Colegios de médicos y pseudociencias

2 Ago

Por Juan Abarca Cidón, doctor en Medicina y abogado

Juan Abarca Cidón

Estamos en tiempo de asueto. La actividad habitual nos da un periodo de descanso y podemos dedicarnos a pasar más tiempo con nosotros mismos, con la familia, para hacer actividades que habitualmente no hacemos. Tiempo de recapitulación de la actividad recientemente pasada y de reflexión sobre la que viene tras el breve periodo estival. Tiempo de tregua, salvo para la denuncia de aquellos hechos que por su provocación rayen el oprobio y el escarnio. La burla y la deshonra. No puede pasar de todo en vacaciones y permanecer callados.

Y eso es lo que pasa, con la postura, indolente y consentidora, que adoptan algunos colegios de médicos, el de Valencia en particular, en relación con las pseudociencias. Los colegios profesionales son los lugares en los cuales las profesionales liberales encuentran su sitio para autorregularse. Autorregulación que es necesaria y que hace que no haya que esperar a que nadie interponga ninguna denuncia si no que debe de actuar por el simple conocimiento de causa, de oficio. Porque la especificidad de las profesionales liberales impide o hacen necesario que además del derecho natural se implementen mecanismos internos para regular el funcionamiento de la profesión por las consecuencias que la misma pueda tener en los receptores de sus servicios. La ética y la moralidad. El bien y el mal en definitiva.

No hacerlo y permitir que cualquiera – sea médico o no -, pueda operar en el sector sanitario sin ningún tipo de control, sin la existencia de evidencia científica contrastada, por el simple hecho de que nadie haya puesto denuncia, es contrario al fin último de los colegios de médicos; la protección al paciente, y hace cuestionarse que debe ocurrir en un lugar destinado a que la profesión se ejerza en libertad y seguridad – médica para los pacientes y jurídica para los profesionales -, para que se convierta en una garantía para actuar en contra de los principios éticos y morales que deben de regir en una profesión.

Una institución para la impostura y el libertinaje, de burla al resto de médicos que aplican las terapias de la forma que científicamente corresponda aunque se sepa que muchas veces solo van a encontrarse con un efecto paliativo, o a veces, ningún efecto. Entregarse a los milagros es muy sencillo para quien no tiene esa ética, ni es moral, pero una Institución colegial no puede adolecer de esos principios, no puede prestarse a eso, porque pierde sentido su existencia. Si ya no tiene esos principios no merece la pena la colegiación porque no aporta ningún valor.

Publique recientemente un artículo en el que destacaba la importancia del efecto del propio cuerpo en contra de las enfermedades. De hecho, ya decía Hipócrates que “las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que verdaderamente curan las enfermedades”. Un colegio de médicos es un sitio de encuentro para todos los profesionales. Un lugar de formación, de salvaguarda y de protección de la actividad médica. Y seguro que determinadas técnicas homeopáticas o naturistas tienen su sentido, razón y, con las debidas indicaciones y precauciones, hasta su sitio en un colegio de médicos.

Pero no puede valer todo y lo que tiene que hacer por principio cualquier colegio de médicos es condenar y posicionarse en contra de cualquier técnica sin el aval científico adecuado y necesario. A partir de ahí, analizar cada caso para en función de las indicaciones sopesar los efectos individuales antes de admitirla.

Un paciente que está enfermo, puede encontrar consuelo en cualquiera que le venda esperanza. Sea médico o no. Pero el hecho de serlo no da derecho a poder aprovecharlo para utilizar al paciente como “conejillo de indias” en busca de una solución que no es demostrable. Quien en los colegios profesionales no se posicione claramente contra estas prácticas es responsable, primero de dar cobijo a todo tipo de prácticas propias de chamanes y brujos impropias del siglo XXI con las consecuencias que ello tienen sobre los enfermos y segundo, e igual de importante, de deteriorar la imagen que debe de tener la profesión médica de diligencia, seriedad y profesionalidad para toda la sociedad.

Origen: Colegios de médicos y pseudociencias | Redacción Médica
Anuncios

8 comentarios to “Colegios de médicos y pseudociencias”

  1. Astolgus 3 agosto, 2017 a 19:11 #

    Prometí no contestar a otra indigente intelectual y además bocachancla resentida contra el estamento sanitario, aunque puede que forme parte del mismo, que me conoce pero ella (o él) se ampara en un seudónimo para escupir así que: ¡¡ TARARÍ QUE TE VÍ !!

    • Esperanza 6 agosto, 2017 a 22:52 #

      Quizás yo sea una indigente mental porque no comulgo con el sistema pero tu eres un paralizado mental y un borrego que pretende que nos creamos que el sistema es bueno.

    • Astolgus 7 agosto, 2017 a 00:48 #

      Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

  2. Gustavo Cimorra 2 agosto, 2017 a 12:53 #

    Juan, yo soy del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza y puedo decirte que aquí las cosas funcionan con toda honestidad, transparencia y dedicación desde la presidencia, Dra. Ferrer Novella hasta el último mono que soy yo el de los jubilatas. Por supuesto que alguien podrá aparecer después de este comentario mío porque “algún callo tienes que pisar” y nuestras decisiones, tomadas por votación en Comisión de Junta, favorecen a un peticionario y perjudican a otro, ¡qué voy a explicarte yo a ti que además eres abogado!

    • Gustavo Cimorra 2 agosto, 2017 a 13:02 #

      Por cierto, yo he tenido también unos rifirrafes muy fuertes con homeópatas, naturistas, veganos, quiroprácticos y demás ralea, hace poco comenté en este medio lo de dos sinvergüenzas catedráticos de la Uni balear

      • Antonio 2 agosto, 2017 a 15:10 #

        Yo pertenezco al colegio de abogados, y me cuesta unos 1.200 euros al año, como mínimo, DINERO QUE ACABAN PAGANDO MIS CLIENTES, OBVIAMENTE.

        El colegio no me presta servicio alguno, o por lo menos los que presta no son de mi interés y utilidad.

        Y si pudiera, ME DARÍA DE BAJA.

        Lo único bueno es el SEGURO COLECTIVO DE RESPONSABILIDAD CIVIL, que te permite dormir más tranquilo.

        Los colegios dejan mucho que desear, y en todos los sentidos: son antidemocráticos, se dedican a perseguir a los colegiados por vía disciplinaria (porque creen ustedes que escribo con seudónimo), son unas auténticas mafias corporativas, los empleados entrar por riguroso enchufe, nunca de una forma clara y transparente, etc.

        PUEDE HABER ALGÚN COLEGIO QUE SEA REALMENTE DEMOCRÁTICO, PERO LA VERDAD ES QUE LO DUDO MUCHO.

        • Gustavo Cimorra 2 agosto, 2017 a 19:45 #

          Juan, de verdad que esta Junta de Gobierno del COMZ salió elegida en elecciones con varias candidaturas. Tenemos contratado un jurista especializado en temas sanitarios; hay una Sección Deontológica, representada por un catedrático de Medicina Interna del Hospital Universitario y en la Junta hay representantes de médicos de familia, médicos jóvenes, médicos en paro, especialistas varios, medicina social, etc.

          • Esperanza 3 agosto, 2017 a 18:22 #

            Claro,claro, ahora vamos todos y nos lo creemos. Pues este colegio es como todos, lo único que le interesa es el dinero y el poder, el poder de fastidiar al más debil. ¿Qué vas a decir tú rico, prepotente cirujano, jubilado de lujo y siempre favorecido por el sistema?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: