Archivo | 08:04

Médicos de Familia muestran su «hartazgo» por los fallos y lentitud de la red informática

11 Abr

Dicen que la actual situación es «insostenible» y critican que Sanidad no actúe

Hace dos años ya denunciaron este problema. El 13 de abril de 2015, médicos de Familia ya salieron a la calle para denunciar, entre otras cuestiones, los continuos fallos del sistema informático de Atención Primaria, el denominado OMI. La situación no ha mejorado en este tiempo.

Los médicos de Familia han mostrado una vez más su «hartazgo» por los continuos fallos y la lentitud con la que funciona el sistema informático de los centros de salud. Aseguran que una cuarta parte de su consulta la dedican a «esperas delante de su ordenador», ya que tareas tan sencillas como imprimir una receta o pedir una prueba diagnóstica pueden tardar varios minutos. Esto se traduce en un aumento de los tiempos de demora. El malestar de los facultativos ha aumentado después de que el Departamento de Sanidad haya rechazado las propuestas que un grupo de facultativos ha aportado para mejorar el día a día de su trabajo.

Los médicos de cabecera llevan tiempo criticando una situación que, aseguran, ya se ha vuelto «insostenible». En 2015 alzaron la voz públicamente para denunciar el mal funcionamiento del sistema informático que controla toda la Atención Primaria de la Comunidad aragonesa, el denominado OMI. Esta se ha convertido en una herramienta fundamental para poder acceder a la historia clínica, algunas pruebas diagnósticas o incluso para prescribir la medicación de los enfermos a través de la receta electrónica.

En estos momentos, según denuncian, hay profesionales que tardan entre 15 y 20 minutos en arrancar el ordenador y hace unas semanas, según aseguraron algunos facultativos, un centro de salud de una localidad de Zaragoza tuvo que mandar a casa a decenas de pacientes al fallar el sistema informático durante cuatro días. Critican que casi un cuarto de su jornada la pierden «esperando » que el equipo responda. «Dedicamos más tiempo al ordenador que al paciente. Y esto no puede continuar así. Esto supone una demora en las consultas y los pacientes se enfadan», explican los médicos de Atención Primaria, que aseguran que en ocasiones, ante los fallos del sistema, tienen que recortar las agendas, lo que aumenta la demanda. Unos problemas de funcionamiento que se unen muchas veces a la mala conexión que ya existe de por sí en el medio rural y que entorpece todavía más el desarrollo de la consulta.

Grupo de trabajo infructuoso

Ante las quejas recibidas, el Salud les ofreció el año pasado crear un grupo de trabajo para intentar buscar una solución y que fueran los propios profesionales los que propusieran alternativas de mejora. «Les trasladamos un documento para tener que hacer menos clics, con sugerencias, pero el 16 de marzo recibimos la contestación y rechazaban todas nuestras alternativas», explica Salvador Lou, médico de Familia y miembro de este grupo de trabajo.

Recuerdan que el Servicio Aragonés de Salud condiciona todas las mejoras de su trabajo al desarrollo de una futura historia clínica, que según la Administración podría estar completamente implantada para el año 2020. «Hace oídos sordos a todo, a la lentitud, a los fallos… No buscan soluciones inmediatas», critican los facultativos, que recuerdan que la renovación de 500 ordenadores anunciada por Sanidad no va a aportar ninguna mejora en el sistema informático.

Ante el nuevo «jarro de agua fría» que les ha lanzado la Administración y si no hay un paso adelante por parte de los responsables políticos, los facultativos, apoyados por el sindicato de Atención Primaria (conformado por Fasamet y Cesm), tienen previsto organizar el próximo mes una jornada de debate en el Colegio de Médicos de Zaragoza en la que se hablará sobre este asunto y las acciones que pueden tomar al respecto. No descartan por ahora ninguna opción.

«Se está trabajando» Por su parte, el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, aseguró hace unos días a través de una respuesta parlamentaria que se está trabajando en la «mejora de las bases de datos» para conseguir una mayor estabilidad del sistema. Además, en esta misma documentación, señaló que los esfuerzos se de su departamento se han centrado en la corrección de los «procesos no óptimos» y el Salud ha ampliado la memoria de los servidores para lograr más estabilidad ante las «caídas masivas». Según aseguró, los servidores de archivos que estaban «saturados y obsoletos » se han «migrado a cabinas de almacenamiento por lo que se tendría que haber registrado una mejoría del servicio».

Algo que niegan los profesionales de Atención Primaria, ya que hacen hincapié en que no se ha notado ninguna mejoría y siguen registrando los mismos problemas en su consulta

Una triste realidad

Por Salvador. Lou y Carlos Coscollar

Los profesionales de Atención Primaria venimos denunciando desde hace ya varios años las deficiencias de las aplicaciones informáticas que sirven de soporte a nuestra actividad asistencial. Tras las esperanzas suscitadas por las denominadas nuevas tecnologías de la información, se esconde una triste realidad: el tiempo que tenemos que dedicar a entrar y salir de la historia clínica de cada paciente, a que se emitan los distintos documentos necesarios en la consulta (partes de baja, petición de pruebas e interconsultas, justificantes, recetas…) va más allá de dos o tres minutos por paciente, lo que supone en una consulta media de 30 pacientes entre 60 y 90 minutos de tiempo perdido por la lentitud y la baja usabilidad del sistema informático. Esto supone cerca de un 20% de una jornada, casi un día a la semana. Increíble que seamos los profesionales los que tengamos que señalar este detalle a la Administración.

Y esto cuando los programas funcionan bien. Porque luego están los cuelgues y reinicios, que son más la norma que la excepción, y los días, cada vez más frecuentes, en que el programa va mal, con una lentitud exasperante que nadie de la administración acierta a explicar, esos tiempos se multiplican. Un auténtico problema de calidad y de seguridad clínica. En buena parte del medio rural, especialmente en los núcleos pequeños, la situación empeora.

Esta situación, que en cualquier otro sector de actividad sería inaceptable, parece que en la sanidad pública es un problema nimio, intrascendente. La parsimonia y pasividad con que es afrontado el problema, así parece demostrarlo. Las consecuencias de un estatus aparentemente aceptado son consultas apresuradas en las que el ordenador adquiere un protagonismo injustificado, retrasos acumulados, listas de espera, mala calidad de registros clínicos y, en algunos casos, tener que acudir al clásico hispano «vuelva usted mañana» que hoy el ordenador no me deja.

Junto a la voluntad de denunciar esta situación insostenible, un grupo de profesionales mostró su disponibilidad para colaborar a través de una detallada propuesta de mejoras a introducir en estas herramientas informáticas, si no para resolver, sí para mitigar estas deficiencias. Se trataba, sin duda, de una oportunidad que –tras las reuniones mantenidas hasta la fecha–, tan solo nos ha permitido comprobar la falta de sensibilidad o desconocimiento, expresado en rechazos no argumentados, falta de asunción de responsabilidades (nadie parece responsable de habernos conducido hasta aquí), demoras y aplazamientos sine die, falta de compromisos y la impresión general de que no se entiende o no se comparte la necesidad de introducir mejoras a corto plazo. Es necesario un cambio de rumbo para conseguir el objetivo de facilitar más tiempo de contacto con el paciente e incrementar la seguridad clínica. Es preciso atender las demandas de los profesionales porque no son el problema, forman parte de la solución. Médicos de Familia.

Origen: Heraldo de Aragón

Anuncios

Ambuibérica acaba en el banquillo acusada de falsear datos para cobrar más al Salud

11 Abr

La empresa alega que todo se debió a un fallo informático, pero el gerente y tres empleados se enfrentan a penas de cárcel

El gerente de Ambuibérica, Carlos Magdaleno, sentado en el centro, junto al resto de acusados. RAQUEL LABODÍA

El supuesto cobro de 136.811 euros de más al Servicios Aragonés de Salud (Salud) por servicios ficticios o no prestados llevó ayer al banquillo de los acusados a Ambuibérica, como persona jurídica, a su director- gerente, Carlos Magdaleno, y a otros tres empleados: Jorge Pastor Casquero, jefe de tráfico de la empresa, David Llanos Tola, responsable de coordinación de servicios, e Irene Lázaro Benito, administrativa. Para los trabajadores encausados, la Asociación de Ambulancias del País Vasco –que se personó en el caso como acción popular– pide penas que suman 17 años de cárcel y 19.800 euros en multas por falsedad documental y estafa. Por estos mismos delitos, para la compañía propone una sanción de 180.000 euros y la inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, así como para contratar con el sector público.

Los cinco acusados comparecieron ayer ante la Sección Sexta de la Audiencia de Zaragoza, pero ninguno de ellos llegó a prestar declaración, ya que su defensa aprovechó las cuestiones previas del juicio para invocar la llamada doctrina Botín y solicitar el archivo de la causa. El abogado Gabriel Castro recordó a los magistrados que en este asunto ni el presunto perjudicado –el Salud– ni la Fiscalía han presentado cargos, siendo la acción popular la única que acusa. Conforme a las tesis del Tribunal Supremo (TS), cuando esto ocurre, la defensa está legitimada para plantear el sobreseimiento de las actuaciones. Y eso fue lo que hizo.

El presidente del tribunal, Rubén Blasco, consideró la cuestión de «extraordinaria importancia», hasta el punto de optar por el aplazamiento de la vista para estudiar el tema. En el caso de atender la petición de la defensa –que fue apoyada por el ministerio público–, los acusados serán exonerados. De lo contrario, se volverá a señalar la vista y los cinco serán juzgados.

Los hechos que han llevado al banquillo a Ambuibérica y a cuatro de sus trabajadores se remontan al año 2012, cuando llegó a la Fiscalía de Zaragoza una denuncia anónima en la que se acusaba a la empresa de estar inventándose servicios para facturar de más al Salud. Con la documentación aportada en aquella denuncia y una serie de investigaciones posteriores, la Fiscalía entendió que existían indicios de delito suficientes para enviar el asunto al juzgado. Máxime, tras comprobar que durante los meses de agosto, septiembre y diciembre de 2012 Ambuibérica estuvo facturando al Gobierno aragonés por el transporte sanitario de pacientes que para entonces ya habían fallecido.

Durante la fase de instrucción –de la que se hizo cargo el Juzgado número 11 de Zaragoza–, la representante procesal de Ambuibérica y los ahora encausados explicaron al juez Luis Fernando Ariste que no había habido mala fe ni intención de engañar y que todo era consecuencia de un «error informático». La empresa reconoció que, como consecuencia del supuesto fallo, había cobrado 136.811 euros de más al Salud, por lo que llegó a un acuerdo con este para restar de sus futuras facturas el dinero percibido de forma injustificada.

El Ejecutivo autonómico PPPAR dio por buenas las explicaciones de la empresa y considerándose resarcido del perjuicio optó por retirarse de la causa. Lo mismo hizo después la Fiscalía, quien ya propuso el archivo de la actuaciones en el verano de 2016.

La Fiscalía pide el archivo «No hay un daño a la sociedad ni a las arcas públicas, ya que Ambuibérica reconoció el error y compensó el perjuicio», argumentó ayer la representante del ministerio público. Es más, según esta, la Asociación de Ambulancias del País Vasco (acción popular) y la empresa a la que acusa tienen interés enfrentados y han sido competencia en algunos concursos públicos.

Para el abogado Alexander Azpitarte, que representa a los denunciantes, su presencia en la causa se justifica en «la necesidad de garantizar la transparencia en el sector». Además, esta parte entiende que sí hubo una clara intención de engaño por parte de Ambuibérica, «que no justificó los cobros de más a la DGA hasta que se presentó la denuncia anónima en Fiscalía». Según la acción popular, no fue un error informático sino una estrategia premeditada y fraudulenta la que llevó a los acusados a falsear servicios para maximizar sus beneficios.

Servicios a nombre de pacientes muertos y uvis con sobrepeso

Una de las irregularidades que más llamó la atención a la Fiscalía cuando investigó la denuncia anónima que destapó el caso Ambuibérica fue el hecho de que la empresa hubiera facturado al Salud por el transporte de pacientes que para las fechas en las que supuestamente se prestó el servicio ya habían fallecido. Pero no fue la única anomalía detectada, ya que también se investigó el uso de nombres de falsos conductores, así como la transmisión de datos para cobro fuera del plazo estipulado.

Ambuibérica dejó de encargarse del traslado no urgente de pacientes a finales de 2014, cuando la DGA adjudicó el servicio a Nuevos Transportes Sanitarios da Aragón. Pero la primera sigue siendo la responsable del transporte urgente en territorio aragonés. Y lo cierto es que su gestión también ha planteado problemas. De hecho, el exceso de peso de varias uvis móviles hizo que algún médico se negara a usarlas por cuestiones de seguridad. De hecho, la de Monzón estuvo inmovilizada en noviembre de 2016 por no pasar la ITV, lo que llevó a la DGA a pedir explicaciones a la empresa

Origen: MIGUEL ÁNGEL COLOMA. Heraldo de Aragón

SENTENCIAS COMO CHURROS

11 Abr

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

La mayoría de las personas que peinamos canas seguramente pensamos que la Justicia va de mal en peor. Y seguramente no estamos equivocados.

Es verdad que las personas mayores siempre creen ser el centro del mundo, y que sin ellas se derrumbará todo, cuándo la verdad es que todos somos precisos, pero nadie es imprescindible, en términos generales, y salvo alguna excepción, pues hay gente que no son ni precisos ni necesarios.

Pero lo que es cierto es que en los últimos años, y “gracias” a las bases de datos, a la informática judicial, etc., ya no quedan jueces sastres, que hacen el “traje” a medida del pleito correspondiente, sino que lo que abundan son los jueces pret a porter, que te endiñan la primera sentencia similar que encuentran en cualquier sitio, y se quedan tan satisfechos de su “ciencia” jurídica.

Es decir son jueces zaborreros, igual que existen los abogados zaborreros, que los hay, y en grandes cantidades…

Acabo de recibir una de esas sentencias, y sin dar los datos concretos y determinados, pues no deseo ofender o molestar públicamente a nadie, si quiero comentarlo. Y no es un caso excepcional, sino que, por desgracia, cada día está más generalizado.

Para empezar, confunden mi nombre, y en el encabezamiento del asunto me llaman Alfonso, nombre por otra parte muy bonito, y que me gusta, por lo que no me quejo.

Además puedo suponer que ese encabezamiento lo ha hecho el funcionario correspondiente, por lo que le echamos la culpa a él, y asunto solucionado, que para eso están los funcionarios y las secretarias en los despachos profesionales.

Pero a continuación y en los antecedentes de hecho, empieza a desbarrar: dice que “La Procuradora de los Tribunales demandante…”, cuando en realidad es un Procurador; se trata de un juzgado de pueblo, donde creo hay sólo dos o tres procuradores, con lo cual tampoco es muy lógico que se confunda a un señor con una señora…

Seguidamente se copian y pegan los datos de una sentencia similar , de las muchas que están colgadas en cualquier base de datos jurídicas (he localizado varias muy parecidas), y se nos da la razón en todo, faltaría más, pues la realidad es que la tenemos (se trata de un juicio verbal, en un procedimiento de desahucio de un precario), reconociéndose en el fundamento de derecho final que las costas se imponen a la parte demandada, al haberse estimado íntegramente la demanda…, pero se olvida de consignarlo en el Fallo, que obviamente ha tenido que redactar para el caso en concreto.

Y, como colofón, en la parte final de la sentencia, cuando se dice que puede interponerse recurso de apelación en el plazo de 20 días… “ante este juzgado para su resolución por la Audiencia Provincial de Las Palmas” (el pleito se ha sustanciado ante un Juzgado de la provincia de Zaragoza, por lo que resulta obvio que el recurso deberá ser conocido por la Ilma. Audiencia Provincial de Zaragoza, pero eso, ¿a quién coño le importa?).

En resumen, una sentencia de las que producen vergüenza ajena. Menos mal que el juez es joven, y supongo que todavía tiene remedio, si abandona el pret a porter, y vuelve a la sastrería judicial tradicional.

Comprendo que es más fácil cortar y pegar, pero no es lo que esperan los abogados, que muchas veces se han dejado los cuernos preparando las demandas, y mucho menos los justiciables.

RECURSO de Inconstitucionalidad de la Ley de Salud de Aragón

11 Abr

RECURSO de Inconstitucionalidad número 1387-2017, contra el artículo Único de la Ley de las Cortes de Aragón 12/2016, de 15 de diciembre, de modificación de la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón.

El Pleno del Tribunal Constitucional, por providencia de 4 de abril actual, ha acordado admitir a trámite el recurso de inconstitucionalidad núm. 1387-2017, promovido por el Presidente del Gobierno, contra el artículo Único de la Ley de las Cortes de Aragón 12/2016, de 15 de diciembre, de modificación de la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón. Y se hace constar que por el Presidente del Gobierno se ha invocado el artículo 161.2 de la Constitución, lo que produce la suspensión de la vigencia y aplicación del precepto impugnado desde la fecha de interposición del recurso -21 de marzo de 2017-, para las partes del proceso, y desde la publicación del correspondiente edicto en el “Boletín Oficial del Estado”, para los terceros.

Madrid, 4 de abril de 2017.— La Secretaria de Justicia del Pleno del Tribunal Constitucional, Herminia Palencia Guerra.

CSIF pide más personal para gestionar la bolsa del Salud

11 Abr

Evangelino Navarro de CSI-F

El sindicato CSIF «no va a tolerar» que exista «discriminación» entre personal sanitario y no sanitario en la bolsa de trabajo del Salud «por la falta de plantilla suficiente para tramitarla correctamente». Así lo expresó ayer el colectivo, en relación a que el Salud solo ha publicado los listados provisionales del personal sanitario (diplomados y formación profesional) y no la de gestión y servicios (no sanitario). «Lista para la que no hay fecha prevista de publicación. Se habla de una espera de meses», añadieron.

Desde Csif instaron al Departamento de Función Pública «a que garantice el personal suficiente para poder tramitar correctamente la bolsa de empleo tras cuatro años sin problemas», añadieron. «Pese al esfuerzo realizado por quien que presta sus servicios en el departamento de personal, encargado de gestionar traslados, oposiciones y bolsa, no había plantilla suficiente para poder sacar adelante los listados a la vez», dijeron.

Origen: CSIF pide más personal para gestionar la bolsa del Salud – Aragón – El Periódico de Aragón