Mucho tacón entre las batas, mucha corbata en los despachos

14 Feb

Las mujeres superarán en breve a los hombres en médicos colegiados pero todavía están infrarepresentadas en las cúpulas de colegios, sociedades y gerencias.

Hace tan sólo unos días que la Secretaría de Estado de Investigación presentó el informe Científicas en Cifras, que dejó en evidencia cómo las mujeres están ganando terreno en investigación (representan ya el 39 por ciento de todos los investigadores en España) pero no terminan de hacerse con el poder (sólo un 18 por ciento de los centros de investigación están dirigidos por mujeres).

El balance en investigación biomédica es, si cabe, más sangrante, en tanto la plantilla femenina supera en 3-4 puntos a la masculina pero de los 12 Centros de Investigación Biomédica en Red (Ciber), por ejemplo, ninguno está dirigido por mujeres y, en el caso de los Institutos de Investigación Sanitaria, sólo figuran 4 directoras científicas de entre 29.

Aunque el informe publicado sólo se refiere a los datos de investigadores, bucear por las cifras de batas blancas en general, por los hospitales, las facultades de Medicina y los centros de salud, no ofrece mejores resultados en el balance de la feminización de las plantillas versus la de sus cúpulas de representación y cargos directivos.

Tomando como referencia, por ejemplo, los facultativos colegiados, las mujeres representan según los últimos datos delInstituto Nacional de Estadística (INE) el 49 por ciento de los médicos colegiados, una cifra que según el último estudio prospectivo de necesidades de médicos en España crecerá hasta 56 por ciento en 2025, superando a la de los hombres.

De hecho, las cifras ministeriales calculan ya que el 65 por ciento de los actuales médicos residentes son mujeres, una tasa que se dispara hasta el 86 por ciento en algunas especialidades como Ginecología o Pediatría y que ronda el 75 por ciento en otras muchas áreas como Alergología, Bioquímica, Cirugía Pediátrica, Endocrinología, Hematología, Inmunología y Reumatología. Tan sólo las especialidades quirúrgicas (con la excepción de la Cirugía Pediátrica y Cirugía General), parecen quedar al margen de esta imparable feminización de la profesión médica.

Pero, ¿se está reflejando esa sobrerrepresentación de las mujeres en las cúpulas de la profesión? La respuesta es sencilla: no. Es cierto que, al hablar de las cúpulas de cargos directivos y de representación, la edad es un factor crucial y también lo es que en las generaciones de mayor edad la proporción hombres/mujeres está todavía a favor de los hombres, pero los datos hablan casi por sí solos. En los 52 colegios provinciales tan sólo puede localizarse a 4 mujeres en la presidencia, un balance sólo ligeramente mejor en el caso de las sociedades científicas, donde puede observarse a 7 presidentas en alguna de las 41 sociedades científicas integrantes de Facme. En la misma situación se encontrarían las facultades de Medicina, con 7 decanas de entre 41, una proporción con todo mejor que la del conjunto de la universidad pública española, que arroja sólo 3 rectoras de entre 50 universidades.

La desproporción entre la feminidad de las plantillas y la de sus cúpulas se suaviza un poco cuando se amplía el campo de mira y se trasciende el llamativo caso de los presidentes y decanos y se observa, por el contrario, el conjunto de las juntas directivas o las permanentes de estos organismos. Bajo esa perspectiva, chequear los datos de los colegios deja en manos de las mujeres el 28 por ciento de los más de 700 cargos directivos colegiales, una cifra que en el caso de las sociedades científicas se eleva hasta el 31,8 por ciento, muy por debajo, con todo, de la proporción de mujeres en las plantillas médicas. Algunas sociedades hacen incluso pleno, con ninguna mujer en su cúpula, como es el caso de Oftalmología, Neurocirugía, Cardiología o Urología.

La infrarrepresentación de las mujeres en las cúpulas hospitalarias también es clara, con 5 gerentes mujeres entre los 20 hospitales con mayor número de camas, y 8 directoras médicas en ese mismo ámbito.

En la esfera política, sólo 5 consejerías de Sanidad de las 17 autonomías tienen mujeres al frente, una cifra si cabe más reducida en el caso de los servicios regionales de salud, organismo s con sólo en 3 de las 17 gerencias en manos de mujeres.

Algo más de paridad, sin embargo, se respira en el ministerio, encabezado por una mujer y con tantos altos cargos femeninos como masculinos, al igual que entre los portavoces de Sanidad en el Congreso de los Diputados.

Origen: Laura G. Ibañes. Madrid | laura.guiterrez@diariomedico.com  Mucho tacón entre las batas, mucha corbata en los despachos – DiarioMedico.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: