de necesidad, la asistencia durante el periodo que permaneció cerrada» la del Servet, apunta la respuesta parlamentaria.

En todo caso, la solución adoptada por la Administración es eventual, tal y como había advertido el departamento. Porque la pediatra ocupaba la plaza de otra profesional en excedencia ajena a esa consulta que regresó a su puesto, lo que supuso el fin de contrato de Rodríguez-Vigil. Así, ante la imposibilidad de cubrir una plaza en un hospital a través de un contrato fijo si no se gana por oposición, a la espera de la resolución de la Oferta Pública de Empleo, la pediatra vuelve a ocupar ese puesto con un contrato transitorio por tres meses.

Origen: J.O. Sanidad minimiza el cierre de Inmunología Pediátrica del Servet – Aragón – El Periódico de Aragón
Anuncios

NOSOTR@S SOMOS “LA MANADA”

2 May

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ana Cuevas Pascual

A medida que la indignación de la ciudadanía iba explotando como pequeñas bombas de conciencia, la opinión de algunos sobre la sentencia de “La Manada” cambió sustancialmente. El ministro Catalá se tuvo que desdecir de sus primeras declaraciones e las que afirmaba que, nueve años, eran un condena dura. El clamor popular le obligó a virar 180 grados el discurso y ahora estamos ante la posibilidad de una reforma legal e incluso de la inhabilitación de algún magistrado lobotomizado que hace gala de su recalcitrante misoginia. Pero, durante el proceso, nos hemos “jartado” de ver como muchos decidían no mojarse amparándose en el respeto a las decisiones judiciales. ¿Perdón? ¿Es que acaso la judicatura española no se equivoca nunca?

Hasta donde conozco, está integrada en su mayoría por individuos/as de mentalidad arcaica y profundamente clasista y machista. Si una gran arte del poder judicial no se revolcara en las cloacas del estado no habrían sido posibles las infinitas tramas de corrupción. Su inacción ha servido para que tirios y troyanos saqueen nuestro país a sus anchas. Hacer justicia y preservar el interés general no parecen sus prioridades. Sus motivos tendrán.

Yo no puedo respetar la petición de absolución que el juez  hace respecto a los miembros de “La Manada”. Y tampoco lo respeto a él, en absoluto. Es evidente que lo que este primo sabe sobre el sexo lo aprendió en las pelis de porno duro. Por eso entiende el sometimiento de cinco alimañas sobre una chica de dieciocho años como sexo consentido. E interpreta los gritos de dolor como gemidos de placer. Una violación en masa en un “ambiente de jolgorio” en el que la joven disfrutó de ser penetrada aleatoriamente por cinco bestias que se aprovecharon de su superioridad física y numérica. Seguro que el muy pervertido hasta se puso palote en las declaraciones. Luego dictó su voto particular. ¿Respeto? En ese momento pensé que  a don Ricardo le movía algo más que la inquina y el desprecio absoluto que siente hacia las mujeres. Lo que él hubiera querido es ser el protagonista de esta orgía multitudinaria. Hacer realidad las fantasías que provocan sus poluciones nocturnas y sentir en sus señoriales carnes la embestida de los erectos miembros de esos cinco especímenes. ¡Ánimo amigo! Somos muchas las que rezamos para que pueda experimentarlo algún día. Luego ya dirá, si es violación.

No me cabe duda de que habrá un antes y un después de esta sentencia porque el grito ha sido unánime y trasversal. Desde las Carmelitas de Hondarribia hasta Ana Botín, millones de mujeres se han unido a la consigna: YO SÍ TE CREO HERMANA.

Y no solo en España, también en las principales capitales europeas.

¿Que qué tenemos en común una monja, una limpiadora libertaria, una banquera, una prostituta o una conductora de camión? Pues que todas somos mujeres y todas, sin excepción, hemos sufrido algún tipo de abuso o agresión en algún momento de nuestras vidas.

Ese tío que te sienta en sus rodillas y desliza la mano bajo tu infantil falda. El clásico guarro que te toca los pechos cuando caminas por la calle (como si el simple hecho de tenerlos, diera pie a ser sobados por quien quisiera). Ese comentario soez en el trabajo… ¡Tantas cosas, tantos detalles cotidianos! Y lo peor es que muchas violaciones y abusos no se denuncian porque la víctima sabe que su vida y su moral se mirarán con microscopio y que, gracias a nuestro sistema judicial, caben muchas posibilidades de que nadie las crea.

¿Se resistió convenientemente?, ¿Cómo era de corta su falda?, ¿Es usted una mujer promiscua? Al final, parece que acaba juzgándose a la víctima. Y con la muchacha del caso de “La Manada” tenemos un claro ejemplo. ¿Tenía que haberse defendido a puñetazo limpio?, ¿Debía haberse metido, tras el incidente, en un nicho y cubrir su rostro con ceniza? Violada de nuevo, una y otra vez, durante todo el proceso.

Es cierto que, cuanto más pobre, más desprotegida está la mujer frente a este tipo de ataques. Pero prácticamente ninguna se salva de padecerlos, aunque sea tangencialmente, pese a vivir en jaulas de cristal o ser hembras poderosas.

Este caso de la VIOLACIÓN múltiple en Pamplona ha sido el detonante para que las mujeres de toda edad y condición gritemos juntas: ¡BASTA DE IMPUNIDAD! ¡Basta de jueces y fiscales que consideran a las mujeres meros objetos!

Ricardo González, el ínclito juez que ha dado argumento jurídico a los violadores para solicitar su libre absolución, tenía ya dos expedientes graves por su “savoir faire”. No debería haber formado parte de ese tribunal. Ni del cuerpo judicial. Aunque, para ser sincera, por mí no formaría parte del planeta. Sugiero mandarlo a Marte con billete de ida. Aunque, pensándolo bien, sería un crimen contaminar con semejante basura el espacio.

Nosotras (e incluyo a muchos hombres que sienten igual) somos la manada de todas las víctimas de las otras manadas. Las de depredadores sexuales y las de los jueces, fiscales o tertulianos que siguen considerando que nuestro cuerpo no nos pertenece.

Estaremos enfrente, dientes y garras, porque estamos hartas de ser ciudadanas de segunda. Porque no queremos que ninguna mujer tenga que resistirse hasta ser asesinada. O muera a manos de quien decía amarla.

Y si el poder judicial defiende al patriarcado y no imparte justicia, también habrá que recurrirlo. Como a la infame sentencia. Algo está muy podrido cuando te sale más barato violar a una chica que rapear que los “Borbones son unos cabr…”.

 Un abrazo fraternal y solidario a todas las mujeres y hombres que han dado un paso adelante para apoyar a la víctima de Pamplona.  Vosotros sois la auténtica manada. La humana, mi manada. ¡Hagamos historia!
anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual Twitter: https://twitter.com/tragachicos

Escabechina en el examen de catalán del IB-Salut: el 72% suspende el escrito

2 May

La alta tasa de fracaso en las pruebas de lengua catalana del Govern hace saltar las alarmas, a falta de la prueba oral

Exclusiva foto de Rajoy camino de la Moncloa en su coche oficial. El que sonrie es el chófer

Si los profesionales sanitarios de Baleares se presentaran a las pruebas PISA, se convertirían en el farolillo rojo en fracaso escolar. Al menos, a tenor de los resultados de los últimos exámenes que ha realizado el personal del Servicio balear de Salud (IB-Salut) para sacarse el título de catalán, que arrojan un alarmante porcentaje de suspensos del 72%. «Algo falla cuando el porcentaje de fracaso es tan alto: o no nos preparan bien en los cursos o los exámenes no son apropiados o la corrección es demasiado estricta», apuntan los sindicatos CSIF y Simebal.

La Escuela Balear de Administración Pública (EBAP) acaba de publicar la lista de calificaciones de la convocatoria extraordinaria de la prueba escrita de catalán para el personal que depende del Servicio de Salud de las Islas Baleares y las notas constatan un fracaso notable:de los 114 presentados, 82 suspendieron (un 72%). Curiosamente, la tasa de suspensos es más alta en el nivel B1 (más bajo) con un 75%. Así, de los 28 examinados, 21 fueron no aptos, mientras que en el nivel B2 bajó al 70,9%: de 86 alumnos, 61 no superaron la prueba. «Y aún falta la prueba oral, que podría hacer una auténtica escabechina», alerta Carolina (nombre ficticio), una auxiliar administrativa del IB-Salut, que acaba de catear el B2 por tercera vez.

Afortunadamente, Carolina tiene el B1 y podrá presentarse a las oposiciones pero muchas de sus compañeras no lo tienen y no podrán optar a una plaza fija. «Hay hasta el 11 de mayo para presentar el título de catalán. Ya no les da tiempo porque no llegan a los próximos exámenes de catalán de mayo».

El Govern acaba de aprobar un polémico decreto que exige el catalán como requisito para trabajar en la sanidad pública balear, una traba que no existe en ninguna otra CCAA. La norma, impulsada por la presidenta socialista Francina Armengol y sus socios nacionalistas de Més, pide el nivel B1 para médicos y enfermeras, y el nivel A2 para auxiliares de enfermería y celadores.

El fuerte rechazo social obligó al Pacte a rebajar el nivel (de B2 a B1 y de B1 a A2) y dio una moratoria de dos años para sacarse este título. Pero desde CSIF alertan de que sólo da este plazo al personal sanitario y, por tanto, discrimina a los auxiliares y administrativos del IB-Salut, que deben acreditarlo si quieren presentarse a las próximas oposiciones.

«Creíamos que el Govern abriría la mano con estos exámenes, ante la escasez de profesionales sanitarios y no sanitarios con esta acreditación lingüística y con las oposiciones a la vuelta de la esquina, pero cada vez los ponen más difíciles, el nivel es más alto y la corrección es excesivamente estricta. No sabes ya qué pensar… Si todo esto es un negocio de tasas y cursos», se queja Carolina desde Menorca, donde mejores resultados han obtenido.

De los 12 examinandos del B1 en Menorca, sólo aprobaron cuatro. Es decir, suspendieron ocho (un 66,6%). Y el B2 lo cateó el 60% de los presentados: seis de diez.

La isla que peor nota sacó fue Ibiza, donde ningún aspirante aprobó el B1 (tres de tres), al igual que en Formentera (dos de dos). Con el nivel B2 hubo más suerte: de los 12 presentados en Ibiza, dos aprobaron, o dicho con otras palabras un 83% fue no apto, mientras que en Formentera hubo un 66,6% de suspensos (de seis, cuatro catearon y dos fueron aptos). En Mallorca, de los 11 presentados para el B1, aprobaron sólo tres. Suspendió el 72,7% (ocho). Y de los 58 que hicieron el B2, 41 no pasaron la prueba (un 70,6%) frente a 17 que sí lo hicieron.

Nivel elevado

Los examinandos se quejan de que el nivel que se pide en los exámenes de catalán del Govern balear es muy elevado y, además, falta tiempo para estudiar. «Hemos tenido que sacar horas de nuestro tiempo libre y de estar con nuestras familias», lamenta Carolina, que como muchos otros colegas se plantea irse al Instituto Ramon Llull, a Madrid, para sacarse este título. Asegura que examinarse allí es más sencillo y más rápido (el oral y escrito se hacen el mismo día)que en las Islas, tal y como informó EL MUNDO en 2016.

En el Institut Ramon Llull de Madrid la prueba de catalán se hace en un día, puede suspenderse alguna de las partes y los resultados llegan antes. En cambio, los exámenes en Baleares tienen mala fama desde hace años porque no hacen nota media si no se aprueban todas las partes y eso provoca que muchos alumnos cateen por haber suspendido únicamente una de las cinco pruebas. «Normalmente caemos en la gramática», detalla Carolina, que lo considera una «injusticia» y una trampa para poder renovar las tasas y alimentar «el negocio de los exámenes de catalán». Eso sí, la exigencia de catalán para trabajar en la Administración pública ha sido un revulsivo para las matrículas de cursos de lengua catalana. En tres años ha subido más de un 120%.

El Govern balear no niega la fuga de estudiantes a Madrid. Ya afirmó el año pasado a este rotativo que le consta incluso que hay una nueva picaresca para evitar las pruebas en Palma. «Hay gente que se matricula en la Part Forana, en Manacor, porque piensa que es más fácil que en Palma, aunque el examen es el mismo. El boca a boca hace estas cosas», argumentan. ¿Son más difíciles los exámenes de Baleares? Sí y no. Posiblemente la explicación está en el grado de exigencia del profesor que corrige la prueba, reconocen desde el Govern.

Desde el Sindicato Médico, al igual que CSIF, reivindican que el catalán sea un mérito y no un requisito, y consideran que la tasa de suspensos es «preocupante». Entre los posibles motivos, plantean una exigencia superior en los exámenes o una baja preparación previa en los cursos (para presentarse a esta convocatoria del EBAP los aspirantes debían haber asistido al 80% de las clases).

«Es un desastre que apenas el 30% de las personas apruebe. Y esto significa que disminuye el porcentaje de tener buenos profesionales», critica Simebal, que admite que no todo el mundo tiene facilidad para los idiomas. «Hay médicos que se han sacado una carrera de Medicina pero quizás tienen dificultades para aprender idiomas, y eso no significa que sean peores profesionales o que no vayan a ejercer bien. Es injusto que se les discrimine por la lengua», denuncian, al tiempo que alertan del efecto disuasorio del decreto.

Origen: MAYTE AMORÓS Escabechina en el examen de catalán del IB-Salut: el 72% suspende el escrito | Baleares

Las lenguas cooficiales en el SNS: dos autonomías obligan y 4 las premian

2 May

La Comunidad Valenciana y Galicia son las CCAA más laxas en materia lingüística

Mapa de las lenguas cooficiales en la sanidad pública

Baleares ha sido la última comunidad autónoma que ha aprobado que su personal sanitario deba acreditar un nivel mínimo de catalán (B2) para poder obtener una plaza fija dentro de su sistema de empleo público. Esta medida ha levantado ampollas entre los profesionales, los sindicatos y las asociaciones médicas porque la han considerado injusta y discriminatoria. Es más, varios especialistas han asegurado que se marcharán debido a esta norma.

A pesar de ello,el archipiélago no es la región más estricta en este sentido. Cataluña exige a los médicos y los enfermeros del sector público el nivel C1 de lengua catalana. En cambio, para los celadores y los auxiliares de enfermería basta con el A1. Los profesionales pueden acreditar estos niveles con la presentación del título o pasando un examen que tienen que aprobar para poder presentarse a la convocatoria de empleo público.

En el caso concreto de Cataluña, el Instituto Catalán de la Salud (ICS) es el ente que junto a la Consejería de Salud reguló el tema lingüístico para el personal sanitario y es la comunidad autónoma más estricta en este sentido, ya que el desconocimiento del idioma imposibilita que un profesional pueda optar a la convocatoria del empleo público. Cabe destacar que la acreditación de un nivel más alto que el exigido es un punto a favor para el personal, ya que barema positivamente en las OPE. 

La acreditación del B2 en Baleares ha levantado ampollas entre los sanitarios

El caso del País Vasco es bastante particular. Osakidetza no pide a todo su personal el conocimiento del euskera, aunque valora de forma meritoria que se conozca la lengua y esto hace que puntúe mucho en la OPE. El departamento solo exige a los médicos y enfermeros de las zonas con mayor número de hablantes de euskera que conozcan el idioma con el fin de prestar un mayor servicio a la población, todo está recogido en el 2º Plan de Normalización del Uso Euskera (2013-2019).

La Comunidad Valenciana tampoco pide a su personal sanitario que conozca el valenciano, pero sí que puntúa positivamente que los profesionales lo conozcan. En las bases de sus convocatorias están recogidos los baremos y el conocimiento de la lengua puede aportar hasta 3 puntos en la OPE. Lo mismo sucede en Galicia, región que realiza un examen de gallego a los opositores, pero que en ningún momento deja fuera de la convocatoria a los que lo suspendan.

Navarra tiene un sistema particular

Finalmente, cabe destacar que Navarra también tiene un sistema bastante característico. La comunidad ha regulado los llamados puestos bilingües, concentrados en la zona norte de la región, que deben tener un conocimiento mínimo de la lengua vasca. “El nivel de conocimiento de euskera que se deberá acreditar en los puestos bilingües será, dependiendo de las características del puesto, B1, B2 o C1“, según se recoge en el artículo 22, del Capítulo I, del Título III, del Decreto Foral 103/2017, del 15 de noviembre, por el que se regula el uso del euskera en las administraciones públicas de Navarra.

Origen: Las lenguas cooficiales en el SNS: dos autonomías obligan y 4 las premian

Aceptar la mala praxis libra a tres médicos de inhabilitaciones

2 May

El caso de una niña que se tragó una pila de botón ha concluido en vía penal con un acuerdo que rebaja la petición de cuatro años de inhabilitación para los facultativos a una multa.

Ramiro Urioste, abogado

El caso es conocido: una niña de diez meses se tragó una pila de botón y su madre acudió al servicio de urgencias de su centro de salud, donde se le practicó una radiografía de la zona del tórax y del abdomen, para buscar la pila que su madre sospechaba -porque no lo había visto- que había ingerido. No se apreció nada y la médico que la atención envió a la niña a su casa con la indicación de que, si empeoraba, volviera a urgencias.

Dos días después, la madre regresó con su hija porque no mejoraba. La atendió otro médico que analizó las radiografías practicadas días antes y atendió a la clínica de la menor: “ronca en ambos campos, garganta eritematosa sin exudados, mocos…”. Le diagnósticó una bronquitis aguda y le recetó estilsona y amoxicilina. Al día siguiente la madre volvió con su hija al centro, donde estaba otro facultativo, que revisó toda la historia clínica de la menor e insistió en el diagnóstico de bronquitis aguda. Le recetó un jarabe para limpiar las fosas nasales.

  • El informe del médico forense fue favorable a los médicos, pues reconocía que habían actuado conforme a la ‘lex artis’

Dos días después, es decir, una semana después del accidente, la madre llevó a su hija al hospital más cercano, donde la médico que la atendió le practicó una radiografía cervicotorácica-abdominal, descubriendo un cuerpo extraño a nivel del esófago superior. Se derivó a la niña al Hospital San Juan de Dios de Barcelona para realizar la extracción de la pila. Ese mismo día se retiró, pero había provocado una quemadura química con perforación esofágica y traqueal.

Desde ese momento, la menor comenzó un calvario quirúrgico para reconstruir su tráquea y esófago. Fueron necesarias 28 intervenciones quirúgicas, además de tratamientos de fisioterapia, logopeda… La familia llevó el caso a los tribunales, comenzando por la vía penal. Pusieron una querella contra los tres médicos que atendieron a la niña en el centro de salud. La sentencia del juicio se ha dictado por conformidad de la partes, como señala Ramiro Urioste, abogado  de DS Legal Group, que representó a uno de los médicos juzgados.

En el juicio, el fiscal pedía condenas de prisión de tres años e inhabilitaciones de cuatro años para cada uno de los facultativos imputados, a pesar de que “el informe del médico forense fue favorable a los médicos, reconociendo que habían actuado conforme a la lex artis. La menor no mostró una clínica compatible con la ingestión de un cuerpo extraño“, señala el abogado.

Según cuenta Urioste, “meses antes de la vista del juicio el seguro público de los médicos intentó un acuerdo económico que evitase el juicio y más esperas, ya que la instrucción se había iniciado siete años antes”.

  • El informe del médico forense fue favorable a los médicos, reconociendo que habían actuado conforme a la lex artis”

Y añade: “Aun manteniendo por las defensas que la actuación había sido acorde a la lex artis, se conformó con el fiscal y la acusación particular, en base a la documentación obrante en las actuaciones, reducir la condena a una imprudencia leve que solo lleva aparejada una multa“.

Además, el abogado detalla que “para evitar continuar con la reclamación judicial se llegó a ofrecer, por parte del seguro de la Administración, una cantidad que incluso superaba lo solicitado por el Ministerio Fiscal. Pero, ante las cuantías reclamadas por la acusación particular, fue imposible cerrar definitivamente la vía judicial, que ha quedado abierta para una futura reclamación económica”.

El acuerdo, recogido en forma de sentencia por el Juzgado de lo Penal número 1 de Huesca, condena a cada uno de los tres facultativos a pagar una multa de 540 euros. Pero, como ha detallado el abogado y ha manifestado la familia, la indemnización del daño todavía deja pendiente juicios en la vía civil o en la contenciosa. Así que no es un caso totalmente cerrado.

Origen: Soledad Valle Aceptar la mala praxis libra a tres médicos de inhabilitaciones – DiarioMedico.com

Secretario General de Cesm en Ceuta: “Los que nos agreden son ciudadanos con DNI español”

2 May

Representantes del colectivo médico ceutí denuncian un incremento de la presión asistencial por los pacientes marroquíes

Abdelghani El Amrani El Marini, responsable de Cesm en Ceuta

La frontera de Ceuta está sufriendo una mayor afluencia de porteadores. Al día, más de 30.000 marroquíes pasan a territorio español transportando diferentes mercancías. El incremento de esta cifra repercute directamente en un aumento de la presión asistencial en los sanitarios que prestan sus servicios en la ciudad autónoma.

En este sentido, José Enrique Roviralta, presidente del Colegio de Médicos de Ceuta y del CESM Ceuta, ha señalado a Redacción Médica que esta situación ha desencadenado “casos de malestar entre los pacientes censados en Ceuta porque tienen que esperar más, debido a que la población marroquí acude a las Urgencias de los distintos centros de la ciudad”. Y, precisamente, “son los ceutíes quienes pagan su malestar con los profesionales sanitarios”.

Roviralta ha manifestado que “los agresores son principalmente españoles”. Una afirmación que también corrobora el secretario general de CESM Ceuta, Abdelghani El Amrani, quien ha explicado a este periódico que “las agresiones han aumentado porque hay un número mayor de usuarios, pero no es por culpa de los marroquíes”. De hecho, “son los propios ciudadanos de Ceuta, con sus DNI y con sus cartillas de la Seguridad Social los que provocan estas agresiones a los profesionales sanitarios, porque se creen con el derecho de exigir y exigen de esta manera”.

El secretario de CESM Ceuta ha recordado que estas agresiones están empezando a ser condenadas por los juzgados. “Recientemente se ha condenado a tres años y medio de prisión como autor de un delito de atentado a un hombre que se presentó en el centro de salud del Tarajal, y amenazó a una médico con una navaja de siete centímetros de hoja”, ha señalado como ejemplo.

Mayor sobrecarga asistencial

Además de las agresiones, los representantes del colectivo médico denuncian una alta presión asistencial debido al incremento de inmigrantes que cruzan la frontera y que acuden a los centros hospitalarios de la ciudad autónoma. “Los pacientes transeúntes son atendidos, principalmente, en Urgencias y la plantilla está dotada pensando solo en la población de derecho”, ha explicado Roviralta.

Esta sobrecarga asistencial “supone que haya más tensión entre los profesionales porque altera el desarrollo habitual de los médicos. Seguimos reclamando la declaración de área de difícil cobertura para paliar esta situación”, ha continuado. Esta situación, unida a las continuas agresiones, provoca que “muchos de nuestros sanitarios quieran marcharse a la península por lo que reclamamos que haya un tratamiento sensible hacia nosotros por parte de la Administración”. Así, los representantes de los médicos reclaman incentivos profesionales y económicos para, de esta forma, ‘retener’ a los profesionales en la ciudad.

En esta línea, Abdelghani El Amrani pide al Ministerio de Sanidad que se cumplan las promesas que hizo Dolors Montserrat durante su visita, hace ya casi un año, en la que prometió realizar una importante inversión: “Todavía no hemos recibido todo lo que dijo nuestra ministra, lo que supone un agravio comparativo con el resto de compañeros de Sistema Nacional de Salud”.

Origen:Redacción Médica Un médico de Ceuta: “Los que nos agreden son ciudadanos con DNI español”
A %d blogueros les gusta esto: