El accidente que sufrió una médico durante un congreso es “de trabajo”

30 Mar

TSJ de CyL

La Sala Social de un tribunal confirma que la lesión que se produce durante una actividad formativa debe ser retribuida como accidente laboral y no como enfermedad común.

Alfonso Codón, abogado de la médico acusada.

La Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha confirmado la resolución dictada por un juzgado que confirma que la fractura del húmero del brazo derecho que sufrió una médico durante un congreso científico debe considerarse como accidente laboral.

La Seguridad Social había negado esa consideración a la facultativa porque la lesión sucedió fuera del hospital, así que retribuyó el periodo de baja que necesitó para su recuperación con si de una enfermedad común se tratara.

El fallo del tribunal reitera que durante el tiempo que la médico asistió al congreso científico siguió percibiendo su salario y que, además, la asistencia al citado encuentro fue autorizado por “su superior jerárquico”.

Esta autorización viene justificada por tratarse de “una actividad formativa directamente relacionada con su puesto de trabajo”. La recurrente, que fue defendida por el abogado Alfonso Codón, es especialista en Neumología y el congreso al que asistió era de su especialidad.

La formación se contempla “como parte del contrato de trabajo, ya que como personal estatutario tiene dicho derecho reconocido”, recuerda la sentencia.

De este modo, el tribunal desestima el recurso presentado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social contra la sentencia de instancia.

Origen: El accidente que sufrió una médico durante un congreso es “de trabajo” – DiarioMedico.com
Anuncios

Una respuesta to “El accidente que sufrió una médico durante un congreso es “de trabajo””

  1. Antonio 30 marzo, 2017 a 16:31 #

    Y cuándo el médico va de putas, pagado por un laboratorio farmacéutico, faltaría más, y le da un infarto, por la sobre excitación, ¿también es un accidente laboral…?

    (Hace poco en el bar que hay a la entrada de la calle Moncasi, a la derecha, casi frente al centro de salud del Paseo de Sagasta, estaban tres visitadores médicos, y ante el poco tamaño del local, era imposible no oír lo que decían. Pues bien, uno de ellos, muy digno decía que se negaba a pagarle las putas al facultativo de turno, a cambio de que recetara los productos de su laboratorio… ACOJONANTE. Me quedé a cuadros).

    Con lo que me gustan las putas, ¿porqué no me fió por estudiar medicina? Siempre me han parecido las únicas señoras que no engañan a nadie… Todos sabemos a lo que van, y ellas saben que es lo que nosotros queremos. Un toma y daca perfecto, y nunca mejor dicho lo de toma y daca, o mete y saca…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: