LAS MUJERES DEL INFIERNO

10 Mar

Ana Cuevas

Ana Cuevas Pascual

La última mujer que fue quemada viva en una hoguera inquisitorial en España se llamaba María de los Dolores López. Corría el año 1781 cuando esta muchacha ciega, a la que delató un amante clérigo, fue condenada por los siguientes motivos: Mantener relaciones sexuales con el diablo, beber extraños brebajes propios de hechiceras y sobre todo, por poner huevos.  Si las dos primeras acusaciones no eran lo suficientemente bizarras, la tercera, que la mostraba como una suerte de Caponata satánica, no podía ser menos pinturera. Durante más de dos años la joven fue torturada con las técnicas más crueles y refinadas para persuadirle de que confesara sus aberrantes desviaciones. Pero la obstinada ciega no rebló en defender su inocencia y acabó siendo “purificada” en la hoguera.

En 1968 una guerrilla feminista pasó a la acción utilizando los conjuros como armas. Su historia forma parte de la cara oculta de la lucha por la liberación de las mujeres. Se trata del movimiento W.I.T.C.H. (Conspiración Terrorista Internacional de las Mujeres del Infierno) Y lejos de copular con Satán y sembrar su ovípara semilla, se dedicaban más bien a abrirse paso a codazos entre el patriarcado imperante. Empezando por una izquierda radical que aceptaba a las féminas pero no contaba con el feminismo.

Cambiar bombas por hechizos puede parecer pueril y poco terrorista. Pero estas brujas no eran convencionales. Realizaban acciones directas: boicots, manifiestos, ocupación de redacciones de periódicos, protestas delante de Wall Street, escritura de textos, ruedas de prensa…Las mujeres del W.I.T.C.H. comprendían que su herencia era ancestral. Y que otras muchas, desde la Edad Media a nuestros días, han sido perseguidas por su subversión al papel que le adjudicaba el sistema. Eso es lo que le ocurrió a María de los Dolores López, la tozuda invidente que prefirió arder entre llamas a reconocer las gilipolleces de las que le acusaban. O como sucede actualmente en Arabia Saudí, en Irán, Etiopía y varias decenas de países. Lugares donde el machismo y el fanatismo religioso las encierra bajo un burka, justifica la lapidación por haber sido víctima de una violación o por un supuesto adulterio y donde azotan públicamente a una mujer por pretender conducir un coche.

También en los países musulmanes surgen guerrilleras subversivas. Un ejemplo:  Durante la revuelta argelina contra el colonialismo francés, las mujeres lucharon y murieron junto a los hombres en la clandestinidad, conscientes de que su propia igualdad futura estaba en juego. Al ganarse la independencia, sus “hermanos revolucionarios” las enviaron de vuelta a la cocina. Sus herederas brotaron en la primavera árabe en forma de blogueras que informaban a la población de lo que estaba ocurriendo. En Túnez y en Egipto mujeres con velos, vaqueros o minifaldas, de todas las edades, acudían en manada a las concentraciones. Tomando consciencia de que el laicismo es el único camino para encontrar la equidad. Éstas son las  “brujas” del Islam. Unas subversivas que lanzan hechizos de libertad e igualdad para intentar cambiar su situación. Aún a costa de saber que se juegan la vida en ello.

Explicar a estas alturas que el feminismo no significa odio ni resentimiento hacia los hombres me aburre, con todos mis respetos, un huevo. Sin embargo nunca está de más hacer pedagogía. Tal y como yo lo veo, el feminismo es un movimiento de liberación sobre el abuso ejercido por un sistema patriarcal sustentado por hombres pero con la complicidad necesaria de muchísimas mujeres.

Por poner un ejemplo reciente. Si cuando el alcalde de Almansa, Francisco Núñez, hubiera empezado a largar ese discurso, a lo Paco Martínez Soria, sobre el papel de esposa y madre que cabe esperar de la mujer en el mundo actual, la señora del moño que tenía al lado le hubiera propinado una terapéutica colleja, se hubiera evitado el disgusto de verse retratado como una gañán, Pero ella mantuvo la compostura con sonrisa hierática y look de los cincuenta. Cómo si de un momento a otro nos fuera a contar que estaba superfeliz porque su marido le había regalado una plancha nueva por el día de la mujer trabajadora. Lo dicho, complicidad necesaria.

Decían las mujeres del infierno que basta repetir tres veces “soy una bruja” para pasar a serlo. A mí no me hace falta. Además  de subversiva y toca pelotas tengo un club de trolls que no tiene duda alguna. Escoba y gato negro no me faltan. Lo de poner huevos, sinceramente, aún no lo controlo. Pero tiempo al tiempo. Se que soy carne de hoguera desde el nacimiento. Seguro que más temprano que tarde acabaré ardiendo en el infierno.

anacuevaspascual@gmail.com web: http://kuentoschinos.blogia.com Facebook: https://www.facebook.com/ana.cuevaspascual. Twitter: https://twitter.com/tragachicos
Anuncios

9 comentarios to “LAS MUJERES DEL INFIERNO”

  1. REMORAS DEL PASADO 11 marzo, 2017 a 12:15 #

    Leo los comentarios de este foro desde hace tiempo. Me parece sorprendente, ver cómo personas nacidas y educadas a finales del Siglo XX, siguen ancladas a sucesos, doctrinas, pensamientos y errores de la humanidad de hace más de 80 años.

    Por una parte, tenemos a una serie de personas que se escudan en ideas “progresistas” para disimular lo que en el fondo no son mas que pensamientos totalitarios, que dan solamente validez a las formas de ver el mundo de personas como ellas. Por otra parte, estas personas son contestadas a menudo con argumentos que son solamente un reflejo de la misma forma de pensar… con una concepción político/social diametralmente opuesta, pero con una intolerancia de fondo similar.

    El pueblo que no aprende de sus errores en el pasado, está destinado a volver a cometerlos, PERO SI ADEMÁS SE ANCLA A ELLOS, ESTA CONDENADO A NO AVANZAR HACIA EL FUTURO.

    No podemos defender una Sociedad justa, imponiendo estereotipos caducos y extremos (tando de izquierdas como de derechas, tanto machistas como feministas…), sin ni siquiera molestarnos en hacer primero una pequeña autocrítica de nuestra forma de ser y de ver el mundo, para ver en qué podemos mejorar primero nosotros.

    No podemos pretender avanzar hacia un futuro más justo, empleando ideas, argumentos y conductas pasadas que en su día ya llevaron a la confrontación en lugar de al diaologo.

    • Esperanza 11 marzo, 2017 a 22:23 #

      Caray, qué inteligente. Así que doctrinas de más de 80 años y yo que pensaba que estábamos anclados en dogmas de más de XXI siglos.
      Así que tenemos que hacer autocrítica y quien ha de hacerla? Supongo que para variar las mujeres y mientras el mundo hace autocrítica las mujeres que vayan muriendo.
      Tienes razón Ana no estoy acostumbrada a discutir con seres irracionales, pero no me puedo quedar callada ante el abuso de los hombres. Así que seguiré discutiendo.

      • tepasas de lista 12 marzo, 2017 a 02:01 #

        Caray que tonta… respondes con un sin sentido… sobre todo cuando sabes que no hay doctrinas de izquierdas/derechas o machistas/ feministas tan antiguas…

  2. Esperanza 11 marzo, 2017 a 11:38 #

    Ya ves Ana, siempre hemos estado víctimas de la ira y la frustración de los hombres sean musulmanes, cristianos o ateos. Tú sigue escribiendo tan bien como sabes y despreocupate de los trolls carcamales y machistas que te ponen comentarios por ignorancia y frustración.

    • Ana 11 marzo, 2017 a 11:43 #

      Gracias hermana pero no te preocupes. Estoy curada de espanto. Se retratan solos. Un fraternal abrazo y no pierdas el tiempo discutiendo con cobardes que se ocultan tras un pseudonimo. Con que me digan burradas a mí ya vale. No saben como me descojono de ellos.

      • La luz se hizo en mi 11 marzo, 2017 a 17:56 #

        ¡Vamos a cambiar el cuento!
        Maravilloso artículo Ana, tu forma de pensar es la que todos y todas deberíamos de aprender, te expresas divinamente y además todo que dices es cierto.Gracias a tus impresionantes artículos me has hecho cambiar y ahora veo la luz y la verdad, no hace falta apuntarse a ninguna secta o religión. Ana es la auténtica religión, es el camino, es la luz , es el fin.
        Un abrazo de un ex-cobarde, fascista y machista.

        Nota: Espero que ahora no te desovaries.

    • Ano Torrojo 11 marzo, 2017 a 18:00 #

      Tú no eres una víctima de los hombres, tu eres un grano en el trasero para el sexo femenino, mujeres como tú hace denigrar el feminismo.

  3. El principio del fin 10 marzo, 2017 a 10:13 #

    Mártires concepcionistas, 14 víctimas del odio comunista a la religión católica:

    La persecución religiosa en la zona controlada por el Frente Popular durante la Guerra Civil española alcanza su máxima crueldad en el ensañamiento que tuvo contra los elementos más débiles de lo que comunistas, socialistas y anarquistas consideraban el enemigo. Eso debían pensar de las 14 monjas concepcionistas (pese a que jamás cogieron un arma, ni atacaron a nadie y su única labor fue la beneficencia y la oración) que fueron perseguidas, torturadas y asesinadas en los primeros meses de la Guerra Civil. 14 mártires a las que ahora el Ayuntamiento de Madrid quiere quitar la calle que recuerda su asesinato.

    Las primeras 10 hermanas concepcionistas asesinadas vivían en el convento de la orden en las Rozas de Madrid. De allí fueron expulsadas tras incautarse el comité revolucionario local el edificio. Se trasladaron a Madrid, donde fueron acogidas en la calle Francisco Silvela, en un piso propiedad de un matrimonio benefactor de la orden. Los milicianos las descubrieron gracias al chivatazo de la portera del edificio contiguo. Desde ese momento, las hermanas eran visitadas a diario para recibir amenazas de muerte para intentar forzarlas a adjurar de sus creencias. Ante la inutilidad de las amenazas, los milicianos, en su mayoría comunistas y anarquistas, comenzaron a golpearlas durante las visitas que todos los días hacían al piso en el que estaban retenidas. Como las agresiones físicas tampoco surtían efecto, empezaron a aplicarles torturas. Durante los meses de julio y agosto, en pleno calor veraniego en Madrid, les retiraban el agua dejándolas dos días sin beber. En octubre y noviembre, lo que les retiraban era la ropa de abrigo. El martirio acabó el 8 de noviembre, cuando las diez hermanas allí retenidas fueron fusiladas en las cercanías de Madrid. Sus cuerpos no se han encontrado.

    • Maria 11 marzo, 2017 a 11:53 #

      La finalidad de tu principio ? Ejemplos en la guerra de España , de mujeres martirizadas a cientos … no sólo las trece rosas , sino cualquier mujer porque su marido fuese del otro bando , rapadas de pelo , violadas , incluso asesinadas por haber bordado una bandera …y muchas , como las concepcionistas abandonadas en alguna cuneta .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: