Archivo | 10:16

SOBRE LOBAS FEROCES Y CERDOS GILIPUERTAS

13 Jul

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

Ser mujer no es una tarea fácil en casi ningún lugar de este planeta. En lo que denominamos el primer mundo, aunque a nivel jurídico y constitucional exista una virtual igualdad, tampoco resulta sencillo. Cierto es que aquí no se nos lapida o se nos encierra bajo un burka, me replicarán muchos. Es verdad. La quema de brujas,  o sea de mujeres, son deportes que han quedado en la trastienda de nuestra historia negra. Pero, de alguna manera subsisten en el inconsciente colectivo y, cuando una fémina saca los pies del tiesto patriarcal, a más de uno le entran ganas de volver a apilar madera.

Lo que sucede es que las brujas actuales nos hemos vuelto ignífugas. Pero sobre todo impermeables a los insultos y descalificaciones de las manadas de machos mamarrachos que ven cuestionada su hombría cuando se enfrentan a una mujer de igual a igual. Como supongo que ya sabrán, la inteligencia no está en los genitales. Sin embargo esta cuestión plantea dudas cuando observamos el aberrante comportamiento de grupos que hacen ostentación de su machirulismo sin pudor alguno. Durante las fiestas de Pamplona hemos asistido a una especie de celebración del orgullo cafre-machista. Después de los condenables sucesos en los que un grupo de hombres que se autodenominaban “la manada” drogaron y abusaron de una chica de dieciocho años el pasado año, estos sanfermines  se han visto impregnados por un hedor a solidaridad con los agresores. Chapas y camisetas con bonitas  leyendas como: “Chupa y calla”. “Tu culo es mío·, etc... se han vendido como churros entre tipos acomplejados y mediocres que quieren llamar la atención alardeando de lo único que pueden, su cutrerío intelectual. Yo me los imagino en sus casas, amargados por traumas sexuales y emocionales, visionando porno como única alternativa a un simulacro de relación. Tiene que ser algo así para que rezumen tanto odio, tanta falta de respeto por sus madres, sus hermanas, sus hijas… las nuestras. ¿Acaso cuando su mamá les da los buenos días y les pone el colacao , ellos le contestan chupa y calla?

Hay polémica con este asunto. Aunque se ha hecho una campaña intensiva de concienciación se han vuelto a dar casos de agresiones y tocamientos. No parece adecuado jalear estos comportamientos con complementos que animan a cometerlos. Que trivializan la libertad sexual de la mujer cosificándola como un objeto de disfrute.

Pero tengo serias dudas acerca de prohibirlo. Me explico. Si un individuo quiere llevar impresa en el pecho su declaración de principios, ¿quién soy yo para negárselo?. Así es más fácil identificarlos. El que guste de exhibir esta parafernalia está gritando a los cuatro vientos:¡Soy un cerdo gilipuertas! Y perdón por la analogía con el pobre marrano. Que ya dijo Hernández que existen cerdos con peor origen que los cerdos.

Hablando de analogías con animales, yo me pido ser loba. Frente a esas piaras de cerdos babeantes me nace un impulso licántropo, una ancestral ferocidad de loba protectora que acecha las gargantas de las alimañas que rondan a su prole. Loba feroz que no teme a los caperucitos que juegan a ser hombres denigrando a las hembras. Loba desnuda de yugos y correas que sobrevive a dentelladas a la conjura de los cerdos.

Son cosas de animalicos. De tanto soportar guarradas, nos están creciendo los colmillo

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

–Posibles negligencias en el incendio del hospital Provincial

13 Jul

El incendio del hospital Provincial pone de manifiesto graves fallos en la prevención y seguridad ante el humo y el fuego.

El Gerente es Miguel Ángel Eguizábal

Las puertas de seguridad antiincendios no funcionaron

Hospital Miguel Servet ardiendo. Foto de archivo

Por Manolo Varoufakis

Las puertas de seguridad antiincendios no funcionaron por lo que el humo originado se extendió por todo el hospital poniendo en grave peligro a pacientes, acompañantes, trabajadores y visitantes. La causa mas frecuente de malfuncionamiento de las puertas antiincendios en los centros del Servicio Aragonés de Salud es la colocación de cuñas, generalmente de madera, que anulan el bloqueo del sistema de cierre automático. Se colocan generalmente por trabajadores para hacer más cómodo su transito por el centro de forma que no tienen que ir abriendo puertas. El actual Consejero de Sanidad Sebastián Celaya permitió la colocación de cuñas en su época de Gerente del hospital Clínico. Una posibilidad adicional que explique que la puertas no se hayan cerrado es el mal funcionamiento de los detectores de fuego y humo.

Chano Celeya os desea amor

El actual Consejero de Sanidad Sebastián Celaya fue gerente del clinico permitieron por su pasividad la colocación de cuñas antiincendios en muchos lugares del centro incluidas las de acceso a las escaleras lo que supone una grave irresponsabilidad ya que el fuego y el humo pueden ascender en pocos minutos desde el sótano ultimo a la ultima planta. Celaya recibió numerosos informes acerca de incumplimiento graves de la seguridad ante el fuego y el humo sin hacer apenas caso y haciendo la vida imposible al denunciante y a su familia. El entonces Coordinador de Calidad y actual gerente del Clínico Ignacio Barrasa  no debía ni saber que el tema era una de sus obligaciones

La alarma no funcionó

Nadie oyó la alarma lo que también puso en grave peligro a todos. La unidad interna de atención de incendios no recibieron la alarma acústica lo que pudo demorar su trabajo. La causa de que la alarma no funcionase pudo ser el mal funcionamiento de los detectores de fuego y humo; si estos no detectaron nada no se activo la alarma.

Cuña asesina en hospital hospital Clínico

Los ascensores seguían funcionado.

Esto pudo ser causa de incidentes graves si el ascensor se hubiera detenido y el fuego o el humo se hubiera propagado.

Casi nadie sabia que hacer

Ningún hospital del Servicio Aragonés de Salud imparte formación obligatoria sobre que hacer ante el fuego y el humo. La ignorancia es supina y pone en peligro a pacientes, acompañantes, visitas y a los propios profesionales.

El caso de la llave de oxigeno. El 99% de lo profesionales de los centros sanitarios de Aragón desconocen que hay que hacer ante una alarma de fugo y humo. Una de las primeras cosas que debe hacerse en las zonas asistenciales de los hospitales es cerrar la llave de paso general del oxigeno de la planta. La mayoría de los profesionales no sabe ni que existe.

En el incendio de la planta de psiquiatría del hospital Royo Villanova, tuvieron que ser los bomberos los que la cerraron.

Simulacros inexistentes

Los simulacros inexistentes son inexistentes tanto ante emergencias internas como el fuego y el humo como las externas como grandes catástrofes o accidentes

Las normas internacionales de seguridad exigen que al menos se realice un simulacro anual en cada centro y que todos los trabajadores participen.

Cualquiera entra en un hospital aragonés como Pedro por su casa.

En Aragón cualquiera puede entrar en un hospital aunque no se trate de un enfermo ni un familiar o un profesional del sector. Es una costumbre absurda ya que hay pacientes indefensos, equipos muy costosos o instalaciones que proteger. Cualquiera que lo desee pueden agredir a un paciente desprotegido, robar material caro con facilidad o atacar instalaciones básicas mediante diferentes métodos entre los cuales esta el fuego.

La responsabilidad es del gerente del centro, el del salud y el Consejero.

Miguel Angel Eguizabal Eguizabal. Pasó de Dirigir la clinica mas pequeña de Aragón a asumir el peso de toda la sanidad de Huesca y su provincia. Ahora es responsable del hospital Provincial pero lo cesan el sábado para irse a la Quirón al servicio de la multinacional Fresenius. Es un tuerto de la gestión

La responsabilidad directiva y política de los incidentes relacionados con el fuego y el humo en el salud es de directivos y gerentes. Ellos son los responsables del buen funcionamiento. Se han producido numerosos fallos y deben depurarse responsabilidades desde todos los puntos de vista. El Director del hospital Provincial en estos momentos es Miguel Angel Equizabal Eguizabal.

Parecen desconocer que un hospital es difícilmente evacuable y que la tolerancia ante el fuego y humo debe ser cero.

LOS SINDICATOS HACEN EL PARIPÉ CUANDO HAY UN INCENDIO GRAVE.

Los sindicatos hacen una pequeña escenificación de pataleta leve cuando se produce algun incendio y callan hasta el siguiente. Es lo que ocurrió ante el grave incidente del hospital Royo Villanova. Cemsatse organizó una pequeña pataleta pero se olvidó enseguida

Demasiados incidentes

Los incidentes por fuego y humo en los centros del salud son continuos. En el Servet se ha producido incidentes por incendios muy aparatosos como el ocurrido en un almacén de textil en la planta -2. En el Royo Villanova se produjo no hace mucho un incendio en la planta de psiquiatría debido a no tener operativo el sistema de prevención . En urgencias de Traumatología se produjo otro incendio por una avería en un generador. Varios casos mas se han producido en los últimos años. rios c

Ayuntamientos y bomberos cómplices de la incompetencia

Las diferentes unidades locales de bomberos son conscientes de las carencias pero hacen la vista gorda. Las corporaciones locales no imponen sanciones a los gerentes del Salud.

Incendio por un fallo eléctrico en el Hospital Provincial

SE ORIGINÓ EN UN ACUMULADOR

El recinto se llenó de humo pero no hubo evacuados ni intoxicados

Los bomberos pasaron varias horas extrayendo el humi acumulado en las tres plantas del hospital Provincial. – ÁNGEL DE CASTRO

Los pacientes, visitas y trabajadores del Hospital Provincial de Zaragoza se llevaron ayer un buen susto por un incendio que llenó de humo las tres plantas del recinto, pero que afortunadamente se saldó sin heridos, ni siquiera evacuados, más allá de los que salieron por su propio pie para no respirar el aire tóxico.

Según explicaron fuentes sanitarias, el fuego comenzó sobre las 21.45 horas, en un Sistema de Alimentación Ininterrumpida (SAI) que garantiza el suministro cuando hay un apagón.

Según detalló el Jefe de Intervención de Bomberos, Manuel Algás, el cuarto donde se ubicaba el aparato estaba entre la primera y la segunda planta, pero el humo que generó se extendió por las tres del hospital. Apagaron las llamas con extintores de dióxido de carbono, y comprobaron que, pese a la «gran cantidad de humo» en los pasillos, los pacientes estaban seguros con la puerta cerrada. Así que optaron por no evacuarlos y desalojar el humo con los extractores. Al cierre de esta edición continuaban haciéndolo, pero los sanitarios y el resto del personal ya volvían a poder acceder al hospital.

Aunque no hubo desalojo como tal, el personal y algunos pacientes de Urgencias, según explicaban, sí fueron invitados a salir temporalmente por los bomberos, por la humareda.

Entre los que esperaban fuera, algunos mostraban cierta inquietud por la situación. Era el caso de Carla, que esperaba poder volver a acceder al recinto donde estaba hospitalizado su padre. «Ya sé que no va a pasar nada, que fuego no hay, pero como les han dicho que se cierren a cal y canto, y las ventanas no se pueden abrir porque también entra humo… Con este calor que hace, siempre estás un poco intranquila», explicaba la mujer.

Por lo demás, los sanitarios se lo tomaban con resignación. «Yo ya me iba, pero me han dicho que no bajara a cambiarme, que estaba lleno de humo, así que aquí estoy», comentaba uno.

No es el primer incendio de este sistema que sufren los centros aragoneses –hubo uno, por ejemplo, en el Miguel Servet, en agosto del 2014–, ya que las altas temperaturas parece que dan problemas en estos acumuladores.

Origen:F. MANTECÓN / A. LAHOZ  Incendio por un fallo eléctrico en el Hospital Provincial – Aragón – El Periódico de Aragón

Un incendio en un acumulador eléctrico obliga a cerrar las urgencias del Provincial

El humo afectó a tres plantas del hospital, pero no fue necesario evacuar pacientes

Los bomberos seguían anoche ventilando la zona

Los Bomberos de Zaragoza trabajaban anoche en la zona de urgencias del Provincial para refrescar el acumulador incendiado. GUILLERMO MESTRE

Un incendio declarado en una zona técnica de mantenimiento del Hospital Provincial de Zaragoza obligó anoche a suspender provisionalmente el servicio de urgencias. El fuego se declaró sobre las 21.35 y provocó un denso humo negro que afectó a las tres primeras plantas del centro sanitario, pero ni se produjeron intoxicaciones ni fue necesario evacuar a ninguno de los pacientes ingresados.

Sobre las 23.00, los Bomberos de Zaragoza empezaban a retirarse, llevándose la autoescala de 30 metros que habían movilizado por si era necesaria pero que finalmente no intervino. No obstante, dejaron allí un retén de compañeros terminando de ventilar la zona afectada. Según explicaron algunos trabajadores, cuando se tuvo constancia del fuego había algún paciente aguardando su turno en la sala de espera de urgencias. Pero como ninguno revestía gravedad, pudo abandonar el hospital por su propio pie.

Como los encargados de ventilar las plantas seguían trabajando y los médicos no habían podido regresar al área de urgencias, al cierre de esta edición no se había podido constatar si el humo o las altas temperaturas habían afectados a los equipos. Por ello, se desconoce si a lo largo del día de hoy se podrán seguir atendiendo urgencias en el Provincial.

Según explicó el subjefe de intervención, Manuel Algás, el incendio tuvo su origen en el sistema de alimentación ininterrumpida (SAI) de la sala de reanimación, ubicado entre la primera y la segunda planta del hospital. El equipo de extinción atacó las llamas con extintores de CO2, y logró extinguirlas con bastante rapidez. En cualquier caso, fue preciso seguir refrigerando la zona para evitar que el calor hiciera que volviera a prender.

«Hemos subido por las plantas de hospitalización para ver si el humo se había extendido mucho, pero no hemos considerado necesario evacuar a nadie. Lo único que hemos hecho ha sido pedir a los pacientes y acompañantes que permanecieran dentro de los cuartos con las puertas cerradas hasta nuevo aviso», indicaba Algás. Quienes tuvieron que permanecer durante alrededor de una hora en la calle fueron algunos de los médicos y empleados del centro sanitario.

«No ha sonado ninguna alarma»

El incendio se produjo cuando algunos acompañantes de los pacientes se relevaban para pasar la noche. «No ha sonado ninguna alarma. De hecho, nosotros hemos bajado con normalidad por el ascensor. Y no ha sido hasta llegar a la planta baja cuando nos hemos dado cuenta de que olía a humo. Cuando hemos alcanzado la puerta hemos visto a los bomberos y nos han dicho que debíamos esperar para volver a entrar», comentaba anoche un familiar a las puertas del hospital.

El último incendio registrado en un hospital zaragozano se produjo en noviembre del año pasado y el culpable también fue un generador eléctrico. En aquella ocasión, el aparato estaba ubicado en la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet y el humo obligó a trasladar a un paciente a otra planta, pero no generó mayores consecuencias ni provocó daños materiales. Al igual que el ocurrido anoche, el fuego se originó sobre las 22.00 en un generador situado en la cuarta planta del edificio de Traumatología, en el vestíbulo que hay antes de acceder a la propia zona de hospitalización de Quemados. En ningún momento, ni pacientes ni personal corrieron peligro.

Origen: M. A. COLOMA/M. GARÚ. Heraldo de Aragón
A %d blogueros les gusta esto: