CARTA ABIERTA DE UNA LIMPIADORA AL CONSEJERO DEL SALUD

22 May

Ana Cuevas
Ana Cuevas Pascual

Señor Sebastián Celaya:

No puedo encabezar esta carta con un formulismo protocolario porque no es un documento oficial ni nada que se le parezca.  Estas líneas están escritas con el corazón. Salen de él sin filtro alguno e intentan ser como un dardo que consiga conmover el suyo.

Hace décadas que nos conocemos. Desde que, casi adolescente, empecé a trabajar en la limpieza del hospital Lozano Blesa. No es usted pues, señor Celaya, un desconocido ajeno a la trayectoria de mi gremio ni de los avatares que hemos sufrido para intentar mantener la cabeza fuera del agua soportando recortes, abusos y tropelías de todo pelo por parte de las empresas contratadas y de la administración de turno.

En  el 2013, el colectivo de las limpiezas sanitarias de Aragón protagonizó una huelga que duró 49 días. Nos vimos obligados a ello por una consejería, entonces encabezada por el señor Oliván,  que dio carta blanca a las empresas para reventar nuestro convenio colectivo y dejar a las limpiadoras con el salario del hambre. Fue un duro conflicto en el que nos dejamos, literalmente, la piel en los huesos. Y usted, don Sebastián, tuvo conocimiento de los atropellos que padecíamos, de las maniobras marrulleras de las empresas  y del potencial peligro que, el deterioro de las limpiezas sanitarias, supone para la ciudadanía.

Usted tomó partido y se posicionó junto a las trabajadoras y trabajadores del sector. Acudió a nuestras concentraciones, manifestó públicamente su apoyo y se puso a nuestra disposición para intentar “mover hilos”.  Quiero creer que fue el resultado de un acto de nobleza, de solidaridad y repulsa a la injusticia. En definitiva, de sentido común.   Me niego a creer que el calor humano que nos mostró en ese momento fuera una mera estrategia política. Que fuimos para usted un instrumento oportunista para desprestigiar a la oposición a su partido. Sería muy triste. Muy decepcionante.Como ya le he dicho, escribo directo desde el corazón, ya me perdonará la impertinencia. Por eso me atrevo a preguntarle cómo es posible que el gobierno de Aragón haya echado tan mal las cuentas a la hora de garantizar los derechos de las plantillas y, en especial, las condiciones higiénico-sanitarias que merecen los pacientes. Hasta yo, que digo siempre que soy de letras para justificar mi inopia matemática, puedo ver que los presupuestos no cuadran. Que en el último concurso se aceptaron ofertas económicas que no cubren las necesidades elementales del servicio.

¿Y qué sucede entonces? Usted debería ya saberlo porque conoce nuestra historia y la de las empresas que sucesivamente brincan sobre nuestras espaldas. Pasa justamente lo que está pasando ahora. Que estas corporaciones, que evidentemente no tienen vocación de ong,s,  recortan  personal y calidad del servicio para obtener un jugoso beneficio. Ocurre que se está obligando a las trabajadoras a coger excedencias forzosas, de dudoso retorno, o a reducirse horas de su jornada previo chantaje de empezar a despedir aleatoriamente.  Pasa que las sobrecargas de trabajo son tan brutales que es imposible asegurar la asepsia imprescindible que necesitan los usuarios. Pasan cosas malas don Sebastián. Y ahora usted es el responsable de esta bomba de relojería que empieza a hacer: tic, tac… y que solo usted puede desactivar.   Así de sencillo.

Hace más de 30 años que nos conocemos y creo que existe cierta simpatía personal. Y porque nos conocemos, y conoce bien a nuestra gente, sabe que somos humildes pero luchadores. Que no vamos a resignarnos a ver impasibles como se avasalla a los nuestros por un criterio económico que menosprecia  el valor que tiene la limpieza. Que no vamos a permitir que nuestros conciudadanos corran ningún riesgo por la miopía de unos burócratas, sean del color que sean.

A veces, señor Celaya, el grito está en el suelo. Y cuesta oírlo cuando se está pululando por la estratosfera. Para la mayoría somos invisibles. Pero como decía el Principito: lo esencial (como ocurre con la limpieza) es invisible a los ojos.

Ténganos en cuenta. Piense con el corazón sin olvidar la cabeza y mire de vez en cuando para el suelo. Atienda el grito.

Los próximos días 23, 24, 25 y 26 de mayo entre las 11 y las 11,30 de la mañana, CGT ha convocado una serie de concentraciones en la puerta de los hospitales Lozano Blesa, Miguel Servet, Royo Villanova  de Zaragoza y Obispo Polanco en Teruel. Se han organizado en defensa de las plantillas y de la limpieza en los centros sanitarios. En defensa de la salud de todas y todos. No es solo un conflicto laboral. Sus consecuencias son graves para la ciudadanía en general. Medite sobre ello. Rectificar es de sabios. Con todos mis respetos, no sea necio.

Y sin más me despido. Disculpe por la osadía de esta mindundi. No hay mala intención en mis palabras. Solo es un consejo, señor consejero, de una vieja amiga.

Salud y un fraternal abrazo. Hasta la próxima.

 anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

12 comentarios to “CARTA ABIERTA DE UNA LIMPIADORA AL CONSEJERO DEL SALUD”

  1. Noname cabreado 23 mayo, 2017 a 18:05 #

    Ana tiene toda la razón. Lobos con piel de cordero. No le esperes en la puerta en la próxima concentración y suplica que no os pongan, en lugar de 2, tres plantas aleatorias a las que ir.
    Apoyo total

  2. Justo Alijarde Ibáñez 23 mayo, 2017 a 13:26 #

    Con cierta suavidad y tacto, acabas de marcar los ejes más importantes, en la locura privatizadora que busca el beneficio de unos pocos y el desmantelamiento lento pausado pero constante, asta la destrucción total de todo lo publico. El chiste de la rana en una olla que es calentada poco a poco asta que muere confortablemente escaldada, en comparación de la otra que es arrojada en el caldero caliente y esta se defiende y uye saltando.

    La privatización de lo publico, lo haga quien lo haga, lo adorne y justifique con discursos políticamente correctos, sigue siendo una mezquindad, una traición y violencia normativa hacia las personas, ojalá entren en razón y comprendan sus desatinos a tiempo.

    Por mi parte te diré, que el camino es el control social, decidir los usuarios que se hace, desarrollarlo los técnicos y en cualquier momento poder retirarlos del puesto que se les haya encomendado. Medios hay pero se desvían para sus ladrocinios de privacidad.

  3. Ramiro 22 mayo, 2017 a 21:00 #

    Me parece un escrito muy valiente, y estupendamente redactado, y felicito a su autora por su valentía y claridad expositiva.

    Enhorabuena. ¡Y espero que no seas objeto de represalias, que aquí en Aragón andamos sobrados de hideputas con mando en plaza!

  4. Esperanza 22 mayo, 2017 a 11:34 #

    El gobierno nunca hace mal las cuentas.

  5. Esperanza 22 mayo, 2017 a 11:31 #

    Tienes razón Ana, pero piensa que Celaya no tiene corazón sólo cerebro para sus intereses. Has de tocar su cuadrado cerebro.

  6. Tatiana 22 mayo, 2017 a 10:49 #

    Tienes razón Ana, os han hecho de todo (nada bueno) en todos los hospitales sin excepción, y la utilización también ha entrado en el paquete. Como no pisan los Hospitales ni siquieran imaginan lo que significa la limpieza. Lástima que cuando toca a alguno de ellos, los envuelven las nubes directivas y tampoco se enteran.

  7. Astolgus 22 mayo, 2017 a 09:36 #

    Hola Ana, a pesar de no estar de acuerdo contigo en las formas de tu respuesta a Celaya sí que te doy toda la razón en el tema de la higiene (no de la asepsia, que son distinta cosa). Sois el primer y fundamental escalón del tratamiento de los pacientes, sin una limpieza enérgica, con maquinaria y medios correctos no se puede pasar a la asepsia (aunque ésta sea una entelequia, incluyendo las unidades especiales de Cuidados Intensivos, Aislamiento, Quemados, etc.) pero debemos luchar por conseguir el máximo de resultados en ese trabajo. Desde luego la dichosa mopa no es la solución para las grandes superficies de distintos tipos de suelos, paredes y techos (¡he visto telas de araña en algún sitio!). Recuerdo muy nítidamente a una de las jefas de limpieza del HUMS que era amiga a fuerza de pedirle favores en extremar la limpieza de los sitios de mi “curro” de entonces. Existen, y tú lo sabes, pequeñas máquinas motorizadas que limpian esas superficies humedeciendo, cepillando y secando en su recorrido. Pero me temo que, como siempre los que están en despachos altos no tienen ni pajolera idea de lo que estamos hablando ¿o no?

    • Esperanza 22 mayo, 2017 a 11:39 #

      No entiendo mucho del tema pero me parece que por muy pequeñas que sean las máquinas motorizadas no llegan a los rincones.

      • Astolgus 22 mayo, 2017 a 16:58 #

        Sí porque, en mi hospital al menos, los ángulos del suelo están anulados o sea son curvos

    • Ruido, mucho ruido 23 mayo, 2017 a 14:54 #

      El otro día intentaba hablar con un paciente en una habitación de mi hospital y tuve que esperar a que pasase una de estas máquinas,;que serán muy eficaces, pero también muy, muy, muy ruidosas.

      Y no olvidemos que la contaminación acústica también es suciedad y molesta a pacientes y profesionales

      • Astolgus 23 mayo, 2017 a 20:56 #

        Algo ruidosas son, pero es un momento mientras pasan por enfrente de la puerta y son realmente eficaces ya friegan con líquidos especiales y secan a la vez lo que evitan caídas a los visitantes

        • Esperanza 29 mayo, 2017 a 10:33 #

          ¿Los líquidos especiales no son malos para la salud?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: