Álvaro Gijón, el concejal del PP que iba en coche oficial al burdel

27 Jun

Conversaciones con el círculo íntimo del otro protagonista de las bacanales sufragadas por Bartolomé Cursach, el rey caído de la noche mallorquina.

El diputado autonómico del PP y concejal de Palma, Álvaro Gijón, a su llegada a los juzgados de Palma de Mallorca en 2016.

Es el otro protagonista de las bacanales sufragadas por el magnate del ocio Bartolomé Cursach a las que altos cargos del PP eran invitados a cambio de velar por los intereses del considerado rey de la noche mallorquina. Fiestas con sexo, alcohol y cocaína a raudales en bandejas “tipo paellera de doce personas”. Su coste podía llegar a ascender en un solo día a 36.000 euros. Se trata de Álvaro Gijón, actual diputado balear y concejal en Palma de Mallorca que, según ha relatado la encargada de un burdel ante el juez, también tenía barra libre en fiestas por todo lo alto.

“El señor Gijón, cada vez que salía [del burdel], salía bien y había que decirle ‘límpiate'”, asegura la testigo en su última declaración, a cuya grabación ha tenido acceso Vanity Fair. Es uno de los pasajes más reveladores de su comparecencia. “¿Llevaba restos en la nariz?, ¿usted le llegó a decir lo que comenta ahora: ‘límpiate la nariz, que la llevas blanca?”, le pregunta acto seguido el fiscal, a lo que la testigo no duda en responder de forma afirmativa.

La trayectoria personal y profesional de Gijón (Granada, 1973), quien ha ocupado principalmente cargos municipales en la capital balear, es ajetreada. Hijo de socialistas, en los noventa se trasladó a Sudamérica para trabajar en diversas compañías hoteleras y allí conoció a la que sería la madre de su hija. Al regresar a Mallorca, se introdujo en la vida política hasta convertirse en mano derecha de José María Rodríguez, uno de los pesos pesados del PP en Baleares y quien también ha sido involucrado en las orgías.

El regidor aparece mencionado en numerosas ocasiones a lo largo del sumario que investiga, en su mayor parte bajo secreto, una presunta trama de extorsiones y amenazas a empresarios que pudieran ejercer la competencia a Cursach, quien a su vez habría urdido una red de favores en forma de prostitución y drogas a policías y políticos que desde sus respectivos cargos amparaban sus negocios.

Pero el auténtico vendaval se produjo cuando, recientemente, la propietaria del lupanar al que supuestamente acudían tanto Gijón como Rodríguez detalló cómo eran las orgías en las que ambos participaban sin coste alguno para ellos. Y, en el caso de Gijón, las condiciones “deplorables” en las que abandonaba el lugar y cómo se iba de la casa “en coche oficial, un coche grande azul marino. El chófer era un chico joven rubito, bien parecido”.

En otra casa de citas, situada en el número 39 de la calle Lluís Martí de Palma, los dos altos cargos tampoco pagaban a las chicas sino que de ello se encargaba “la casa” por orden de Cursach. El relato de la testigo sube de tono por momentos. Según su declaración, en el piso no se vendía cocaína por lo que eran los propios Gijón y Rodríguez “quienes llamaban a no se sabe quién y la traían hasta el piso e invitaban a droga a las chicas“.

La mujer asegura en una de sus comparecencias –ha efectuado dos ante el juez– desconocer si el chófer de Gijón era quien llevaba las sustancias estupefacientes, si bien sí recuerda que era el concejal quien “seleccionaba a las chicas“, cuyos servicios ascendían a 400 euros la hora, y “exigía que éstas tomaran coca“, de tal forma que “quien no quería tomar no entraba con él”.

“Desde este piso, Gijón hacía alguna reunión con la policía por teléfono. Cuando se cansaba, llamaba al chófer y se iba“, relata. Tal y como precisa, se trataba de lugares donde “se ejercía la prostitución de alto standing. Los precios eran los más elevados de la isla”.

Una de las personas que a nivel profesional ha tratado directamente con él afirma, en declaraciones a Vanity Fair, sentirse sorprendida “ante toda esta historia: la fama que tiene Gijón es de que nunca ha estado necesitado de compañía femenina. Era muy mujeriego y se le conocían sus ligues, pero no sus juergas“, asevera.

Y, al contrario que en el caso del exconcejal Javier Rodrigo de Santos, condenado en su día por malversación de fondos en burdeles palmesanos, a quien “se le veía demacrado físicamente y las manos le temblaban” por el consumo de cocaína, cuando se encontraba a Gijón por la calle y hablaba con él, “si hubiera estado enganchado se le hubiera notado, pero siempre estaba bien plantado”.

Otra de las personas que le conocen bien asegura “poner la mano en el fuego por él”. Mantiene con Gijón “una amistad muy grande” y, según señala, “no creo que nada de lo que se le acusa sea verdad. No le veo capaz de hacer nada de esto ni que se haya aprovechado de su cargo para hacer golferías. Si eso se demostrase, sería una decepción”.

Se da la circunstancia, además, de que el abogado que asistía a Gijón, José Ramón Orta, renunció a su defensa por aparecer también vinculado a la trama. Orta fue diputado y ha ostentado numerosos cargos públicos al frente del Ayuntamiento de Palma y del Gobierno balear.

Hasta el momento, Gijón, quien ha comparecido esta semana ante los medios visiblemente afectado y ojeroso, ha negado de forma tajante los hechos y se ha mostrado a disposición del Juzgado para que se le practiquen cuantas pruebas toxicológicas sean necesarias para acreditar que nunca ha consumido drogas. Se trata de un proceso que, afirma, le está resultando “extremadamente duro en lo personal, en lo familiar y también, evidentemente en lo profesional”.

Origen: Esther Ballesteros Álvaro Gijón, el concejal del PP que iba en coche oficial al burdel | Vanity Fair
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: