Sanictarios

9 Jun

Por Víctor M. Serrano Entío, abogado

Victor Serrano Entio

El sectarismo es una enfermedad profunda. El drama no es la donación en sí, sino quién dona, Amancio Ortega, empresario de éxito que simboliza lo que algunas ‘asociaciones’ criadas a los pechos de las subvenciones deben odiar

En una de las mayores concentraciones de mendigos de la Historia, en la caída de la Unión Soviética, estaba prohibido pedir limosna. Prohibición basada en el orgullo ruso porque tampoco había quien pudiera dar un rublo. La Fundación Amancio Ortega dona 320 millones de euros a los hospitales públicos españoles para prevenir, diagnosticar y curar el cáncer. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón y un diputado de Podemos en Baleares, nos dicen que la cosa les parece «limosna de millonario». Estos jóvenes viejos y estos viejos preadolescentes nos despistan con su transversalidad pero en realidad nunca han dejado de estar con los epitafios de Lenin: «la propina humilla al que la da y al que la recibe».

No sé en qué momento ni por qué razón empezamos a tener que nadar y guardar la ropa en esta ola de sectarismo que nos invade. Para muestra no hay mejor botón que el de asociaciones que se arrogan la representación de todos los profesionales y los usuarios de la sanidad pública en Aragón, pidiendo que se renuncie a la donación. Los argumentos ‘en defensa de una sanidad pública’ que tenga 350 millones menos no se sostienen.

Chirría que quienes se hicieron invisibles con sus camisetas de colores contra los recortes y su dramatización, digan que «no es necesario recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad ». Se supone que hay necesidad, y que de esa necesidad han hecho su razón de ser. Lo de ser agradecido queda bien definido en el refranero. Nada que añadir.

El sectarismo es una enfermedad profunda. El drama no está en la donación en sí, sino en quién hace la donación. Amancio Ortega es un empresario de éxito que simboliza todo lo que algunas ‘asociaciones’ y ‘colectivos’ amamantados a los pechos de las subvenciones públicas deben odiar. Si Nicolás Maduro donase las cajas de cartón a las que van los recién nacidos venezolanos, el gesto de altruismo se saludaría con emoción. Para el sectario no hay buenas o malas acciones, hay buenos y malos. El sectario nunca duda; si no opinas como él o eres tonto o eres malo.

Quédense con esta afirmación de la web de ‘los defensores de la sanidad pública’: «No es de recibo que se siga incrementando la carrera de la tecnología, que se dediquen costosos recursos que casi solo favorecen a la industria ». Yo diría que lo que diferencia a la medicina actual de la que practicaban los médicos judíos en tiempos de Fernando el Católico –más cercana a la matacía y a la adivinación– es precisamente la investigación, los avances tecnológicos y científicos y la industria. Sí, sí, la industria. También la odiada industria farmacéutica.

Mientras universidades y hospitales públicos de todo el mundo buscan financiación y colaboración con empresas privadas, los sectarios de por aquí te sueltan sin reparo que eso supone ir a un modelo mixto público-privado, lo cual es falso además de una aberración jurídica. Estas colaboraciones y sus donaciones financian ayudas a la investigación, equipos, etc… que la sanidad pública recibe, gestiona y dirige.

El ‘pensamiento textil’ siempre se queda en el eslogan de la pechera. Que no, que no, que no nos representan. Que cunda el ejemplo de la Fundación Amancio Ortega

Origen: Heraldo de Aragón

Por qué rechazamos la infiltración de la sanidad pública por las empresas privadas y los grandes magnates

Por Luisa Lores. Miembro de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica

Luisa Lores

Las redes y los medios de comunicación han ardido debido al rechazo de Asociaciones de profesionales (FADSP) de varias CCAA a la donación de Amancio Ortega, para la compra de equipos de Alta Tecnología.

Llevo más de 30 años ejerciendo mi profesión de radióloga en la sanidad pública, y trataré de explicar mi opinión sobre lo que está pasando, centrando el tema en mi comunidad, Galicia, la que más conozco, y la que recibió la primera donación de Amancio Ortega, también gallego.

En esas fechas (octubre de 2015) publiqué un artículo en Nuevatribuna solicitando que se aclarase como era posible que Amancio Ortega donara 17 millones de euros para comprar equipos de Radioterapia y Mamógrafos que ya habían sido previamente comprados por Philips y la Multinacional Estadounidense Varian Medical y por los que el Sergas pagaba un alquiler (11 millones de euros al año durante 8 años), sin que tan siquiera se redujera dicho alquiler: ¿a dónde han ido a parar esos 17 millones de euros?

Los profesionales que defendemos el Sistema Sanitario Público estamos muy preocupados por su deriva privatizadora, especialmente en Galicia, donde su I+D+i se encuentra privatizado y en manos de un oligopolio de empresas, algunas imputadas por corrupción y todas con estrategias para eludir impuestos. ¿Le gustaría a Amancio Ortega que los profesionales del Sergas gestionáramos el I+D+i de Inditex? ¿lo permitiría? Claro que no.

La Xunta de Feijóo junto a Inditex, Abanca y otras empresas gallegas han formado un fondo de capital riesgo. Estas empresas acceden a datos de la Administración, e investigadores públicos trabajan para generar sus patentes.

En Galicia, Indra gestiona la Historia clínica, con todos los datos sanitarios de los pacientes, a los que próximamente se unirán los datos sociales (maltrato, recursos económicos de la población etc). Indra cede esos datos a los hospitales privados, concertados o no concertados, mientras los profesionales del Sergas no podemos acceder a la información sanitaria de los hospitales privados, ni disponemos de herramientas para explotar los datos de nuestros pacientes y así auditar nuestros resultados. Si hacemos las cosas mal hechas, mal quedan.

En Galicia, el Centro Oncológico de A Coruña, el registro de los pacientes con cáncer y los ensayos clínicos, está en manos de la AECC, que se presenta como la gran valedora de la defensa de los pacientes con cáncer, aunque realmente está dirigida por Inés Entrecanales (Acciona), la Banca March y la Fundación Garrigues.

Las empresas tecnológicas gestionan la alta tecnología del Sergas y el control de calidad de los equipos, aparatos que imparten altas dosis de radiación, y que se utilizan 30%-50% más de lo necesario según muchos estudios realizados. Sin embargo, los radiólogos podemos hacer poco para adecuar las exploraciones, ya que las empresas verán mermados sus beneficios si los estudios por sala se reducen a partir de un porcentaje, según el contrato firmado con la Xunta de Feijóo. Por ello los estudios crecen y crecen más y más, incluyendo los realizados a los niños, y de forma especial en el sector sanitario privado, donde no existe transparencia ni control, incumpliendo el principio internacional ALARA “las exploraciones que aplican radiaciones ionizantes deberán disminuirse al mínimo posible”.

¿Son necesarios 290 equipos nuevos en el SNS? Probablemente no, al menos no tantos. Muchos de los existentes pueden actualizarse únicamente modificando su Software, que además permite disminuir las dosis de radiación aplicada. Pero claro, los beneficios empresariales disminuirían drásticamente.

¿Son mejores los mamógrafos con tomosíntesis regalados por Amancio Ortega? En primer lugar no disminuyen la radiación aplicada, sino que por lo contrario la incrementan discretamente. Por otra parte, según las empresas se identifican un 42% más de lesiones, tan pequeñas que son “casi invisibles al ojo humano” y muchas con significado desconocido. En muchos casos se descartará cáncer en nuevos controles, tras meses de angustia, en otros casos se tratarán de forma agresiva (con sus efectos secundarios incluidos), lesiones dudosas que en un 20% de los casos no representan realmente cáncer.

Según datos de la OMS en España la incidencia de cáncer de mama se incrementó un 68% en una década, en parte por este sobrediagnóstico y en parte por el empeoramiento de las condiciones de vida de la gente, y aunque es verdad que mejora el ratio de supervivencia, no así la mortalidad absoluta de las mujeres. Así que es muy importante actuar contra los determinantes del cáncer.

Sin embargo el gobierno se niega a marcar los alimentos poco saludables y los coches fraudulentos que contaminan hasta 70 veces más siguen circulando por nuestras carreteras ¿que pasará en el futuro con los pulmones de nuestros hijos?

Por otra parte, a las empresas no les interesa la Atención Primaria, la promoción de la salud, ni la mejora de los hábitos de vida para disminuir la incidencia de cáncer, sino el diagnóstico con equipos de alta tecnología y el tratamiento con costosos fármacos. Son empresas, son magnates, pretenden incrementar sus beneficios. No los culpo, pero no comparto sus objetivos ni su estilo de vida, y no nos interesan en nuestra sanidad pública. Que se dediquen a fabricar ropa o a la construcción de puentes. “Zapatero a tus zapatos”.

Además, no es la falta de equipos de AT sino la falta de personal para utilizar esos equipos lo que aumenta las listas de espera para los pacientes con cáncer u otras enfermedades en el Sergas, un equipo sin dotación adecuada de profesionales es como un avión sin pilotos.

La mayoría de nuestros equipos de diagnóstico no funcionan los sábados ni por supuesto los domingos, y algunos ni tan siquiera las tardes de diario, a no ser para urgencias, mientras que se derivan los estudios a los centros privados con su maquinaria al 100%. En Madrid ya se señaló en 2014 que los equipos de resonancia magnética de los centros públicos solo funcionaban al 64%, al final ¿no resultara que tendremos mas aparatos sin utilizar?, es decir negocio para los fabricantes ninguna ventaja para los enfermos.

Por una sanidad pública y de calidad para todos, financiada por impuestos al 100%, a través de una hacienda libre de amnistías fiscales, sin donaciones, mecenas, magnates ni multinacionales en su seno, con profesionales dedicados al sistema público y con control de su I+D+i como cualquier empresa que se precie ¿no les parece, Sra Entrecanales y Sr Amancio Ortega?

Anuncios

5 comentarios to “Sanictarios”

  1. ADR 11 junio, 2017 a 05:55 #

    La caridad limosnera contribuye a la injusticia (no declarar impuestos) y a la sustitución de la filantropía por las responsabilidades de la Sanidad Pública.

  2. adediosr 11 junio, 2017 a 05:53 #

    La caridad limosnera contribuye a la injusticia (no declarar impuestos) y a la sustitución de la filantropía por las responsabilidades de la Sanidad Pública.

  3. astolgus 10 junio, 2017 a 00:08 #

    Esta tovarich por su aspecto sugiere una senilidad en un grado serio porque cuando lees lo que dice ya te reafirmas en el diagnóstico. Esta katiuska no se ha protegido bien cuando trabaja y la radiación le ha desecado sus dos o tres neuronas porque rechazar una donación así venga de quien venga y sin pedir nada a cambio es que se lo tiene que mirar. Porque todo el razonamiento que usa es cuestionando los instrumentos y aparatos que dice son antiguos (como ella). Anda Atilina ponte una bata morada que es lo que te va.

  4. Ruindad 9 junio, 2017 a 15:17 #

    Si a las donaciones altruistas
    NO a la mezquindad de asociaciones y personas que no representan a nadie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: