Era post-trabajo

16 May

Antonio Tejedor García. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Cada día suenan voces más altas y más autorizadas sobre un futuro en el que el trabajo no será la actividad primordial del ser humano. Habrá trabajo, por supuesto, pero no será masivo. Eso que hemos ido persiguiendo desde tiempo inmemorial, el pleno empleo, ya nadie lo nombra. No existe y aún menos existirá. La tecnología que disponemos en la actualidad y la que dispondremos, como en su día sucedió con la revolución industrial, descargará la faena sobre las máquinas, los robots y los elementos de automatización. Y no es cuestión de repetir el error de los ludistas británicos que se dedicaban a romper los telares industriales pues, decían, acabarían con el trabajo de los artesanos. ¿Qué hemos de hacer? Cruzarnos de brazos y esperar a que nos lo den hecho sería un desastre que pagarían futuras generaciones. El futuro hay que inventarlo, nada está determinado ni a nivel social ni a nivel económico.

Hablo de un futuro a corto plazo, a unos quince o veinte años. El empleo caerá en picado, que nadie se lleve a engaño. Los supermercados funcionarán sin cajeras, los bancos y las oficinas sin personal, los trenes y otros medios de transporte sin conductores, las escuelas sin apenas maestros o los hospitales con muchos menos médicos. El progreso tecnológico llegará a todos los ámbitos y, tal como ha ido trayendo la desaparición de trabajos típicos de una clase media, las nuevas tecnologías se llevarán por delante trabajos de más baja cualificación y peor remunerados. Más ahorro de costes. ¿Alguien se extraña de que exijan a los robots cotizar por cada puesto que eliminen? Porque de algún lugar ha de salir el dinero. O bien se fabrica, se distribuye y en paz. ¿Alguna otra alternativa? Resulta curioso que la famosa renta básica universal haya dejado de ser patrimonio de la izquierda, que ha introducido su discusión ante la imposibilidad de obtener un trabajo remunerado para todos y haya entrado en los salones principales. ¿Saben que hasta en Davos, mítico pedestal del poder real a escala mundial, se ha comenzado a hablar de la renta básica? No sé de qué manera la intentarán camuflar para que no parezca lo que es, pero no tardaremos mucho tiempo en verla: cualquier cosa con tal de que no se rebelen. Lo cual implica que los medios de producción permanecerán en las mismas manos. Y ahí estará la batalla futura, en el intento de democratizar los beneficios del progreso. Si no se logra, la sociedad del Gran Hermano caerá con todo su peso.

Hoy en día, el capitalismo ya no puede satisfacer la demanda de trabajo de la humanidad, ni siquiera con ideas alternativas tipo trabajo temporal, freelance, tiempo parcial y similares. El trabajo que antes de la crisis hacía un trabajador ahora lo hacen dos. Como mínimo. Olvídense del trabajo para toda la vida, del trabajo seguro. Si en un tiempo perdió su carácter divino y más tarde dejó de ser el camino de realización personal y un deber moral, pronto se convertirá en algo residual, un premio para los más activos y quizás más obedientes. Apenas habrá funcionarios. Tras la masacre obrera de Chicago en que forzaron la jornada laboral de 8 horas hace ya más de 100 años, se ha continuado reivindicando la de 40 semanales y alcanzar la de 20 será posible sin tardar mucho. Hay quien asegura que podríamos vivir en una sociedad casi sin trabajar, que la tecnología actual lo haría posible si cambiaran las relaciones sociales. Y que podríamos hacerlo sin bajar nuestro nivel de vida. Lo bueno es que no tendremos que detraer tiempo para gobernar la república de nuestros amigos, nuestras aficiones, nuestros amores. Pero habrá inconvenientes difíciles de soslayar. Uno de ellos, el aburrimiento. Demasiada gente no sabe qué hacer con el tiempo y no sé si el fútbol, el móvil y la Netflix darán juego para tantas horas muertas.

El problema grande sigue en el mismo lugar que hasta ahora. Dejamos el futuro en manos privadas o le otorgamos al poder público la capacidad de control sobre lo que se automatiza, en qué tecnologías se invierte y cuales se utilizan. That`s the question, que dijo Shakespeare. Señores, entramos en la sociedad del post-trabajo, a ver cómo nos las arreglamos

Correo electrónico: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

Geoffrey Hinton, el científico que propone la renta básica universal

La solución es cambiar el sistema político de forma que cuando se crea más riqueza, porque las maquinas son más eficaces, esa riqueza se reparta

GHinton04

Geofrey Hinton

Geoffrey Hinton no es un científico cualquiera, es el padrino de la inteligencia artificial, y cuyas opiniones son hoy en día muy valoradas en el ámbito científico. Si una cosa tiene clara es que la responsabilidad de lo que hagan las máquinas no es de los científicos, sino de los políticos. Las máquinas, dice, son tan inteligentes para realizar muchos de los trabajos actuales, de forma que la gente se queda sin empleo. Que las máquinas puedan hacer trabajos empleando menos gente es intrínsecamente más eficaz, y debería ser bueno para la gente. Y lo que queremos es que sea mejor para toda la gente y no solo para unos pocos, estando la solución en manos de los políticos y son los políticos quienes deben resolverlo. Y los políticos pueden hacerlo implantando la renta básica universal como única solución a la perdida de trabajos por los robots, con lo que estoy a favor de eso, dice. Porque lo que es seguro es que no puedes detener el progreso. La solución es cambiar el sistema político de forma que cuando se crea más riqueza, porque las maquinas son más eficaces, esa riqueza se reparta. Afirmando, que necesitamos verdaderos líderes políticos, y que a la gente le gusta pensar que si las cosas van mal es por los líderes políticos, en lugar de pensar en términos de sistemas. Es el sistema social y sus dinámicas lo que deberíamos entender y organizar para que funcione bien.

Para Geoffrey Hinton, hoy en día para encontrar trabajo es más fácil si estudias redes neuronales. Pero si quieres cambiar el mundo, estudia ciencias sociales.

Geoffrey Hinton, nació en Londres en 1947. Estudió Psicología Experimental en Cambridge. Sumergido en las claves de nuestra mente, decidió que podía replicarlas y llevarlas a la computación. Se inspiró en la biología para programar y creó lo que se llama “redes neuronales”, considerándosele el “padrino” de la inteligencia artificial. Se le considera un genio, un visionario, fijándose en él Silicón Valley. Investiga, desarrolla y aplica sus conocimientos científicas en Google, en asistentes virtuales, en los traductores simultáneos, en el reconocimiento de imágenes, en el predictor de palabras, en los coches sin conductor…

Origen: Conazento
Anuncios

6 comentarios to “Era post-trabajo”

  1. Esperanza 16 mayo, 2017 a 16:01 #

    Me faltaba decir que yo creo que la era postrabajo es la que sufrimos ahora. Nunca jamás antes había habido tantos parados jóvenes. Hemos llegado a un punto que con 40 años las empresas ya te consideran viejo y te echan. Y hay muchísimos parados con 40 años a los que les pasamos una pensión, por mediación del gobierno, hasta los 61 años, momento en que podrán cobrar la jubilación. Esto es algo que la gente corriente no sabe.El gobierno hace muchos chanchullos que ignoramos.

    • Pedro 17 mayo, 2017 a 16:09 #

      Pero una pensión miserable, de 426 euros al mes, y sin pagar extras, es decir unos 5.000 euros por persona, o más bien por familia, pues muchas veces hay una familia detrás.
      ¿Usted cree que se puede VIVIR DIGNAMENTE CON ESE DINERO, que casi no da ni para pagar los consumos habituales en cualquier casa: luz, comunidad, alquiler, en su caso, etc…?.

      • Esperanza 17 mayo, 2017 a 23:12 #

        Yo creo que no. El gobierno lo que hace es favorecer los despidos y yo estoy en contra del favoritismo a las empresas que dejan en la calle a muchos trabajadores.

  2. Esperanza 16 mayo, 2017 a 15:53 #

    Yo no creo nada de todo eso. Hay un movimiento de jóvenes alternativos que se interesan por volver al contacto con el campo y la naturaleza. Yo creo que habrá una verdadera revolución y morirá el capitalismo y el consumo desenfrenado y pasaremos al consumo consciente. Las grandes fábricas desaparecerán. Puede que se usen robots pero no a gran escala.

    • Apocalipsis 17 mayo, 2017 a 07:05 #

      Si morirá el capitalismo y resurgirá el comunismo. Eso podría estar bien para acabar con el problema del trabajo, la mitad de la población en cárceles o campos de concentración donde se consumirá de forma consciente, un trozo de pan y una patata al día y en invierno con una manta y llenos de sabañones, eso sí ,habremos ahorrado mucha energía y podemos utilizar los cadáveres como fiemo para las plantas.

      Eso si la clase dirigente viviendo de “puta madre” como siempre ha ocurrido tanto en el capitalismo como en el comunismo.
      Sostenible, ecológico, alternativo palabras “chupi-guays” con las cuales puedes llegar a ser un “you tuber” y gran “influencer” con multitud de “followers”.Y esto último también es una gran demanda de muchos jóvenes con un gran movimiento de acción.

      Saluditos.

      • Esperanza 17 mayo, 2017 a 12:14 #

        No digas tonterias, no engañes. El comunismo ya está muerto y no va a resurgir porque también es una forma de capitalismo, igual que la socialdemocracia.
        Los verdaderos movimientos alternativos no son youtubers ni casi tocan internet.
        No hables de lo que no tienes ni idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: