IMPUTADO E INVESTIGADO SON SINÓNIMOS, PERO ACUSADO NO

13 Mar

Ramiro GRAU MORANCHO

Abogado, Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. www.ramirograumorancho.com
Ramiro Grau Morancho

Ramiro Grau Morancho

.A propósito de la polémica en relación con la imputación del Presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia, quisiera hacer algunas precisiones jurídicas o lexicológicas, que no es lo mismo, pero en este caso parece que sí.

En primer lugar diré que desconozco que formación tiene el presidente de Murcia, en el supuesto de que tenga alguna… Pero su comentario de días pasados en el sentido de que dimitiría cuando hubiera una “imputación formal” contra él, chirría por todas partes.

La palabra imputado ha desaparerizo de la legislación procesal penal, y por consiguiente de la práctica judicial. Ahora se le llama investigado, pero para el caso es lo mismo. Es la persona que tiene que dar cuenta de sus actos ante la justicia, con el acompañamiento coreográfico de un fiscal, y a veces ni eso, que la mayoría son de mesa camilla…

El investigado –antes imputado-, es una persona contra la que se presenta una querella, denuncia o se deduce testimonio por un determinado asunto, con apariencia presuntamente delictiva, para que de explicaciones de su actuación, o falta de ella, debidamente asistido por un abogado defensor, y con todos los derechos constitucionales a la presunción de inocencia, a no decir nada que pueda involucrarle, e incluso a mentir, o por lo menos a decir solamente aquello que pueda beneficiarle. O incluso a no declarar absolutamente nada, que en boca cerrada no entran moscas…

Una vez practicada esa fase de la instrucción, el asunto pasa al fiscal y a los abogados de la acusación, particular, privada o popular, quienes pueden pedir el sobreseimiento del procedimiento, es decir su archivo, o la continuación del mismo, presentando en este último caso el denominado escrito de acusación, en donde se pide la celebración de juicio oral, se presentan los medios de prueba de que quiere valerse la acusación o acusaciones, se hace un breve relato de los hechos, se encuadran en un tipo del Código Penal vigente, se valoran las circunstancias atenuantes o agravantes que concurren, se fija la responsabilidad civil, y se solicita la imposición de una determinada pena. (Todo esto explicado a grandes rasgos, se entiende, y sin profundizar en ello).

El magistrado ponente, en el caso de tribunales colegiados, o el juez de instrucción correspondiente, dictan un Auto de apertura del juicio oral, previa valoración del material incriminatorio presentado por el fiscal y/o los abogados de la acusación o acusaciones.

Y a partir de ese momento, el investigado (otrora imputado), pierde esa condición y pasa a ser el acusado.

¿Se refiere a esa situación el presidente de Murcia cuándo dice que él dimitirá cuando sea “imputado formalmente”? Yo creo que sí, aunque es posible crea que en ese momento es cuando se le imputa formalmente, pero en realidad lo que se hace es acusarle…

Y seguramente confiará en seguir manteniendo su virginidad delictual, habida cuenta de que la fiscalía depende del Ministerio de Justicia, acaba de sustituirse al fiscal superior, el propio ministro del ramo ha desautorizado expresamente a las dos fiscales que intervenían en el asunto, y no sigo más, que me pierdo…

Anuncios

9 comentarios to “IMPUTADO E INVESTIGADO SON SINÓNIMOS, PERO ACUSADO NO”

  1. Carlitos 14 marzo, 2017 a 16:55 #

    La lectura del artículo y diversos comentarios, me sugieren 2 apreciaciones:

    Primero, agradecer al Sr. Ramiro, su artículo en el que ha explicado de forma didáctica y clara los términos de imputado, investigado y acusado,… en su acepción actual.
    No suelo coincidir habitualmente con sus opiniones, pero si cuando relata sus experiencias y hace didáctica de la práctica en su ejercicio en este mundo de leyes….

    Segundo, y a los que han defendido al Sr. Presidente de la CC.AA de Murcia.
    Os recuerdo que ninguna ley obliga al susodicho a dimitir en estos momentos.

    Lo que le obliga a dimitir (ya está tardando) es el código ético del Partido Popular (en el que sigue militando) y los Acuerdos que esta organización política firmó con Ciudadanos para garantizar el nombramiento como Presidente del Sr. Rajoy.

    Y más importante, su PROPIO COMPROMISO PERSONAL (grabado y publicado en los medios audiovisuales) en hacerlo.

    POSDATA
    Los comentarios sobre izquierdas y derechas, funcionamiento de la justicia, etc. son genéricos y aplicables a todos los casos.

  2. Carmen 14 marzo, 2017 a 10:36 #

    La izquierda utiliza los procesos penales como un ariete contra los políticos que les estorban.
    Se está haciendo una utilización torticera del Derecho, no buscando la justicia, sino la venganza, eliminar al adversario, “cobrarse” afrentas pasadas, etc.
    Y TODO ELLO CON LA ANUENCIA DE LOS JUZGADOS Y TRIBUNALES, que son incapaces de acabar con tanto desatino, y dedican su tiempo ala tramitación de procesos que nacen viciados de origen…
    AQUÍ NO SE CONDENA PRÁCTICAMENTE A NADIE POR ACUSACIÓN Y DENUNCIA FALSA, por lo que la gente está muy envalentonada, ya que saben que cualquier denuncia falsa que hagan, LES SALDRÁ GRATIS.

  3. Santiago Molina García 13 marzo, 2017 a 16:31 #

    Veo que los comentarios anteriores no se refieren al contenido del artículo escrito por D. Ramiro Graus. Él lo único que hace es aclararnos a los que no somos expertos en Derecho el significado de tres conceptos fundamentales. Es decir, él ha hecho lo que hacen todos los científicos serios cuando en un diario divulgativo (o sea, no especializado en el ámbito científico de que se trata) escriben un artículo sobre algún tema de ese ámbito. Muchas gracias, señor letrado.

  4. Esperanza 13 marzo, 2017 a 13:09 #

    Pues yo veo que todo es un arma de doble filo. Ser denunciado, investigado y acusado no quiere decir que sea verdad lo que te acusan, todo depende de lo que digan los jueces. Por otra parte con lo podrida que está la justicia nadie puede asegurar que sea cierto o falso lo que diga la justicia. Así que estamos en un camino sin salida en el que sólo gana el que tiene más poder.

  5. Cabreado 13 marzo, 2017 a 11:08 #

    Yo creo que tal y como están las cosas, a la más mínima sospecha o duda se debe dimitir o cesar y si se es buen político y se es inocente después no tendrá problemas en volver a ganar su espacio.
    Si no se era buen político se ganará la vida como los demás. Así se acabaría con tantos políticos de “profesión”.
    Por otro lado si la denuncia es falsa o fraudulenta a por el denunciante, que hoy por hoy se van de rositas si es mentira.

    • Esperanza 13 marzo, 2017 a 13:01 #

      ¿Pero tú crees que hay buenos políticos hoy en día? Yo creo que no y que tienen que hacer trampas para seguir en su puesto.

  6. Pedro Benabarre Graus 13 marzo, 2017 a 10:03 #

    A. – No simpatizo con el Presidente de Murcia, es más, me parece UN POLÍTICASTRO PROFESIONAL, que no ha hecho otra cosa en su vida que vivir de la política, pero creo que en este asunto HAY MUCHA HIPOCRESÍA Y FALSEDAD.-
    B. – La simple presentación de una querella o una denuncia contra alguien NO PUEDE NI DEBE SER MOTIVO SUFICIENTE como para apartarle del cargo. De ser así, BASTARÍA CON DENUNCIAR A ALGUIEN PARA PONERLE EN LA PUTA CALLE. –
    C. – Vemos aquí, una vez más, UN USO ALTERNATIVO DEL DERECHO por parte de la izquierda, de una forma torticera, sibilina y espuria. –

  7. Antonio 13 marzo, 2017 a 09:45 #

    Parece evidente que por una simple denuncia, que ni siquiera sabemos si es cierto, SE DEBA EXIGIR LA DIMISIÓN DE NADIE.
    Rita MAESTRE, por ejemplo, FUE CONDENADA POR UN JUZGADO DE LO PENAL, Y NO DIMITIÓ. ¡Y posiblemente hizo bien, pues posteriormente la Audiencia Provincial de Madrid LA ABSOLVIÓ DEL DELITO POR EL QUE HABÍA SIDO CONDENADA!
    ¿Que hubiera pasado si hubiese dimitido…?
    ¿Le hubieran permitido VOLVER AL CARGO, QUE OBVIAMENTE YA OCUPARÍA OTRA PERSONA…?
    Yo creo que no.
    Como dice el refrán: el que se va a Sevilla, pierde su silla…

    • Pilar 13 marzo, 2017 a 09:47 #

      Tiene usted razón, pero podría llegarse a algún tipo de solución intermedia (en el medio está la virtud), como por ejemplo que la persona a la que se está INVESTIGANDO SEA SUSPENDIDA PROVISIONALMENTE EN EL CARGO PÚBLICO QUE OCUPE, y sólo pueda reincorporarse al mismo si se archiva el proceso penal contra ella, o tras la celebración de juicio, si se dicta UNA SENTENCIA ABSOLUTORIA.
      Es decir, no pierde el cargo, pero se le aparta temporalmente de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: