Carlos Herrera: Las máquinas de Amancio Ortega han detectado con una facilidad asombrosa a los gilipollas

20 Jun

Carlos Herrera realizaba estas declaraciones en la sección de opinión que tiene en el programa de Telecinco dirigido por Ana Rosa Quintana.

El presentador califica de “gilipollas” a los que han realizado críticas con el modelo de sanidad basado en las donaciones privadas como la de Amancio Ortega. Frente a los insultos los defensores de la Sanidad Pública han reiterado sus argumentos

 

Entre otros temas, la presentadora le preguntó acerca del rechazo de algunas organizaciones en defensa de la sanidad pública a la donación millonaria que el empresario Amancio Ortega ha anunciado para la lucha contra el cáncer.

Cuando Herrera fue preguntado por aquellos que se han opuesto a la donación del empresario gallego, que asciende a 320 millones de euros, para mejorar aparatos que, según Quintana «se han quedado obsoletos», el locutor ha manifestado que los obsoletos «son los tontos que han hecho esas manifestaciones».

El periodista apuntó también a un tuit «interesante» descubierto por él mismo esta misma mañana que manifestaba que «las máquinas de Amancio Ortega no detectan el cáncer, sino que lo que detectan son gilipollas», a lo que el andaluz apostilló «los han detectado con una facilidad asombrosa».

El periodista ha concluido que las críticas a la donación de Ortega responden a «un exagerado ataque teatral de dignidad que les ha dado a algunos cuando alguien que ha conseguido dinero y éxito gracias a su trabajo, y su olfato empresarial, quiere devolver a la sociedad lo que la sociedad le ha dado».

Origen: Carlos Herrera: Las máquinas de Amancio Ortega han detectado con una facilidad asombrosa a los gilipollas – Sanidad – Diario digital Nueva Tribuna

“Si Amancio Ortega pagara como un médico tendría que dar 320 millones cada año en impuestos”

Luisa Lores, radióloga de profesión y portavoz de la FADSP cuestiona y critica la donación efectuada por el dueño de Inditex para comprar equipos médicos.

La polémica está servida provocando controversia en un debate que toca la fibra sensible de la sociedad: la salud. Desde que el empresario Amancio Ortega anunciara esta semana que ha donado 320 millones de euros a la sanidad pública para la compra de 290 equipos médicos, distintas organizaciones han puesto el grito en el cielo rechazando lo que consideran un gesto de “caridad” del dueño de Inditex. Explicar la posición que defiende este sector de profesionales de la medicina no es sencillo y va más allá de consideraciones simplistas: ¿por qué rechazar su dinero?, se preguntan otros colectivos de pacientes y sanitarios.

Primer ensayo en Galicia

A nadie se le escapa que, con este tipo de donaciones, Amancio Ortega gana prestigio e inversión en publicidad porque puede incluso -apuntan algunas fuentes- colocar su logo en los aparatos que dona. El empresario ya hizo un primer ensayo en Galicia cuando en 2015 donó al SERGAS (Servizo Galego de Saúde) 17 millones de euros. Como en esta ocasión, la donación era finalista, es decir iba destinada a la compra exclusiva de aparatos de alta tecnología. Luisa Lores, radióloga en el hospital de Pontevedra y portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) explica, en conversación con este periódico, su oposición a este tipo de prácticas.

“La falta de equipos no es el problema del sistema público de salud, que está bastante bien dotado, el problema es que no tiene personal”, señala Luisa Lores. Según esta profesional, ya hubo problemas en la donación que Ortega hizo a la sanidad gallega, problemas relacionados con la falta de transparencia en la gestión de estos recursos. Y es que, la donación se produjo después de que Alberto Núñez Feijoó aprobara en 2015 una partida de 88 millones de euros para los siguientes 8 años (11 millones al año) para renovar el parque tecnológico privatizándolo, un monto importante teniendo en cuenta que un TAC de alta generación ronda los 300 o 400.000 euros. El contrato se adjudicó a dos empresas que le dijeron a la Xunta exactamente qué aparatos tenían que comprar sin haber consultado a los profesionales del SERGAS. Posteriormente, el dinero donado por el dueño de Inditex se destinó supuestamente a comprar los mismos equipos: “Se compraron los mismos mamógrafos, no otros, los mismos, y los mismos equipos de radioterapia, se pagaron dos veces, ahí hubo un problema de transparencia que nadie explicó”, denuncia la portavoz de FADSP.

“El marketing que hizo Amancio Ortega con eso fue enorme, consiguió prestigio, la RSC, con el apoyo unánime de la Asociación Española Contra el Cáncer, cuya vicepresidenta es Inés Entrecanales, la dueña de Acciona. Él gana 1.100 millones de euros al año, solo en dividendos, si pagara como un médico, pagaría los 320 millones cada año en impuestos. Amancio Ortega tiene un fondo de capital riesgo con la Xunta a través del cual está influyendo en toda la investigación de la universidad. Ahora tiene a profesionales de la universidad trabajando para Inditex, tiene a profesionales de la sanidad trabajando para sus patentes, y ahora se quiere meter en la sanidad. ¿Qué hace Amancio Ortega en la sanidad gallega o que hace Carlos Slim en la sanidad catalana? Quieren mejorar su prestigio y dirigir la sanidad hacia diagnóstico y tratamiento, nada de promoción, nada de atención primaria, nada de hacer una medicina real”, critica.

Aumento imparable de TAC

Y es que según Luisa Lores, la tendencia va por aumentar el número de pruebas sin valorar los efectos perniciosos que las mismas puedan tener para la salud. “No es cuestión únicamente de hacer mamografías, es cuestión de palpar esa mama, de ver los antecedentes, de ver a la mujer, hacerle la citología, en definitiva, hacer medicina, ellos solo quieren hacer pruebas porque es lo que da dinero”, señala.

Los equipos de alta gama que se compraron en Galicia son de altísima resolución, aprecian lesiones invisibles al ojo humano y pueden diagnosticar hasta el 42% más de lesiones en la mama. “Pero el problema que tenemos ahora es que hay un tremendo sobre diagnóstico, hasta el 20% se estima en las mamografías actuales. Es decir, se ven lesiones pequeñas que luego nunca serán cáncer y se acaba operando a la mujer. Con esos aparatos de alta gama que dicen que incrementan en un 42% se va a significar muchísimo más el sobre diagnóstico. Y además conlleva más radiación”.

El peligro de mercantilizar laa sanidad

Para Luisa Lores, “las implicaciones que tiene mercantilizar la sanidad son enormes”. Actualmente, se considera que se hacen entre un 30 y un 50% más TAC de los necesarios y si se ponen más equipos aumentarán estas pruebas. Un TAC a las mamas radia lo mismo que 5 mamografías. “El I+D+i del sistema sanitario se lo están quedando. Deciden ellos, no nosotros, los profesionales, a quienes nadie pregunta”, afirma.

El aumento de este tipo de pruebas en el mundo occidental empieza a ser alarmante a juicio de muchos profesionales. En la sanidad privada en EEUU los TAC se han convertido en una prueba muy habitual. Entre la década de los años 80-90 se hicieron 3 millones de TAC a toda la población y ahora se hacen 70 millones, 4 millones solo a niños. “Eso se hace y la población no está más sana, el cáncer aumenta, entonces, no estamos haciendo bien las cosas, pero a nadie le importan los resultados en salud, solo interesa que se hagan miles y miles de TAC, solo se cuenta la actividad como cualquier fábrica de tornillos”.

Aunque esta profesional reconoce la alarma social que está provocando el aumento de casos de cáncer en la sociedad, también defiende la necesidad de inyectar recursos en la prevención. “El cáncer está disparándose por lo que respiramos, por lo que comemos, por los hábitos de vida. Según la OMS, el 50% de los cánceres disminuiría con mejorar la calidad de vida. Nadie estudia la atención primaria, eso no lo importa a nadie. Y a los médicos nos usan como peones, metiendo datos y haciendo TAC”, lamenta.

A eso se une -a su juicio- la innecesaria inversión para adquirir nuevos aparatos. Según esta radióloga, solo con cambiar el software de muchos de ellos se puede reducir la radiación a menos de la mitad: “En lugar de eso se ponen equipos nuevos que necesitan infraestructura, gasto y personal, ¿quién va a pagarlo el año que viene?, porque el problema del sistema no es que no tenga equipos, es que no tiene personal, dice y pone un ejemplo del hospital de Pontevedra: “Nosotros tenemos una resonancia parada el sábado y el domingo mientras que las privadas funcionan de mañana, tarde y noche de lunes a domingo, y nosotros derivamos a la privada, si hubiera personal y se pusieran a funcionar los quirófanos al 100 x 100 como les estamos pidiendo… no es una cuestión de equipos, es cuestión de personal”, insiste.

Origen: Nueva Tribuna

Nota de prensa  emitida por  la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias

Amancio Ortega

“Suscribimos plenamente el argumentario hecho público por la asociación vasca Osalde, organización hermana dentro de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, tras la correspondiente donación hecha unas semanas antes al Gobierno Vasco.

Ante el entusiasmo que derrochan por este motivo tanto el Presidente Clavijo como el Consejero Baltar no podemos sino sonrojarnos de vergüenza ajena y puntualizar:

Desde la dignidad del pueblo canario, nuestra Comunidad no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad. Menos aún de quien siendo el mayor accionista de una de las mayores empresas y fortunas personales del Estado tendría que demostrar no su filantropía sino su obligación de contribuir al erario público de forma proporcional a sus beneficios y en la misma proporción que el resto de los contribuyentes.

Desde nuestras necesidades y carencias, aspiramos a una adecuada financiación de las mismas mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya recursos priorizando a la sanidad pública, ese podría ser el destino de la Reserva de Inversiones de Canarias, fórmula legal de evasión de impuestos instituida por Coalición Canaria. Sería la forma de que no nos falte nada en nuestro sistema de salud, si es que lo que realmente falta es más tecnología.

 Sobre algunas “Fundaciones filantrópicas”

Como la Fundación Amancio Ortega. Si tan preocupada está por la salud, teniendo en cuenta que su ropa se elabora en gran parte deslocalizada en países como Marruecos o Bangladesh, que mejore las condiciones de trabajo de las personas que directamente o mediante subcontratas trabajan en condiciones de explotación y grave riesgo para su salud y su vida, y que trabaje para corregir las violaciones de los derechos humanos que se producen en la cadena de producción textil. Todavía está muy fresco el recuerdo de la tragedia del Rana Plaza, cerca de Bangladesh, con 1.134 muertos y más de 2.500 heridos.

Defendemos el derecho a la salud de todos y todas las personas. Y la salud depende de sus determinantes sociales, como la alimentación, el trabajo, la vivienda, el medio ambiente, etc. Si estas grandes empresas del Estado, deslocalizan gran parte del trabajo productivo en Bangladesh o Marruecos, deberían tratar de armonizarse los derechos de todas las personas que forman la cadena de productores y consumidores. Le sugerimos que el lobby textil se una a la iniciativa legislativa recientemente aprobada en el Parlamento Europeo para obligar a los proveedores de la industria textil que abastecen a la Unión Europea a respetar los derechos humanos de sus trabajadores en todo el mundo. Si quiere pasar por empresa ética es en ese nivel donde tiene que demostrarlo y no ofreciendo regalos a quienes no le aprietan las clavijas fiscales.

Sobre la penetración de la ideología neoliberal en la utilización de la tecnología médica

Por otro lado, hay que valorar la oportunidad y necesidad del “regalo tecnológico” en el contexto del Servicio Canario de la Salud. Si lo que interesa es la salud, hay que valorar el impacto de los aceleradores lineales, mamógrafos y otro aparataje sobre la salud de las personas de Canarias. En el momento evolutivo de nuestro Sistema de Salud, la evidencia científica ha demostrado que el incremento tecnológico apenas logra incrementar los niveles de salud, estamos en la fase “plana” o incluso decreciente (por los efectos secundarios) de la curva tecnologia-salud. Superada la fase salubrista y agotada la fase sanitaria, urge abordar la fase social. La tecnología, sea diagnóstica o terapeútica, se utiliza mal, en exceso y practicamente sin control de costes. Hay despilfarro, mala utilización, bajo rendimiento y efectos adversos por exceso relativo. Los resultados son pobres y de alto coste. Y en personas de edad avanzada los supuestos beneficios de la tecnología son marginales y a menudo a costa de mala calidad de vida (dos de cada tres pacientes de cáncer son mayores de 80 años). Lo que significa que, si seguimos así, a mas tecnología, más despilfarro. No es más tecnología lo que hace falta, sino mejor utilización y sobre todo, insistir en otras políticas de carácter social de las que depende en gran medida la salud, especialmente como consecuencia de la crisis económica, las políticas neoliberales y los factores demográficos.

Sobre los Determinantes Sociales de la salud

En esta fase de desarrollo de nuestro Sistema Sanitario, éste solo contribuye en un 11% a la salud. El resto depende de la biología humana, el ambiente o el estilo de vida, la alimentación, la vivienda, el trabajo, las ayudas sociales, etc. Condiciones cada vez mas deterioradas con las políticas de recortes y con la creciente desigualdad producida por las políticas neoliberales.

 Sobre el final de la fase sanitaria y el principio de la fase social

No es de recibo que se siga incrementando la carrera de la tecnología, que se dediquen costosos recursos que casi solo favorecen a la industria, mientras que muchas familias carecen de lo más elemental para poder conservar su salud. Las inversiones mas rentables son preventivas. Las autoridades suelen cargar con los programas de cribado y la promoción de hábitos saludables, pero olvidan lo más importante, mejorar las condiciones de vida de las personas. En este sentido, son muchas las organizaciones que insisten en advertir de la influencia en la salud de la extensión y persistencia de la pobreza en nuestro país, la precariedad, la exclusión y el incremento de las desigualdades. El 1% de la población española con mayor patrimonio acaparaba en 2016 más de una cuarta parte de la riqueza del país, mientras que el 20% más pobre se quedaba con un 0,1%. Casi 700.000 hogares (1,3 millones de personas) no tienen ningún ingreso. El desempleo en 2016 era del 19,6%, el doble de la media de la CE y el mientras que el poder adquisitivo de los trabajadores ha bajado un 10%, el valor de las acciones empresariales se ha multiplicado por 5 en los últimos 25 años.

Sobre los recortes

Lo primero que deben hacer los gobiernos es recuperar el derecho universal a la salud perdido desde el RDL 16/2012 y el RD 1192/2012 que retiró 873.000 tarjetas sanitarias y la reforma sanitaria, con sus recortes y copagos. Esta reforma afecta en especial a los grupos más vulnerables: inmigrantes en situación irregular, personas de escasos recursos con enfermedades crónicas, a desempleados y en paro de larga duración que permanezcan fuera del Estado español por más de 90 días. Sus graves consecuencias no se han evaluado, salvo la red de ONGs REDER que está registrando muchas de las incidencias derivadas como falta de información, barreras administrativas, facturación, etc

Sobre la pretendida colaboración “público-privada”

Estamos hartos de escuchar de los gobiernos neoliberales su mantra de la “colaboración público-privada” o la “necesidad de crear riqueza”, cuando lo primero es una falacia dada la divergencia de intereses de ambos sectores y lo segundo una ambigüedad que sugiere que todos vamos a ganar algo, cuando las evidencias revelan su verdadero significado: “riqueza para unos pocos y aumento de la desigualdad social”

La realidad es muy diferente de esta pretendida armonía igualitaria: la medicina privada en Canarias crece a expensas del deterioro de la pública. Desde 2011 se ha incrementado hasta un 18 % el porcentaje de población que cuenta con un seguro privado. El Consejero Baltar pertenece a ese mundo, nada más y nada menos que como vicepresidente estatal de la patronal de la sanidad privada.

Sobre la salud “en todas las políticas”

Mejorar la salud también requiere atender los determinantes sociales de salud mediante acciones en otros sectores, como derogar la Reforma Laboral para acabar con la precariedad; una renta mínima; atender a las 340.000 personas dependientes que no reciben atención, o el rescate de los parados de más de dos años.

Y sobre las alternativas frente a la “insostenibilidad del sistema público”

Hay que combatir la falacia de la insostenibilidad del Sistema Público de Salud, un pretexto para privatizar la sanidad y hacerse con la gran bolsa de recursos a costa de mas desigualdades en salud.

Privatizar es mas caro, como se ha demostrado ampliamente desde las políticas de Thatcher, mientras que nadie ha demostrado los pretendidos beneficios de la privatización. Hay una escasez de recursos. Nuestro gasto público sanitario es inferior a la media europea (aprox 1.500 € gasto sanitario público per cápita) Bajó del 7,2% PIB en 2008 al 6,4% en 2013, sobre todo en Atención Primaria; La recaudación es escasa y no se combate eficazmente el fraude fiscal; Hay un elevado gasto farmacéutico por mala utilización, escaso control de utilización (hospitales), precios y patentes; encarecimiento por procesos privatizadores; Escasa importancia de la Atención Primaria, eje del Sistema, la más resolutiva y económica; Faltan camas de media y larga estancia; etc.”

Origen: Nueva Tribuna

Anuncios

13 comentarios to “Carlos Herrera: Las máquinas de Amancio Ortega han detectado con una facilidad asombrosa a los gilipollas”

  1. Zarza 21 junio, 2017 a 12:47 #

    ¿Pero tú Esperanza, qué comes? ¿Tigre?

  2. Médico 20 junio, 2017 a 16:01 #

    Atinadísimo comentario de Carlos Herrera. Con las respuestas al mismo se siguen detectando casos y más casos… sin parar.

  3. Esperanza 20 junio, 2017 a 13:16 #

    Pues tiene razón Herrera, se han detectado a los gilipollas y el primero y más grande de todos es él. ¿Qué sabe él de sanidad?

    • Turolense 20 junio, 2017 a 14:16 #

      Es licenciado en Medicina. Y tu?

      • Esperanza 20 junio, 2017 a 16:45 #

        ¿Y?… ¿trabaja dentro del sistema, para saber lo que pasa? ¿y tu?

        • LuisV 20 junio, 2017 a 22:45 #

          Supongo Esperanza que a partir de ahora tú no vas a opinar de política, porque no trabajas dentro del sistema……..¿o sí?

          • Esperanza 21 junio, 2017 a 09:06 #

            Yo nunca opino de política porque soy una mujer y a las mujeres nos han enseñado que no sabemos nada de política precisamente por eso…………..porque no trabajamos en política.
            Y el señor Herrera no opina…dice rotundamente y en un medio público que la gente que no opina como él son gilipollas. Pues él es el primer y más grande gili…

        • Turolense 21 junio, 2017 a 14:13 #

          Así que no sabes de política ni de sanidad…..pobre gilipollas!!!

    • Indignado? sí 21 junio, 2017 a 16:14 #

      Creo que tienes toda la razón en lo que dices, no tanto en cómo lo dices, pero es que lo dices utilizando los mismos términos que utiliza un siempre pedante Carlos Herrera.

      Tan solo discreparía de tu pregunta final ¿qué sabe él de sanidad? De sanidad, como de cualquier cosa, pude opinar y tiene opinión cualquiera. Otra cosa es que todas las opiniones sean igual de fundadas.

      Es tremendo que el debate se ciña al brillo aparente de unos millones. Es el debate de las apariencias, de cuanto más mejor, de cuanta más tecnología mejor, del glamour tecnológico sin reparar en tanto daño por excesos, de pasar por alto prioridades y necesidades inclinando la testuz ante un millonario que se ha hecho a sí mismo, pero a costa ¿de nadie? Si la salud viene determinada por tantas cosas, y pocas de ellas tienen que ver con la tecnología sanitaria disponible, ¿qué responsabilidad tiene Amancio Ortega, y el modelo que él representa?

      320 millones de euros parecen suficientes para muchos para dar respuesta a esta pregunta.
      Lástima.

      • Esperanza 22 junio, 2017 a 15:01 #

        Claro que uso los mismos términos que Herrera, porque he contestado disparando.

        Pero discrepo de tí en una cosa: Herrera no opina, pasa a insultar directamente a los que no están de acuerdo con las maneras de Ortega y lo hace en un medio público que ve mucha gente ignorante sobre el tema.

        Eso no es opinar, es manipular.

        Yo como trabajadora sanitaria me tengo que atener a las normas que marcan los políticos y los ricos y, ¿sabes? No me gusta. No me gusta en absoluto nuestro sistema sanitario.

        Todos los especialistas queremos tener las mejores máquinas para lucirnos o brillar, como tú dices, y no creo que la sanidad sea eso.

        Así que sigo pensando que Herrera es el primer gili…

        • Indignado? sí 22 junio, 2017 a 15:21 #

          No es relevante, Esperanza. No tengo una opinión de Carlos Herrerar muy diferente.

          Solo que estos hilos propenden al comentario grueso, y simplemente el debate sobre las donaciones, su significado, las apariencias, etc, queda oculto en esos calificativos/descalificativos. Observa cómo se han dirigido a tí algunos participantes en este hilo.

          Evitando esos términos, no das oportunidad a que estos tertulianos de argumentos tan finos, campen a sus anchas.

          Aunque me temo lo peor: camparán de igual modo. Sírvales para desahogo de tantos sinsabores. En fin…

          • Esperanza 22 junio, 2017 a 15:46 #

            Aquí han sido muy suaves. Estoy acostumbrada a que me insulten muy agresivamente. Es increíble como en un lugar donde se supone que la gente está educada les puede salir tanto instinto básico.

            Yo creo que comentan para descargar la rabia que van acumulando, es como el futbol.

            En fin…

          • Esperanza 22 junio, 2017 a 15:48 #

            O puede que descarguen la rabia que tienen a las mujeres, porque no soy la única a la que insultan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: