Archivo | 08:51

Una senadora franquista con la cara muy dura

24 Mar

Luisa Fernanda Rudi tiene 66 años y no se jubila.

Por Pedro Navaja

Luisa Fernanda Rudi (La Ruda)  tiene la cara muy dura ya que no predica con el ejemplo. A sus 66 años sigue cobrando dos sueldos. Uno como Presidenta del PP en Aragón y otro como Senadora por cupo. Sin embargo ella dio luz verde al adelanto en la edad de jubilación de los médicos con el único propósito de amortizar sus plazas.

Afortunadamente este fin de semana dejara su cargo como Presidenta del PP pero no sabemos si tendrá algún tipo de indemnización en diferido como Luis Bárcenas

Rudi inicio su carrera política de las manos de los siete ministros franquistas que crearon la extinta Alianza Popular.  Desde entonces sigue mamando de la ubre de la política. Este personaje tiene mucha cara y muy dura ya que no predica con el ejemplo ni mucho menos. Ella es casta política en estado senil pero puro.

 

 

Anuncios

Hacienda revienta las previsiones con una OPE de 129.700 plazas sanitarias

24 Mar

El ministerio buscar reducir la temporalidad del SNS hasta el 8 por ciento en los próximos tres años

Cristobal Montoro, Ministro de Hacienda

El Gobierno tiene previsto convertir de temporal a indefinidas 129.700 plazas en sanidad a través de una Oferta Pública de Empleo (OPE) excepcional, lo que supondría casi la mitad de todas las vacantes fijas de la Administración (cifradas en 280.000). Estos datos son, de momento provisionales, ya que falta que las comunidades pongan sobre la mesa los suyos.

Así se lo ha puesto de manifiesto el Ministerio de Hacienda a los sindicatos en su última reunión, tal y como han explicado diferentes voces sindicales a Redacción Médica. El objetivo del departamento que dirige Cristóbal Montoro no es otro que reducir la temporalidad en sanidad hasta el 8 por ciento en los próximos tres años y sacar cerca del 90 por ciento de las plazas del Sistema Nacional de Salud (SNS).

En cuanto a su distribución, Canarias, Andalucía y Cataluña serían tres de las regiones más beneficiadas de esta OPE sanitaria excepcional, según explica a este medio Antonio Cabrera, representante de CCOO, ya que son donde mayor empleo temporal en sanidad hay (en el caso de las islas, por ejemplo, la precariedad laboral afecta al 45 por ciento de los sanitarios, según el sindicalista).

Sin acuerdo en materia salarial

Uno de los aspectos donde no ha habido consenso entre sindicatos y Hacienda ha sido en materia salarial. Tal y como indican estas fuentes sindicales, el Gobierno propone una subida de sueldos para los funcionarios públicos (entre ellos, los sanitarios) similar a la del año pasado, de en torno al 1 por ciento. Una propuesta que se ha encontrado el rechazo de los sindicatos que, en mayor o medida, piden un incremento salarial acorde al IPC y a “lo perdido en los años de crisis”. Es decir, como mínimo, del 3 por ciento.

En cuanto a la tasa de reposición, los sindicatos aseguran que Hacienda mantiene su compromiso de mantener el 100 por cien en sanidad, aunque no es el único sector que se beneficiaría de esta iniciativa. El ministerio ha prometido que también se aplicará a los servicios de trasporte, seguridad, emergencias, puestos de atención al público de la Administración General del Estado (AGE), educación, fuerzas y seguridad del Estado, fuerzas armadas, lucha contra el fraude, gestión de los recursos públicos, justicia o prevención y extinción de incendios. Asimismo, también se incluyen a los investigadores, profesores universitarios, supervisión del mercado de valores, seguridad aérea, administración penitenciaria, seguridad nuclear, acción exterior, asistencia en servicios sociales y gestión de prestaciones de empleo.

Para el resto de colectivos de empleados públicos, se mantendrá la tasa de reposición en el 50 por ciento con carácter general, explican estos los sindicatos, los mismos que aseguran que el Gobierno mantiene su negativa de reducir la jornada laboral a 35 horas semanales de manera generalizada.

Origen:  @cristinaalcalal Redacción Médica. Hacienda revienta las previsiones con una OPE de 129.700 plazas sanitarias

Los médicos catalanes sospechan un fraude (como en Aragón) en las listas de espera

24 Mar

El sindicato profesional Metges de Catalunya denuncia la existencia de “pre-listas” para descargar las oficiales

Josep María Puig, secretario general de Metges de Catalunya; junto a Antoni Comín, consejero de Salud de Cataluña

El sindicato Metges de Catalunya ha señalado que el problema real” de las listas de espera es el tiempo de espera para las pruebas diagnósticas pese a que el consejero de Salud, Antoni Comín, sacó pecho de la reducción de pacientes a la espera de pruebas diagnósticas de un 6,7 por ciento . El secretario general del sindicato, Josep Maria Puig, explica a Redacción Médica que lo que les preocupa es “a partir del momento en que se diagnostica que un paciente necesita una prueba o una intervención, cuánto tiempo tiene que esperar”. Además, el sindicato explica que planea la sospecha de un posible fraude, ya que “hay rumores de que existen pre-listas de espera”. Según la organización sindical, en algunos hospitales podría haber pacientes que “no se han incluido en las listas definitivas y se espera a entrarlos a que pasen unos tres meses”. El secretario general afirma que “hay compañeros que explican que no todos los que deberían estar en la lista, están en ella”.

Metges cuenta que pese a que el número de pacientes en listas de espera diagnósticas ha disminuido en un 7 por ciento, el tiempo de espera ha aumentado un 20 por ciento (de 71 a 85 días). Esto explica la disminución del número de pacientes, ya que tardan más en entrar en la lista. La causa, según Puig, es la falta de infraestructuras del sistema sanitario catalán “que ha recibido un 4,5 por ciento más de presupuesto, aunque los presupuestos autonómicos hayan aumentado un 7,5”.

El secretario general considera “decepcionante” la partida destinada a Sanidad aprobada este miércoles y acusa al gobierno catalán de utilizar una “post-verdad” en la que “por una parte, dicen que tienen una gran sensibilidad social pero los números dicen otra cosa”. “¿Cómo puede tener sensibilidad social alguien que teniendo un 7,5 por ciento más de presupuesto, solo destina un 4,5 por ciento a Sanidad?”, se pregunta el sindicato. Para Metges, teniendo en cuenta la “lista oficial” es suficiente para considerar “insuficiente el presupuesto”.

La falta de presupuesto explica, según Puig, “que la atención primaria está a punto de estallar” porque la gente está “cansada de trabajar de más porque no se sustituyen, bajas, vacaciones o jubilaciones”. El secretario general del sindicato destaca que “además, hay que añadir las visitas virtuales” y considera que “se está maltratando a los trabajadores mientras de cara al público, se agradece su continuo esfuerzo”.

“La investigación es la cenicienta de la sanidad”

Según Metges de Catalunya, el departamento de Antoni Comín está utilizando “la investigación como una fuente de financiación para disminuir listas de espera” y para Puig “esto es más propio de un país del tercer mundo que de un país desarrollado”. El sindicato considera que se debería apostar por la investigación ya que es el futuro de cualquier sistema. Sin embargo, critica que la Consejería de Salud “en lugar de dotar a Sanidad de más presupuesto, de un presupuesto escueto está quitando dinero al futuro y está convirtiendo la investigación en la cenicienta de la Sanidad”.

Josep Maria Puig explica que “no solo hablamos solo de cantidad de dinero, sino de cómo se distribuye el presupuesto, que a nuestro parecer se está haciendo muy mal”. Sin embargo, según el sindicato el discurso de Salud es otro “aunque de social no tiene nada”.

Origen: Redacción Médica Los médicos catalanes sospechan un fraude en las listas de espera

En Aragón también. Celaya es un experto

Sebastian Celaya tiene ocultos en los cajones solicitudes de consultas y pruebas

Por San Paciente de Lyon. Obispo y patrono de los pacientes en listas de espera en los cajones

El fraude en las listas de espera también se produce en Aragón pero no es una sospecha es una evidencia. Todo el mundo sabe que en ocasiones al presentar una solicitud de cita en consulta o para una prueba se quedan con el papel y te dicen “ya le avisaremos”. El aviso puede tardar semanas, meses o años.

El actual Consejero de Sanidad Sebastián Celaya es un experto en maquillaje de listas de espera. Cuando era gerente del Clínico usaba, entre otros, el método del “ya le avisaremos” también conocido como el método “del cajón” ya que era en el donde dormían las solicitudes. Recuerdo un caso que denuncié a “El Justicia de Aragón” en que una solicitud de estudio preferente de sueño durmió durante mas de dos años en un cajón pese al grave riesgo que corría el enfermo.

El control de las listas de espera esta diseñado para mentir ya que lo relevante no es que tarden tres meses en hacerte un TAC. Lo auténticamente relevante es la suma de tiempos desde que un paciente acude  un medico hasta que es tratado. Pueden pasar años lo que se traduce en un incremento de la morbilidad, de la mortalidad y del gasto.

Lo que cuento no es una fantasía. Lo saben todos los profesionales de la sanidad, lo saben los pacientes, los políticos. también lo saben los periodistas pero en vez de denunciar el fraude hacen el paripé contando que si la lista de espera ha subido o bajado un 0,5%.

El fraude también se produce colando pacientes en la lista de espera. ¿Alguien cree que el Consejero de turno no se cuela en la lista de espera si necesita una consulta o una prueba? Lo mismo sucede con su familia, sus amigos o simplemente sus recomendados. Ídem en el caso de directivos o cargos de libre designación. La lista de espera existe pero solo para la “clase de tropa” pero no para los políticos como Celaya.

Continua el bloqueo de los traslados de enfermería

24 Mar

Por Nurse W.

Ya han pasado ocho meses desde aquel 22 de julio de 2016 en el que se publicó en el BOA la convocatoria de la movilidad voluntaria en la categoría de enfermería de Aragón. Y seguimos igual. Ni siquiera se ha publicado la lista de admitidos y excluidos. Hemos escrito al Consejero, al Gerente, al director de Recursos Humanos y lo único que obtenemos es silencio, ni una respuesta. Pedimos ayuda al Justicia de Aragón, dos escritos llevan y ninguna respuesta por parte del SALUD. El colegio de enfermería se interesa, el SATSE reivindica que se solucione antes del verano pero de momento, silencio y oídos sordos.

Ya no sabemos cómo hacernos escuchar, cómo hacerles entender que muchos estamos lejos de nuestras familias, que los traslados llegan tarde y mal y que mientras dure el concurso nuestra situación administrativa está bloqueada. Que si nos surge un problema familiar no podemos ni acogernos a una excedencia, que tenemos que organizar la vida de nuestras familias en nuestra futura residencia, que no es lo mismo cambiar a los niños de ciudad y de vida antes de empezar el colegio que en Noviembre.

Diecisiete meses para resolver un traslado como pretenden…es demasiado tiempo.

Y si no les interesan en absoluto sus trabajadores, somos muchos votos para bien o para mal, que no se les olvide.

Los jueces

24 Mar

El autor reflexiona sobre la forma que tienen los médicos de juzgar a sus pacientes y les anima a evitar “esa costumbre tan inevitable como humana de juzgar a los demás de acuerdo a nuestros principios”.

Hola, cómo está, soy su médico, y soy el juez que va a juzgar su vida, su aspecto, su comportamiento, sus ideas y creencias, desde este momento y hasta que dejemos de vernos (bien porque le cure, o porque desista de curarle, o si soy su médico de cabecera, porque me jubile o, lo que es más probable, porque usted se mude o yo me traslade). Obviaremos en esta fantasía la posibilidad de la muerte del paciente, el médico o ambos, que para algo somos médicos y nos enseñaron a estar siempre luchando contra esa señora (que siempre gana, tarde o temprano, por cierto).

Esta parrafada podría perfectamente estar detrás del apretón de manos inicial con el que es recibido el paciente en una consulta o en un servicio de urgencias, en el caso venturoso de que las iniciativas pro-humanizadoras lleguen a buen puerto y a los médicos nos dé al fin por presentarnos a los pacientes. Estrechar la mano ya sería de nota para algunos (a los que seguramente les costaría controlar un gesto a lo Robbie Williams).

Y en el mejor de los casos, dicha retahíla permanece fuertemente anclada en el subconsciente. En el peor de ellos, aflora al consciente de los gestos y hasta de las palabras, en desgraciados comentarios “de salón” con otros colegas, o con familiares y amigos receptores de las clásicas anécdotas graciosas (y rancias, si no desagradables) del chistoso médico. O lo que es aún más grave, en reproches lanzados a la cara de personas que acuden a nosotros desde la fragilidad de la enfermedad, o la fantasía de la misma, que lleva siempre aparejada una fragilidad psíquica, y se encuentran a jueces malencarados encaramados en atriles construidos con la presunta sabiduría científica y el poder que da una bata blanca y un fonendoscopio al cuello.

Tal vez seamos reacios a reflexionar sobre ello, pero hasta el más compasivo de nosotros tiene que hacer un esfuerzo ímprobo para no juzgar a quien se sienta delante de él: cómo se habrá dejado tanto para estar tan gordo, cómo puede llevar veinte años fumando dos cajetillas, cómo quiere que no le duelan las rodillas si no se mueve del sillón, cómo puede tener tantas parejas sexuales, y de su mismo sexo, cómo puede no dar el pecho al bebé, cómo puede no querer que le trasfundan, cómo puede quedarse embarazada de su sexto hijo, cómo puede decir que no quiere una gastrostomía para seguir alimentándole, etc, etc, etc.

Inevitablemente, llevamos en nuestro interior un rector de la conducta, somos el patrón oro para nuestros pacientes, hasta el punto que nuestros propios defectos, al reconocerlos en ellos, son nuestra única parte realmente compasiva. Por ejemplo: si el médico está gordo, juzgará otros aspectos de la vida de su paciente, pero pasará como el viento por encima de su obesidad, porque al fin y al cabo, ésta está grabada en su patrón oro. Igual la solución a este dilema sería que los médicos acumuláramos cientos y cientos de defectos para no dejar nunca de ser seres humanos compasivos, pero como ya sabe todo el mundo, los defectos de la clase médica se eliminan en primero de carrera, quizás en el mismo acto en el que, como creen otros compañeros sanitarios de distintas profesiones, nos introducen un palo por una delicada zona que nos obligará a permanecer erguidos toda nuestra vida.

Esta generalización tan terrible es cruel e injusta, obviamente, pues el arco que nos encierra y describe a los miembros de esta mi clase (la médica) es tan amplio como aquel al que cantaba Judy Garland. Pero exponerla de forma tan feroz y desagradable tiene como único objetivo empujar a quien esté dispuesto a ser empujado (absténganse seres perfectos, o con fantasía de perfección) a que se despoje de esa costumbre tan inevitable como humana de juzgar a los demás de acuerdo a nuestros principios, y aplicar con mayor devoción en el ejercicio de nuestra profesión, ese segundo mandamiento que decía el catecismo católico que encerraba todos los demás: “amarás (en nuestro caso, tratarás) al prójimo como a ti mismo”.

Origen: Los jueces – DiarioMedico.com

Cinco chinas y 125 euros: la ridícula redada de la policía de Coslada que se ha convertido en el chiste del día

24 Mar

Puede que alguna vez hayas vivido esta misma sensación: tenías que mostrar un proyecto en clase o el avance de un trabajo a tus superiores y sabes que tenías muy poco avanzado. Entonces… decides meter más interlineado, tal vez usar una fuente más grande. Hacer que cada diapositiva aparezca más tiempo en el PowerPoint y exprimir cada gota de contenido. En esencia, exagerar tus resultados.

No decimos que eso es lo que hayan pretendido desde la Policía de Coslada al anunciar la última incautación en su redada antidrogas, pero desde luego esa es la sensación que producen, no sólo a nosotros sino también a medio Internet.

Porque en la página de Facebook del propio Ayuntamiento de Coslada se han visto desbordados ante las respuestas de sus seguidores, posiblemente en muchos casos ciudadanos mismos del municipio y en otros comentaristas atraídos por la cómica imagen. 125 euros, unas pocas chinas, una cartulina oficial y la foto del perro implicado en la labor de la policía.

También a Twitter ha llegado la imagen, y con ella los consiguientes memes, a los que la actuación policial ha sorprendido no por el talento de las fuerzas del orden, sino por su altivez a la hora de exhibir públicamente lo que debiera haber quedado, entendemos, como una detención rutinaria. O eso, o nos falta información en la foto para comprender el peligro público de este narcotraficante.

La broma no quita, claro, que estemos hablando concretamente de una actuación local, y que comprendemos que es lógico que no todas las intervenciones de la policía Coslada tengan la envergadura de las que aparecen en los telediarios nacionales. También que, efectivamente, nuestra policía ha luchado muy duramente contra amenazas a la sociedad, algunas que ellas referentes al narcotráfico, con incautaciones de mayor grosor.

Origen Magnet Xataka Cinco chinas y 125 euros: la ridícula redada de la policía de Coslada que se ha convertido en el chiste del día
A %d blogueros les gusta esto: