EL COCO DE LAS PENSIONES

19 Ene

Antonio Tejedor Garcia. Escritor y Profesor

Antonio Tejedor García

Antonio Tejedor García

Los últimos días del verano nos trajeron una noticia que, como tantas de rostro humano, pasó desapercibida. Hacía referencia a la Baba (abuela) Kostadinka, una anciana búlgara que vendía sus cuadros junto a un mercado en la ciudad de Varna. Una abuela con la dignidad suficiente para no mendigar, para no pedir dinero. Ella vendía sus pinturas, su arte. Un arte que tuvo que aprender porque su pensión (70 euros) no le daba para vivir. Después de cincuenta años de trabajo, esta gran paga.

Por desgracia, la historia de la señora Kostadinka no es una excepción en Bulgaria, un país que marchaba bien hasta principios de los noventa y al que las sucesivas crisis económicas han sumergido en el drama. El 20 % de la población se ha ido al extranjero y el sueldo medio de quienes permanecen apenas llega a los 300 euros. En medio de esta tragedia nacional, el hecho de que tras saltar la noticia a través del facebook, en menos de 24 horas el pueblo búlgaro lograra reunir unos 5000 euros y un despacho de abogados consiguiera un piso para ella y su nieta no deja de ser un pequeño milagro y esa gota de esperanza en la humanidad que nos pega a la vida y al futuro.

La historia de Baba Kostadinka nos viene a poner de relieve la política social de la Unión Europea y la carencia de un sistema de protección mínimamente digno para las personas. Que aquí, en España, también haya situaciones como las de esta señora no dejan de ser rarezas y es difícil suponer que alcancemos el nivel de penurias al que ha llegado el pueblo búlgaro. Lo que sí hemos de tener claro es que las pensiones van a sufrir un varapalo. Ya han empezado a sonar las campanas, que no nos coja de sorpresa el toque a muerto. He leído estudios a los que me cuesta dar credibilidad y posibilidades; pero es de suponer que firmados como están por economistas (y son de diferentes opciones políticas), las razones serán de peso. Que en este país tengamos las pensiones máximas más altas de Europa después de Luxemburgo, da que pensar. Las mínimas, por supuesto, no siguen esa senda. Vaticinan algunos de estos estudios caídas fuertes para estas pensiones máximas (que nadie espere cobrar más de 1500 euros a partir del 2022, estáis avisados). La última reforma acabó con la revalorización de las pensiones conforme al IPC y la han dejado en el 0,25% por aquello que no digan que no la bajan, aunque es otra mentira más, pues solo con el copago sanitario ya se pierde poder adquisitivo. Ahora intentan que las pensiones de viudedad salgan de la Seguridad Social y pasen a ser una prestación asistencial en cada Comunidad autónoma, lo que –inevitablemente- las hará bajar. Y por si fuera poco, tenemos la reforma de la anterior legislatura del PP, de la que al parecer nadie se ha enterado o al menos nada dicen en voz alta: la que trata del factor de sostenibilidad y que (si esos estudios no están equivocados) dará lugar a una rebaja de entre el 30% y el 35% de la cantidad a percibir. Así si usted se jubila el 1 de enero de 2019 cobrara un 35% menos que si lo hiciera el 31 de diciembre de 2018.

El neoliberalismo sigue cabalgando, apriétense los machos.

Correo electrónico: espikap@Hotmail.com  Blog: www.lagartosquebrada.blogspot.com

Anuncios

3 comentarios to “EL COCO DE LAS PENSIONES”

  1. Cabreado 19 enero, 2017 a 12:42 #

    Los cuatro millones de empleados públicos, no solo cobran, listillos también cotizan para seguridad social y por tanto para pensiones.

  2. Pedro Benabarre Graus 19 enero, 2017 a 12:40 #

    Yo no estaría tan seguro. Las cifras no engañan:

    17 millones de cotizantes, muchos a tiempo parcial, trabajos temporales, o autónomos de los que sólo pagan 50 euros al mes…

    10 millones de jubilados e inválidos.

    3 millones de parados, cobrando prestaciones contributivas o asistenciales.

    4 millones de empleados públicos (500.000 políticos con sueldos muy elevados -se los ponen ellos mismos-, y 3.500.000 empleados).

    EN RESUMEN, HAY MÁS GENTE COBRANDO QUE APORTANDO…

    ¿Hasta cuándo aguantará el sistema?

  3. Esperanza 19 enero, 2017 a 12:36 #

    Ni neoliberalismo, ni narices. Lo único que sigue cabalgando es la estupidez humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: