Ambulancias rurales

22 Jun

Por Carlos Sauras

Carlos Sauras

La despoblación es el principal problema de Aragón. Tenemos una población envejecida y muy dispersa, lo que encarece mucho un buen servicio a los ciudadanos. Por eso se insiste en que, si no queremos que nuestro territorio acabe siendo un desierto demográfico, se debe dotar a las comarcas rurales de buenos servicios que fijen a la escasa población en el medio. Buenos servicios educativos, de seguridad, de sanidad.

Una muy buena noticia ha sido la decisión del Gobierno aragonés de conceder ambulancias de soporte vital básico a Utebo, Zuera, Épila y la localidad oscense de Campo, tras muchos años de reivindicar ese servicio sanitario. El nuevo contrato de transporte sanitario urgente, que se espera firmar en otoño próximo, recogerá ya estos servicios. La ambulancia de Campo ha sido muy demandada porque está llamada a cubrir las dos comarcas más orientales del Pirineo aragonés. Las uvis móviles más cercanas se encuentran en estos momentos en Barbastro y en Monzón y muchas de las localidades del Sobrarbe y de la Ribagorza están a hora y media del Hospital Comarcal de Barbastro, centro de referencia en esta zona oriental.

Con las uvis móviles se ha salvado la vida a bastantes habitantes del medio rural a lo largo de estos años. De hecho, fue visto como un drama cuando se apuntó en el Maestrazgo la posibilidad de supresión del servicio con el que contaban. Perder servicios es la forma de echar a las gentes de los pueblos. En este campo, los gobernantes deben ser conscientes de que los recortes tienen un límite. No se puede suprimir –es más, se debe ampliar– lo que es básico e imprescindible, como el transporte medicalizado o la teleasistencia. En caso contrario, los ciudadanos percibirán que todo este sistema autonómico, que pretendía dotar de mejores y más cercanos servicios, es una pura entelequia o, incluso, una burla.

El nuevo contrato supondrá una inversión de más de 77 millones de euros, un incremento del 28%. Responde a la obligación de aplicar el decreto estatal de 2012. Se pasará en Aragón de 84 a 88 vehículos. Además, al dotar a zonas próximas a Zaragoza del servicio –Zuera, Épila, Utebo– se alivia la fuerte presión que tienen los transportes con base en la capital. Esperemos que estas mejoras queden incorporadas en el próximo otoño.

Origen: Heraldo de Aragón
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: