Antonio Tejedor: “Abro un período de reposo –indefinido- en el tema de la política”

10 Oct

Antonio Tejedor. Profesor y Escritor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Abro un período de reposo –indefinido- en el tema de la política. No está el horno para bollos. Leo los periódicos, escucho la radio, veo la televisión y quisiera uno desaparecer. Cada día entiendo menos. De siempre, desde los tiempos más remotos, todas las guerras acabaron sellando una paz. Por supuesto, las condiciones las marcaron los vencedores, aunque algo cederían. De momento, no hay guerra; así que deberíamos ir –digo yo- a buscar la paz antes de que se disparen las armas. El tema se les ha ido de las manos a ambos, una huída hacia adelante que no presagia nada positivo, nadie acierta a sospechar cual será el final de la historia.

He hablado con mucha gente estos días y los ánimos están muy exaltados. Nadie se para a escuchar, nadie pone en duda lo que nos cuentan. Cada cual forma parte de un bando y lo que les digan desde ese bando es palabra de Dios. Los del otro lado, mienten, manipulan, son esto y lo otro y lo de más allá. Es imposible entenderse con una bandera en la boca. He de admitir, muy gratamente, por cierto, que también hay voces sensatas, análisis claros desde la objetividad que da la no pertenencia a ninguno de los bandos (aunque puedan estar equivocados, que aquí nadie tiene el monopolio de la verdad)

No sé cuál será la solución ni voy a buscar culpables. Tampoco voy a echar más leña al fuego, que a algunos les encanta; pero allá ellos. Sin embargo, me gustaría pedir, suplicar si es necesario, un poco de cordura, de sensatez, de lógica. La peor paz es mucho mejor que cualquier guerra. Y esto lo digo no a los gobiernos ni a los políticos –deberían saber que les pagamos para que resuelvan los problemas, no para que los enreden más-, sino a los ciudadanos, a los que siempre perdemos, pase lo que pase. De momento nos han enfrentado, nos han llenado de odio. Ellos un día se darán la mano con reservas, pero se irán a cenar al mejor restaurante. Para celebrarlo. A nosotros nos dejarán las discusiones, las enemistades, los cabreos. Y caeremos en la trampa como hemos caído siempre. Es lo que estamos haciendo. Me temo que no se ha inventado nada mejor que la democracia para dirigir y organizar un país; pues bien, eso implica diálogo cuando surge un problema. “No hay nada de qué discutir” jamás debe salir de la boca de un político. Encontrar soluciones es el deber y la obligación de los hombres y mujeres que hemos elegido como representantes. Para formar el actual gobierno hicieron falta meses, pero al final, se consiguió. Aunque la gravedad del problema sea mayor, ¿por qué ahora no? Los problemas no se arreglan solos, es necesario afrontarlos. La otra vía es el aplastamiento del enemigo, la guerra, la muerte.

Esta no es mi opción. No voy a discutir con nadie, no estoy dispuesto a ningún tipo de confrontación con el vecino y, por tanto, como decía al principio, abro un paréntesis de silencio. El nacionalismo, de cualquier color o tamaño, no es mi guerra; estoy por las personas y no quiero odiar a nadie, absolutamente a nadie por muchas que sean las diferencias ideológicas. Por encima de cualquier sentimiento nacionalista siempre colocaré a un ser humano.

Correo del autor: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: